Relatos de viajes, excursiones y más.

NAVARRA

14 de enero de 2015. Primer viaje del año. El año anterior no hicimos ningún viaje cultural del IMSERSO. Ya tocaba y esta vez el destino fue Navarra con salida en Huesca.

A mediodía ya habíamos dejado las maletas y comido en Pamplona. Inmediatamente hacia el centro.  Desde el hotel un agradable paseo de no más de media hora.

La entrada por el reconstruido Portal de Taconera.

001. Pamplona. Portal de la Taconera

Junto a sus agradables jardines.

002. Pamplona. Jardines de la Taconera

Las calles muy tranquilas a esa hora en Pamplona.

003. Pamplona. Calle San Antón

Calle San Antón

005. Pamplona. Plaza San Francisco

Plaza San Francisco

Seguimos paseando para hacer tiempo hasta las cinco, hora de apertura del museo de Navarra.

006. Pamplona. Ayuntamiento

Plaza Consistorial

007. Pamplona

Iglesia de San Fermín de Aldapa

En la cuesta de Santo Domingo ya se veía más movimiento al haber un colegio cercano y ser la hora de salida.

008. Pamplona. Cuesta de Santo Domingo

El Museo acababa de abrir.

009. Pamplona. Museo de Navarra

Estaba cerrada la parte correspondiente a Prehistoria. De todos modos el contenido es más que interesante. empezando por los mosaicos romanos como éste procedente de la villa romana de Andelos.

Mosaico del Triunfo de Baco 1. Procede de Andelos (Mendigorría). Siglos I-II

Siguiendo por testimonios de época paleocristiana como la siguiente estela.

Estela paleocristiana procedente de la ermita de San Sebastián (Gastiain) 1

Algo más tardía es la conocida arqueta de Leyre, realizada en la Córdoba califal a principios del siglo XI.

012. Pamplona. Museo de Navarra. Arqueta de Leyre. 1004-1005. Realizada en Córdoba

Entre el extraordinario conjunto de de relieves prerrománicos procedentes de la ermita de San Miguel de Villatuerta destaca el que tal vez sea el primer Crucificado del arte hispano.

010. Pamplona. Museo de Navarra. Relieve prerrománico procedente de la ermita de San Miguel de Villatuerta 2. Último tercio del siglo X.

Otra de las joyas del museo son los capiteles del claustro de la antigua catedral románica de Pamplona.

011. Pamplona. Museo de Navarra. Maestro del claustro de la catedral de Pamplona. Capitel con escenas de la vida de Job. Cara 1. 1140-1150.

El período gótico está representado con interesantes murales y algunas tallas como la siguiente Virgen.

Virgen con Niño. Madera policromada. Siglo XIV

Otra obra maestra es el retrato del marqués de San Adrián, de Francisco de Goya.

Retrato del marqués de San Adrián. Obra de Goya.

A la hora de cerrar regresamos hacia el hotel con al sensación de haber disfrutado de una excelente colección de arte.

La mañana siguiente amaneció nubosa. Frente al hotel se vislumbraba la Clínica Universitaria, Afortunadamente la estancia tenía otras finalidades.

018. Pamplona. Clínica Universitaria

Tras el desayuno iniciamos una visita guiada a la ciudad. Algo de lluvia, pero que no impedía nada.

019. Pamplona. Inicio de la visita guíada

Empezamos en la iglesia de San Lorenzo.

20. Pamplona.

Un saludo a San Fermín era algo inevitable.

024. Pamplona. San Lorenzo. Capilla de San Fermín

La lluvia cada vez más escasa.

025. Pamplona. Por la calle Mayor

La calle Mayor nos condujo a San Cernin.

026. Pamplona. San Saturnino

Con su interesante pórtico.

027. Pamplona. San Saturnino. Portada

Y su interior presidido por un retablo neogótico de principios del siglo XX.

029. Pamplona. San Saturnino. Retablo Mayor

En la plaza del Castillo volvía a lloviznar

033. Pamplona. Plaza del Castillo

034. Pamplona. Plaza del Castillo

Pero teniendo el Iruña para reconfortase con un vino y un pincho la lluvia no era problema.

038. Pamplona. Plaza del Castillo

Continuamos sin olvidar la emblemática calle Estafeta.

039. Pamplona. Calle Estafeta

Y llegamos al agradable Rincón del Caballo Blanco.

041. Pamplona. Rincón del Caballo Blanco

Desde donde hay buenas vistas de los alrededores de Pamplona, aunque el día no acompañaba.

043. Pamplona. Desde el mirador dle Caballo Blanco

Y también de las murallas y fortificaciones.

045. Pamplona. Desde el mirador dle Caballo Blanco

La catedral nos recibía con su fachada neoclásica.

040. Pamplona. Catedral

Tras la que se esconden sus naves góticas.

046. Pamplona. Catedral. Interior

Y el claustro, también gótico.

048. Pamplona. Catedral. Claustro

Otras dependencias de la catedral están ocupadas por la exposición permanente Occidens.

En una capilla de transición románico-gótica se halla la Virgen procedente del Santo Cristo de Cataláin (Garinoaín), fechada a inicios del XIII.

050. Pamplona. Catedral. Museo-Exposición. Virgen procedente del Santo Cristo de Cataláin (Garinoaín). Principios del XIII. 1

Las figuras del Calvario de Urzainqui son de principios del XIV.

051. Pamplona. Catedral. Museo-Exposición. Calvario de Urzainqui. Principios del XIV

De la misma época es esta talla de Santa Catalina.

054. Pamplona. Museo-Exposición. Talla de Santa Catalina. 2ª mitad del XIV

Tal vez lo más sobresaliente de la exposición sea una gran colección de tallas de vírgenes, románicas y góticas en su mayoría.

056. Pamplona. Museo-Exposición. Colección de Vírgenes

Algunas de ellas, preciosas.

Virgen de Anoz. XII

Virgen de Anoz

Virgen de Eristain. XII

Virgen de Eristain

Virgen de Urricelqui. XIV

Virgen de Urricelqui

Otro punto interesante es la capilla de las Navas de Tolosa con un interesante retablo flamenco del XV.

057. Pamplona. Catedral. Capilla de las Navas de Tolosa

Después de comer a pasear de nuevo. Frente al hotel el parque Yamaguchi con el Planetario, pero la hora de las demostraciones no coincidía.

062. Pamplona. Planetario

El parque es uno de los muchos espacios verdes ciudadanos y debe su nombre al hermanamiento de Pamplona con la ciudad nipona de Yamaguchi.

063. Pamplona. Parque Yamaguchi

Nos acercamos a la Ciudadela, que más que recordar su origen militar constituye un parque más.

064. Pamplona. Ciudadela

065. Pamplona. Ciudadela

066. Pamplona. Ciudadela

En el centro se puede ver como la ciudad de Pamplona ofrece un aspecto cuidado y limpio. Hasta los contenedores, en este caso de vidrio, pueden ser lugar para una visión artística

061 Pamplona. Contenedor de vidrio decorado

También ofrece la ciudad interesantes edificios modernistas.

069. Pamplona

Así como construcciones y espacios que más bien obedecen a la postmodernidad como el Auditorio Baluarte, centro de una amplia oferta lúdico-cultural.

072. Pamplona. Auditorio Baluarte

El sábado dejábamos Pamplona para dirigirnos al monasterio de Irantzu.

Nos recibía un bonito crucero del XVI.

074. Monasterio de Irantzu. Crucero

El paraje es idílico como en tantos otros monasterios. Éste fue fundado a finales del siglo XII bajo la regla del Císter.

075. Monasterio de Irantzu

El agua y el verde surgen por doquier.

076. Monasterio de Irantzu

Y en los prados aledaños pace tranquilamente el ganado.

077. Monasterio de Irantzu

El monasterio quedo en ruinas tras la desamortización. Ha sido restaurado y está actualmente ocupado por padres teatinos.

El acceso al interior lo efectuamos por la portada que da al claustro.

082. Monasterio de Irantzu. Portada acceso al claustro

El claustro muestra diversas fases constructivas desde qalgunas arcuaciones aún románicas a otras partes del gótico pleno e incluso ya muy avanzado.

103. Monasterio de Irantzu. Claustro

088. Monasterio de Irantzu. Claustro

085. Monasterio de Irantzu. Claustro

De las diversas dependencias que rodean el claustro la más interesante es posiblemente la cocina.

Cocina

Del claustro pasamos a la iglesia. De trees naves cubiertas con bóvedas de crucería es un claro ejemplo de la austeridad decorativa cisterciense.

092. Monasterio de Irantzu. Iglesia. Nave central

Del monasterio propiamente dicho sólo quedan ruinas al este del claustro y la iglesia.

104. Monasterio de Irantzu. Ruinas del monasterio antiguo

En  la zona ajardinada contigua se muestran una serie de interesantes estelas medievales halladas durante las excavaciones en lo que fue cementerio y que aún están en proceso de estudio.

106. Monasterio de Irantzu. Estelas del antiguo cementerio

108. Monasterio de Irantzu. Estelas del antiguo cementerio

Lo que se conserva es la iglesia de San Andrés, románica, que debió utilizarse mientras se construía el monasterio, la iglesia actual y el claustro

110. Monasterio de Irantzu. Iglesia de San Adrián

De Irantzú a otro monasterio, Irache, en las inmediaciones de Estella.

Este monasterio ya aparece citado en el siglo X, aunque la actual iglesia, la parte más antigua, data de la segunda mitad del siglo XII.

115. Monasterio de Irache

Se accede a ella a través de un portal románico tardío, cuyo apuntamiento nos sitúa ya en el siglo XIII.

117. Monasterio de Irache. Portada

Las tres naves cubiertas con bóvedas de crucería que arrancan de grandes pilares con semicolumnas adosadas son típicamente cistercienses en su sobria decoración.

118. Monasterio de Irache. Interior

En el crucero y sobre todo en los ábsides la decoración es mucho más rica. Con alguna clave esculpida como la siguiente en que aparece la lapidación de San Esteban.

Clave con la lapidación de San Esteban

Y capiteles figurativos como el de la Epifanía con los Reyes Magos a caballo.

Capitel ábside central 2. Epifanía

Al sur de la iglesia se halla el claustro plateresco.

124. Monasterio de Irache. Claustro

125. Monasterio de Irache. Claustro

La portada renacentista de comunicación con la iglesia es uno de sus elementos más relevantes.

126. Monasterio de Irache. Puerta de acceso del claustro a la iglesia

Para acceder al exterior de la cabecera hay que dar la vuelta completa a todo el conjunto de edificios del monasterio situados al sur.

Los tres magníficos ábsides merecerían un entorno más cuidado.

128. Monasterio de Irache. Cabecera

Los canecillos que sostienen la cornisa, especialmente los del ábside central, muestran una variadísima colección de figuras típicamente románicas.

131. Monasterio de Irache. Ábside central. Canecillos

Escenas de caza.

Ábside central. Canecillo 1

Un exótico dromedario.

Ábside central. Canecillo 7

O este monstruo con capucha semejante a los que aparecen en algunas iglesias palentinas, aunque en este caso tiene cuatro patas.

Ábside central. Canecillo 8

La fachada norte sólo es accesible dando la vuelta completa tras sobrepasar los ábsides.

DSCN3605

Esta fachada tiene en el centro una portada de época similar a la del oeste, cuya decoración está muy deteriorada.

DSCN3606

 De Irache hicimos unos cuantos kilómetros para ir a comer a Peralta.

132. Peralta. Ayuntamiento

Luego a Puente la Reina. En la Rúa Mayor sólo nosotros. Ningún peregrino. Pocos hacen el Camino en pleno invierno.

134. Puente la Reina. Calle Mayor

A media calle la iglesia de Santiago con su extraordianria portada románica.

136. Puente la Reina. Iglesia de Santiago. Portada

El interior es completamente gótico y los retablos barrocos.

137. Puente la Reina. Iglesia de Santiago. Interior

Lo más popular de esta iglesia es la talla policromada de Santiago del siglo XIV. Es conocida como “Beltza”, negro en vascuence , debido al color que mostraba su rostro antes de ser restaurada.

139. Puente la Reina. Iglesia de Santiago. Talla policromada de Santiago (Beltza=Negro). XIV

Contiene también la iglesia una notable escultura en piedra de San Bartolomé.

140. Puente la Reina. Iglesia de Santiago. Escultura en piedra policromada de San Bartolomé

También la plaza Julián Mena, centro de la población, estaba desierta.

142. Puente la Reina. Plaza Julián mena

Al final el conocidísimo puente que da nombre a la población y que cruzan cada año millares de peregrinos.

149. Puente la Reina

DSCN3577

Aún quedo tiempo para acercarse, en el otro extremo de la población, a la iglesia del Crucifijo, con sus dos naves, una románica y una gótica.

DSCN3556

La portada, profusamente decorada, es del siglo XIII.

Portada 2016

Y última visita del día. Eunate. A la caída del sol aspecto mágico. Pero ¿cuándo no es mágico Eunate?

168. Eunate

170. Eunate

172. Eunate

La iglesia estaba cerrada, pero no me resisto a poner aquí una fotografía de una visita anterior.

DSCN3549

Otra día. Hacia el Roncal. Había bancos de niebla.

173. Hacia Yesa

Pero fue el día más soleado del viaje. Precioso el paisaje al pasar por el embalse de Yesa

175. Hacia Yesa

Una vuelta por las calles de Roncal con sus casonas blasonadas es muy agradable.

177. El Roncal

178. El Roncal

180. El Roncal

En lo más alto su iglesia parroquial ofrece gracias a su ubicación excelentes vistas.

181. El Roncal

Dando un corto paseo se alcanza el cementerio donde se levanta el mausoleo de Julián Gayarre, obra de Mariano Benlliure.

188. El Roncal. Mausoleo de Julián Gayarre

La compra de quesos fue la última e imprescindible actividad en la localidad.

Fuimos después a Sangüesa, pasando por Leyre donde volveríamos por la tarde.

192. Regresando de El Roncal

En Sanguesa el objetivo principal Santa María la Real.

193. Sangüesa. Santa María la Real

Con su espléndida portada, si bien la hora y la altura del sol no eran las más adecuadas para su contemplación. Inconvenientes añadidos al que parece no tener arreglo, el tráfico continuado por delante de esta joya.

194. Sangüesa. Santa María la Real. Portada

El palacio del Príncipe de Viana es el otro gran atractivo de la localidad.

197. Sangúesa. Castillo Príncipe de Viana

Cominos en Aibar.

199. Aibar

Apenas con tiempo para echar un vistazo a Santa María.

200 Aibar. Santa María

Y por la tarde a San Salvador de Leyre.

Sólo los paisajes ya valen la excursión. En lugares así se puede entender que el abad Virila en el siglo X se quedase extasiado escuchando el canto de un pajarito y cuando volvió al monasterio nadie lo reconoció ni él a ninguno de los monjes. Habían pasado trescientos años.

202. Monasterio de Leyre

203. Monasterio de Leyre

La cabecera con sus tres ábsides suele ser lo primero que se contempla. Sus dos niveles correspondientes a la iglesia superior y a la iglesia inferior primitiva le dan una altura considerable.

205. Monasterio de Leyre. Cabecera de la iglesia

Se visita primero la iglesia inferior, que algunos llaman cripta, pero que no es tal pues se eleva sobre el nivel del suelo y recibe iluminación exterior. Es de tres naves con la central dividida por un muro probablemente para dar más consistencia a las bóvedas que permitieran soportar el peso de la iglesia superior. Está dedicada a San Babil, supuesto obispo de Pamplona, cuya devoción prácticamente se circunscribe a Navarra y el Aragón noroccidental.

206. Monasterio de Leyre. Cripta

Algunos de sus enormes capiteles muestran una sencilla decoración y parecen completamente desproporcionados respecto a las columnas que los sustentan.

CIMG0353

La iglesia tiene dos partes, la más antigua al este que corresponde a la iglesia inferior, ambas de mediados del siglo XI, y los tramos más occidentales ya del siglo XII y que en el XVI fueron cubiertos con la actual bóveda gótica.

207. Monasterio de Leyre. Iglesia

En un arcosolio abierto en el muro norte se guardan en una arqueta los restos de los primeros reyes de Pamplona (al menos eso dice la tradición).

210. Monasterio de Leyre. Iglesia. Capilla con el arca con los restos de los primeros Reyes de Navarra

Lo más espectacular de la iglesia es la Porta Speciosa. Ricamente decorada, contiene elementos muy variados, algunos procedentes de otros lugares, lo que dificulta su interpretación.

Era la primera vez que la veía con sol de tarde lo que ofrece otra perspectiva diferente.

211. Monasterio de Leyre. Iglesia. Porta Speciosa

El tímpano está centrado por la figura del Salvador, rodeado por la Virgen, San Pedro, San Juan y otras figuras no plenamente identificadas.

212. Monasterio de Leyre. Porta Speciosa. Tímpano

En arcuaciones, jambas , capiteles y enjutas hay figuras de todo tipo. Abundan las que hacenb referencia a vicios y pecados como la siguiente.

Porta Speciosa. Detalle 3

La mano del Maestro Esteban o de alguien de su taller debió andar por aquí como se ve en el capitel siguiente con las aves mordiéndose las patas como en Sos o en el procedente de la catedral de Pamplona, hoy en el Museo de Navarra.

Porta Speciosa. Capitel 2

Ya lunes. Destino: Olite. Niebla contrastando con el soleado día anterior.

215. Yendo a Olite. Niebla

En Olite la visita fue el castillo-palacio. A mí, a pesar de todas las alabanzas que suele recibir esa construcción, me sigue pareciendo un escenario para cuentos infantiles. La riqueza de su decoración interior, que según los testimonios en la época era algo sobresaliente, ha desaparecido para siempre tras el abandono, expolio  e incendios sufridos.

216. Palacio de Olite

218. Palacio de Olite

En la sala de los Arcos, conocida también como Cueva de los Murciélagos, puede admirarse la arquitectura de la construcción original.

222. Palacio de Olite. Sala de los Arcos

Sus galerías, jardines, murallas y torreones recuerdan el pasado esplendor, aunque carezcan del sabor de lo auténtico.

227. Palacio de Olite

229. Palacio de Olite

232. Palacio de Olite

Un elemento auténticamente interesante es el espectacular pozo de hielo anejo al castillo.

240. Palacio de Olite. Pozo de Hielo

La humedad y el frío nos habían acompañado durante el recorrido y una pausa en una de las cafeterías que bordean la plaza de Carlos III el Noble nos reconfortó algo los ánimos.

219. Olite. Plaza de Carlos III El Noble

Tras Olite, Tudela. Algo lloviznaba en la Plaza de los Fueros.

241. Tudela. Plaza de los Fueros

La catedral desafortunadamente estaba cerrada. Iniciada su construcción a finales del siglo XII, tiene partes y añadidos de muy diversas épocas como la torre-campanario del siglo XVII, que sustituyó a la original tras su derrumbe.

243. Tudela. Catedral. Campanario

O las diversas capillas añadidas sobre todo en el lado norte.

244. Tudela. Catedral

En ese mismo lado aparece una de las puertas, de transición románico-gótico.

245. Tudela. Catedral

La puerta principal es la situada a poniente. Bello ejemplo del gótico primitivo, denominada del Juicio porque en sus arquivoltas aparecen escenas con esa temática entre las que sobresalen las muy imaginativas de demonios torturando a los condenados.

247. Tudela. Catedral. Portada del Juicio

Cerca de la catedral se halla la iglesia de San Nicolás. Originalmente románica fue reconstruida en el siglo XVIII en estilo barroco, pero colocado sobre una de sus puertas se ha conservado un tímpano y otros elementos del templo románico.

249. Tudela. San Nicolás. Portada con el tímpano y otros restos de la antigua portada románica

Ya avanzada la tarde regresamos a Pamplona donde el día siguiente, último de nuestra estancia, por la mañana repetimos visita al Museo de Navarra y despedimos la ciudad en el Iruña.

255. Pamplona. Plaza del Castillo

Por la tarde a casa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: