Relatos de viajes, excursiones y más.

Esta iglesia y el baptisterio de San Juan son los dos monumentos considerados las obras maestras del románico florentino.

San Miniato es tenido por el primer mártir florentino. Fue decapitado durante la persecución de Decio en el siglo III. Pronto le fue levantada una capilla en esta colina, lugar al que él se desplazó después de muerto con la cabeza bajo el brazo. Se trata pues de uno de los santos denominados cefalóforos.

En 1018 se inició la construcción de la actual iglesia para preservar en ella los restos de San Miniato hallados en la anterior capilla, documentada ya en época carolingia.

La fachada, toda ella de mármoles policromados, se aprecia tras una larga escalinata.

772. San Miniato del Monte

Consta de un cuerpo inferior formado por cinco arcos de medio punto (siglo XI) sostenidos por columnas verdes con capiteles blancos. Pese a la apariencia no corresponden a cinco naves sino a tres.

770. San Miniato del Monte

Y uno superior (siglo XII), que en el centro presenta una ventana clásica con frontón, sobre el cual hay un mosaico que representa a Cristo entre la Virgen y San Miniato (segunda mitad del XIII).

771. San Miniato del Monte - copia

Corona el frontón un águila que sujeta una bola de tela, símbolo del Arte di Calimana, patrocinadores de la iglesia. Éste era uno de los gremios más poderosos en la Florencia medieval, que agrupaba a los mercaderes de la lana.

771. San Miniato del Monte - copia (2)

El interior es de tres naves separadas por columnas.

Está estructurado en tres niveles al tener cripta y un presbiterio muy sobreelevado.

1. Nave central 2

Al fondo se encuentra la capilla del Crucifijo, obra de Michelozzo, que actualmente no es visible por reformas.

La nave central es más alta y ancha que las laterales por eso las semicolumnas que sostienen los dos arcos fajones se elevan por encima de los arcos formeros.

12. Formeros entre nave central y norte

Hay capiteles clásicos de mármol blanco reutilizados y otros de ladrillo pintados de blanco con hojas de acanto, que son de época románica.

Capitel 2

El pavimento de mármol de la nave central es de 1207 y está decorado con una delicada taracea.

3. Pavimento

Destaca el panel con los signos del zodíaco.

4. Zodíaco 2

Las naves se cubren con artesonados de madera.

Artesonado 2

En las muros de las naves laterales, sobre todo en la nave de la epístola, hay interesantes frescos de los siglos XIV y XV.

Frescos 6

Frescos 7

Frescos muro sur

Desde la nave del evangelio se accede a la capilla del cardenal de Portugal, diseñada por Antonio di Manetto, discípulo de Brunelleschi, una de las mejores muestras del renacimiento en Florencia,

778. Capilla del cardenal de Portugal

Sendas escaleras que parten de las naves laterales permiten acceder al presbiterio, que, como ya he dicho, queda muy elevado por encima de la nave.

10. Nave norte 4

Escalera desde la nave norte

El ábside lo dividen seis semicolumnas de mármol verde de Prato.

Ábside 9

En el presbiterio se encuentra el púlpito románico cuadrangular, de principios del XIII. Curiosamente muestra sólo a tres de los evangelistas. Falta Lucas.

6. Púlpito

El crucifijo que domina el altar mayor ha sido atribuido a Luca della Robbia.

7. Crucifijo 2

En la bóveda hay un gran mosaico de tradición bizantina con Cristo bendiciendo entre la Virgen, San Miniato y el Tetramorfos. Es de 1297.

11. Ábside 8

El ábside semicircular de la nave central -las laterales muestran cabecera plana- es exteriormente muy alto pues abarca los diversos niveles de la iglesia. En él se puede apreciar el aparejo de sillarejo imitando los ladrillos de las construcciones romanas. Se aprecia alguna franja de tizones.

763. San Miniato. Ábside

Las ventanas de la parte superior han sufrido múltiples reformas. Las inferiores son de medio punto y en alguna de ellas se juega con el bicromatismo, tan frecuente en el mundo clásico como en el románico italiano.


765. San Miniato. Ábside. Ventana norte

La cripta es la parte más antigua de la iglesia (siglo XI). Consta de siete pequeñas naves, tres centrales y cuatro laterales cubiertas con bóvedas de crucería sostenidas por columnas con capiteles de tipos diversos.

El altar está precedido por una reja de 1338 y en él están enterrados los restos de San Miniato, aunque esta cuestión no está exenta de polémica.

2. Cripta 18

Las bóvedas del presbiterio de la cripta están pintadas con frescos de Taddeo Gaddi (1341).

12. Cripta 5

El campanario fue diseñado a principios del siglo XVI por Baccio d’Agnolo y sustituyó a uno anterior que se había derrumbado.

Durante el asedio de las tropas de Carlos V se cuenta que el propio Miguel Ángel hizo cubrir la torre con colchones para protegerla de las descargas artilleras.

731. Campanario de San Miniato

Detrás de la iglesia hay un cementerio auténticamente monumental en el cual están las tumbas de muchos ciudadanos ilustres, entre ellos Carlo Collodi, el creador de Pinocho.

750. San Miniato. Cementerio

Desde el cementerio se obtienen perspectivas distintas de la cabecera y las dependencias conventuales situadas a mediodía de la iglesia

744. San Miniato. Cementerio

VIENA

Hacía años que no visitábamos en Viena. Las dos últimas veces que estuvimos en Austria  con coche pasamos de largo y un vuelo que reservamos hace unos años hubo imponderables de última hora que nos obligaron a anularlo.

La llegada fue agitada. Existe una nueva línea férrea que conduce del aeropuerto directamente al centro de Viena, pero no donde íbamos nosotros. Nos equivocamos, pero tras un par de trasbordos más llegamos al hotel, situado en las inmediaciones de la Estación Central.

001. Hotel

Tras dejar el equipaje, al centro, al que se llegaba en tres estaciones de metro. Fue descender, subir las escaleras y tropezarnos con la catedral de San Esteban con su inconfundible cubierta de tejas coloreadas.

004. Catedral

Da idea de los años que no habíamos estado en Viena el hecho de que no conocíamos la plaza de la catedral reflejada en la cristalera de la fachada de la Casa Haus, la polémica de cuya construcción aún dura.

006. Plaza de la catedral. Casa Haas

Nos dimos un paseo por la siempre animada Kärtnerstrasse.

008. Kärtner Strasse

016. Kärtner Strasse

Hasta la Albertina Platz.

009. Albertina Platz

Seguimos paseando por la barroca, neoclásica y, sobre todo, ecléctica Viena.

011

012

015

En el teatro Ronacher se representaba la Danza de los Vampiros, la adaptación musical de la película de Polanski. Siempre es un atractivo en Viena asistir a algún concierto o a algún musical, pero si no has reservado con antelación puede ser difícil o bien tienes que  hacer largas colas, lo que en viajes prácticamente improvisados como éste implica la pérdida de bastante tiempo.

014. Teatro Ronacher

Algo cansados, tras el viaje y la buena caminata que nos habíamos dado por Viena, regresamos hacia el hotel donde buscamos un restaurante por las cercanías. No es fácil porque la Estación Central está llena de chiringuitos de comida rápida, pero lo que es restaurantes en el auténtico sentido de la expresión no abundan en los alrededores. Así y todo tuvimos suerte porque en el primero que encontramos comimos de maravilla. Y eso que yo, ya que era el primer día en Viena, me decidí por el consabido “Wiener Schnitzel”, pero estaba excelente.

021. Restaurante. Wiener Schnitzel

Acostumbramos a levantarnos pronto, pero no tanto como para ver el metro prácticamente vacío. La explicación era fácil, para nosotros era un jueves normal, pero para los austríacos una de las grandes festividades del año, Corpus Christi.

023. Metro. Festividad de Corpus

La parada en la catedral. La intención, visitarla. El exterior, sin problemas.

042. Catedral

025. Catedral

Incluso la portada occidental, llamada de los Gigantes, de lo poco que queda de la catedral construida a partir de mediados del XII y finalizada ya bien entrado el XIII, obra maestra del románico tardío.

027. Catedral. Portada

En el espléndido tímpano se muestra el Pantocrátor en el interior de una mandorla, flanqueado por dos ángeles. ¡Lástima que una malla metálica impida una mejor visión!, pero la sobreprotección a las palomas, que se multiplican por doquier en proporción geométrica, obliga a medidas de este tipo

029. Catedral. Portada

Las arcuaciones están profusamente decoradas y en el friso aparecen curiosos personajes.

032. Catedral. Portada

034. Catedral. Portada

Pero la visita del interior la tuvimos que posponer pues dada la festividad se celebraba una misa presidida por el cardenal primado. Como es natural en Viena con una coral y orquesta extraordinarias.

037. Catedral.

039. Catedral

En las calles poco movimiento aún. En Graben, tal vez la calle más emblemática de Viena, paseaban cuatro.  Los dorados de la barroca columna de la Peste aún no brillaban al sol.

049. Graben

En San Pedro, iglesia de principios del XVIII, situada donde hubo la primera iglesia paleocristiana de la ciudad, estaban arreglando el altar en la puerta para el paso de la procesión de Corpus.

053. San Pedro

El interior de San Pedro es una gran manifestación de lujo y suntuosidad. El barroco en su máxima expresión.

055. San Pedro

Dejamos el Graben

063. Graben

para continuar por  Kohlm Arkt.

064. Kohlm arkt

Y llegar finalmente al Hofburg.

065. Hofburg

Atravesamos el patio in der Burg.

070. Hofburg. Patio In der Burg

La Heldenplatz.

071. Hofburg. Heldenplatz

Y el pórtico a modo de arco triunfal.

075. Hofburg. Heldenplatz

Hasta llegar al Ring, la circunvalación que rodea el casco antiguo.

076. Burgring

Al otro lado hay dos edificios simétricos. El del norte alberga el Museo de Historia Natural.

079. Museo de Historia Natural

Y el del sur el de Bellas Artes. A éste nos dirigimos.

080. Museo de Bellas Artes

Preside la escalinata de entrada una escultura de Antonio Cánova, Teseo luchando contra el centauro.

080b. Museo de Bellas Artes. Teseo luchando con el centauro. Antonio Cánova. 1805-1819

Empezamos por la sección que contiene las colecciones artísticas de los Habsburgo. Salas y salas repletas de auténticos tesoros de los más diversos materiales.

084. Museo de Bellas artes

Cristal, oro, marfil y piedras preciosas combinan de todos los modos posibles.

085. Museo de Bellas artes

Los objetos más cotidianos, como una palangana, son auténticas joyas.

087. Museo de Bellas Artes. Palangana de lujo, XVII

Los autómatas abundan. Desgraciadamente no pueden ponerse en funcionamiento, aunque algún audiovisual los muestra.

093. Museo de Bellas Artes. Autómata

094. Museo de Bellas Artes. Autómata con forma de barco. Hans Schlottheim. 1585

El más sencillo objeto es revestido con el máximo lujo.

099. Museo de Bellas Artes

Instrumentos científicos de época renacentista y barroca ocupan muchas vitrinas.

101. Museo de Bellas Artes. Globo terráqueo mecánico. finales del XVI

Entre los autómatas algunos son extremadamente curiosos como esta Diana con el centauro, que sin automatismos sería también una primorosa obra de arte.

106. Museo de Bellas Artes. Autómata con Diana y centauro. Principios del XVII

Camafeos, miniaturas, cristalerías, … a lo largo de centenares de metros.

108. Museo de Bellas Artes

Una de las obras más conocidas es el salero de Benvenutto Cellini realizado para Francisco I de Francia. Robado en 2003, fue recuperado años más tarde, tras una rocambolesca historia..

111. Museo de Bellas Artes. Salero. B. Cellini. 1540-1543

Hay obras medievales como estos esmaltes franceses del siglo XIV.

119. Museo de Bellas Artes. Esmaltes. Norte de Francia. Mediados XIV

E incluso de época románica. Cristo procedente de Salzburgo, siglo XII.

121. Museo de Bellas Artes. Crucifijo. Bronce dorado. Salzburgo. 2º tercio del XII

Caliz, patena y pajitas. Baja Sajonia. XII

126. Museo de Bellas Artes. Caliz, patena y pajitas. Baja Sajonia. XII

Jarra en forma de grifo. De origen alemán, principios del XII.

127. Museo de Bellas Artes. jarra en forma de grifo. Helmarshausen. Bronce dorado, plata damasquinada, 1120-1130.

O este precioso marfil de principios del X.

128. Museo de Bellas Artes. El Papa Gregorio el Grande escribiendo. Marfil. Finales del X.

La pinacoteca es una de las mejores del mundo. Acabamos la mañana en las salas dedicadas mayoritariamente  al pintura italiana.

Están representados la inmensa mayoría de los grandes maestros. Aquí una pequeña muestra de obras, elegidas según mis propios criterios.

La coronación de espinas de Caravaggio.

143. Museo de Bellas Artes. La coronación de espigas. Caravaggio

Heráclito y Demócrito de Salvatore Rosa.

141. Museo de Bellas Artes. Heráclito y Demócrito. Salvator Rosa

La primavera de Francesco Bassano.

147. Museo de Bellas Artes. Primavera. F. Bassano. 1576

Las cuatro estaciones de Arcimboldo. Aquí el Invierno.

149. Museo de Bellas Artes. Arcimboldo

Los Tres Filósofos de Giorgione.

151. Museo de Bellas Artes. Los tres filósofos. Giorgione

La Virgen gitana de Tiziano.

152. Museo de Bellas Artes. Virgen gitana. Tiziano

La Virgen del Prado de Rafael.

157. Museo de Bellas Artes. La Virgen del Prado. Rafael

Susana en el baño de Tintoretto.

159. Museo de Bellas Artes. Susana en el baño. Tintoretto

Dánae de Tiziano

163. Museo de Bellas Artes. Dánae. Tiziano

Desde la escalera pueden contemplarse las pinturas con que Klimt decoró tímpanos e intercolumnios.

164. Museo de Bellas Artes. Galería decorada por Klimt

Ya era hora de comer y lo hicimos en la cafetería del museo pues aún quedaba mucho que ver.

Tras la comida, a la pintura flamenco-holandesa. Allí se halla lo más relevante del museo, la colección de Brueghel el Viejo, la más importante del mundo, con catorce de sus obras.

Entre ellas, Danza campesina.

165. Museo de Bellas Artes. Danza campesina. Pieter Brueghel el Viejo

Boda campesina.

166. Museo de Bellas Artes. Boda campesina. Pieter Brueghel el Viejo

La matanza de los Inocentes

168. Museo de Bellas Artes. Masacre de inocentes. Pieter Brueghel el Viejo

Cazadores en la nieve.

173. Museo de Bellas Artes. Cazadores en la nieve. Pieter Brueghel el Viejo

Subida al Calvario.

175. Museo de Bellas Artes. Subida al Calvario. Pieter Brueghel el Viejo

O la torre de Babel.

176. Museo de Bellas Artes. La torre de Babel. Pieter Brueghel el Viejo

Pero además de Brueghel, hay muchas otras obras maestras del renacimiento y barroco flamencos, como esta de la serie el Rey bebe de J. Jordaens.

177. Museo de Bellas Artes. La fiesta del rey Judía. J. Jordaens

O esta maravilla de Vemeer de Delft, la alegoría de la Pintura.

180. Museo de Bellas Artes. La alegoría de la Pintura. Vermeer de Delft

Lógicamente tampoco faltan paisajes de Van Ruysdael.

181. Museo de Bellas Artes. Van Ruysdael

Y galerías pictóricas del especialista en el tema Hans Jordaens III.

182. Museo de Bellas Artes. Gabinete de Arte. Hans III Jordaens

Cristo con la cruz a cuestas de El Bosco.

185. Museo de Bellas Artes. Cristo con la cruz a cuestas. El Bosco

Este magnífico tríptico del Calvario de R. Van der Weyden

187. Museo de Bellas Artes. Calvario. R. van der Weyden

Cristo con San Juanito y ángeles de Rubens.

189. Museo de Bellas Artes. Cristo niño con San Juanito y ángeles. Rubens

Los alemanes como Durero y Baldung también se hallan en estas salas.

Figura femenina alegórica de Durero.

183. Museo de Bellas Artes. Figura femenina alegórica. A. Durero

La enigmática las Tres fases de la Vida y la Muerte de H. Baldung.

184. Museo de Bellas Artes. Las tres fases de la vida y la muerte. Hans Baldung

Aún nos quedaban todas las salas dedicadas a la antigüedad grecorromana y a Egipto, que recorrimos rápido.

Extraordinarias colecciones de figuras en bronce.

Júpiter y Juno.

191. Museo de Bellas Artes. Júpiter y Juno

Sarcófagos, vasos y estatuas representativos de todo el Mediterráneo.

193. Museo de Bellas Artes.

Kuros chipriota.

194. Museo de Bellas Artes. VI a. C.

Dado el reciente viaje realizado a Egipto, en sus antigüedades fue la zona donde nos detuvimos más.

Cabeza de una esfinge de Sesostris III.

195. Museo de Bellas Artes. Cabeza de una esfinge de Sesostris III

Estatua de Kai-pu-ptah y de Ipep. 2400 a. C. Un ejemplo más de como los egipcios representaban la piel de los varones de color moreno y la de las mujeres blanquecina.

197. Museo de Bellas Artes. Estatua de Kai-pu-ptah y de Ipep. 2400 a. C.

Es excelente la colección de sarcófagos.

200. Museo de Bellas Artes.

202. Museo de Bellas Artes. Sarcófago de Padepep. VII a. C.

Como total era el segundo día y aún no eramos presa del cansancio, a la salida del museo iniciamos el recorrido por el Ring en dirección sur.

204. Museumplatz

Pronto pasamos por el edificio Secesión, que estaba en plena restauración. Este edificio construido por Joseph Maria Olbrich entre 1897 y 1898 se convirtió en emblema del movimiento denominado así. Este movimiento fue en Austria el equivalente de lo que en otros países se denominó modernismo o Art Nouveau. Su principal representante fue Gustav Klimt.

La cúpula de esta construcción formada con hojas doradas originó que entre los vieneses fuese conocida como “la col”.

206. Secession

207. Secession

Muy cerca, en la Karlsplatz, se levantan los dos pabellones diseñados por Otto Wagner para albergar el acceso al metro. Son otras de las obras más conocidas del citado movimiento.

209. Wagner-Pavillons

La iglesia de San Carlos, de principios del XVIII, ya estaba cerrada. Pospusimos la visita y continuamos el recorrido por el Ring, regresando al centro.

212. San Carlos

Fuimos por Lothringerstrasse.

214. Lothringerstrasse

Donde se halla el teatro Academia.

216. Lothringerstrasse. Teatro Academia

Continuamos por el parque de la Ciudad con parada en el Monumento a Johann Strauss.

221. Stadtpark. Monumento a Johan Strauss

Ya en el centro pasamos por la Casa de la Música, antes de tomar el metro hacia el hotel.

226. Casa de la Música

A iniciar otro día y como el metro nos dejaba a las puertas de la catedral realizamos la visita al interior, que no nos había sido posible en la festividad de Corpus.

Con más de cien metros de longitud y tres naves es un elegante ejemplo del gótico de influencia alemana con planta de salón.

247. Catedral. Púlpito

Entre los diversos tesoros de la catedral destaca el retablo de Wiener Neustadt, que preside el ábside izquierdo.

233. Catedral. Retablo de Wiener Neustadt. 1ª mitad del XV

En el derecho está la tumba del emperador Federico III en mármol rojo.

239. Catedral. Sepulcro de Federico III

Del bellísimo púlpito de hacia 1480 no se conoce el autor, pero se cree que representó su imagen en el centro del púlpito entre diversos Padres de la Iglesia.

245. Catedral. Púlpito

Al salir de la catedral a reponer fuerzas, que no son de despreciar los pasteles vieneses.

249. Plaza de la catedral

Y hacia el Hofburg.

251. Hofburg

Hoy el objetivo era la Scatzkammer,. el tesoro imperial de los Habsburgo.

Coronas, cetros, cruces, condecoraciones, … llenan vitrinas y vitrinas.

254. Schatzkammer

257. Schatzkammer. Símbolos imperiales de Rodolfo II

También hay vestuario. Con este manto se coronaba a los emperadores como reyes del Véneto y Lombardía.

259. Schatzkammer. Vestuario de coronación de los emperadores como reyes de Lombardía y Véneto.

Incluso podemos ver cunas-trono.

260. Schatzkammer. Trono-cuna de los Reyes de Roma

La bandeja y jarra para bautismo de oro y piedras preciosas. Imagino que el agua debía ser agua normal, pero ¡a saber!

263. Schatzkammer. Bandeja y jarra para bautismo

Hay cosas que no se ven todos los días como este ungüentario realizado con una esmeralda de 2680 quilates.

266. Schatzkammer. Vasija en forma de barco realizada con una sola esmeralda

Altar realizado completamente en ámbar.

272. Schatzkammer. Altar de ámbar. Alemania del Norte.1640-1645

Hay objetos de notable antigüedad como la corona imperial de finales del siglo X.

286. Schatzkammer. Corona imperial. Oeste de Alemania. 960-980. Cruz y arco de principios del XI.

También hay otros curiosos como esta lanza, que tradicionalmente se considera que fue la que utilizó el centurión Longinos para comprobar la muerte de Jesús. Se disputa su autenticidad con la que hay en el Vaticano y otra que está en Echmiadzin (Artmenia). Pese a la multiplicidad de lanzas y aunque la datación de ésta sea de época carolingia el valor de las reliquias lo establecen sus fieles.

274. Schatzkammer. Lanza de Longinos. Época carolígia (750-800) con adornos más tardíos.

Particularmente lo que más me llamó la atención fue la colección de vestuarios procedentes de los talleres de Palermo, de entre los siglos XII y XIV.

Guantes.

275. Schatzkammer. Guantes del emperador Federico II. Palermo. 1220

Medias.

276. Schatzkammer. Medias para Guillerrmo II de Sicilia (1166-1189). Las cintas son del XIX

Dalmáticas.

278. Schatzkammer. Dalmática azul. 1125-1150

Mantos.

279. Schatzkammer. Manto imperial o Capa pluvial. Tradición oriental. Palermo. Siglo 1133-1134I. Peso 11 kg.

Más antiguo es el llamado sable de Carlomagno, que difícilmente pudo pertenecerle dado que es un siglo posterior y de origen húngaro.

283. Schatzkammer. Sable de Carlomagno. Hungría. 900-950

Lo que sí es de época carolingia es el Evangeliario de Coronación, si bien las cubiertas son de finales del siglo XV.

284. Schatzkammer. Evangeliario de coronación. Corte de Carlomagno. Aquisgrán. Hacia 800. Cubierta de hacia 1500.

El Hofburg se puede considerar como una ciudad, con sus propias calles y plazas. Una de las más bonitas probablemente sea la Josefsplatz .

288. Josefsplatz

Junto a dicha plaza está la iglesia de los Agustinos, sin ningún atractivo exterior pero con un interior gótico interesante.

289. Iglesia de los Agustinos

En la cercana iglesia de los Capuchinos hay que visitar su cripta donde están enterrados la mayoría de los miembros de la familia imperial. Es toda una lección de historia.

294. Cripta de los Capuchnos

295 Cripta de los Capuchnos

La mayoría de los sepulcros son también magníficas obras de arte.

296. Cripta de los Capuchnos. Tumba del emperador Carlos VI

Los más visitados, en los que nunca faltan flores, son los del emperador Francisco José y especialmente el de su esposa Elisabet, la popular Sissí.

306. Cripta de los Capuchnos. Tumba de Elisabet de Baviera (Sissí)

Me sorprendió ver rodeada de flores con la bandera mejicana la tumba de Maximiliano, emperador de Méjico (1863-1867). Por lo que se ve aún cuenta con admiradores en su patria de adopción.

310. Cripta de los Capuchnos. Tumba de Maximiliano de Méjico

Pasando por Albertina

311. Albertinaplatz

y el Burggarten

312. Parque Burggarten

iniciamos el recorrido por el Ring, hoy en dirección norte. Primero por el Parlamento.

315. Parlamento

Luego por el Ayuntamiento.

317. Ayuntamiento

Cruzamos hacia el Burgtheater, que durante años fue considerado el teatro más importante en lengua alemana.

316. Burgtheater

Y nos internamos de nuevo en el casco antiguo en dirección a la iglesia de los Minoritas.

319. hacia la Minoritenkirche

Es muy típico del centro de Viena el perfil a dos aguas de la cubierta de esta iglesia.

320. MInoritenkirche

En el interior una de las escenas más características de Viena, un ensayo musical.

321. MInoritenkirche

En el muro del evangelio hay un gran mosaico representando la Última Cena de Leonardo da Vinci, que fue encargado por Napoleón.

323. MInoritenkirche

Seguimos callejeando por el centro. La Herrengasse.

324. Herrengasse

La plaza Freyung, antiguamente lugar de exhibición de juglares, titiriteros y charlatanes.

325. Freyung

Y la plaza Am Hof.

327. Am Hof

Y a comer. Una agradable terracita y un codillo memorable pese a ser lugar muy frecuentado por turistas.

328. Restuarante Esterhazy-Stüberl

Pasar por la catedral casi obligado.

330. Catedral

Y por la Kärtner Strasse hasta la Opera.

331. Ópera

Para llegar a San Carlos.

Esta iglesia fue ordenada construir por Carlos VI a principios del siglo XVIII. Un edificio barroco es precedido por un pórtico clásico con frontón, enmarcado por dos columnas que narran episodios de la vida de San Carlos Borromeo al modo de la columna trajana en Roma.

336. San Carlos

Simetría, armonía y recargada decoración hacen del interior un ejemplo del barroco.

337. San Carlos

La cúpula centra el templo, que en realidad carece de nave. Un ascensor instalado hace unos años permite el acceso a la cúpula.

338. San Carlos. Bóveda

Desde arriba hay buenas vistas de la ciudad.

343. Desde la cúpula de San Carlos

345. Desde la cúpula de San Carlos

Y se contemplan a escasa distancia las pinturas realizadas por J. M. Rottmayr.

350. San Carlos. Cúpula

354. San Carlos. Cúpula

El regreso a la zona del hotel, como ya estábamos entrenados, lo realizamos andando por la Argentinierstrasse.

356. Argentinierstrasse

Hasta llegar y atravesar la Hauptbanhof.

357. Hauiptbanhof

El sábado dejamos el centro de Viena para ir al palacio de Schönbrunn. Tomamos el metro hasta Hietzing, tranquilo barrio al oeste de Viena.

359. Hietzing

A escasa distancia empiezan los jardines del palacio.

360. Schönbrunn. Jardines

Son enormes y en ellos se puede pasar horas.

362. Schönbrunn. Jardines

365. Schönbrunn. Jardines

La presencia de parterres con rosas nos va indicando la proximidad del palacio.

369. Schönbrunn. Jardines

370. Schönbrunn. Jardines

371. Schönbrunn

El palacio fue construido para residencia veraniega de la familia imperial. Las obras se iniciaron en 1695, pero fue con la archiduquesa María Teresa que fue profundamente ampliado y remodelado y tomó el aspecto rococó actual.

378. Schönbrunn.

A principios del siglo XIX la fachada fue reformada en estilo clasicista y adquirió el color amarillento, que suele caracterizar las construcciones de los Habsburgo.

En el interior, de visita rápida y entre multitudes, tras aguardar unas horas, no se permiten fotografías.

383. Schönbrunn. Jardines

Frente al palacio se extiende una inmensa plaza circular.

384. Schönbrunn. Jardines

Con una cierta sensación de no haber aprovechado demasiado el tiempo regresamos por los jardines.

386. Schönbrunn. Jardines

387. Schönbrunn. Jardines

Hasta Hietzing para tomar el metro hacia el centro.

390. Hietzing

Descendimos en Kasrlplatz y fuimos a comer al centro pasando por la Ópera.

392. Ópera

Y la Kamtnerstarsse donde ya nos detuvimos no sólo a comer, sino también a descansar.

394. Kamtnerstrasse

Por la tarde nos acercamos al puente Schweden y cruzamos el canal del Danubio.

395. Puente Schweden

Seguimos por la Taborstrasse.

396. Taborstrasse

Allí se halla la barroca iglesia de los Hermanos de la Misericordia.

398. Taborstrasse. Iglesia de los Hermanos de la Misericordia de San Juan de Dios

Y la farmacia adjunta, de la misma época.

399. Taborstrasse. Farmacia de los Hermanos de la Misericordia de San Juan de Dios

Algo más alejada está la iglesia de las Carmelitas.

400. Iglesia de las Carmelitas

De vuelta al centro nos adentramos en el llamado “Triángulo de las Bermudas”, que por la noche es una de las zonas de moda de locales con ambiente juvenil.

402

Encontramos la iglesia ortodoxa griega.

403. Iglesia ortodoxa griega

Y llegamos a Hoher Markt, presidida por la fuente de los desposorios de la Virgen.

407. Hohermarkt. Fuente de los desposorios de la Virgen

Donde también se encuentra el reloj Ankeruhr cuya música y autómatas se ponen en funcionamiento cada día a las doce.

405. Hohermarkt. Ankeruhr

En Graben se notaba la animación del sábado.

410. Graben

Y en la plaza de la catedral, también.

412. Plaza de la catedral

En Viena cualquier sitio es bueno para pararte y escuchar música antes de ir a descansar.

413. Plaza de la catedral

El domingo teníamos prevista la visita a los Belvedere, palacios situados muy cerca del hotel.

415. Erste Campus

Desde la Estación Central para ir hacia el centro siempre hay que cruzar la calle Gürtel (cinturón en alemán). Es simplemente una calle, no una trama ni un complot ni nada similar.

416. Gürtelstrasse

Pronto tuvimos a la vista el Oberes Belvedere. Ambos palacios fueron construidos en estilo barroco para el príncipe francés Eugenio de Saboya, que al servicio de Austria derrotó en diversas ocasiones a los turcos. A su muerte fueron comprados por los Habsburgo y hoy realizan funciones de museo.

418. Oberes Belvedere

Las salas muestran la recargada decoración original en paredes

424. Oberes Belvedere

y techos.

425. Oberes Belvedere

Desde las ventanas hay magníficas vistas hacia el Unteres Belvedere y los jardines que separan ambos palacios.

426. Desde el Oberes Belvedere

El contenido abarca obras desde época medieval hasta la actualidad, con predominio de obras barrocas como este San Sebastián de Giovanni Giuliani y del movimiento Secesión.

428. Oberes Belvedere. San Sebastián. Giovanni Giuliani. 1710-1712

Las obras no siguen un orden cronológico y podemos pasar del barroco a esta obra de Viktor Oskar Tilgner de 1890, Macho cabrío con putti.

430. Oberes Belvedere. Maco cabrío con putti. V.O. Tilgner. 1890

Me sorprendieron la colección de bustos de Franz Xaver Messerschmidt (1736-1783). En ellos se representa a sí mismo en distintas expresiones exageradas, fruto de las alucinaciones y paranoias que sufría durante el último período de su vida.

431. Oberes Belvedere. Bustos con de sí mismo con expresiones. F.X. Messerschmidt. 1777-1783

432. Oberes Belvedere. Bustos con de sí mismo con expresiones. F.X. Messerschmidt. 1777-1783

En el Belvedere se puede ver una de las versiones de Napoleón cruzando los Alpes de Jacques Louis David

434. Oberes Belvedere. Napoleón en el Gran San Bernardo. J. L. David

Se exhiben varios de los paisajes románticos de C. D. Friedrich.

435. Oberes Belvedere. Paisaje de rocas en las montañas areniscas del Elba. C. D. Friedrich. 1822-1823

Destaca la excelente colección de obras de G. Klimt, que nos permiten conocer bien la evolución de su pintura.

Retrato de mujer. De 1893.

437. Oberes Belvedere. Retrato de mujer. Gustav Klimt. 1893

Somnia Knips. De 1897-1898.

443. Oberes Belvedere. Somnia Knips. G. Klimt. 1897-1898

Fritza Riedler. De 1906.

444. Oberes Belvedere. Fritza Riedler. G. Klimt. 1906

Madre con dos niños. De 1909-1910.

457. Oberes Belvedere. Madre con dos niños. G. Klimt. 1909-1910

Casa forestal del lago Arroyo Blanco. De 1914.

445. Oberes Belvedere. Casa forestal en el lago Arroyoblanco. G. Klimt. 1914

La Novia. De 1917-1918.

461. Oberes Belvedere. La Novia. G. Klimt. 1917-1918

Y la famosísima El Beso, de 1908.

450. Oberes Belvedere. El Beso. G. Klimt. 1908

Están presentes en la exposición pintores bien dispares como el finlandés Akseli Gallén-Kallela. Aquí su Primavera Temprana, de 1900.

440. Oberes Belvedere. Primavera temprana. Akseli Gallén-Kallela. 1900

Con las pinturas alternan esculturas como la Eva de Rodin.

447. Oberes Belvedere. Eva. A. Rodin. 1881

Hay obras de Munch. Para mí ya suponen una justificación para la visita. El Pintor Paul Hermann y el médico Paul Contard. 1897.

453. Oberes Belvedere. El Pintor Paul Hermann y el médico Paul Contard. E. Munch. 1897

Algunas obras de Kokoschka de entre las más conocidas. La Visitación. 1812.

454. Oberes Belvedere. La Visitación. Oskar Kokoschka. 1912

O el Tigreleón. 1926.

472. Oberes Belvedere. Tigreleón. O. Kokoschka. 1926

L. H. Jungnickel (1881-1965) fue un pintor alemán, muy conocido por sus dibujos de animales Aquí la Inundación. 1913.

458. Oberes Belvedere. La Inundación. L. H. Jungnickel. 1913

Egon Schiele es con Kokoschka el otro gran representante del llamado expresionismo austríaco. Muertos y muchachas. 1915

459. Oberes Belvedere. Muertos y muchachas. Egon Schiele. 1915

Friedensreich Hundertwasser (Imperio de la paz con centenares de aguas) es el nombre por el que quiso ser conocido el artista austríaco más polifacético del siglo XX. Pintor, arquitecto, diseñador de los más diversos objetos, muy conocido por sus performances. Espirales, colores vivos y la fusión con la naturaleza le caracterizan. Se le considera influenciado por la secesión vienesa.  Aquí el largo Camino, de 1955.

469. Oberes Belvedere. El largo Camino. F. Hundertwasser. 1955

Antes de salir aún pudimos contemplar arte medieval como este tríptico gótico.

474. Oberes Belvedere. Tríptico de altar. 1440-1445

Dejamos el Oberes Belvedere.

476. Oberes Belvedere

Y a través de los jardines.

484. Unteres Belvedere

Llegamos al Unteres Belvedere, donde no entramos pues consideramos su contenido para nosotros menos interesante que el del otro palacio.

487. Unteres Belvedere

Nos dimos un buen paseo por las vacías calles vienesas en domingo en dirección al canal del Danubio.

Entramos en la iglesia ortodoxa rusa que estaba abarrotada a la hora de la misa.

488. Iglesia ortodoxa rusa

Poca gente y menos tráfico.

489

Y llegamos a la casa Hundertwasser. Estas casas sociales diseñadas por el polifacético artista constituyeron una auténtica novedad en la que movimiento, color e integración de la naturaleza forman parte de la vivienda. Lógicamente no se puede ver el interior de los pisos, que siguen estando habitados. La primera vez que las vimos eran recientes -se construyeron entre 1983 y 1986- y se percibía en la zona más movimiento y vida.

494. Hundertwasserhaus

499. Hundertwasserhaus

500. Hundertwasserhaus

No muy lejos está el Museo Hundertwasser dode se conserva buena parte de la obra del artista.

506. Museo Hundertwasser

Y a unos pasos un pequeño restaurante, del que no me resisto a poner la foto, donde nos atendieron de maravilla, comimos bien y a precio razonable.

507. Restaurante

Para hacer la digestión una caminata a través del puente Franzens.

509. Puente Franzens

Hasta el parque de atracciones del Prater y su famosísima noria.

513. Prater. Noria

El aparecer en películas como “El tercer hombre” de Orson Wells o la aventura de James Bonda “Alta tensión” la ha convertido en una atracción muy popular cuya imagen se fusiona con la de Viena.

552. Prater. Noria

Hacer el recorrido en una de sus vagonetas es toda una experiencia en la que se disfruta de buenas vistas sobre la ciudad y el parque.

523. Prater. Noria

524. Prater. Noria

525. Prater. Noria

532. Prater. Noria

539. Prater. Noria

Regresamos al centro por el mismo puente.

555. Puente Franzens

Y la Obere Weissgerberstrasse.

558. Obere Weissgerberstrasse

559. Obere Weissgerberstrasse

Fuimos a la iglesia de los Dominicos, sede de la comunidad de habla hispana en Viena.

Su austera y clásica fachada

563. Iglesia de los Dominicos

esconde un interior barroco profusamente decorado con frescos y estucos.

564. Iglesia de los Dominicos

Muy cerca está la plaza Gütenberg con el monumento al inventor de la imprenta.

568. Plaza Gütenberg

Y en la misma plaza la heladería Zanoni, una de las mejores de la ciudad, donde probamos alguna de sus especialidades a la vez que nos tomábamos un merecido descanso.

566. Heladería Zanoni

Y luego a la iglesia de los Jesuitas. El exterior está parcialmente inspirado en la iglesia del Gesú de Roma.

570. Iglesia de los Jesuitas

El interior es otra explosión de luz, brillo y color barrocos.

572. Iglesia de los Jesuitas

Los frescos en trampantojo de la cúpula son obra del pintor jesuita Andrea del Pozzo.

573. Iglesia de los Jesuitas

Aquí decidimos finalizar ya las visitas. Tocaba ya cena y descanso.

Y llegó el día de partida. Sin madrugar hacia la estación.

578. Haupbanhof

Hay allí una buena pastelería y como había tiempo pudimos coger fuerzas para el regreso con tranquilidad.

580. Haupbanhof. Desayunando antes de partir

Al tren hacia el aeropuerto.

582. Haupbanhof

A buscar la puerta de embarque.

584. Aeropuerto de Viena

Y a despedirnos de Viena.

585. Aeropuerto de Viena

La iglesia parroquial de Lascuarre, dedicada a Nuestra Señora de la Asunción se sitúa en la parte alta del pueblo.

Es de estilo gótico aragonés del siglo XVI y combina elementos góticos y renacentistas.

Los muros laterales muestran cuatro contrafuertes, dos de ellos en los ángulos. En el mismo muro, más hacia el ábside, está la sacristía, iluminada con una ventana rectangular que da al sur. También al sur, sobre las capillas se abren una ventana de medio punto y un óculo.

Se compone de una sola nave cubierta con bóvedas de crucería y la encabeza un ábside poligonal, sostenido por contrafuertes. En él se abren dos  ventanas abocinadas de medio punto. En el muro central, detrás del altar, probablemente hubo una ventana similar. Otra de estas ventanas, ya en el muro sur, ha sido mutilada para abrir una ventana con cristalera mucho más grande.

A cada lado de la nave se abren cuatro capillas separadas por pilastras. Todas se cubren con sencillas bóvedas de crucería cuyos nervios arrancan de ménsulas con decoración geométrica, rostros de angelotes, animales o calaveras.

La capilla más cercana a los pies del muro de la epístola tiene la bóveda más compleja, aunque han desaparecido las claves.

Las capillas del muro de la epístola tienen todas sencillas ventanas, excepto la más cercana a la cabecera, que tiene una hornacina en el centro que quizás fue anteriormente ventana.

En el muro del evangelio únicamente tiene ventana la segunda capilla más cercana a los pies.

Al sur del presbiterio está la sacristía que ha sido repetidamente ampliada y reformada.

Enfrente hay aún otra capilla, en este caso cubierta con bóveda de cañón.

Entre esta capilla y la primera de la nave se halla la pila bautismal cuadrangular de estilo renacentista, ubicada anteriormente en una de las capillas próximas a la entrada.

El muro norte antes quedaba oculto por los restos de la abadía y otras construcciones. Actualmente la zona ha sido saneada y ha quedado un espacio público que rodea la iglesia por ese lado.

Al oeste está la puerta, protegida por un pórtico de acceso. El pórtico se cubre con una bóveda estrellada con decoración floral en las claves.

La puerta es de arco de medio punto con una cartela en la clave. El intradós está decorado con paneles florales. Las jambas muestran en su cara frontal seis rostros alados cada una. En la cara interior de cada jamba hay un rostro similar sobre una armadura y un casco. La puerta está enmarcada por dos columnas estriadas de capitel corintio a cada lado y bajo un frontón triangular.

En el pedestal de las columnas interiores hay grabadas calaveras y debajo cráteras. Todo simbología muy propia del período renacentista.

Entre las columnas hay unas hornacinas, de las cuales la de la izquierda alberga una estatua de San Pedro y la de la derecha una de San Martín, ambas recientes. Sobre San Pedro se lee: “VICE IBONO MAIV RIZ y sobre el obispo: “DEVM TIMETE IP Z”.

En el dintel que sostiene el frontón se lee: “SaMaVirGEMADREDeDiosRoGadPornos” (Santa María Virgen Madre de Dios rogad por nosotros).

La inscripción continua a izquierda y derecha, leyéndose a la izquierda: “Principio 1552”, fecha de inicio de las obras, y a la derecha: “E(F)nDela Obra” con algúna letra o símbolo ya perdidos, que debe indicar la fecha finalización (alguien leyó hace años 56).

Sobre el pórtico hay un rosetón, que ilumina el coro.

El coro se levanta a los pies sobre un arco rebajado, quedando debajo suyo una  capilla de cada lado. La barandilla es de madera.

Sobre la segunda pilastra del muro del evangelio está el púlpito de madera con dosel. Es accesible por una escalera que parte de la capilla más cercana al presbiterio.

Preside la iglesia un retablo barroco con columnas salomónicas reconstruido con los restos del retablo original (1683) que sobrevivieron a la destrucción de 1936 y los añadidos necesarios para completarlo. Son originales la mazonería del piso superior con sus columnas salomónicas, el ático con el medallón con San Martín y el escudo de la villa, y el tabernáculo que ahora encierra el sagrario.

Al noroeste está el campanario de torre con escalera de caracol de acceso, que se inicia a la izquierda de la entrada. Lo componen dos cuerpos separados por una amplia cornisa. El primer cuerpo es cuadrangular y el segundo octogonal con ventanas de medio punto. Las ventanas que albergan campanas son la norte y la noroeste. Sobre las ventanas de medio punto una terraza da la vuelta al campanario y sobre ella se abren cuatro ventanas cuadrangulares. En los ángulos del campanario hay semitorres cilíndricas, de las cuales la que alberga la escalera, situada al sudoeste sube hasta arriba. Cubre el campanario un tejado piramidal de construcción reciente rematado por una veleta. La parte más baja del primer cuerpo del campanario es de sillarejo alargado, la más alta y el cuerpo octogonal de sillares grandes bien trabajados. El interior del primer cuerpo se ilumina con diversas ventanas aspilleradas situadas en el muro oeste.

Una galería de ventanas en ladrillo, muy propia del renacimiento aragonés de esta zona, recorre el ábside y los muros laterales.

El aparejo es de sillería bien trabajada y dispuesta en perfectas hiladas. Un zócalo recorre la base en las zonas donde se puede apreciar.

En la segunda capilla sur contando desde la entrada hay un Cristo antiguo, donado por una vecina.

Se conserva también en la iglesia un sillar con una cruz patada procedente de la ermita de la Piedad, antigua iglesia del convento de Trinitarios, situado a escasa distancia del pueblo.

Las primeras noticias sobre Lascuarre, su castillo y sus iglesias son del siglo XI. La primera sobre su conquista en 1023 por Sancho el Mayor y su cesión al monasterio de Tavérnoles. Generalmente todos cuantos comentan esta fecha con el “corta y pega” dan por hecho que Sancho el Mayor ya había arrebatado Lascuarre a los musulmanes, pero en realidad lo que hacía era prometer cederlo cuando lo tomase, lo que debía entrar en sus previsiones. En 1040, en el acta de consagración de la iglesia de San Saturnino de Tabérnoles, sí se cita Lascuarre con sus tres iglesias, Santa María, San Pedro y San Martín. San Pedro no sabemos dónde estaba, san Martín suponemos que es la actual capilla del cementerio y Santa María el antecedente de ésta, pero estamos en el mundo de las especulaciones porque no parece lógico que hubiese dos iglesias tan cercanas y ambas vinculadas al castillo, si es que el castillo musulmán estaba en el mismo lugar que el de época bajo medieval del que nos han llegado sus restos. La fecha de 1040 sigue siendo dudosa ante el hecho de que Ubieto Arteta señala que la reconquista de Lascuarre tuvo lugar años más tarde y la aproxima a 1062. Por otra parte las fechas del acta de consagración son contradictorias al principio y al final y los diversos autores están de acuerdo en que son notorios los errores del copista. Además documentos erróneos como el que sitúa la muerte de Gonzalo en Lascuarre acaban de añadir confusionismo a todo esto.

Lo cierto es que nada en el edificio actual recuerda ni esa época ni los posteriores siglos medievales. Es muy posible que los fragmentos de sillarejo que hay en los muros procedan de un edificio anterior, pero que ese edificio fuese una anterior iglesia o el castillo es pura especulación.

La construcción actual se atribuye a Jacques de Anduxes, que en aquella época era vecino de la localidad. Este Anduxes había intervenido en la Virgen de la Peña de Graus, hasta que fue sustituido por Joan Tellet. Supongo que de ahí parte el error que he visto en alguna publicación de que fuera éste último el maestro de obras en Lascuarre. También he leído la atribución a Antonio Orsin, cuyo nombre figura en al portada de la iglesia de Laguarres. Ahí la confusión vuelve a ser fruto del “corta y pega” confundiendo los nombres de las localidades. Lo real es que es manifiesta la intensa intervención en la comarca en el siglo XVI de un equipo formado por autóctonos y gente venida de allende de los Pirineos, que conocían el tratado de arquitectura de Sebastano Serlio.

Al norte de la iglesia estaba la casa-abadía, en ruinas hacía años, cuya verja en el balcón con las armas de la baronía de Castro separaba anteriormente el presbiterio de la nave de la iglesia.

Se creía que procedía de aquí la tabla central de un retablo pintada al óleo en el último tercio del siglo XV por el círculo de Martín Bernat (1455-1505). En ella se representa a san Nicolás de Bari con san Martín de Tours y san Esteban. Se halla en el Museo Diocesano de Lérida donde ingresó en 1897. Hoy se cree que es originaria de Nachá.

Lo que sí hay en el Museo de Lérida procedente de Lascuarre es una campanilla fechada en 1577.

Bibliografía:

CASTÁN, Adolfo: Torres y Castillos del alto Aragón, Huesca, 2004, p. 313.

CASTILLÓN CORTADA, Francisco: “Visita pastoral a Santa María de Lascuarre (1)” en Diario del AltoAragón, 1 de marzo de 2015, p. 67-68.

CASTILLÓN CORTADA, Francisco: “Visita pastoral a Santa María de Lascuarre”  (2) en Diario del AltoAragón,  15 de marzo de 2015, p. 77.

CASTILLÓN CORTADA, Francisco: “Visita pastoral a Santa María de Lascuarre (3)” en Diario del AltoAragón, 29 de marzo de 2015, p. 69.

CASTILLÓN CORTADA, Francisco: “Visita pastoral a Santa María de Lascuarre (4)” en Diario del AltoAragón, 12 de abril de 2015, p. 69.

Catalunya Romànica, vol. VI, L’Alt Urgell, Andorra, Barcelona, 1992, p. 114-121.

Catalunya Romànica, vol. XVI, La Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 85-86.

Guía de la Mancomunidad Valle del Isábena, Zaragoza, 2008, p. 68.

IBÁÑEZ FERNÁNDEZ Javier: Renacimiento a la francesa en el Quinientos aragonés, Rev. Artigrama, núm. 22, 2007, 473-511

IGLESIAS COSTA, Manuel: Arte Religioso del Alto Aragón Oriental, Arquitectura Sacra, desde el período gótico (siglo XIII) hasta la actualidad, vol. 2/2, Diputación General de Aragón, Zaragoza, 2003, p. 315-321.

MORTE GARCÍA. Carmen: “El Renacimiento en la comarca de la Ribagorza, en Comarca de la Ribagorza, p. 177-188.

 

La iglesia de los Santos Apóstoles, situada en una tranquila plazoleta del centro de Florencia, es uno de los principales monumentos románicos de la ciudad.

1067. Santos Apóstoles

Está situada en la plaza del Limbo, llamada así porque en este lugar estaba el cementerio de los niños que morían sin haber sido bautizados.

Fue construida en el siglo XI, aunque una placa sobre una de las puertas laterales nos quiera convencer de que fue fundada por el mismo Carlomagno y su paladín Roldán.

P1020588a

La fachada de ladrillo también es del siglo XI, pero la portada en mármol blanco y gris es de 1512, obra de Benedetto da Rovezzano

Poratda

El interior es de tres naves separadas por columnas de mármol verde de Prato. El techo de madera es del siglo XIV y el pavimento fue restaurado en el XVI y ahora alberga muchas tumbas de ciudadanos ilustres.

1069. Santos Apóstoles

1075. Santos Apóstoles

Los capiteles son diferentes y algunos de ellos se supone proceden de las antiguas termas romanas situadas en las cercanías.

P1020595

Sólo tiene un ábside semicircular.

1072. Santos Apóstoles

Las naves laterales acaban planas.

Nave de la epístola

Nave sur

Nave del evangelio

Nave norte

El ábside es visible exteriormente desde un callejón lateral.

1078. Santos Apóstoles

Al igual que el campanario, construido por Baccio d’Agnolo en el siglo XVI.

1079. Santos Apóstoles

Como cualquier iglesia florentina contiene importantes obras de arte, sobre todo de época renacentista, como el tabérnaculo de cerámica vidriada, obra de Giovanni della Robbia, que preside la capilla de la cabecera de la nave norte.

1074. Santos Apóstoles. altar de Andrea della Robbia

O Esta pintura de la Ascensión, de Vasari, situada en una capilla de la nave sur.

1070. Santos Apóstoles. Inmaculada Concepción. Vasari

 

FLORENCIA

Hemos estado muchas veces en Florencia, a veces en visitas de dos o tres días, otras alojados en las afueras o en los alrededores, otras con niños, pero teníamos ganas de pasar una semana completa en un hotel del centro sin agobios de ningún tipo y eso hicimos esta vez.

 Un hotel tranquilo.

1. Hotel

Con habitaciones amplias, cómodas y limpias.

02 Hotel. Habitación

Y casi al lado de la plaza de San Marcos, donde iniciamos nuestro paseo por Florencia tan pronto dejamos el equipaje.

003. Plaza de San Marcos

Y en poco más de cinco minutos a la piazza del Duomo.

010. Duomo, Campanile y Batisterio,

La plaza de la República, otro de los centros neurálgicos de la ciudad, en obras, algo inevitable en grandes ciudades.

014. Piazza della Repubblica

Seguimos hacia el río, parando en la plaza de la Santa Trinidad. Con la iglesia del mismo nombre, la columna de la Justicia

016. Piazza Santa Trinita

y sus palacios.

018. Piazza Santa Trinita. Palazzo Spini Ferone

Cruzamos el puente vecino, desde donde se dispone de excelentes vistas sobre el puente Veccchio

021. El Puente Vecchio desde el puente Santa Trinita

Y también sobre el puente de la Carraia, aguas abajo.

023. El Puente alla Carraia desde el puente Santa Trinita

Como había ganas de pasear nos adentramos en el Oltrarno, por su calle Maggio.

024. Oltrarno. Via Maggio

Y luego por el burgo San Jacobo con sus altos torreones.

026. Oltrarno. Via Borgo San Iacopo

030. Oltrarno. Borgo San Iacopo

Y su mirador desde donde se disfruta de todo el encanto del Arno y el Ponte Vecchio.

028. Desde el Borgo San Iacopo

Ya atardecía y el puente se podía cruzar -¡cosa rara!- sin excesivas aglomeraciones.

034. Ponte Vecchio

En la plaza de la Señoría hicimos un alto.

038. Palazzo della Signoria

Sobre todo para deleitarnos un rato con ese extraordinario museo al aire libre que es la Loggia de los Lanzi.

El rapto de las sabinas de Giambologna

046. Loggia de los Lanzi. Rapto de las Sabinas de Giambologna

O el Perseo de Cellini, entre otras, bien merecen ser contemplados con tranquilidad.

047. Loggia de los Lanzi. El Perseo de Cellini

Seguimos callejeando entre torres, iglesias y palacios.

051. Piazza Santa Elisabetta

Hasta llegar de nuevo al conjunto de Duomo, Baptisterio y Campanile, esa imagen florentina que nunca se olvida.

056. Duomo, Batisterio y Campanile

Por San Lorenzo fuimos regresando hacia el hotel.

057. San Lorenzo

Pero aún antes de buscar restaurante para la cena andamos un poquito más para pasar por la plaza de la Annunziata, ese excelente ejemplo de armonía renacentista.

061. Piazza della Santíssima Annunziata

Decidimos empezar el día siguiente por el conjunto de la plaza del Duomo. Para ello bajamos por vía Cavour pasando por el palacio Medici-Riccardi, prototipo de palacio renacentista florentino, obra de Michelozzo, aunque el interior fuese profundamente modificado en época barroca.

064. Palazzo Medici-Riccardi

Su sillares almohadillados, más rústicos en la planta baja y más pulimentados en las plantas superiores, sus ventanas geminadas en los pisos

064b. Palazzo Medici-Riccardi

y sus ventanas arrodilladas en la planta baja, diseñadas por Miguel Ángel, sirvieron de modelo a muchos otro edificios.

064c. Ventana

Y al baptisterio de San Juan., muestra relevante del románico florentino. Es obra de entre los siglos XI y XIII y se levantó sobre ruinas de edificios de época romana. Hasta el siglo XIX todos los florentinos debían ser bautizados aquí.

Una combinación geométrica de mármoles blanco y gris-verde cubre toda la fachada con arquitrabes separando los pisos, de los cuales el último, de construcción posterior, oculta la cúpula.

065c. Batisterio

066. Batisterio

En el lado oeste se le añadió en 1202 un ábside rectangular. En los otros tres lados hay enormes puertas con paneles en bronce. De ellas, la más antigua, la sur es obra de Andrea Pisano (actualmente esta en restauración). Las otras dos son de Lorenzo Ghiberti.

Ambas han sido sustituidas por copias y los originales trasladados al museo de la Opera del Duomo. La puerta sur esta constituida por veintiocho paneles lobulados.

067. Batisterio. Puerta norte. Obra de Ghiberti

La puerta este, denominada por Miguel Ángel puerta del Paraíso, consta de diez paneles rectangulares con escenas del antiguo Testamento.

069. Batisterio. Puerta del Paraiso. Obra de Ghiberti. Detalle

En el interior tiene también las paredes revestidas con mármoles de colores.

Tenemos la bóveda y el arco de acceso al ábside decorados con mosaicos.

071. Batisterio. Bóveda del ábside

Lo mismo en la cúpula, aunque éstos son algo posteriores. Son de inspiración bizantina y se disponen concéntricamente.

072. Batisterio. Bóveda

Preside las escenas un Cristo en Majestad.

075. Batisterio. Bóveda

La pila bautismal estaba en el centro, pero fue sustituida en el siglo XVI por la actual, que es del siglo XIV y se situó a un lado.

081. Batisterio. Pila bautismal

Diversas obras artísticas relevantes completan el mobiliario del Baptisterio, entre ellas algunos notables sepulcros romanos.

085. Batisterio. Sarcófago romano de la Fioraia

Echamos un vistazo a la fachada del Duomo, obra de finales del siglo XIX pues la original fue destruidfa en el siglo XVI por parecerles anticuada. Una constante -que aún dura- en la historia del arte.

088. Duomo

El Campanile es denominado de Giotto, pero en realidad éste realizó el proyecto en 1334, pero falleció cuando sólo había acabado la base. Andrea Pisano continuó la obra y realizó el siguiente piso con nichos para las estatuas. Francesco Talenti ejecutó los tres picos superiores y lo finalizó en 1359.

Los originales de las estatuas y paneles decorativos de los primeros pisos se guardan en el museo de la Opera del Duomo. Los hay de Andrea Pisano, de Luca della Robbia, de Donatello y otros.

090. Campanile

Frente al Campanile está la Loggia del Bigallo, pequeño palacete del siglo XIV, que albergó diversas instituciones benéficas creadas por San Pedro Mártir.

098. Loggia del Bigallo

Dimos la vuelta al Duomo para acceder al edificio que alberga el Museo de la Opera del Duomo.

100. Duomo

El museo de la Operra del Duomo es una institución que nació al par que la catedral y aquí se establecieron muchos obreros y artistas que trabajaron en ella. Hoy es museo que alberga originales de las obras que decoran Duomo, Baptisterio y Campanile y otras que en principio también estaban dedicadas a ello y que por diversas causas no se instalaron en el lugar previsto.

Ha sido reformado y constituye una visita imprescindible.

La estatua del papa Bonifacio VIII, rodeada por dos profetas, obra de Arnolfo di Cambio, autor del proyecto del Duomo y de la iglesia de Santa Cruz. Es de hacia 1300. Debajo hay un sarcófago romano del siglo II.

102. Museo della Opera del Duomo. Papa Bonifacio VIII y profetas. Hacia 1300. Arnolfo di Cambio y colaboradores. Debajo, sarcófago de los esposos con Castor y Polux. siglo II.

También es de Arnolfo di Cambio este extraordinario rebaño procedente de una Anunciación a los Pastores.

104. Museo della Opera del Duomo. Rebaño de ovejas y bueyes, procedente de una Anunciación a los pastores. Arnolfo di Cambio. 1296-1300

Y esta Virgen, denominada de los ojos de cristal, acompañada de Santa Reparata y San Zenobio, primeros patronos de la ciudad.

115. Museo della Opera del Duomo. Virgen de los ojos de cristal, Santa Reparata y San Zenobio. Arnolfo di Cambio. 1300-1310

Los originales de las dos puertas ya restauradas del Baptisterio se exhiben en la misma sal que las obras anteriores y pueden admirarse en perfectas condiciones.

105. Museo della Opera del Duomo. Puerta norte del Batisterio Ghiberti. 1403-1424

111. Museo della Opera del Duomo. Puerta del Paraiso del Batisterio. Detalle. Ghiberti. 1425-1452

Así como cada uno de los paneles.

114. Museo della Opera del Duomo. Puerta del Paraiso del Batisterio. Detalle. Detalle. Ghiberti. 1425-1452.

De Andrea Sansovino es el grupo del Bautismo de Cristo, que estaba situado tras la puerta del Paraíso del Baptisterio, donde ha sido sustituido por una copia.

117. Museo della Opera del Duomo. Bautismo de Cristo. Andrea Sansovino. 1502-1505

Para el interior del Baptisterio realizó Donatello esta Magdalena penitente.

121. Museo della Opera del Duomo. María Magdalena. Donatello. Mediados del XV

Del mismo lugar procede el altar de plata de San Juan. En su realización entre 1367 y 1483 intervinieron, entre otros, Michelozzo, Cenni y Verrocchio y otros.


138. Museo della Opera del Duomo. Altar de plata de San Juan. Obra de mIchelozzo, Cenni, Veerrocchio y otros.1367.1483. Procede del Batisterio

El relicario que guarda las cadenas de San Pedro es obra de un taller florentino de la primera mitad del XV.

125. Museo della Opera del Duomo. Relicario de las cadenas de San Pedro. Taller florentino. Primera mitad del XV.

En el museo pueden verse todas las placas que decoraban la parte inferior del Campanile (también sustituidas por copias).

En ésta de Andrea Pisano Dios crea a Eva a partir de una costilla de Adán.

126. Museo della Opera del Duomo. Personificación del planeta Júpiter. Taller de Andrea Pisano. 1334-1343

En ésta, también del taller de Andrea Pisano, Noé experimenta las consecuencias del exceso etílico.

127. Museo della Opera del Duomo. Borrachera de Noé. Andrea Pisano y ayudantes. 1343-1348

De las estatuas del Campanile quizás la más popular sea la del profeta Habacuc denominada “Il Zuccone” (algo asi como Calabazón) debido a su calva, obra de Donatello.

129. Museo della Opera del Duomo. abacuc, conocido como Zuccone. Donatello. 1434-1436

Sobre la puerta de entrada a las sacristías del Duomo estaban situados estos coros de mármol.

El de Luca della Robbia.

133. Museo della Opera del Duomo. Coro de Luca della Robbia. 1431-1438

Y el de Donatello.

135. Museo della Opera del Duomo. Coro de Donatello. 1433-1439

También hay pintura en el museo como esta Virgen de Giotto.

142. Museo della Opera del Duomo. La Virgen de San Giorgio alla Costa. Giotto. 1288-1295

Y otras obras maestras como la Piedad Bandini de Miguel Ángel.

143. Museo della Opera del Duomo. Piedad. Michelangelo Buonarroti. 1547-1555

Desde la terraza del museo se dispone de las vistas más cercanas a la cúpula del Duomo.

145. La cúpula del Duomo desde el Museo della Opera del Duomo

Del museo al Duomo. La primera de las colas que hay que hacer en Florencia. Una espera de media hora es prácticamente inevitable.

150. La siempre larga cola de acceso al Duomo.

Y la plaza un bullicio incesante con gente por todas partes. El turismo en Florencia puede llegar a morir de éxito.

152. Y la plaza siempre llena

Al entrar en la catedral lo primero que hicimos fue descender a contemplar los restos de Santa Reparata.

Ésta era la basílica anterior al actual edificio y ocupaba la zona oeste del mismo.

153. Duomo. Restos de Santa Restituta

Originaria del siglo IV, en las excavaciones pueden verse restos de diferentes épocas.

157. Duomo. Restos de Santa Restituta

159. Duomo. Restos de Santa Restituta

La enorme catedral consta de tres naves y transepto. Su grandiosidad contrasta con lo austero de la decoración.

Su construcción la inició Arnolfo di Cambio en 1296 y los trabajos se prolongaron en estilo gótico hasta el siglo XV. Ya en el Renacimiento, entre 1418 y 1436, Brunelleschi levantó la cúpula, aún hoy admiración del mundo

161. Duomo. Nave central

El presbiterio es de mármol y de forma octogonal.

162. Duomo. Ábside central

Sobre el altar cuelga un crucifijo de Benedetto da Maiano, de finales del XV.

163. Duomo. Crucifijo de Benedetto da Maiano sobre el altar mayor

La cúpula, suspendida en el aire, fue la maravilla arquitectónica de la época. Está completamente recubierta por los frescos de Giorgio Vasari y Federico Zuccari, de entre 1572 y 1579.

165. Duomo. Cúpula

A los pies, en el interior de la fachada, hay un reloj pintado por Paolo Uccello y un mosaico que representa la Coronación de la Virgen, atribuido a Gaddo Gaddi. Las tres vidrieras circulares siguen diseños de Ghiberti.

167. Duomo. Contrafachada

El pavimento en mármoles de colores reproduce motivos laberínticos.

172. Duomo. Paviomento con laberinto

En el muro norte destaca un fresco de Domenico di Michelino que representa a Dante y su mundo, en el cual se pueden ver la cúpula del Duomo y la torre del palacio de la señoría.

169. Duomo. Dante y sus mundos. Fresco de Domenico de Michelino. 1465

Más hacia los pies están otros dos frescos, los denominados “monumentos”, dedicados a dos “condotieros”. Uno pintado por Andrea del Castagno.

170. Duomo. Monumento al condottiero Niccolo da Tolentino. Freco de Andrea del Castagno. 1456

Y el otro por Paolo Uccello.

171. Duomo. Monumento al condottiero Giovanni Acuto. Fresco de Paolo Uccello. 1436

Del Duomo a la Santa Croce, a través de calles de la más tradicional Florencia.

175. Via Ghibellina

177. Via dell'Aqua

La amplia plaza de la Santa Cruz en época medieval albergaba torneos caballerescos y más tarde partidos del “calcio fiorentino”, antecedente italiano del fútbol. En la actualidad aún se celebran aquí tres partidos cada año.

184. Piazza Santa Croce

La iglesia franciscana de la Santa Croce fue construida en estilo gótico por Arnolfo di cambio. Sin embargo la fachada es una reconstrucción neogótica de mediados del siglo XIX.

179. Piazza Santa Croce

El interior es de tres naves con amplio transepto y está encabezado por un ábside poligonal. La nave central está cubierta por un artesonado.

186. Santa Croce. Interior

188. Santa Croce. Interior. Transepto y cabecera

La iglesia constituye un excepcional panteón funerario. En ella están enterrados muchos hombres ilustres.

Aquí, entre otros, están el sepulcro de Galileo.

191. Santa Croce. Tumba de Galileo

El de Miguel Ángel.

192. Santa Croce. Tumba de Miguel Ángel

El cenotafio dedicado a Dante pues en Rávena se siguen negando a devolver los restos del poeta a su Florencia natal de donde tuvo que huir.

194. Santa Croce. Cenotafio de Dante

El de Maquiavelo.

195. Santa Croce. Tumba de Maquiavelo

O el de Rossini.

198. Santa Croce. Tumba de Rossini

Al sur de la iglesia, en el primer claustro, se halla la capilla Pazzi, diseñada por Brunelleschi y prototipo de la arquitectura renacentista.

201. Santa Croce. Capilla Pazzi (2)

El pórtico de entrada se divide en cinco tramos. El dintel de acceso descansa sobre seis columnas de orden corintio. La bóveda de cañón está dividida en casetones y en el centro de ella se levanta una cúpula sobre pechinas.

202. Santa Croce. Capilla Pazzi

El interior es de escasas dimensiones, pero grandioso y armónico.

203. Santa Croce. Capilla Pazzi

Tampoco aquí quiso Brunelleschi renunciar a la cúpula. Los medallones que decoran la capilla son de Luca della Robbia, pero los cuatro de las pechinas de la cúpula se atribuyen al propio Brunelleschi.

204. Santa Croce. Capilla Pazzi

No acaban aquí los tesoros de la Santa Croce. En la parte musealizada podemos ver otras joyas artísticas como la capilla Medici de Michelozzo.

206. Santa Croce. Capilla Medici. Obra de Michelozzo

En ella hay un excepcional retablo de Luca della Robbia.

207. Santa Croce. Capilla Medici. Retablo de Andrea della Robbia

Y un cuadro de Bronzino representando el descenso al Limbo.

208. Santa Croce. Capilla Medici. Descenso al Limbo. Bronzino. 1552

En la sacristía se halla el famoso Crucifijo de Cimabue que resultó profundamente dañado en la inundación del Arno de 1966, que tanto daño hizo al patrimonio artístico de la ciudad.

211. Santa Croce. Sacristía. Crucifijo de Cimabue. Muy dañado en la inundación de 1966

Y estos frescos.

212. Santa Croce. Sacristía. Frescos

A comer ya a las tantas y a seguir callejeando.

Plaza San Firenze.

225. Piazza San Firenze

Pasamos por la casa-museo de Dante.

227. Museo Casa de Dante

Y antes de que cerrasen, Carmina se animó a subir al campanile.

Entre tanto un servidor decidió esperarla, sentado en una terracita, contemplando  la catedral

231. Duomo

y tomándose uno de los soberbios helados italianos.

230. Helado esperando a Carmina que subía al Campanile

Desde el campanile se dominan extraordinarias vistas. Sobre la cúpula.

237. Desde el Campanile

Y sobre toda Florencia.

235. Desde el Campanile

245. Desde el Campanile

247. Desde el Campanile


251. Desde el Campanile

Luego, más paseo.

El palacio Antinori.

265. Palacio Antinori

Y la iglesia de San Miguel y Gaetano. De antiguos orígenes, pero cuyo actual aspecto barroco es obra de Buontalenti.

268. San Michele e Gaetano

269. San Michele e Gaetano

Y más calles.

271

hasta la plaza de Santa María Novella.

272. Piazza Santa Maria Novella

Y, pasando por San Lorenzo, a cenar en sus inmediaciones y a descansar.

277. San Lorenzo. Sacristía Nueva

A desayunar pronto y a hacer cola. Tocaba el plato fuerte museístico de Florencia, los Uffizi.

Como casi siempre a pasar por el Duomo.

282. Duomo

La via dei Caizaiuoli, probablemente la principal calle de la ciudad.

283. Via dei Caizaiuoli

Orsanmichele.

284. Orsanmichele

Y la plaza de la Señoría.

286. Piazza della Signoria

La copia del David de Miguel Ángel y el grupo de Hércules y Caco, éste original de Baccio Bandinelli enmarcan la entrada al palacio.

289. Entrada al Palazzo della Signoria

En los Uffizi aún no era hora de abrir, pero ya había cola.

290. Cola en los Uffizi

Los Uffizi es considerado el museo más antiguo de Europa y una de las mejores pinacotecas del mundo.

Pero no sólo la pintura ocupa en él un lugar destacado. la escultura desde la antigüedad está profusamente representada.

Sarcófagos romanos.

292. Uffizi. Sarcófago romano. Fecra e Hipólito. Siglo III

Copias romanas en mármol de los desaparecidos bronces originales griegos.

294. Uffizi. Leda y el cisne. Siglo II

295. Uffizi. Sátiro. Copia romana de los siglos II-III de un original griego en bronce del siglo II a. C.

Desde el tramo transversal que une las dos grandes alas del edificio se goza de espléndidas vistas sobre la ciudad.

298. Vistas desde los Uffizi

En el ala oeste aún no habían llegado las multitudes.

301. Los Uffizi

Al final la copia del Laocoonte realizada por Baccio Bandinelli.

303. Los Uffizi. Copia del Laocoonte del Vaticano

Luego Lucas Cranach con Adán y Eva.

307. Los Uffizi. Adán. Lucas Cranach el Viejo. 1458-1459

308. Los Uffizi. Eva. Lucas Cranach el Viejo. 1458-1459

También de su taller son los retratos de Martín Lutero y su esposa.

309. Los Uffizi. Martín Lutero y su mujer. Taller de Lucas Cranach el Viejo. 1458-1459

Recientemente terminó la remodelación de la sala denominada de Níobe. La iluminación lograda pone de relieve la excepcionalidad de este conjunto de esculturas, aunque se expongan descontextualizadas. Son copias romanas de un grupo original griego desaparecido. Fueron en 1583.

Níobe era hija de Tántalo y esposa del rey de Tebas. Tenía catorce hijos y osó menospreciar a la diosa Latona, que únicamente tenía dos, Apolo y Artemisa. Latona enfurecida los envió a los dos a matar a los hijos de Níobe lo que hicieron a flechazos.

La escultura de Níobe, destrozada por el dolor y dirigiendo la mirada suplicante al cielo, ocupa el centro de la sala. Sus hijos aparecen heridos o intentando huir con gestos dramáticos.

310. Los Uffizi. Sala de Niobe

311. Los Uffizi. Sala de Niobe

Es imposible describir una mínima parte del contenido del museo. haré pues una selección más o menos ajustada a mis gustos personales.

Esta representación de la Sagrada Familia, conocida como tondo (pintura circular) Doni, es la única pintura sobre tabla de Miguel Ángel

313. Los Uffizi. Tondo Doni. Miguel Ángel

Adoración de los Magos de Ghirlandaio

317. Los Uffizi. Adoración de los Magos. Ghirlandaio. 1487

Tríptico de Andrea Mantegna con La Ascensión, la Epifanía, y la Circuncisión. La mayoría de los críticos consideran que las diferencias entre las tres tablas hacen imposible que fuesen concebidas originariamente como tríptico.

323. Los Uffizi. Epifanía, Circuncisión, Ascensión. A. Mantegna. 1463-1464

La galería de los Uffizi no sería la misma sin las obras de Botticelli. Olvidado durante siglos, desde finales del siglo XIX este pintor es para muchos la mejor expresión del primer Renacimiento.

En esta Adoración de los Magos se supone que en el personaje de derecha que mira al espectador plasmó su autorretrato.

326. Los Uffizi. Adoración de los Magos. Botticelli. 1475

Virgen con ángeles y santos.

327. Los Uffizi. virgen con el Niño, ángles y santos. Botticelli. 1487-1488

Palas y el centauro.

329. Los Uffizi. Palas y el centauro. Botticelli. 1482-1485

La Anunciación.

331. Los Uffizi. Anunciación. Botticelli. 1489-1490

Y sus dos obras más populares. El Nacimiento de Venus.

330. Los Uffizi. Nacimiento de Venus. Botticelli.

Y La Primavera.

332. Los Uffizi. La Primavera. botticelli

La batalla de San Romano es obra de Paolo Uccello y formaba parte de un tríptico. Uccello, aún sumergido en el gótico internacional, hizo profundos esfuerzos por introducir en sus obras la perspectiva.

333. Los Uffizi. batalla de San Romano. paolo Uccello. 1435-1440

Santa Ana Triple con ángeles de Masolino. El tema de la Santa Genealogía, popularmente conocido como Santa Ana Triple, son representaciones de Santa Ana, la Virgen y el Niño. En este caso se trata de una pintura, pero es más frecuente la representación escultórica de este tema.

334. Los Uffizi. Santa Ana Triple con ángeles. Masolino. 1424-1425

Adoración de los Magos de Gentile da Fabriano. Esta obra es la más famosa del autor, máximo exponente del gótico internacional en Italia.

336. Los Uffizi. Adoración de los Magos. Gentile da Fabriano. 1423

Retratos de los Duques de Urbino de Piero della Francesca.

337. Los Uffizi. Duques de Urbino. Piero della Francesca. 1472-1475

La Majestad de Ognisanti de Giotto. Expuesta junto a obras de Duccio di Buoninsegna y de Cimabue permite ver las profundas innovaciones de la pintura de Giotto respecto a las otras.

338. Los Uffizi. Majestad de Ognisanti. Giotto. 1306-1310

La Anunciación de Simone Martini

339. Los Uffizi. anunciación. Simone Martini. 1333

La Virgen del jilguero de Rafael.

345. Los Uffizi. Virgen del jilguero. Rafael. 1505-1506

La Virgen del cuello largo de Parmigianino. La obra maestra del manierismo.

347. Los Uffizi. Virgen del cuello largo. Parmigianino. 1534-1540

Flora  de Tiziano.

348. Los Uffizi. Flora. Tiziano. 1515-1520

Venus de Urbino de Tiziano. El erotismo del desnudo de esta obra rompe con la tradición renacentista en que la desnudez corresponde a diosas o seres míticos. Aquí se trata de una mujer real.

352. Los Uffizi. Venus de Urbino.Tiziano. 1538

Bautismo de Cristo de Andrea del Sarto.

349. Los Uffizi. Bautismo de Crsto. Andrea del Sarto

La Anunciación de Leonardo da Vinci. Obra que había sido atribuida anteriormente a Ghirlandaio o a Verrocchio.

350. Los Uffizi. Anunciación. Leonardo. 1472

Judit decapitando a Holofernes de Artemisa Gentileschi. Fue ésta la primera mujer en convertirse en pintora de relieve. Fue violada por su preceptor lo que unido a los humillantes interrogatorios a que la sometieron en el juicio explicaría para muchos historiadores del arte la preferencia de Artemisa por este tema.

355. Los Uffizi. Artemisa Gentileschi

Medusa de Caravaggio.

357. Los Uffizi. Medusa. Caravaggio. 1595-1598

Baco de Caravaggio. Un ejemplo de como tomaba Caravaggio los modelos de personajes de la calle.

359. Los Uffizi. Baco. Caravaggio. 1597-1598

Era casi mediodía. Cruzamos el Ponte Vecchio.

363. Ponte Vecchio

Y nos dirigimos a reservar mesa en la Trattoria Casalinga. Toda una institución en el Oltrarno y donde habíamos estado hacía más de treinta años.

367. Trattoria Casalinga

Mientras esperábamos la hora para la que nos habían reservado mesa aprovechamos para visitar la iglesia de Santo Spirito, situada a unos pasos.

Su austera fachada no hace suponer lo que vamos a encontrar en su interior.

370. Santo Spirito

Sus tres naves con la central cubierta con artesonado son un ejemplo de la maestría en el dominio de la armonía y las proporciones de Brunelleschi, de quien es considerada la última de sus grandes obras.

371. Santo Spirito

A Casalinga a comer y a ver otro tesoro del Oltrarno, Santa María del Carmine.

Como sólo se puede acceder al interior en pequeños grupos en el claustro estuvimos un rato haciendo la digestión.

381. Sta, Mª del Carmine. Claustro

El principal interés de esta iglesia radica en la capilla Brancacci, salvada del incendio que en 1771 destruyó casi por completo el edificio.

Los frescos que la decoran son obra de Masaccio y de su alumno Masolino. En ellos se va abandonando el lenguaje gótico y fueron considerados modelo por los pintores renacentistas

400. Sta, Mª del Carmine. Capilla Brancacci

Hay escenas del Antiguo Testamento.

383. Sta, Mª del Carmine. Capilla Brancacci

Y otras dedicadas a la vida de San Pedro.

389. Sta, Mª del Carmine. Capilla Brancacci

390. Sta, Mª del Carmine. Capilla Brancacci

Hasta que anocheció otro paseo por los lugares mágicos de Florencia.

408. Campanile

413. Duomo y Campanile

419. Piazza San Lorenzo

Y a cenar en otro de los restaurantes florentinos más populares.

428. Saliendo de la Trattoria Za Za

El “ossobuco con fagioli” acompañado de un buen chianti era para recordar.

427. Trattoria Za Za

Empezamos el sábado en la Academia. Como está muy cerca del hotel y solemos madrugar, fuimos los primeros.

Fuimos directo al David de Miguel Ángel antes de que se llenase el lugar de gente.

Este gran bloque de mármol había estado arrinconado muchos años hasta que Miguel Ángel decidió emplearlo y obtuvo el resultado que vemos.

444. Accademia. David

Miguel Ángel realizó esta escultura para ser contemplada desde cualquier punto de vista

438. Accademia. David

La estatua estuvo ubicada en la plaza de la Señoría hasta que en 1910 fue sustituida por una copia y trasladada aquí.

445. Accademia. David

En la sala que precede a la cúpula bajo la cual está el David podemos ver los “prisioneros” de Miguel Ángel. Fueron concebidos para al tumba de Julio II y al no realizarse quedaron inacabados -como ocurre en tantas obras del maestro-. Aquí podemos ver dos y captar perfectamente como se están liberando de la piedra (la materia) que aprisiona su forma (la idea), reflejo de la filosofía neoplatónica dominante en aquel momento.

448. Accademia. Uno de los prisioneros de Miguel Ángel 1

451. Accademia. Uno de los prisioneros de Miguel Ángel 2

A su lado está la Piedad Palestrina, cuya atribución a Miguel Ángel es más que discutida dada la falta de documentación.

447. Accademia. Piedad de Palestrina

No acaban con éstas las obras artísticas que alberga la galería. Coloco únicamente un par de ellas, ambas aún plenamente góticas, para no hacerlo interminable.

 San Martín partiendo su capa de Lorenzo di Bicci.

456. Accademia. San Martín. Lorenzo di Bicci. 1380-1385

Crucifijo de Bernardo Daddi.

454. Accademia. Crucifijo. Bernardo Daddi. Mediados del XIV

Muy cerca de la Academia está el Museo Arqueológico. No es de los lugares más visitados de Florencia y sin embargo su contenido es auténticamente excepcional.

Tras pasar la entrada nos encontramos con una exposición didáctica con una selección de objetos de sus diversos apartados.

Como este sarcófago romano con grifos.

460. Museo arqueológico. Sarcófago romano. posiblemente relacionado con cultos órfico-pitagóricos. Alrededor año 100

Este vaso griego de figuras negras con escenas de amor cortesano.

461. Museo arqueológico. Nestoris con escenas de amor cortesano. Pintor de Roccanova. 360-340 a. C.

Estas momias de gato egipcias.

467. Museo arqueológico. Momias de animales, en este caso cánidos. Entre 672-332 a. C., época en que se difundió esta práctica.

Estos incensarios etruscos.

472. Museo arqueológico. Incensarios. Populonia. Tumba de los Flabelli. VII-VI a. C.

O este león funerario etrusco esculpido en tosca.

476. Museo arqueológico. León funerario etrusco en toba. 350 a. C.

Pasamos luego a la fantástica sección etrusca.

Con la Madre Matutina, imagen de una antigua deidad etrusca que posteriormente en el panteón romano se fusionó con la Aurora griega.

479. Madre Matutina..

La Quimera de Arezzo, el mejor bronce etrusco llegado hasta nosotros.

480. Museo arqueológico. La Quimera de Arezzo

La colección de urnas y sarcófagos es inmensa.

486. Museo arqueológico. Urnas etruscas

487. Museo arqueológico. Sarcófago etrusco

488. Museo arqueológico. Sarcófago etrusco

También la de cerámicas.

494. Museo arqueológico. Colección cerámica etrusca

494b. Museo arqueológico.

494c. Museo arqueológico. Kernos etrusco. De Orvieto. 350 a. C.

La sección egipcia es la mayor colección existente en Italia del país de los faraones después del museo Egipcio de Turín.

Mujer moliendo el grano para hacer cerveza. V dinastía (2465-2323 a. C.).

495. Museo arqueológico. Mujer moliendo el grano para hacer cerveza. V dinastía (2465-2323 a. C.)

Estela funeraria. XI dinastía (2135-1994 a. C.)

496. Museo arqueológico. Estela funeraria. XI dinastía (2135-1994 a. C.)

Tríada formada por un escriba y sus dos mujeres. 1550-1291 a. C.

499. Museo arqueológico. Un escriba y sus dos mujeres. 1550-1291 a. C.

El faraón Seti I y la diosa Hathor. Pintura procedente de la tumba del faraón (1289-1279 a. C.).

500. Museo Arqueológico. Tumba del faraón Seti I. El faraón y la diosa Hathor (1289-1279 a. C.)

Hay una buena colección de sarcófagos.

504. Museo arqueológico.

508. Museo arqueológico. Sarcófago de una cantante de Amón del escondrijo de Bab el Gasus. XXI dinastía (1069-945 a. C.)

512. Museo arqueológico.

De figuras y pequeños objetos procedentes del mundo egipcio hay infinidad.

509. Museo arqueológico.

Algunos de los contenidos del museo que se ven en la planta superior.

A título de ejemplo, la Minerva de Arezzo. Principios del siglo IV a. C.

524. Museo arqueológico. Minerva de Arezzo. 300-280 a. C.

La crátera llamada vaso François, para muchos considerado la mejor muestra de la cerámica ática de figuras negras.

525. Museo arqueológico. Vaso François. 565 a. C.

El Sarcófago de las Amazonas. Obra etrusca del IV a. C. Constituye un raro ejemplo de pintura al temple sobre mármol.

531. Museo arqueológico. Sarcófago de las Amazonas. Raro ejemplo de pintura al temple sobre mármol. IV a. C.

532. Museo arqueológico. Sarcófago de las Amazonas. Raro ejemplo de pintura al temple sobre mármol. IV a. C.

La cabeza de caballo en bronce del período helenístico, que fue tomada como modelo por Doantello y Verrocchio para sus obras ecuestres.

540. Museo arqueológico. Cabeza de caballo Medici-Riccarfdi. 350-320 a. C.

A corta distancia teníamos San Marcos y el convento adjunto, que contiene una colección excepcional de obras del Beato Angélico.

548. San Marcos

549. Convento de San Marcos. Claustro.

Muchos frescos de Fra Angélico en el claustro y dependencias adjuntas y también obras traídas de diferentes conventos.

El Descendimiento de la Cruz, obra en la que también colaboró Lorenzo Monaco.

 

551. Convento de San Marcos. Descendimiento de la Cruz. beato Angélico

El tabernáculo de los tejedores de lino con una marco de mármol diseñado por Ghiberti.

553. Convento de San Marcos. Tabernáculo de los tejedores de lino. Beato Angélico. 1435-1436

Al subir al primer piso nos sentimos deslumbrados al ver en lo alto de la escalera una de las mejores Anunciaciones del maestro.

554. Convento de San Marcos. La anunciación. Beeato Angélico

En el piso las celdas de los monjes muestran todas pinturas realizadas por él y sus ayudantes.

556. Convento de San Marcos. Celdas

557. Convento de San Marcos. Celdas

Savonarola estuvo en San Marcos y allí se conservan las celdas que ocupaba y enseres de su pertenencia.

562. Convento de San Marcos. Celdas. Homenaje a Savonarola

Una obra magnífica es la biblioteca, diseñada por Michelozzo, que intentó imitar la armonía y equilibrio que Brunelleschi había conseguido en Santo Espirito o San Lorenzo.

La colección de libros que atesoró esta biblioteca fue excepcional y era frecuentada por humanistas como Pico della Mirandola.

568. Convento de San Marcos. Biblioteca. Obra de Michelozzo

A comer otra vez en las cercanías del mercado de San Lorenzo.

569. Mercado de San Lorenzo

Ese día tocó pasta con boletus.

571. Comiendo en Vieccho Mercato

Un buen paseo para digerir. Primero hasta la plaza de Santa María Novella

575. Santa María Novella

Enfrente de la iglesia, en el lado opuesto de la plaza, está el antiguo Hospital de San Paolo, otra obra maestra de Michelozzo, decorado con medallones de Andrea della Robbia.

579. Loggia di San Paolo

578. Loggia di San Paolo

Proseguimos el paseo por la orilla del Arno, desde el puente alla Carrraia al de Santa Trinidad.

582. El Arno

Y luego al Ponte Vecchio.

583. El Arno

En dirección opuesta disfrutábamos de una puesta de sol de esas que se recuerdan.

584. El Arno

Por el centro nos detuvimos en el Mercato Nuovo.

 

600. Piazza del Mercato Nuovo

Aún no habíamos pasado estos días por la fuente del Porcellino. Este jabalí de bronce fue realizado por Pietro tacca en 1633 copiando un jabalí de mármol de época romana, copia a su vez de un original griego desaparecido.

Es muy popular entre los florentinos y aún más por los turistas, que colocan monedas en la boca del animal tras haberle frotado el hocico. Esto vale para tener suerte, para volver de nuevo a Florencia, para hacerse la foto o para cualquier otra ocurrencia turística.

612. Fuente del Porcellino

Al llegar a la plaza de la República ya se encendían las luces. Kilómetros habíamos hecho unos cuantos, pues a buscar la cena ya camino del hotel.

602. Piazza della Reppublica

El día siguiente era domingo. Las calles a primera hora vacías.

603. Las calles en domingo a primera hora

Nadie en la plaza de la República.

609. Piazza della Reppublica

610. Via Roma

Pero ya estaba abierto el café Gilli. Buen café y además como resistirse a acompañarlo de alguno de los muchos “atractivos” que se ven en sus vitrinas y escaparates.

608. Piazza della Reppublica. Café Gilli

El ponte Vecchio ofrecía esta inusual imagen.

613. Ponte Vecchio sin gente

El Oltrarno también sin gente. Via de Guicciardini

616. Via de Guicciardini

Plaza de Santa Felicita.