Relatos de viajes, excursiones y más.

ARGENTINA

El día 15 de noviembre por fin iniciábamos un viaje que hacía años queríamos hacer. De Barbastro como siempre a Barcelona y en vuelo directo de Aerolíneas Argentinas a Buenos Aires.

El vuelo aburrido, mal atendidos y sin ni siquiera luces para leer. Pero tras el palizón llegamos a Buenos Aires.

001. Buenos Aires. Aeropuerto

Trámites de entrada, recogida de maletas y al hotel, situado en pleno centro de la ciudad, en el barrio de la Recoleta, a descansar un rato.

005. Buenos Aires. Hotel Intersur Recoleta

Con el sueño cambiado resultaba difícil dormir, por consiguiente a dar un paseo hasta las cercanas plazas, centro del barrio. Lo primero que llama la atención al llegar a ellas es el enorme gomero, árbol con más de doscientos años y un descomunal tamaño.

036. Buenos Aires. Plaza R. J. Carcaño. El Gomero

Poco más allá se encuentra la iglesia de Nuestra Señora del Pilar.

009. Buenos Aires. Ntra. Sra. del Pilar

Y casi junto a ella el conocido cementerio de la Recoleta.

011. Buenos Aires. Cementerio de la Recoleta

Este cementerio, original del siglo XIX, contiene las tumbas de relevantes personajes de la historia argentina. Sus panteones y mausoleos rivalizan en la majestuosidad de sus decoraciones escultóricas.

017. Buenos Aires. Cementerio de la Recoleta

021. Buenos Aires. Cementerio de la Recoleta

023. Buenos Aires. Cementerio de la Recoleta

024. Buenos Aires. Cementerio de la Recoleta

032. Buenos Aires. Cementerio de la Recoleta

031. Buenos Aires. Cementerio de la Recoleta

En los aledaños el fin de semana se instala un importante mercado artesanal.

033. Buenos Aires. Pl. Intendente Torcuato de Alvear

035. Buenos Aires. Pl. Intendente Torcuato de Alvear

Más tarde para ir a comer pasamos por la cercana Avenida del Libertador, tras la cual se extienden los jardines que bordean el Río de la Plata.

039. Buenos Aires. Avda. del Libertador

Por la tarde, tras un breve recorrido en bus por el centro de Buenos Aires, nos acercamos al barrio de la Boca. Allí está el estadio del Boca Juniors, conocido como “La Bombonera”.

043. Buenos Aires. La Bombonera (Estadio del Boca Juniors)

Con su conocido museo.

044. Buenos Aires. La Bombonera (Estadio del Boca Juniors)

Y en las inmediaciones el popular complejo Boca Tango.

045. Buenos Aires. La Boca Tango

Nos detuvimos en Caminito. Es un callejón de coloreados conventillos de chapa. Los conventillos es el nombre que reciben los edificios compartimentados en pequeñas viviendas con servicios comunes, construidos con sencillos materiales y que solían ser ocupados por inmigrantes recién llegados.

053. Buenos Aires. Caminito

062. Buenos Aires. Caminito

Hoy albergan mayoritariamente establecimientos dedicados al turismo. La zona conserva todo su encanto pese a lo muy concurrida que está.

058. Buenos Aires. Caminito

071. Buenos Aires. Caminito

073. Buenos Aires. Caminito

078. Buenos Aires. Caminito

081. Buenos Aires. Caminito

“Caminito” fue acondicionado en los años cincuenta del pasado siglo y se le puso el nombre del conocido tango.

066. Buenos Aires. Caminito

Finaliza en la Avenida Don Pedro de Mendoza, que debe su nombre a quien fundó la primera ciudad de Buenos Aires en esta zona. El Riachuelo, que desemboca algo más allá en el Río de la Plata, limita la avenida.

083. Buenos Aires. Avda. Don Pedro de Mendoza

085. Buenos Aires. Avda. Don Pedro de Mendoza

Dejamos el barrio de la Boca para dirigirnos a San Telmo, que al ser domingo acogía su popular feria de antigüedades.

088. Buenos Aires. Mercadillo de San Telmo

Los vendedores de instrumentos -de toda forma y tipo de materiales- para tomar mate abundan en la feria.

089. Buenos Aires. Mercadillo de San Telmo

Diversos puestos con sifones indican que es una forma de coleccionismo en pleno auge.

090. Buenos Aires. Mercadillo de San Telmo

La plaza Dorrego es donde se sitúan los principales anticuarios.

091. Buenos Aires. Mercadillo de San Telmo

Antes de irnos echamos un vistazo al antiguo mercado de San Telmo donde los antiguos comercios alimenticios conviven con tiendas de antigüedades y pintorescos bares.

093. Buenos Aires. Mercado de San Telmo

Seguimos el recorrido en bus por las avenidas y parques bonairenses con la habitual animación dominical.

094. Buenos Aires

096. Buenos Aires

099. Buenos Aires

102. Buenos Aires

De vuelta al hotel aún hicimos tiempo hasta la hora de cenar dando un paseo por los alrededores.

108. Buenos Aires. Plaza R.J. Carcaño

Y entrando a tomar una cerveza en La Biela, donde se va rápido el recuerdo hacia quienes nos precedieron sentados en sus mesas: Jackie Stewart, Fitipaldi, Ernesto Sábato, Julio Cortázar, Coppola o tantos otros.

109. Buenos Aires. Plaza R.J. Carcaño. La Biela

J.L. Borges y A. Bioy Casares han quedado inmortalizados en dos de las sillas.

110. Buenos Aires. Plaza R.J. Carcaño. La Biela

Y a cenar y dormir después de muchas horas en vela.

El lunes amaneció radiante. A primera hora el paseo por las plazas y paseos bonairenses donde lucían las jacarandas florecidas fue un precioso inicio de día.

112. Buenos Aires

113. Buenos Aires

Luego hacia Puerto Madero.

114. Buenos Aires

Allí tomamos el barco que nos conduciría a lo largo de la mañana por el Río de la Plata y alguno de sus afluentes.

118. Buenos Aires. Puerto Madero

Este enorme río con aspiraciones de mar, cuya anchura llega a superar los doscientos kilómetros, muestra sus aguas de color achocolatado debido a la gran cantidad de sedimentos que transportan.

125. Navegación por el río de la Plata y afluentes hasta Tigre

148. Navegación por el Río de la Plata y afluentes hasta Tigre

149. Navegación por el Río de la Plata y afluentes hasta Tigre

Río arriba dejamos Buenos Aires y nos adentramos por el río Paraná y alguno de sus afluentes, entre los cuales surge una gran cantidad de islas e islotes..

152. Navegación por el Río de la Plata y afluentes hasta Tigre

159. Navegación por el Río de la Plata y afluentes hasta Tigre

168. Navegación por el Río de la Plata y afluentes hasta Tigre

Clubs naúticos y casas de recreo con sus pequeños muelles-atracaderos bordean las orillas.

169. Navegación por el Río de la Plata y afluentes hasta Tigre

173. Navegación por el Río de la Plata y afluentes hasta Tigre

177. Navegación por el Río de la Plata y afluentes hasta Tigre

Algunas de estas viviendas tienen ya sus años como la que perteneció al presidente Domingo F. Sarmiento en el siglo XIX.

178. Navegación por el Río de la Plata y afluentes hasta Tigre

Canales y afluentes se internan hacia el interior donde la actividad turística es sustituida por otras más tradicionales como el cultivo de algunos frutales, la apicultura o la fabricación de objetos de junco o mimbre.

180. Navegación por el Río de la Plata y afluentes hasta Tigre

181. Navegación por el Río de la Plata y afluentes hasta Tigre

El transporte escolar, la asistencia médica, la venta de productos o la recogida de basuras como en la foto deben ser realizadas en barca ya que no existen carreteras ni caminos en la zona que comuniquen con tierra firme.

183. Navegación por el Río de la Plata y afluentes hasta Tigre (2)

En Tigre desembarcamos para regresar en autobús a Buenos Aires.

187. Navegación por el Río de la Plata y afluentes hasta Tigre

Durante el regreso paramos en San Isidro para echar un vistazo a su catedral neogótica.

188. San Isidro. Catedral

Y a la estación del Tren de la Costa, que une la capital con Tigre, donde se ha instalado un pequeño centro comercial.

189. San Isidro. Estación del Tren de la Costa

En el regreso a Buenos Aires cruzamos por una de las muchas zonas de chabolas y construcciones precarias que han crecido exponencialmente los últimos años en la ciudad, incluso en lugares cercanos al centro.

191. Buenos Aires

193. Buenos Aires

194. Buenos Aires

Pasamos por el Teatro Colón que visitaríamos por la tarde

196. Buenos Aires. Teatro Colón

Y también por la calle Corrientes, donde un letrero en el número 348 recuerda el local del famoso tango “A media luz”.

198. Buenos Aires. Portal del edificio que inspiró el tango A Media Luz

La comida ya fue en Buenos Aires, en unos de los nuevos establecimientos del área de Puerto Madero.

199. Buenos Aires. Puerto Madero

200. Buenos Aires. Puerto Madero

Después de comer tomamos el metro (el subte).

203. Buenos Aires

Paramos y seguimos por la Avenida Nueve de Julio hasta el Teatro Colón.

205. Buenos Aires. Avda. Nueve de julio

206. Buenos Aires. Teatro Colón

La visita al teatro nos remontó al lujo de la Argentina pujante de finales del siglo XIX y principios del XX en la cual Buenos aires competía con las grandes capitales europeas.

216. Buenos Aires. Teatro Colón

218. Buenos Aires. Teatro Colón

219. Buenos Aires. Teatro Colón

226. Buenos Aires. Teatro Colón

236. Buenos Aires. Teatro Colón

Desde el Teatro Colón nos dirigimos en una buena caminata a la librería Ateneo Gran Splendid. La ubicación de esa librería en el antiguo teatro, su cafetería en el escenario y sus múltiples puntos de lectura seguro que tienen un gran papel en la motivación lectora de muchos de sus visitantes.

243. Buenos Aires. Librería Ateneo Gran Splendid

244. Buenos Aires. Librería Ateneo Gran Splendid

240. Buenos Aires. Librería Ateneo Gran Splendid

Breve pausa para el aseo en el hotel y a la cena-espectáculo del Café de los Angelitos.

245. Buenos Aires. Café de los Angelitos

El grupo durante la cena, en espera del espectáculo.

251. Buenos Aires. Café de los Angelitos

Con más de cien años de historia, no siendo precisamente “angelitos” muchos de sus primeros clientes, estuvo hace unos años a punto de ser demolido, pero en 2007 fue reinaugurado y pretende retomar el ambiente del siglo XX cuando era frecuentado por conocidas personalidades. El show siguiendo el eje del tango sigue también emulando el ambiente de la primera mitad del siglo pasado.

254. Buenos Aires. Café de los Angelitos

255. Buenos Aires. Café de los Angelitos

256. Buenos Aires. Café de los Angelitos

Lo que tienen los viajes, nos acostamos tarde, pero el siguiente día a madrugar también. Ahora bien, en Buenos Aires son muy agradables los paseos matutinos.

268. Buenos Aires. Jacaranda

269. Buenos Aires

En esta ciudad una profesión en auge y que inicia su actividad muy pronto es la de paseador de perros.

273. Buenos Aires. Paseador de perros

Tras el desayuno emprendimos el viaje hacia una estancia pampeña donde pasaríamos el día.

Una amplia plaza está presidida por el monumento al general Urquiza.

275. Buenos Aires

En cualquier lugar se pueden ver los paseadores de perros.

279. Buenos Aires

También pasamos cerca del estadio del River Plate, el gran rival argentino del Boca Juniors.

281. Buenos Aires. Estadio River Plate

Finalmente llegamos a la estancia Don Silvano.

282. La Pampa. Estancia turística Don Silvano

Estas estancias son explotaciones agrícolas-ganaderas de la Pampa, cuya actividad tradicional ha sido sustituida por el entretenimiento para turistas.

Se comienza con paseos en carreta o a caballo que ponen al turista en contacto si no con la naturaleza si por lo menos con el polvo.

301. La Pampa. Estancia turística Don Silvano

Animales autóctonos o exóticos deambulan por la finca, formando un pequeño zoológico en ese parque temático.

286. La Pampa. Estancia turística Don Silvano

313. La Pampa. Estancia turística Don Silvano

308. La Pampa. Estancia turística Don Silvano

295. La Pampa. Estancia turística Don Silvano

Alguno, como el tucán, ya que no vimos ninguno en la naturaleza en todo el viaje, lo pudimos contemplar en cautividad.

306. La Pampa. Estancia turística Don Silvano

El armadillo, que tenía muchas ganas de ver, sólo disecado.

303. La Pampa. Estancia turística Don Silvano

Alguna rapaz sí que volaba libre.

331. La Pampa. Estancia turística Don Silvano
La ambientación, un poquito peliculera.

288. La Pampa. Estancia turística Don Silvano

Para pasar el tiempo hasta la hora de la comida, hubo incluso lecciones de cocina.

319. La Pampa. Estancia turística Don Silvano

La comida, básicamente carnívora, amenizada por bailes y cantos populares, fue la actividad estrella del día.

322. La Pampa. Estancia turística Don Silvano

Tras la comida una pequeña exhibición caballar completó la jornada.

337. La Pampa. Estancia turística Don Silvano

340. La Pampa. Estancia turística Don Silvano

342. La Pampa. Estancia turística Don Silvano

Después, regreso a la gran urbe.

343. Buenos Aires

Nuestro último día en Buenos Aires amaneció lluvioso. El recorrido a pie por la ciudad era impensable. Estuvimos esperando pues un autobús que nos hiciese la visita a cubierto.

Mientras llegaba nos acercamos de nuevo al cementerio de la Recoleta. Poco estuvimos pues arreció la lluvia.

345. Buenos Aires. Cementerio de La Recoleta

Ya en el autobús fuimos hacia la Plaza de Mayo. Justo llegar cesó la lluvia y pudimos seguir a pie sin problemas.

La casa Rosada, sede de la Presidencia de la Nación, es el edificio más emblemático de la plaza.

366. Buenos Aires. Plaza de Mayo (2)

353b

La plaza es grande y sede de muchos acontecimientos de la vida ciudadana.

348. Buenos Aires. Plaza de Mayo

350. Buenos Aires. Plaza de Mayo

La catedral metropolitana es otro punto de atención.

360. Buenos Aires. Plaza de Mayo. Catedral

362. Buenos Aires. Plaza de Mayo. Catedral

Los laterales de la plaza están ocupados por indigentes “sin techo”, que al parecer son más numerosos cada vez, lo que no dice mucho en favor de los servicios asistenciales.

346. Buenos Aires. Plaza de Mayo

De la plaza nos dirigimos por la avenida de Mayo hasta el Café Tortoni, uno de los bares más emblemáticos de la ciudad. Sede de peñas literarias y culturales de las que formaron parte Borges, Ortega y Gasset, Artur Rubinstein o Ricardo Viñes y lugar por cuyas mesas han pasado personajes tan conocidos como Gardel o Fangio, pero también Einstein o García Lorca.

370. Buenos Aires. Café Tortoni

376. Buenos Aires. Café Tortoni

378. Buenos Aires. Café Tortoni

379. Buenos Aires. Café Tortoni

Proseguimos después por la comercial y peatonal calle Florida.

382. Buenos Aires. Calle Florida

Hasta llegar a las populares Galerías Pacífico ya en plena campaña navideña.

383. Buenos Aires. Galerías Pacífico

388. Buenos Aires. Galerías Pacífico

Antes de partir hacia el aeropuerto comimos en el restaurante del elegante hotel Alvear Palace.

393. Buenos Aires. Hotel Alvear Palace

De allí a recoger el equipaje y dejamos el barrio de Recoleta con el que nos habíamos familiarizado estos días.

396. Buenos Aires

Monumento a Carlos María de Alvear

Esta vez el avión lo tomamos en el aeropuerto Jorge Newbery dedicado a vuelos internos

400. Buenos Aires. Aeropuerto Jorge Newbery

Ya avanzada la tarde llegamos al aeropuerto de Trelew. Al llegar pudimos ver algún expositor con fósiles y alguna recreación de los dinosaurios cuyos restos se han hallado abundantemente en la zona. Esta vez no estaba prevista la visita a esos lugares. Habrá que dejarlo para otra ocasión

401. Aeropuerto de Trelew

Trelew dista setenta kilómetros de Puerto Madryn y nuestra llegada al hotel ya fue nocturna y hasta el día siguiente no pudimos disfrutar de las vistas a la playa.

407. Puerto Madryn. Hotel

Pronto partimos hacia el Parque Nacional de Península Valdés, donde nuestro primer destino sería Puerto Pirámides.

411. Llegando a Puerto Pirámide

Llegando a Puerto Pirámides

Bajamos el autocar y a equiparnos inmediatamente con los chalecos salvavidas.

414. Puerto Pirámide

Y a montar en una de las embarcaciones que parten para el avistaje de las ballenas francas, que eligen la zona como su lugar para apareamiento y cría.

1. Puerto Pirámide

Los pilotos saben a donde dirigirse para apreciar de cerca el movimiento de esos grandes cetáceos (pueden superar las cincuenta toneladas), que surgen de las aguas periódicamente para respirar.

421. A avistar ballenas

Las primeras ballenas las vimos algo lejanas.

428. A avistar ballenas

Pero cada vez surgían sorpresivamente mucho más cercanas.

435. A avistar ballenas

437. A avistar ballenas

438. A avistar ballenas

439. A avistar ballenas

A veces parecía que las podías tocar.

434. A avistar ballenas

La expulsión del aire con vapor de agua que exhalan por el orificio denominado espiráculo es un espectáculo.

442. A avistar ballenas

Algunas hembras van acompañadas del ballenato, que ya nace con más de cinco metros de longitud y tres toneladas de peso.

443. A avistar ballenas

457. A avistar ballenas

La experiencia es impresionante aunque la aparición de las ballenas, muchas veces absolutamente sorpresiva, y el vaivén de la embarcación te impidan mejores tomas fotográficas

453. A avistar ballenas

458. A avistar ballenas

472. A avistar ballenas

473. A avistar ballenas

La cercanía de las ballenas a la embarcación es a veces asombrosa. Te preguntas qué ocurriría si la embistieran o chocaran accidentalmente con ella.

454. A avistar ballenas

No controlé lo que duró la salida, lo cierto es que se nos hizo muy corta.

Una vez desembarcados, dimos un paseo por los alrededores de Puerto Pirámides donde el terreno está cubierto de espectaculares fósiles.

481. Puerto Pirámide

480. Puerto Pirámide

La flora es también muy interesante con diversas plantas de las capaces de retener la escasa humedad dadas las duras condiciones del lugar.

494. Puerto Pirámide

495. Puerto Pirámide

496. Puerto Pirámide

Frente a la playa, comimos.

479. Puerto Pirámide

Y, por cierto, muy bien.

498. Puerto Pirámide

Por la tarde proseguimos la ruta por Península Valdés, ahora en dirección a Punta Mayor.

El estepario terreno se veía animado por grupos más o menos numerosos de guanacos, antecesor de las llamas.

507. Por Península Valdés. Guanacos

503. Por Península Valdés. Guanacos

510. Por Península Valdés. Guanacos

Pronto alcanzamos Punta Norte, donde suelen haber grupos de elefantes marinos, algunos lobos y aves.

514. Por Península Valdés. Punta Norte

Sólo por el paisaje vale la pena.

524. Por Península Valdés. Punta Norte

Los pesados elefantes marinos, llamados así por la especie de trompa que presentan los machos, pueden llegar a las cuatro toneladas de peso. Había bastantes de ellos sesteando al sol.

521. Por Península Valdés. Punta Norte

516. Por Península Valdés. Punta Norte

537. Por Península Valdés. Punta Norte

Estaban tranquilos sin la presencia de las orcas, que si bien tienen como presa principal a los lobos, ocasionalmente atacan también a los elefantes.

517. Por Península Valdés. Punta Norte
530. Por Península Valdés. Punta Norte

Aquí el grupo a punto de proseguir la ruta.

539. Por Península Valdés. Punta Norte

Por el camino iban apareciendo algunas maras o liebres patagónicas, uno de los roedores de mayor tamaño que existe.

547. Por Península Valdés. Mara

561. Por Península Valdés. Mara

568. Por Península Valdés. Mara

Algún guanaco.

569. Por Península Valdés. Guanaco

Y hasta una familia de choiques o ñandúes.

581. Por Península Valdés. Choiques o ñandús

585. Por Península Valdés. choiques o ñandús

Ya en Caleta Valdés hay una colonia de pingüinos de Magallanes, que estaban incubando sus nidos.

590. Por Península Valdés. Pingüinos 596. Por Península Valdés. Pingüinos

597. Por Península Valdés. Pingüinos

605. Por Península Valdés. Pingüinos

Son animales sociables y curiosos, que se aproximan a los visitantes.

615. Por Península Valdés. Pingüinos

E incluso parecen posar para las fotos.

619. Por Península Valdés. Pingüinos

Algo más al sur en una gran playa pueden contemplarse grandes cantidades de elefantes y lobos marinos.

621. Por Península Valdés. Elefantes marinos

622. Por Península Valdés. Elefantes marinos

623. Por Península Valdés. Elefantes marinos

624. Por Península Valdés. Elefantes marinos

628. Por Península Valdés. Elefantes marinos

La mayoría están en reposo, pero esporádicamente luchan entre sí

631. Por Península Valdés. Elefantes marinos

Mientras algunos nadan.

636. Por Península Valdés. Elefantes marinos

641. Por Península Valdés. Elefantes marinos

Es fácil ver entre los grandes mamíferos diversas especies de aves.

646. Por Península Valdés. Elefantes marinos

Antes de abandonar Península Valdés nos detuvimos en el Centro de Interpretación donde pudimos contemplar un esqueleto de ballena franca.

649, Por Península Valdés. Centro de Interpretación Itsmo Ameghino

Ya en Puerto Madryn, relax en el hotel y a disfrutar de las vistas.

650. Puerto Madryn

El día siguiente el vuelo a El Calafate no partía hasta la tarde y aprovechamos la mañana dando un paseo por la ciudad.

Pasamos por el monumento al Trabajador.

652. Puerto Madryn

Y por el cenotafio a los “Caídos en las Malvinas”

655. Puerto Madryn

Visitamos también el pequeño museo “Del Hombre y el Mar”, dedicado a la fauna y el pasado de la zona.

660. Puerto Madryn

Allí se exhibe un calamar gigante disecado.

662. Puerto Madryn

Diversas aves y otrso animales autóctonos.

666. Puerto Madryn

Un armadillo o peludo, que me quede con las ganas de ver vivo y en libertad en Argentina.

664. Puerto Madryn

Y una amplia colección de fósiles.

665. Puerto Madryn

Desde el mirador situado en el último piso del edificio se pude contemplar el caos urbanístico de estas ciudades del sur de Argentina, que han multiplicado varias veces su población en los últimos años.

668. Puerto Madryn

Tras un paseo por sus calles, tomamos un taxi para volver al hotel y partir hacia el aeropuerto.

683. Puerto Madryn

Retraso del autobús, que encima apareció hecho una pocilga y sin combustible. Total que facturamos a lo bruto y corriendo al avión, que nos esperaba.

El trayecto fue corto y, como íbamos más al sur con el día más largo, llegamos al aeropuerto de El Calafate con horas de sol por delante.

685. El Calafate. Aeropuerto

El trayecto hacia el hotel tampoco fue excesivamente largo y la monotonía del paisaje estepario la animaba un poco la visión al fondo del lago Argentino.

689. Del aeropuerto a El Calafate

693. Del aeropuerto a El Calafate

Dejamos el equipaje en el hotel y bajamos dando un paseo hasta la población.

697. El Calafate. Hotel

El Calafate es una pequeña población desarrollada a partir del atractivo turístico que significa el Parque Nacional de los Glaciares.

698. El Calafate

A la entrada de la población se halla la iglesia parroquial dedicada a Santa Teresita del Niño Jesús.

709. El Calafate

El Calafate consta prácticamente de una larga calle con algunos pequeños callejones que salen a ambos lados, albergando mayoritariamente establecimientos dedicados al turismo.

703. El Calafate

708. El Calafate

714. El Calafate

El cordero asado al estilo patagónico no es de los menores atractivos gastronómicos.

707. El Calafate

Por la mañana nos esperaba uno de los grandes días en Argentina: la visita al glaciar Perito Moreno. Los pronósticos dle tiempo no eran muy favorables, pero afortunadamente el día fue magnífico.

La población de El Calafate es un oasis con vegetación importada. Sin embargo el pasisaje que la rodea es árido dado que las lluvias a lo largo del año son escasas.

715. Hacia el Perito Moreno

El arbusto que da nombre a la población, el calafate, es espinoso y la planta más alta de cuantas se ven.

754. Hacia el Perito Moreno

El calafate

Pese a la aridez las vistas con el lago Argentino bajo las cumbres nevadas son magníficas.

753. Hacia el Perito Moreno
756. Hacia el Perito Moreno

Conforme vas ascendiendo en dirección al Parque Nacional el paisaje se va volviendo más verde y los árboles son cada vez más altos y abundantes.

766. Hacia el Perito Moreno

767. Hacia el Perito Moreno

771. Hacia el Perito Moreno

Hasta que se alcanza la primera visión del glaciar Perito Moreno, donde ya de lejos se percibe su grandeza y majestuosidad.

775. El Perito Moreno

782

784. El Perito Moreno

A la llegada al acceso a las pasarelas que permiten contemplar de cerca el glaciar te sientes poco a poco más empequeñecido.

789. El Perito Moreno

791. El Perito Moreno

793. El Perito Moreno

Los notros (pequeño árbol de hoja perenne) estaban en su época de máxima floración -la primavera austral- y el rojo brillante de sus flores contrastaba con los colores fríos del glaciar y las nieves.

794. El Perito Moreno. Notro

795. El Perito Moreno. Notro

Flor del notro

Conforme vas bajando y te acercas al frente del glaciar en cada momento percibes distintas sensaciones.

800. El Perito Moreno

807. El Perito Moreno

809. El Perito Moreno

812. El Perito Moreno

Lo visual es básico, pero el estruendo que se oye periódicamente debido a las constantes caídas de toneladas de hielo que se transforman en plataformas flotantes en el Canal de los Témpanos.

820. El Perito Moreno

826. El Perito Moreno

831. El Perito Moreno

Realizando los diversos recorridos por las pasarelas vas obteniendo diferentes perspectivas.

849. El Perito Moreno

850. El Perito Moreno

863. El Perito Moreno

866. El Perito Moreno

867. El Perito Moreno

868. El Perito Moreno

Hasta mediodía disfrutamos de la contemplación del espectáculo. Tras la comida nos dirigimos a tomar el catamarán que nos acercaría a escasa distancia del frente sur del glaciar.

874. El Perito Moreno

882. El Perito Moreno

Ver flotar los enormes témpanos o icebergs y pensar que sólo se ve en la superficie menos de una octava parte de su masa total te empequeñece también.

884. El Perito Moreno

889. El Perito Moreno

893. El Perito Moreno

Las curiosas formaciones geológicas que se ven en la orilla son un atractivo añadido.

901. El Perito Moreno

903. El Perito Moreno

Cuando ya estás cerca del frente del glaciar sus curiosas formas y colores se aprecian con nitidez.

913. El Perito Moreno

916. El Perito Moreno

926. El Perito Moreno

938. El Perito Moreno

945. El Perito Moreno

952. El Perito Moreno

958. El Perito Moreno

963. El Perito Moreno

966. El Perito Moreno

Finalmente se acaba el paseo aunque no importaría seguir navegando horas por el lugar.

Al regresar a El Calafate paramos a la entrada donde se concentran multitud de aves.

976. El Calafate

Entre ellas bastantes flamencos rosa.

973. El Calafate

974. El Calafate

El día siguiente teníamos que volar hacia Ushuaia por la tarde y la mañana la pasamos visitando Glaciarium, un centro de interpretación de glaciares situado en las proximidades de la población.

979. El Calafate. Glaciarium (2)

También desde allí se divisa el lago Argentino.

980. El Calafate. Glaciarium

Y el pueblo de El Calafate.

992. El Calafate desde Glaciarium

Una de las curiosidades de la atracción es el bar de hielo, en donde el mobiliario es de hielo y las bebidas se toman también en vasos de lo mismo.984. El Calafate. Glaciarium

Por la tarde otro vuelo. En esos aeropuertos no hay muchas posibilidades de equivocarte de avión. Esta vez el destino era Ushuaia.

995. Aeropuerto de Calafate

En el aeropuerto de Ushuaia ya contemplas las estribaciones más al sur de los Andes.

996. Ushuaia

Ushuaia es una bonita población con las casas coloreadas, pero cuyo rápido crecimiento hace que muchas calles están aún a medio urbanizar.

998. Ushuaia

999. Ushuaia

1000. Ushuaia

El hotel estaba algo alejado de la población, pero en una zona muy tranquila y con excelentes vistas.

1001. Ushuaia. Hotel

1002. Ushuaia. Hotel

1004. Ushuaia. Hotel

El tiempo desapacible y lo agradable del lugar no invitaban demasiado a salir, pero siempre hay cosas por ver.

Nos fuimos hacia Ushuaia, a ver la antigua cárcel, convertida actualmente en museo.

1009. Ushuaia. Museo Marítimo y del Presidio

1014. Ushuaia. Museo Marítimo y del Presidio

1016. Ushuaia. Museo Marítimo y del Presidio

Tras oír narrar con todo lujo de detalles la historia de los crímenes cometidos por los antiguos reclusos y las calamidades y torturas que sufrieron en el lugar, sorprende el peculiar sentido del humor argentino presente en la pizarra del bar.

1018. Ushuaia. Museo Marítimo y del Presidio. Cafetería

En el museo se ha realizado una recreación del Faro de San Juan de Salvamento, ubicado en la Isla de los Estados y conocido como “Faro del Fin del Mundo” en recuerdo de la novela de Julio Verne.

1019. Ushuaia. Museo Marítimo y del Presidio. Reconstrucción del faro del Fin del Mundo

El tiempo, que seguía siendo medio ventoso y lluvioso, no invitaba demasiado a pasear por las calles de la población.

1021. Ushuaia

1022. Ushuaia

Pronto buscamos refugio en una cafetería no sin antes ver como en Argentina son capaces de tomar irónicamente cualquier acontecimiento y convertirlo en atractivo turístico como en toda la fachada de este edificio.

1023. Ushuaia

Cenamos en el hotel disfrutando de una magnífica vista del canal Beagle y las montañas chilenas al fondo.

1031. Ushuaia. Hotel

De buena mañana nos dirigimos al Parque Nacional de Tierra de Fuego. Primero al llamado Tren del Fin del Mundo a través de verdes y bellos paisajes..

1037. Ushuaia. hacia el tren

1038. Ushuaia. hacia el tren

1040. Ushuaia. Hacia el tren

Se trata de un ferrocarril que se construyó a principios del siglo XX para transportar la madera de los árboles cortados por los presos de la penintenciaría de Ushuaia. Desaparecida la cárcel, el tren siguió funcionando hasta que fue destruido por un terremoto en 1949. En 1994 renació como atractivo turístico y recorre siete kilómetros del trazado original en vagones arrastrados por una locomotora de vapor.

1043. Ushuaia. Tren del Fin del Mundo

1045. Ushuaia. Tren del Fin del Mundo

1044. Ushuaia. Tren del Fin del Mundo

El recorrido es ameno por lugares bastante deforestados debido a las talas indiscriminadas que sufrieron durante muchos años.

1053. Ushuaia. Tren del Fin del Mundo

1055. Ushuaia. Tren del Fin del Mundo

Son abundantes los caballos que viven en régimen de semilibertad.

1052. Ushuaia. Tren del Fin del Mundo

El tren efectúa una parada a mitad de trayecto para poder observar mejor el entorno.

1061. Ushuaia. Tren del Fin del Mundo

1057. Ushuaia. Tren del Fin del Mundo

1060. Ushuaia. Tren del Fin del Mundo

Después prosigue hasta finalizar su recorrido.

1064. Ushuaia. Tren del Fin del Mundo

1067. Ushuaia. Tren del Fin del Mundo

Abundan las aves y en muchos troncos puede observarse el líquen “barba de viejo”, cuya presencia señala la inexistencia de contaminación en la atmósfera.

1071. Ushuaia. Tren del Fin del Mundo

Finalmente dejamos el tren para tomar el autobús, que nos adentraría en el Parque Nacional de Tierra de Fuego.

1072. Ushuaia. Tren del Fin del Mundo

La primera parada fue en la bahía Ensenada.

1073. Ushuaia. Bahía Ensenada

Fantástico lugar donde hay situada una estafeta del servicio postal argentino desde donde se pueden enviar postales y también -en otra rentable práctica turística- sellar los pasaportes indicando tu presencia en el llamado “Fin del Mundo”.

1077. Ushuaia. Bahía Ensenada

Todo el recorrido por este parque, en el que bosques, prados, lagos, arroyos y cascadas se suceden por doquier, es una maravilla.

1080. Parque Nacional de Tierra de Fuego

1081. Parque Nacional de Tierra de Fuego

1084. Parque Nacional de Tierra de Fuego

1090. Parque Nacional de Tierra de Fuego

1092. Parque Nacional de Tierra de Fuego

La fauna, sobre todo aves, es omnipresente.

1096. Parque Nacional de Tierra de Fuego

Otra no es tan visible, pero sí lo son las consecuencias negativas que ocasionan especies introducidas como el castor, que ha contribuido tanto como la explotación de los bosques en la pérdida de masa forestal y cuyos diques ahogan mucha flora. Otra animal no autóctono es el visón cuyos hábitos predatorios amenazan otras especies de la fauna del parque.

1100. Parque Nacional de Tierra de Fuego

Actualmente se intentan controlar estas amenazas, a la vez que ya finalizó hace años toda explotación forestal.

1103. Parque Nacional de Tierra de Fuego

1104. Parque Nacional de Tierra de Fuego

El liquen “barba de viejo” sigue apareciendo por doquier.

1105. Parque Nacional de Tierra de Fuego

Y lugares como la bahía Pataia te exigen una detenida contemplación

1107. Parque Nacional de Tierra de Fuego

1109. Parque Nacional de Tierra de Fuego

Desde el Centro de Interpretación las vistas sobre el lago Roca son también de excepción.

1111. Parque Nacional de Tierra de Fuego

1125. Parque Nacional de Tierra de Fuego

El Centro de Interpretación contiene una pequeña exposición sobre la vida de los yamanas, habitantes originarios de Tierra de Fuego.

1123. Parque Nacional de Tierra de Fuego

En el centro comimos. No se puede discutir la abundancia de la comida argentina, siendo en este caso el plato estrella el cordero asado al estilo patagónico.

1128. Parque Nacional de Tierra de Fuego

No hubiese ido mal una siesta, pero había que regresar a Ushuaia.

1130. Ushuaia

1133. Ushuaia

Para subir al catamarán que nos haría un recorrido por el canal Beagle.

1138. Ushuaia. Navegación por el canal de Beagle

1143. Ushuaia. Navegación por el canal de Beagle

El paisaje, de película, pero la fauna supera lo previsible. No hay fotos que puedan hacer justicia al hervidero de vida que es la Isla de los Pájaros. Cormoranes y otras especies llenan el suelo y el cielo.

1148. Ushuaia. Navegación por el canal de Beagle. Isla de los Pájaros

1149. Ushuaia. Navegación por el canal de Beagle. Isla de los Pájaros

1155. Ushuaia. Navegación por el canal de Beagle. Isla de los Pájaros

1157. Ushuaia. Navegación por el canal de Beagle. Isla de los Pájaros

Nos aproximamos luego a la Isla de los Lobos. Allí habitan lobos marinos de uno y de dos pelos. Estos últimos se distinguen por tener dos capas de pelo de distinto color.

1160. Ushuaia. Navegación por el canal de Beagle. Isla de los Lobos

1162. Ushuaia. Navegación por el canal de Beagle. Isla de los Lobos

1168. Ushuaia. Navegación por el canal de Beagle. Isla de los Lobos

1172. Ushuaia. Navegación por el canal de Beagle. Isla de los Lobos

1177. Ushuaia. Navegación por el canal de Beagle. Isla de los Lobos

1180. Ushuaia. Navegación por el canal de Beagle. Isla de los Lobos

Aún nos acercamos a otra isla en la que los lobos marinos y los cormoranes se reparten el espacio.

1189. Ushuaia. Navegación por el canal de Beagle

1194. Ushuaia. Navegación por el canal de Beagle

1197. Ushuaia. Navegación por el canal de Beagle

1198. Ushuaia. Navegación por el canal de Beagle

El último islote fue el del faro Les Eclaireurs.

1201. Ushuaia. Navegación por el canal de Beagle. Faro Les Éclaireurs

En el que anidan también los cormoranes.

1203. Ushuaia. Navegación por el canal de Beagle. Faro Les Éclaireur

Fuimos dejando el faro en lejanía conforme nos acercábamos al puerto.

1205. Ushuaia. Navegación por el canal de Beagle. Faro Les Éclaireur

Por la mañana en el aeropuerto nos despedíamos de Ushuaia con las cumbres andinas más nevadas que el día anterior.

1208. Ushuaia. Aeropuerto

Fue un día de traslados. Primero a Buenos Aires. Luego, a cambiar de avión y hacia Iguazú. Llegados a Puerto Iguazú directos al hotel y algo de descanso. Otro proceso necesario después de las temperaturas más bien frescas de días anteriores fue el aclimatamiento al calor y humedad subtropicales.

1212. Puerto Iguazú. Hotel

El día siguiente vinieron ya las esperadas cataratas. Ese día la visita fue del lado argentino.

1215. Iguazú

1218. Iguazú

A la entrada del parque enseguida vimos a los simpáticos y, a veces, pesados coatíes. Estos pequeños mamíferos suben fácilmente a los árboles donde construyen sus nidos.

Son omnívoros, constituyendo su alimentación habitual frutas y pequeños animales. En el Parque de las Cataratas se han familiarizado tanto con los humanos y con la comida que éstos les dan pese a la prohibición de hacerlo, que se aproximan constantemente a cualquiera que porte comida o bolsas donde ellos sospechen que hay.

1219. Iguazú

1220. Iguazú

Una serie de senderos te van aproximando a las pasarelas donde se hallan los diferentes miradores sobre las cataratas, mientras vas cruzando bosques y riachuelos de rica fauna y flora.

1225. Iguazú

1227. Iguazú

Los primeros saltos de agua son el aperitivo.

1229. Iguazú

Y poco a poco vas descubriendo diferentes perspectivas de las espectaculares cataratas.

1234. Iguazú

1236. Iguazú

1237. Iguazú

1240. Iguazú

1247. Iguazú

1250. Iguazú

En un día además claro y agradable el resultado es aún mejor.

1251. Iguazú

1257. Iguazú

1260. Iguazú

Hay lugares en que parece que te halles sumergido en ellas. El ruido y las pequeñas partículas de vapor de agua que te rodean ayuda a esa sensación.

1263. Iguazú

1276. Iguazú

1277. Iguazú

1280. Iguazú

Desde arriba vas viendo el cauce del río y vas imaginando cómo será verlas desde abajo.

1285. Iguazú

1287. Iguazú

1296. Iguazú

1298. Iguazú

1302. Iguazú

Los coatíes siguen apareciendo por doquier y utilizan las barandillas de las pasarelas para desplazarse.

1305. Iguazú

Llegó el momento de la segunda parte de la visita, la que llaman Gran Aventura. No es más que una “aventurita” para turistas, pero divertida. La primera parte consiste en un paseo en camión todo-terreno por el bosque.

1318. Iguazú

Se escuchaban los pájaros, pero resultaba difícil verlos. Lo que sí pudimos observar fueron unos cuantos lagartos overos, cuya longitud puede superar el metro y su peso ser de tres o cuatro kilos.

1319. Iguazú

1322. Iguazú

Al rato descendimos y por un sendero en pendiente y escaleras alcanzamos el río donde nos esperaba la lancha, que nos iba a desplazar bajo las cataratas.

1324. Iguazú

Con los salvavidas puestos y sentados comenzamos a remontar el Iguazú. Al principio por aguas tranquilas.

1330. Iguazú

Más adelante ya empiezan los rápidos.

1337. Iguazú

Mientras nos íbamos acercando a las cataratas.

1343. Iguazú

1354. Iguazú

1356. Iguazú

La visión del agua desplomándose es completamente diferente a la que se percibe desde las pasarelas.

1364. Iguazú

1375. Iguazú

1376. Iguazú

1380. Iguazú

1382. Iguazú

Estas ya son las últimas imágenes del acercamiento. A partir de ahí a guardar las cámaras en bolsas herméticas impermeables.

1384. Iguazú

1386. Iguazú

1387. Iguazú

Entramos bajo las cataratas y nos dimos un pequeño remojón. Otra pasada y el remojón fue completo. Pensamos, ya está, pero aún nos dirigimos bajo la cascada final que habíamos dejado hacía un rato y aquello fue el diluvio, la inundación y el océano al completo. Dudo de que los peces se mojen tanto.

En resumen, una atracción de parque temático en la naturaleza.

Desembarcamos y subimos por las escaleras que conducen hacia la salida. El paseo nos iba ofreciendo nuevas perspectivas y sirvió para irnos secando quienes no nos habíamos puesto bañador ni llevábamos ropa de recambio.

1393. Iguazú

1397. Iguazú

Ya arriba pasamos junto a las últimas cascadas que aún no habíamos visto.

1407. Iguazú

1409. Iguazú

Los coatíes seguían surgiendo por doquier.

1410. Iguazú

Sobre todo al llegar a la primera área de servicios donde la comida de los turístas es el atractivo para ellos.

1412. Iguazú

1417. Iguazú

Comimos dentro del Parque y después al hotel. Una ducha regulada y la ropa seca nos devolvieron a la normalidad.

Por la tarde nos acercamos a la popblación de Puerto Iguazú. Primero al Hito de las Tres Fronteras, donde Limitan Argentina, Brasil y Paraguay.

1420. Puerto Iguazú

Allí desemboca el río Iguazú en el Paraná. La foto está tomada desde Argentina. Al fondo lo de la izquierda, al otro lado del Paraná, es Paraguay y lo de la derecha, al otro lado del Iguazú, Brasil

1424. Puerto Iguazú

Paralelos al Iguazú fuimos ascendiendo hacia el centro de la población.

1427. Puerto Iguazú

Allí pudimos ver uno de los entretenimientos más populares entre la gente: sesiones de aeróbic en las plazas públicas.

1429. Puerto Iguazú

Como no estábamos para ejercicios nuestra alternativa fue una cervecita bien fría.

1430. Puerto Iguazú

Y llegó nuestro último día. Seguíamos en Iguazú pero hoy tocaba el lado brasileño de las cataratas.

El Parque a ese lado de la frontera da la sensación de más organizado: autobuses eléctricos, mejor asfalto, …, pero quizás no te ves tan sumergido en la naturaleza, aunque el espectáculo es también inenarrable.

1433. Parque Nacional de Iguazú. Brasil

El hotel Las Cataratas está en una situación privilegiada.

1435. Iguazú. hotel Las Cataratas

Al iniciar el sendero turístico la panorámica del conjunto es muy extensa.

1437. Iguazú. Brasil

1438. Iguazú. Brasil

Se ven las cataratas algo lejanas, pero se percibe su gran amplitud.

1441. Iguazú. Brasil

Se divisa bien desde arriba el lugar en el que nos dimos el chapuzón el día anterior.

1442. Iguazú. Brasil

Lo que no cambia a ambos lados de la frontera es la gran cantidad de mariposas de gran tamaño y vistoso coloridos que te acompañan constantemente.

1444. Iguazú. Brasil

Los coatíes también asoman en cualquier lugar.

1445. Iguazú. Brasil

Entre la vegetación que rodea el sombreado sendero van apareciendo nuevas perspectivas.

1447. Iguazú. Brasil

1450. Iguazú. Brasil

1453. Iguazú. Brasil

Ahora se capta mejor la gran anchura del conjunto.

1456. Iguazú. Brasil

1459. Iguazú. Brasil

En cualquier lugar vale la pena pararse.

1460. Iguazú. Brasil

1461. Iguazú. Brasil

1465. Iguazú. Brasil

Si desvías la vista de las cataratas alguna otra sorpresa aparece siempre.

1467. Iguazú. Brasil

Poco a poco la senda se va aproximando y ya empieza a notarse el ruido.

1471. Iguazú. Brasil

1473. Iguazú. Brasil

1480. Iguazú. Brasil

1482. Iguazú. Brasil

1483. Iguazú. Brasil

1491. Iguazú. Brasil

Cada vez estábamos más cerca de la Garganta del Diablo.

1493. Iguazú. Brasil

1495. Iguazú. Brasil

1496. Iguazú. Brasil

El vapor desprendido por la caída del agua se confunde con las nubes.

1502. Iguazú. Brasil

1503. Iguazú. Brasil

La pasarela final que casi te introduce en las cataratas es garantía también de un buen remojón. No como el del día anterior, pero seco no sales.

1505. Iguazú. Brasil

1506. Iguazú. Brasil

1507. Iguazú. Brasil

1510. Iguazú. Brasil

1513. Iguazú. Brasil

No sé sabe donde dirigir la mirada. ¡Todo es mágico!

1515. Iguazú. Brasil

1516. Iguazú. Brasil

1519. Iguazú. Brasil

1520. Iguazú. Brasil

1523. Iguazú. Brasil

Bien mojados otra vez, escaleras arriba y a despedirnos de Iguazú y también de lo que había sido un estupendo viaje. Después de comer al avión, transbordo en Buenos Aires y regreso a casita.

1526. Iguazú. Brasil

La experiencia absolutamente satisfactoria. ¡Creo que repetiremos! Queda mucho en Argentina por ver.

Comentarios en: "ARGENTINA" (3)

  1. […] Via: ARGENTINA […]

  2. Rosa Arqué dijo:

    Un gran viatge i un gran reportatge. Gracies!!

  3. Mª José dijo:

    Francisco excelente, tus fotografías
    y comentarios, mejor imposible..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: