Relatos de viajes, excursiones, románico y más.

Nuestra Señora del Congost (antes San Pedro de Chiriveta)

A Chiriveta se accede por pista al sur que sale de la carretera del Valle de Arán poco antes de llegar a Pont de Montanyana. Desde el pueblo un camino señalizado – que conserva tramos empedrados y enlosados y escalones tallados en la roca- conduce hasta la ermita en unos cincuenta minutos. Actualmente se han construido pistas que dejan muy cerca. Las coordenadas UTM son 31 T 0309352 y 4663563.

De una nave cubierta con bóveda de cañón ligeramente apuntada y ábside semicircular cubierto con bóveda de cuarto de esfera. Ambas bóvedas arrancan de una imposta biselada. El ábside está precedido de un arco triunfal.

Interior

En el centro del ábside se abre una ventana de doble derrame con el arco tallado en un solo sillar.

Ventana del ábside

En su parte superior, al exterior, conserva una serie de agujeros de andamiaje, distribuidos regularmente.

Ábside

El ábside se levanta sobre un zócalo, cuyo aparejo es distinto y bien podría corresponder al ábside de una obra anterior.

Zócalo del ábside

Encima del arco que precede al ábside, en el hastial, hay una pequeña ventana de medio punto, monolítica.

La portada se abre a poniente. Es de arco de medio punto con las dovelas protegidas por un guardapolvos biselado, que arranca de una imposta también biselada. El guardapolvos está decorado con diversos objetos, muchos de ellos perdidos o desgastados. En las dovelas y en las jambas hay muchas cruces grabadas.

Portada

Encima de la puerta hay una ventana similar a la del ábside. A ambos lados de ella unos mechinales se abren hasta el interior.

Desde el noroeste

Hay que descender cuatro escalones para acceder a la nave.

A la izquierda de la puerta hay una rústica pila de agua bendita de forma troncocónica sobre una pilastra.

Todo el pavimento es de losas.

Un banco de piedra sigue por el interior los muros laterales y continúa en el muro de poniente. a ambos lados de la puerta, donde es doble.

En época indeterminada, a poniente, se añadió un coro de madera, accesible por una escalera de obra, que fue deshecho en la reciente restauración.

El aparejo exterior es cuidado, de sillares regulares bien escodados y pulimentados, excepto en el zócalo del ábside y en el muro sur en la parte inferior del tramo más cercano a los pies, donde es de sillarejo sin pulir. En el interior, los buenos sillares corresponden a la cabecera, a la parte de los muros laterales más cercana a ella y a las bóvedas.

 La cubierta es de losas con el alero sostenido por una cornisa biselada en el ábside y los muros laterales.

Esta iglesia es citada en 1092. De esa época sería el zócalo del ábside, y posiblemente la parte inferior de los muros laterales de aparejo menos cuidado. El resto cabe fecharlo ya en pleno siglo XIII.

 Fue restaurada en 1996 con ayuda de helicóptero para el transporte de materiales. Se suprimió el coro, se repicaron los muros interiores, se puso una puerta y se cerraron los vanos con láminas de alabastro. El altar se separó del fondo para adaptarlo a la liturgia actual.

A ambos lados de la puerta hay en el exterior unos grandes sarcófagos. Posiblemente proceden del interior de la iglesia.

Sarcófago

La talla gótica de la Virgen fue trasladada aquí desde la otra ermita en ruinas y de más difícil acceso (esto debió motivar el cambio de advocación). Más tarde la imagen se trasladó a la iglesia parroquial de Puente de Montañana y actualmente está en Arén. La Virgen del Congost curaba en la comarca males de pecho y oídos.

Anteriormente se celebraba una romería el día de la Ascensión, que era el nombre con el que era conocida hace años la ermita.

Se buscó para construirla un lugar muy especial con el muro sur prácticamente sobre el precipicio y el de poniente a pocos metros. Entre el muro norte y la roca queda muy poco espacio. Esta situación extraordinaria dota al lugar de un gran encanto y de unas vistas espectaculares.

Vista desde la otra orilla del Noguera Ribagorzana

No creo que fuese esta ermita ni la parroquial de Chiriveta ni la capilla del castillo por la distancia a ambos lugares. O bien se construyó ya como ermita o bien en un principio pudo pertenecer a una pequeña fortificación o núcleo de población, a cuyos restos corresponderían las ruinas de construcciones que aún pueden observarse en el abrigo situado al oeste. Se trataría de un ejemplo de hábitat semirrupestre de los muchos que en esta zona se desarrollaron en los siglos medievales.

Mucho menos sería la parroquial de Montgay tal como aparece en el SIPCA (“Sistema de Información de Patrimonio Cultural Aragonés”). Quizás algún día habría que plantearse con quién y cómo se realizan los inventarios patrimoniales desde las instituciones.

Existen los restos de otra ermita con la misma denominación más abajo, a orillas del río. No he conseguido hasta el momento acceder a ella. Aquí se puede ver en la fotografía el ábside. A la derecha, en el lugar donde se estrecha el embalse, junto a los árboles.

Bibliografía:

ACÍN FANLO, José Luís y LORENZO BURILLO, Antonio: Ermita de Nuestra Señora del Congost de Chiribeta, Prames, Zaragoza, 1998.

ARAMENDÍA, José Luís: El Románico en Aragón, vol. I, Cuencas del Noguera Ribagorzana y del Isábena, Librería General S.A., 2001, p. 96-99.

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 510-511.

IGLESIAS COSTA, Manuel: Arte Religioso del Alto Aragón Oriental, Arquitectura Románica, tomo II, Prames, Zaragoza, 2003, p. 150-153.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: