Relatos de viajes, excursiones y más.

San Pedro de Sesué

A la salida de Sesué hay que coger la pista señalizada “San Saturnino”. A los cuatrocientos metros desviar por otra pista que sale a la derecha en ascenso y, recorridos trescientos metros más, dejar el coche y seguir por una pista poco usada a la izquierda. A los pocos metros se desvía a la derecha una senda, señalizada y acondicionada hace poco, que conduce en dos minutos a la ermita, que ya se veía. Antes de limpiar esta senda había que subir desde la pista entre la maleza. Las coordenadas UTM son 31 T 0292632 y 4714995.

Ubicación de San Pedro

Únicamente queda la parte de levante de la nave y el ábside semicircular, muy deteriorado. El resto del muro norte se conserva hasta una altura de casi un metro, del resto del muro sur y del muro oeste puede aún seguirse su trazado en el suelo, entre la vegetación.

Los fragmentos de muros laterales que quedan permiten ver aún la arrancada de la bóveda, que debió ser de cañón. Un muro de época incierta, levantado a continuación de las pilastras que debían sostener un arco fajón, cierra, excepto en la parte central, la parte conservada de la ermita, posiblemente para utilizarla como cabaña.

El ábside, precedido de un arco triunfal con dovelas de piedra tosca, está cubierto con bóveda de cuarto de esfera. Tiene en el centro una pequeña ventana de medio punto, tapiada exteriormente. Hace unos años conservaba tres lesenas y alguna de las ménsulas, de piedra tosca, que sostenían las arcuaciones. Actualmente la maleza y el deterioro de los muros sólo permiten entrever algunos sillares de una lesena.

Ábside

Ábside. Interior

En el muro sur se conserva una ventana de doble derrame, muy deteriorada. En este mismo muro sur, junto al ábside, hay un nicho. Por debajo de éste se ven trazas de que pudo haber un banco de piedra adosado al muro. En el muro sur hay dos contrafuertes.

Ventana en el muro sur

En el interior, tirada por el suelo, había hace unos años una losa con un agujero de desagüe, que podría ser un ara de altar rota, ya que no tenía forma rectangular.

El aparejo es muy rústico, de sillarejo apenas escodado, colocado en hiladas desiguales. En el muro norte hay alguna hilada de piedras colocadas en vertical. La parte superior de los muros es aún más irregular.

Muro norte

Un campo de trabajo de alumnos de La Salle de Zaragoza consolidó los restos hace unos años, pero la naturaleza volvió a devorarlos, hasta que recientemente se han vuelto a limpiar de zarzas los muros y se ha acondicionado el camino.

Unos metros al norte de la ermita hay un montón de piedras y losas procedentes de la misma que hacen pensar que los restos conservados eran bastante más importantes no muchos años atrás.

Aramendia la llama San Pedro de Eresué, lo que no es correcto pues está en el término municipal de Sesué.

Bibliografía:

ARAMENDÍA, José Luís: El Románico en Aragón, vol. II, Cuencas del Ésera y Cinca, Librería General S.A., 2001, p. 136-137.

BENEDICTO, Roberto: Guía de la arquitectura románica en el valle de Benasque, Ayuntamiento de Benasque, 1995, p. 133-136.

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 287-288.

IGLESIAS COSTA, Manuel: Arte Religioso del Alto Aragón Oriental, Arquitectura Románica, tomo IV, Prames, Zaragoza, 2004, p. 119-121.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: