Relatos de viajes, excursiones y más.

El 30 de junio salimos de Graus con la intención de visitar algunas de las grandes catedrales góticas francesas, aunque luego fuésemos variando los objetivos sobre la marcha.

Nuestra primera parada fue en Bourges. Hotel bastante céntrico, llegada y en cinco minutos a la ciudad.

001. Bourges. Hotel

El primer alto en el palacio Jacques Coeur.

003. Bourges. Palacio Jacques-Coeur

Este personaje, de gran fortuna, llegó a ser tesorero del rey. considerado por muchos practicante de la alquimia, a él y al palacio dedica buen espacio Fulcanelli en “El misterio de las catedrales”.

006. Bourges

De allí por tranquilas calles hacia la catedral.

008. Bourges. Catedral

La catedral de San Esteban de Bourges con sus cinco portadas en la fachada oeste, que anuncian sus cinco naves, impresiona aunque falte perspectiva para contemplarla bien en su integridad.

010. Bourges. Catedral

El portal central está dedicado al Juicio Final.

011. Bourges. Catedral. Portada central 1

013. Bourges. Catedral. Portada central. Detalle

El aspecto exterior revela las reformas y transformaciones experimentadas, no siempre acertadas.

019. Bourges. Catedral

020. Bourges. Catedral

En sus fachadas laterales se  reutilizaron las portadas de la anterior catedral románica.

025. Bourges. Catedral. Portada fachada sur

Portada de la fachada sur

El interior llama la atención la altura de las naves y la luminosidad que entra por las vidrieras. la ausencia de transepto le da una visión unitaria de la que carecen otras catedrales.

027. Bourges. Catedral. Interior

En el coro y el deambulatorio aumenta la sensación de elevación.

028. Bourges. Catedral. Presbiterio

Las vidrieras de diversas épocas forman uno de los conjuntos más célebres de Francia. Las más antiguas revelan su parentesco con las de Chartres.

033. Bourges. Catedral. Vidrieras

034. Bourges. Catedral. Vidrieras

037. Bourges. Catedral. Vidrieras

038. Bourges. Catedral. Vidrieras

El complicado reloj astronómico diseñado en 1424 por el astrónomo Jean Fusoris, puede contemplarse adecuadamente restaurado.

041. Bourges. Catedral. Reloj astronómico

Las casas con entramados de madera forman parte del Bourges más antiguo.

044. Bourges

La plaza Gordaine, antiguo mercado medieval, sigue centrando buena parte de la vida ciudadana.

046. Bourges

El cierre de los comercios va alejando, como es habitual en Francia y otros países, la vida de las calles y entre ello y el cansancio del viaje regresamos pronto al hotel donde cenamos y nos acostamos.

050. Bourges

Bien temprano hacia la cercana La Charité-sur-Loire. Contemplarla desde el puente ya promete mucho.

054. La Charité-sur-Loira

Su origen estuvo en un priorato cluniacense que en el siglo XII llegó a tener más de 200 monjes y del que dependían 45 monasterios en toda Europa. Su iglesia de Nuestra Señora era la más grande de Europa tras la de Cluny.

056. La Charité-sur-Loira

La iglesia conserva la torre-campanario de la Santa Cruz, una de las dos que enmarcaban la fachada.

057. La Charité-sur-Loira

Un portal gótico da acceso a la plaza que ocupa el lugar de los tramos de las naves desaparecidos.

059. La Charité-sur-Loira

La iglesia ha sufrido graves daños a través de los tiempos, pero el transepto  y el coro conservan su elegancia románica.

081. La Charité-sur-Loira. Presbiterio bajo falso triforio

Dos interesantes tímpanos esculpidos, uno de ellos trasladado al interior, recuerdan la magnificencia escultórica del lugar.

071. La Charité-sur-Loira. Tímpano de portada exterior

082. La Charité-sur-Loira. Tímpano procedente de portada exterior, hoy en crucero sur

El recuerdo a Juana de Arco aparece también en este lugar, que fue sitiado por ella pero que no consiguió tomar.

079. La Charité-sur-Loira. Estatua de Juana de Arco

Los reacondicionados jardines permiten una buena visión de la cabecera.

084. La Charité-sur-Loira

Claustro, refectorio y restantes dependencias están siendo restauradas.

Pero no se acaba la visita de la ciudad sin darse un paseo por sus murallas y callejuelas.

090. La Charité-sur-Loira

El extraordinario puente sobre el Loira, parte también del camino de Santiago, nos despedía de la ciudad.

093. La Charité-sur-Loira

No muy lejos aparecía ante nuestros ojos Vezelay. Aunque ya la conocíamos es siempre un descubrimiento.

094. Vezelay

Nos sorprendió lo llenos que estaban los aparcamientos, más cuando subiendo hacia la basílica no se veía demasiada gente en las calles.

096. Vezelay

En la plaza, frente a Santa Magdalena, sí que había algo más de gente de lo habitual.

099. Vezelay

El porqué de tantos coches y movimiento lo entendimos ya al acceder al nártex. Había misa concelebrada presidida por el arzobispo de Sens-Auxerre para la ordenación sacerdotal y diaconal de varios miembros de la Comunidad de San Juan.

Si ya el acceso al nártex y su portal en Vezelay es de por sí único. Iluminado y con la iglesia abarrotada resulta aún más excepcional.

102. Vezelay

103. Vezelay

Los templos nacieron para la liturgia, no sólo para contemplarlos fríamente aunque sean tan bellos como éste. Verlos dotados de vida es otra experiencia.

104. Vezelay

Tuvimos que esperar al final de la ceremonia para visitar la nave con tranquilidad.

113. Vezelay

Con sus maravillosos capiteles.

P1150348. Interior Combate fabuloso

P1150356. Interior. David y Goliat

Y poder descender también a la cripta.

110. Vezelay. Cripta

Contemplando los tímpanos de las tres portadas y los capiteles del nártex nos despedimos de Vezelay hasta la próxima, porque a Vezelay se vuelve seguro.

103. Vezelay

Portal central

P1150320. Nártex. portada norte

Portal norte

P1150323. Nártex. Portada sur

Portal sur

P1150335. Nártex. Sansón matando el león

P1150340. Nártex. La tentación de San Benito

Llegamos a Reims. El hotel estaba en las afueras, pero en los alrededores había restaurantes y ya no fuimos al centro. El día ya había sido bastante intenso.

Reims la visitamos el día siguiente. Era domingo y temprano, por consiguiente para empezar aparcamiento junto a la catedral.

127. Reims. Catedral

132. Reims. Catedral. Torre norte

Las portadas para nosotros solos, excepto la central en restauración.

133. Reims. Catedral. Portada norte de la fachada oeste

Portada norte

Portada sur

Portada sur

El conocido Ángel de la Sonrisa parecía agradecernos la compañía.

134. Reims. Catedral. Portada norte de la fachada oeste

La catedral de Reims es conocida como la catedral mártir debido a los intensos bombardeos sufridos durante la Primera Guerra Mundial. Los esfuerzos para restaurarla han merecido la pena.

148. Reims. Catedral. Interior

Al penetrar en el interior hay que girarse y contemplar el reverso de la fachada, bellamente esculpido con las imágenes rodeando el rosetón.

145. Reims. Catedral. Portada central. Interior

Lástima que el día no fuese excesivamente luminoso para sacar todo el provecho de la contemplación de las vidrieras.

151. Reims. Catedral

153. Reims. Catedral

En la cabecera las vidrieras de Marc Chagall aportan un toque distintivo de modernidad.

158. Reims. Catedral. Vidrieras marc Chagall

De la catedral fuimos paseando hasta Saint Remi. Las calles seguían casi desiertas.

169. Reims

Detrás de Saint Remi el monumento que conmemora el bautismo de Clodoveo en 498, que muchos relacionan con el nacimiento de Francia.

175. Reims. Escultura bautismal de Clodoveo

El exteriort de Saint Remi no hace imaginar lo que hallaremos en el interior.

174. Reims. St-Remi

St-Remi desde el sudeste

St-Remi. fachada occidental

St-Remi. fachada occidental

El interior me pareció de las más bellas iglesias que nunca haya visto.

186. Reims. St-Remi. Nave central

St-Remi. Nave central

181. Reims. St-Remi. Presbiterio

St-Remi. Presbiterio

En el presbiterio se puede contemplar el mausoleo de San Remi con las imágenes de los doce pares de Francia.

196. Reims. St-Remi. Mausoleo

Otra de las obras interesantes de la iglesia es un Cristo de tradición románica.

199. Reims. St-Remi. Mausoleo

También hay bonitas vidrieras.

185. Reims. St-Remi. Interior hacia los pies

Me impactó en especial el deambulatorio, que produce la impresión de que estás en un claustro.

191. Reims. St-Remi

Desandamos el camino hacia la catedral para ver el Palacio del Tau y sus contenidos museísticos.

204. Reims. Palacio del Tau

Destacan las piezas del denominado tesorro como el relicario de Santa Úrsula con incrustaciones de coral.

207. Reims. Palacio del Tau. Relicario de Santa Úrsula

O el cáliz de la coronación de los reyes, del siglo XII.

208. Reims. Palacio del Tau. Calíz de coronación de los reyes (1150-1175)

O el relicario de la Santa Ampolla, mostrado en dos partes.

209. Reims. Palacio del Tau. Relicario de la Santa Ampolla (XVIII)

211. Reims. Palacio del Tau. Relicario de la Santa Ampolla (XVIII)

O el collar de la Orden del Santo Espíritu.

218. Reims. Palacio del Tau. Collar de la Orden del Santo Espíritu

Tapices y esculturas procedentes de la catedral, donde algunas han sido sustituidas por copias para evitar su deterioro a la intemperie completan el museo.

Son bellísimos una serie de capiteles sobre Adán y Eva

219. Reims. Palacio del Tau. Palacio del Tau. Esculturas de Adán y Eva procedentes del transepto norte de la catedral

 De algunas estatuas puede apreciarse en la cercanía su descomunal tamaño como en este Abraham de la portada de la catedral.

223. Reims. Palacio del Tau. Abraham procedente del pórtico de la catedral

O en esta Magdalena de la fachada.

224. Reims. Palacio del Tau. La Magdalena procedente de la fachada de la catedral

 Provechosa visita la de Reims, sin gente que es lo mejor que nos puede ocurrir.

No teníamos previsto al iniciar el viaje llegarnos a Bélgica, pero como enamorados que somos de Gante y Brujas, nos pareció que estando cerca no podíamos obviar esas ciudades.

En Gante a hotel conocido, junto a la Ópera y a dos pasos del centro. Inmediatamente salida.

La Ópera

La Ópera

Enseguida San Nicolás.

233. Gante. San Nicolás

Y el Beffroi.

275. Gante

Nos sorprendió el nuevo Pavellón Municipal, que no conocíamos, y el agradable restaurante-cafetería situado en su planta baja

235. Gante. Pavellón Municipal

Entramos en San Bavon, pero ya habían cerrado la capilla donde se exhibe la Adoración del Cordero Místico de los Hermanos Van Eyck. Lo tuvimos que dejar para el día siguiente por la mañana.

Seguimos calle Limburg hasta el monumento a los hermanos Van Eyck.

253. Gante. Monumento a los hermanos Van Eyck

Y el castillo de Gerardo el Diablo.

252. Gante. Castillo de Gerardo el Diablo

254. Gante

Media vuelta y a desandar lo hecho.

255. Gante

Hasta el puente de San Miguel donde se toman las fotos más populares de la ciudad.

259. Gante

262. Gante

Seguimos por Korenlei y Graslei.

263. Gante

264. Gante

270. Gante

Todo el centro estaba muy animado como suele ser habitual en Gante con sus cervecerías y sus tradicionales carritos de “Narices de Gante”, popular dulce de frambuesa.

273. Gante. Las narices de Gante

Cenamos y esperamos que anocheciera para pasear un rato por el Gante iluminado. Iluminado lo estaba, pero la noche no acababa de llegar pese a la hora.

281. Gante

283. Gante

285. Gante

289. Gante

Aún sin acabar de oscurecer fuimos a acostarnos para ver si al día siguiente podíamos estar en San Bavón antes de la llegada de las multitudes turísticas.

Como siempre, madrugamos, desayunamos en la cafetería del Pavellón Municipal y aún echamos un vistazo a San Bavón antes de que nos abriesen el retablo.

302. Gante. San Bavón

San Bavón. Nave principal

247. Gante. San Bavón

San Bavón. Púlpito

300. Gante. San Bavón. Cripta

San Bavón. Cripta

El retablo lo disfrutamos durante una hora con muy poca gente. Sólo él justifica sobradamente una visita a Gante.

Cordero mistico

Cumplido el objetivo, hacia Brujas. Pocos kilómetros y otra vez a hotel conocido.

305. Brujas. Hotel

En un agradable paseo al centro.

306. Brujas

En Markt, la Gran Plaza de Brujas, comimos. Lógicamente restaurante para turistas, pero el lugar lo merece.

308. Brujas. Markt

Para hacer la digestión Burg, la plaza adyacente. Con su Palacio de Justicia.

314. Brujas. Burg

Y su basílica de la Santa Sangre, reliquia venerada en la iglesia superior.

316. Brujas. Capilla de la Santa Sangre. San Basilio

Y cuya iglesia inferior es de las escasas muestras del románico de Flandes.

317. Brujas. Capilla de la Santa Sangre. San Basilio

321. Brujas. Capilla de la Santa Sangre. San Basilio

Un paseo por los canales y el Dijver, donde Brujas se transforma en la Ciudad de los Cuentos, nos acercó hasta Nuestra Señora.

323. Brujas

324. Brujas

327. Brujas. Djiver

329. Brujas. Djiver

 

Desafortunadamente encontramos la bella iglesia gótica de Nuestra Señora en plena restauración.

332. Brujas. Nuestra Señora

Eso no nos impidió contemplar la mayoría de las obras conservadas en su interior, en especial la Virgen con el Niño de Miguel Ángel.

338. Brujas. Nuestra Señora. Virgen con Niño de Miguel Ángel

Qué mejor en Brujas para completar la tarde que un paseo por el Minnewater y alrededores.

345. Brujas. Minnewater

Con sus cisnes.

347. Brujas. Minnewater

Y la paz del Begijnhof, donde las monjas viven su completo retiro en pleno casco urbano.

348. Brujas. Begijnhof

Los alrededores son también un remanso de paz.

351. Brujas. Begijnhof

Volvimos al centro pasando por el encantador puente de San Bonifacio, quizás el rincón más peculiar de la ciudad.

352. Brujas. Puente de San Bonifacio

354. Brujas. Desde el puente de San Bonifacio

Al atardecer las multitudes ya han empezado a abandonar el centro y todo se vuelve más agradable, más con los colores que van adquiriendo calles y edificios.

361. Brujas

362. Brujas

364. Brujas. Markt

365. Brujas. Markt

366. Brujas. Markt

El regreso hacia el hotel tras la cena aún por calles menos transitadas.

372. Brujas

Los comercios cerrados hacía horas, pero en sus escaparates aún podían verse cosas muy belgas como este amplísimo surtido de sus estupendas cervezas.

374. Brujas

Y en los canales desfiles de cisnes como el siguiente.

375. Brujas

Al amanecer como siempre madrugón y de nuevo entrada en Francia.  Destino: Amiens.

Y en Amiens, lógicamente, a la catedral, el mayor edifico gótico de Francia. Se dice que podría contener en su interior Notre-Dame de París.

379. Amiens. Catedral

388. Amiens. Catedral

La fachada que fue restaurada no hace muchos años es un museo escultórico de excepción. Como muestra el tímpano del portal central dedicado al Juicio Final.

390. Amiens. Catedral. Portal central de la fachada oeste

O los paneles tetralobulados a amboa lados dle mismo portal dedicados al Zodíaco y a los meses del año en la mejor tradición medieval.

392. Amiens. Catedral. Portal norte de la fachada oeste

393. Amiens. Catedral. Portal norte de la fachada oeste

El interior impresiona por su amplitud y luminosidad.

397. Amiens. Catedral. Interior

Tras la fachada, bajo el rosetón, está el gran órgano.

401. Amiens. Catedral. Órgano

En el centro de la nave está el laberinto en el cual dejaron sus nombres los arquitectos de la iglesia. Los peregrinos lo recorrían de rodillas. Y con los años ha suministrado mucho material a los amigos de lo esotérico.

406. Amiens. Catedral. Pavimento y laberinto

407. Amiens. Catedral. Pavimento y laberinto

Es curiosa la pila bautismal cuya función original fue servir para lavar los muertos.

410. Amiens. Catedral. Recipiente para lavar a los muertos usado como pila bautismal

A ambos lados del deambulatorio una serie de bajorrelieves narran en el lado norte la vida de San Juan Bautista.

412. Amiens. Catedral. Deambulatorio, pared norte del coro. Vida de San Juan

Y en el sur la de San Fermín.

424. Amiens. Catedral. Deambulatorio, pared sur del coro. Vida de San Fermín

En el trascoro encontramos una de las imágenes más conocidas de la catedral: el conocido como Ángel Llorón.

420. Amiens. Catedral. Trasacoro. Ángel Llorón de Nicolás Blasset

Las vidrieras, como en todas las catedrales góticas, no son uno de los menores atractivos.

418. Amiens. Catedral. Deambulatorio, pared norte del coro. Vida de San Juan

423. Amiens. Catedral

Con un paseo por el barrio de St-Lieu nos despedimos de Amiens, que aunque tenga mucho más para ver a todas partes no se llega.

430. Amiens. Catedral. Deambulatorio, pared sur del coro. Vida de San Fermín

De Amiens a Laon. Aunque la mayoría de la población y muchos hoteles están en la ciudad baja junto a las carreteras, el interés de Laon radica en su ciudad alta.

Hoy pequeña ciudad de provinicas, tuvo un grandioso pasado. De aquí era San Remigio, que como obispo de Reims consiguió bautizar a Clodoveo y convertir así a los francos al catolicismo. Los obispos de Laon fueron pares de Francia. En el siglo IX fuer un gran centro intelectual que contaba con la presencia entre otros de Juan Escoto Eriugena.

Entramos en el interior de las murallas que rodean la ciudad alta a través de la puerta de Ardon.

432. Laon. Puerta de Ardon

Cualquier rincón de la ciudad merece que uno se detenga.

433. Laon

438. Laon

Antes de entrar en la catedral hicimos la visita del claustro.

440. Laon. Claustro

Que contiene detalles que llaman la atención como el siguiente capitel.

446. Laon. Claustro

 La catedral, no tan majestuosa como la de Amiens, tiene también tres portadas entre dos hermosas torres.

449. Laon. Catedral

El interior sorprende por su altura.

453. Laon. Catedral. Interior

Curiosaamnete la cabecera es plana, lo que no es excesivamente habitual.

460. Laon. Catedral. Coro

Las vidrieras de dicha cabecera son obras de excepción.

461. Laon. Catedral

Especialmente el denominado Rosetón del Apocalipsis.

464. Laon. Catedral

La vidriera del rosetón del transepto norte está dedicada a las Artes Liberales.

455. Laon. Catedral

456. Laon. Catedral

En la catedral hay un par de pilas bautismales románicas de las cuales una nos interesó en especial.

482. Laon. Catedral. Pila bautismal 2

En  las fachadas laterales destacan divertidas gárgolas.

484. Laon. Catedral. Gárgola

485. Laon. Catedral. Gárgola

Al norte de la catedral está el palacio de Justicia, antiguo Palacio Episcopal.

487. Laon. Palacio de Justicia

La ciudad alta se extiende en dirección oeste de forma estrecha y alargada. La atravesamos por completo siguiendo la calle principal pasando por sus principales edificios.

489. Laon

Hasta llegar a la iglesia gótica de San Martín

490. Laon. San Martín

De allí regresamos a buscar el coche disfrutando de bonitas panorámicas.

495. Laon

La cena ya la hicimos en el hotel, en la ciudad baja, pues ya no estábamos para paseos nocturnos.

El día siguiente el alto en el camino fue la ciudad de Sens. Ciudad de fácil, barato y sombreado aparcamiento.

501. Sens

Frente a frente se hallan el Mercado Cubierto y la catedral.

502. Sens

503. Sens. Catedral

La portada central de la fachada oeste tiene el tímpano dedicado al martirio de San Esteban y en el parteluz una estatua de San Esteban que se salvó de su destrucción durante la Revolución gracias a llevar un gorro frigio. En las jambas están las Vírgenes Necias y las Vírgenes Prudentes.

504. Sens. Catedral. Portada central

El portal norte está dedicado a la vida de San Juan Bautista.

505. Sens. Catedral. Portada norte

Y el portal sur a la Virgen.

506. Sens. Catedral. Portada sur

En el interior entre la nave central y las laterales se alza el triforio y más arriba una serie de ventanales altos. Los pilares fuertes y débiles alternan, característica propia del gótico primitivo y también del románico centroeuropeo.

508. Sens. Catedral. Interior

Hay vidrieras bellísimas aunque la mayoría son de época posterior a la construcción de la catedral.

518. Sens. Catedral

520. Sens. Catedral

Circunvalando la catedral se puede ver la portada de la fachada sur.

521. Sens. Catedral. Portada en fachada sur

Y la cabecera desde los bonitos y tranquilos jardines de la Orangeria.

523. Sens. Catedral

El tesoro y el museo adjuntos a la catedral cierran a mediodía, por consiguiente paramos a comer justo en una terracita frente a la catedral. Buen lugar y excelente cerveza la rubia de Sens.

Aún tuvimos tiempo de pasear hasta los edificios más antiguos de Sens. La llamada Casa de Abraham.

528. Sens. Casa de Abraham

Y la plaza del Mercado de los Cerdos.

529. Sens. Plaza del Mercado de Cerdos

El tesoro es uno de los más impresionntes de Francia, con magníficos vestidos medievales, orfebrería, tallas en madera y relicarios de todo tipo.

El peine de San Lupo del siglo VII es una de las obras más famosas.

550. Sens. Museo-tesoro del palacio synodal. peine de San Lupo

También el Santo Cáliz de la segunda mitad del XII.

534. Sens. Museo-tesoro del palacio synodal. Santa Caliz (2ª mitad del XII)

O esta arqueta-relicario con esmaltes, del XIII.

540. Sens. Museo-tesoro del palacio synodal. Caja relicario. XIII

O el cofre bizantino en márfil (XII) usado como relicario.

544. Sens. Museo-tesoro del palacio synodal. Cofre usado como relicario. Tal vez procede de Bizancio. XII

Pasando del tesoro al resto del museo hay unas buenas vistas sobre la Orangería.

562. Sens. La Orangería desde el Museo

Las antigüedades galorromanas merecen una detenida visita, pero el tiempo apremiaba. De todos modos las visitamos y pudimos ver mosaicos de calidad.

564. Sens. Museo-tesoro del palacio synodal. Mosaico del caballo del Sol

Y curiosidades como el denominado tesoro de Villethierry, conjunto de joyas de la Edad del Bronce.

567. Sens. Museo-tesoro del palacio synodal. El tesoro de Villethierry

La tarde ya avanzaba y emprendimos camino a St-Benoît-sur-Loire. En esta pequeña población sí que fue fácil aparcar, así como encontrar el hotel, por cierto más que recomendable.

568. St-Benoît-sur-Loire. Hotel

A escasa distancia se halla la abadía de Fleury. Aquí reposan los restos de San Benito, fundador de la orden benedictina, trasladados aquí desde  la de Monte Casino, años después de la destrucción de ésta por los lombardos. Italianos y franceses aún disputan por quien tiene más huesos con el ADN correcto, pero eso es cosa suya, que no menoscaba en absoluto el valor artístico de esta basílica.

La torre tiene su planta baja dividida en nueve cuadrados y los pilares que la sustentan muestran maravillosos capiteles.

591. St-Benoît-sur-Loire.

597. St-Benoît-sur-Loire

Según te mueves por dentro los colores y formas cambian, constituyendo un espectáculo único.

573. St-Benoît-sur-Loire. Porches bajo la torre

574. St-Benoît-sur-Loire. Porches bajo la torre

575. St-Benoît-sur-Loire. Porches bajo la torre

576. St-Benoît-sur-Loire. Porches bajo la torre

Asistimos después a los oficios de Vísperas y esperamos a que acabaran para visitar la iglesia.

602. St-Benoît-sur-Loire

Pero poco pudimos ver de ella porque iban a cerrar. De todos modos aún vimos la portada gótica del muro norte.

588. St-Benoît-sur-Loire.Portal norte 3

El día siguiente de buena mañana volvimos a la abadía al rezo de laudes. La torre mostraba una luz completamente distinta a la del atardecer.

P1160083

Ahora sí que cuando finalizaron los oficios la pudimos ver con tranquilidad.

582. St-Benoît-sur-Loire. Coro

Coro

Tras la portada norte se descubrió hace un tiempo un interesante friso románico inacabado.

583. St-Benoît-sur-Loire. Interior portada norte

El mosaico de mármol de origen tardorromano que pavimenta el coro es una preciosidad.

614. St-Benoît-sur-Loire. Mosaico coro

606. St-Benoît-sur-Loire. Mosaico coro

En la cripta se guarda la arqueta con los restos de San Benito.

610. St-Benoît-sur-Loire. Cripta

Arqueta

Muy cerca de Saint Benoît está la aún más pequeña población de Germigny-des-Prés. El interés para visitarla radica en que aquí se hizo construir Teodulfo su oratorio privado.

Teodulfo fue un noble de origen visigótico, que fue obispo y abad en St-Benoît y erudito importante en el denominado renacimiento carolingio, llegando a suceder a Alcuino de York como consejero teológico de Carlomagno.

614. Germigny-des-Prés

El oratorio que era originalmente de cruz griega se le añadió una nave en el siglo XV.

617. Germigny-des-Prés. Interior

En el siglo XIX la iglesia es restaurada, más bien reconstruida, modificando profundamente su aspecto original.

619. Germigny-des-Prés

El mayor tesoro que conserva es el espléndido mosaico carolingio que cubre la bóveda del ábside oriental. Estaba cubierto por estuco hasta que éste se empezó a desprender y el cura advirtió que estaba allí. Lo forman más de 130000 teselas.

635. Germigny-des-Prés. Brazo norte oratorio

La cabecera desde le exterior es quizás lo que más nos puede acercar a una idea de cómo fue, pese a haberse eliminado dos absidiolas que tuvo.

653. Germigny-des-Prés

654. Germigny-des-Prés

El actual ábside central es el que contiene en su bóveda el mosaico.

657. Germigny-des-Prés

El recorrido previsto inicialmente -y sus ampliaciones- se había agotado, por consiguiente vuelta a casa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: