Relatos de viajes, excursiones, románico y más.

CANADÁ

En agosto parece Canadá destino apetecible por el clima. Y en esto no nos equivocamos en absoluto. Nos esperaban unos días con la temperatura que no descendió nunca de quince grados ni tampoco superó los treinta.

Partimos del aeropuerto de Barcelona en un vuelo de la compañía Air Transat. Pensábamos que no existían las compañías low-cost en vuelos trasatlánticos. Y parece ser que ésa lo es. No habíamos sido informados de tal cuestión pues indudablemente habríamos desistido de un viaje de tantas horas en las condiciones que se suele ir a Mallorca y similares con los low-cost esos.

La recepción en el aeropuerto de Montreal, otra tortura. Colas interminables para entregar unos formularios de los que luego nadie comprueba ni la veracidad de los datos.

001. Aeropuerto de Montreal

La recogida de maletas, nuevo caos. Maletas amontonadas por doquier. Salida por una cinta no anunciada, … Esas cosas que dicen que pasan en eso que llaman el tercer mundo.

005. Aeropuerto de Montreal

A la salida del aeropuerto ya empieza enseguida la zona urbana.

007. Montreal. Yendo al hotel

Pronto llegamos a los rascacielos que caracterizan las grandes urbes canadienses

008. Montreal. Yendo al hotel

Era domingo y el tráfico escaso

010. Montreal. Yendo al hotel

Con lo que en poco tiempo al hotel.

013. Montreal. Hotel

Con la espera del aeropuerto ya no quedaba tiempo para más que dejar las maletas, ir a cenar y a la cama.

Un paseo a primeras horas del día fue el inicial contacto con Montreal.

014. Montreal

015. Montreal

016. Montreal

Tras el desayuno a recorrer la ciudad en bus. Primero subiendo a Mont-Royal, desde donde las vistas son espléndidas.

022. Montreal desde Mont-Royal

024. Montreal desde Mont-Royal

Al fondo se divisan la torre del Estadio Olímpico y el velódromo, que alberga actualmente el Biôdome donde se recrean diveros espacios bioclimáticos.

025. Montreal (Ciudad Olímpica) desde Mont-Royal

Descendiendo del Mont-Royal se halla el monumento a Sir George-Étienne Cartier, uno de los padres del actual Canadá.

027. Montreal. Monumento a Sir George-Étienne Cartier

Ya en la ciudad, descendimos del bus y paseamos por el Plateau Mont-Royal, antiguo barrio obrero, que alberga ahora población -en mi impresión- entre alternativa y pijo-progre.

030. Montreal. Plateau Mont-Royal

032. Montreal. Plateau Mont-Royal

Las ardillas son numerosas en esta zona y corretean por sus parques.

033. Montreal. Plateau Mont-Royal

035. MontrealOtra vez al autocar y proseguimos nuestra visita.

037. Montreal

El río San Lorenzo es la gran referencia de todas las grandes ciudades del este canadiense

040. Montreal

En una de sus isletas se ha conservado el pabellón EEUU para la Expo de 1967, transformado en la Biosfera, centro de interpretación del sitema de los grandes Lagos y el río San Lorenzo.

039. Montreal. Biosfera (pabellón EEUU para la Expo de 1967)En otra se halla el Casino.

041. Montreal. Casino

Con un último vistazo al puerto nos adentramos en el Viejo Montreal.

045. Montreal

Pasamos por “La Multitud Iluminada”, escultura de Rayomond Mason, representa  a la población de Montreal observando una fuente luminosa: ¿la ciudad ardiendo, el futuro, la verdad, …?

049. Montreal. La multitud iluminada

Continuamos a pie por el centro comercial.

050. Montreal

Para acabar la visita guiada en la ciudad subterránea formada por multitud de comercios ubicados en el subsuelo y conectados entre sí por un laberinto de pasadizos.

051. Montreal. Ciudad subterránea

Después de comer, partimos de Montreal en dirección a Quebec. Siempre entre el paisaje candiense donde el agua y el verdor son omnipresentes.

057. De Montreal a Quebec

059. De Montreal a Quebec

En las afueras de Quebec fuimos a una teórica recreación de un poblado de los indios hurones. He visto reportajes con tales poblados y la verdad es que aquel al que acudimos más bien debía ser de serie B.

061. Cercanías de Quebec. Imitación poblado indios hurones

070. Cercanías de Quebec. Imitación poblado indios hurones

Una señora disfrazada de Pocahontas, que de india tenía más bien poco, nos explicó historietas y hasta nos cantó en un idioma inidentificable.

077. Cercanías de Quebec. Imitación poblado indios hurones

Lo hortera del lugar relucía hasta en el acceso a la tienda, objetivo principal de la visita y donde era posible hallar artesanía de todo tipo de la que abunda en las tiendas Dollarama, equivalente canadiense de nuestros “Todo a cien”

080. Cercanías de Quebec. Imitación poblado indios hurones

 Por cierto, simpático y de tebeo el letrerito del “prohibido fumar”.

078. Cercanías de Quebec. Imitación poblado indios hurones

Pronto llegamos a Quebec.

082. Entrando en Quebec

Un paseito para ir a cenar en la animada ciudad.088. Entrando en Quebec

Y más tarde otro nocturno.092. Quebec. Porte St-Louis

El día siguiente, paliza de autocar con ida y vuelta a Tadoussac.

Dejamos Quebec con la visión del último puente que atraviesa el San Lorenzo.

101. Saliendo de Quebec hacia Taboussad. Último puente sobre el San Lorenzo

Hermosos paisajes, pero con un cierto aire repetitivo.

107. De Quebec hacia Taboussad

110. De Quebec hacia Taboussad

114. De Quebec hacia Taboussad

Varias horas después ya nos acercábamos a Taboussad a cumplir nuestro objetivo: el avistamiento de ballenas.

115. Llegando a Taboussad

Cruzamos en ferry el fiordo de Saguenay.

120. Ferry en Taboussad

Y comimos en el hotel Tadoussac, que data de 1865.121. Restaurante en Taboussad

En plena digestión nos embarcamos para contemplar las ballenas. Éstas frecuentan mucho la zona ya que en ella abunda el “krill”, pequeño camarón que es parte básica de su alimentaciónn.

126. Taboussad. A avistar ballenas

Pronto se dejaron ver algunas ballenas beluga, cetáceos que aunque no son propiamente ballenas son muy conocidas por su vistoso color blanco y su curiosidad que las hace acercarse a los humanos.

133. Ballena beluga

136. Ballenas beluga

144. Ballenas beluga

Tuvimos que alejarnos más para que asomasen otras ballenas.

156. Ballena

149. Ballena

154. Ballena

Iban saliendo bastantes, pero tan sorpresivamente que lo difícil era enfocar la cámara.

163. Ballena

164. Ballena

169. Ballena

Algunas hasta parecían perseguirse.

185. Ballena

186. Ballena

191. Ballena

El tamaño se puede compara con la zodiac cercana.

195. Ballena

Fue buen día para verlas.

202. Ballena

207. Ballena

Regreso por idílicos paisajes.

215. De vuelta a Quebec

Y por otros no tan idílicos.219. De vuelta a QuebecY tras cenar, nosotros al hotel que no sobraban los ánimos.

221. Quebec. Hotel

El día siguiente también amaneció bueno en una tranquila ciudad, donde poco movimiento se veía a primera hora en la Grand Allée.

220. Quebec. Grand Allée

222. Quebec

Comezamos la visita guiada a Quebec. La primera parada fue en las Llanuras de Abraham, extenso parque situado donde en 1759 tuvo lugar la batalla que estableció definitivamente el dominio británico en estas tierras.

223. Quebec. Llanuras de Abraham

Desde allí, extensas panorámicas sobre el San Lorenzo.

224. Quebec. Río San Lorenzo

A escasa distancia la Ciudadela, construida a principios del siglo XIX.

229. Quebec. Ciudadela

Y también grandes espacios ajardinados.231. Quebec. Llanuras de Abraham

Presididos por una estatua de Juana de Arco.232. Quebec. Llanuras de Abraham. Estatua Juan de Arco

A continuación descendimos frente al Parlamento, junto a la fuente de Tourny.

237. Quebec. Fuente de Tourny y Parlamento

Es curioso el huerto-jardín ecológico situado en plena urbe, frente al Parlamento.

240. Quebec. Jardín ecológico frente al Parlamento

En la parte alta de la ciudad el castillo Frontenac, que pese a su nombre y apariencia ha sido siempre hotel y nunca fortaleza.

245. Quebec. Castillo Frontenac

Muy cerca, la Plaza d’Armes centra buena parte de la vida ciudadana.

246. Quebec, Place d'Arme

También desde allí buenas vistas sobre el San Lorenzo.

247. Quebec, Río San Lorenzo

Pasando por la catedral empezamos el descenso hacia la Ciudad Baja.

249. Quebec. Catedral

Que finalizamos por la empinada escalera Casse-Cou, literalmente rompe-cuellos.

251. Quebec. Escalera Casse-Cou a la Ciudad Baja

La Place Royal es probablemente la más antigua de Quebec y, una vez restaurada, conserva el aspecto que debió tener en el siglo XVIII.

256. Quebec. Plaza Real

Junto a ella toda una fachada pintada en trampantojo recrea el pasado quebequés.

259. Quebec. Trompe-l'oeil junto a Plaza Real

En los alrededores tienen sus talleres diversos artesanos como este fabricante de pipas.

260. Quebec. Artesano realizando pipas junto a Plaza Real

Varias calles de esta zona de la ciudad están llenas también de talleres y comercios y repletas de turistas.

262. Quebec. Ciudad Baja

263. Quebec. Ciudad Baja

Dejamos Quebec para ir a la cercana e impresionante cascada Montmorency, que forma el río de este nombre al desembocar en el San Lorenzo.

265. Cascada de Montmorency

271. Cascada de Montmorency

De Quebec seguimos bordeando la orilla izquierda del San Lorenzo hasta la zona de Trois Rivières. En el paisaje alternaban cultivos y granjas.

274. De Quebec hacia Trois Rivières

275. De Quebec hacia Trois Rivières

Entre mucha agua de ríos y lagos.

276. De Quebec hacia Trois Rivières

277. De Quebec hacia Trois Rivières

Paramos a comer en una cabaña azucarera, pequeña explotación del jarabe de arce, destinada a las visitas turísticas.

280. Tres Rivières (cabaña de azúcar)

281. Tres Rivières (cabaña de azúcar)

De la savia del arce se obtiene un jarabe que se usa de muchas maneras. Allí pudimos probar los caramelos obtenidos a base de tirar jarabe de arce sobre nieve helada.

282. Tres Rivières (cabaña de azúcar)

Y comprar jarabe y licores derivados del mismo.

282a

De allí nos dirigimnos a Mont Tremblant, estación turística, donde pasaríamos la noche

284. De Tres Rivières a Mont Tremblant

Llegamos tarde dando tiempo para poco más que cenar y un breve paseo. El hotel estaba ubicado en el centro de la urbanización.287. Mont Tremblant. Hotel

El día siguiente paseamos por el pueblo y sus alrededores, lugar muy frecuentado en todas épocas del año.

290. Mont Tremblant

291. Mont Tremblant

Desde allí suben los remontes para esquiar y realizar también otras actividades deportivas.

  297. Mont Tremblant

Hay parajes de sorprendente belleza.

300. Mont Tremblant

301. Mont Tremblant

De Mont Tremblant hacia Ottawa, capital de Canadá, donde llegamos a la hora de comer. Lo hicimos en la zona del mercado ByWard , por el cual dimos después un paseo.

313. Ottawa

Frutas y verduras de buen aspecto, pero precios que no son los españoles.

315. Ottawa. Mercado

Los productos derivados del jarabe de arce ocupaban varios tenderetes.

318. Ottawa. Mercado

Recorrimos luego parte de la ciudad, contemplando el hotel Castillo Fairmont

323. Ottawa. Hotel Castillo Fairmont

El canal Rideau, que comunica los lagos y canales que hay entre Ottawa y Kingston.

324. Ottawa. Canal RideauNos detuvimos ante los edificios del Parlamento.

333. Ottawa. Edificios del Parlamento

335. Ottawa. Edificios del ParlamentoDejamos las cosas en el hotel.

378. Ottawa. Hotel

Y fuimos al Museo canadiense de Historia, cuya colección de totems de aborígenes es lo más interesante de su contenido.

340. Ottawa. Museo canadiense de Historia

341. Ottawa. Museo canadiense de Historia. Totem de Kayang de los indios haida

342. Ottawa. Museo canadiense de HistoriaQue también alberga vestuarios y todo tipo de objetos de estos pueblos.

345. Ottawa. Museo canadiense de Historia

Las vistas sobre la ciudad desde el exterior del museo son para no perdérselas.

  356. Ottawa desde el Museo de Historia

358. Ottawa desde el Museo de Historia

360. Ottawa desde el Museo de Historia

De regreso al centro  frente a la Galería Nacional pudimos ver a “Maman”, la escultura de Louise Boiurgeois. Hay varias en el mundo: una en acero en la Tate gallery de Londres y otras en bronce, en el Museo Guggenheim de Bilbao, en el Mon Art museum de Tokio, en el Museo Leeum en Corea y en el Museo de Arte Americano Crystal Bridges de Bentonville (Arkansas).

364. Ottawa

Por la noche fuimos a contemplar el espectáculo de luz y sonido que se proyecta en verano en el Parlamento sobre la historia de Canadá.

368. Ottawa. Parlamento. Espectáculo de luz y sonido

Dejábamos Ottawa pra seguir remontando el curso del San Lorenzo.

379. Dejando Ottawa

Entre agradables parajes y excelente día nos fuimos acercando a la zona de las Mil Islas, donde en un estrechamiento del río hay centenares de islotes de todos los tamaños. Son propiedad privada, unos canadienses y otros norteamericanos.

380. Hacia las Mil Islas

Allí embarcamos para realizar un minicrucero entre las islas.385. Crucero por las Mil Islas

 

El tamaño de las islas es muy variable.388. Crucero por las Mil Islas

Pero casi todas tiene la característica de estar habitadas, por lo menos en las épocas del año de clima más suave.

391. Crucero por las Mil Islas

393. Crucero por las Mil Islas

Idílicos y encantadores lugares donde vivir. Las noches sin el tráfico de turistas han de ser algo inenarrable.

402. Crucero por las Mil Islas

404. Crucero por las Mil Islas

En una de las islas, la llamada Corazón por su forma, perteneciente a Estados Unidos, se aprecia un castillo que el millonario Georges Blodt empezó a construir a fines del siglo XIX para su esposa. A la muerte de ésta se interrumpieron las obras y permaneció décadas en completo abandono. Ahora es usado como atractivo turístico. Para mí un ejemplo de como el dinero y el buen gusto no tienen porque ir estrechamente unidos.

418. Crucero por las Mil Islas

409. Crucero por las Mil Islas

 

En algunas islas hay varias propiedades.

413. Crucero por las Mil Islas

En otras, casitas que prácticamente las ocupan íntegramente y que para quienes tenemos una edad nos invitan a recordar la que fue famosa canción de Elder Barber a finales de los años cincuenta del pasado siglo: “Tenía una casita pequeñita en Canadá …”

415. Crucero por las Mil IslasRegresando, aún veíamos el castillo en la lejanía.

423. Crucero por las Mil Islas

Y lugares tan pintorescos como estas pequeñas islas unidas por un puente.

427. Crucero por las Mil Islas

 

Después de comer fuimos hacia Kingston.432. Llegando a Kingston

Ciudad caracterizada por sus muchas instalaciones militares.

434. Llegando a Kingston

Subiendo hacia el Fuertte Henry se divisan algunas de las mejores perspecctivas de la ciudad.

437. Kingston

En el Fuerte Henry, antiguo bastión británico usado hoy como museo, el calor apretaba de lo lindo.

440. Kingston. Fuerte Henry

Hicimos una breve pausa en la ciudad de Kingston.

446. Kingston

447. Kingston

Y luego en “La Gran Manzana”, tienda dedicada a la venta de todo tipo de productos derivados de la manzana o en los que ésta entra como componente.

449. La Gran Manzana

Algunos, curiosos, como la sidra helada.

450. La Gran Manzana

Y ¡a Toronto! Antes de llegar adelantábamos un Rolls, pero lo cierto es que fue el único. No todos los ciudadanos de Torontyo van en Rolls, pese a lo mucho que les gusta a los canadienses presumir de su elevado nivel de vida.

452. Llegando a Toronto. Un Rolls

Rascacielos y calles rectas caracterizan a al ciudad de Toronto.

455. Toronto

456. Toronto

Las iluminaciones de los edificios son más vistosas que las de las calles.

459. Toronto

463. Toronto desde el hotel

Por la mañana salimos en dirección a las cataratas de Niágara. Desde muchos lugares de Toronto se divisa la CN Tower.

467. Toronto

Durante muchos años fue el edificio más alto del mundo.

470. Toronto

Hacia lo más alto también se encaraman muchos edifios torontonianos.

469. Toronto

473. Toronto

474. Toronto

El San Lorenzo presente como siempre.Pasamos por Halifax, ciudad fuertemente industrializada.

475. Hacia Niágara. Halifax

Y llegamos a Niágara donde en el primer momento los rascacielos, las tiendas, el tráfico y la multitud turística casi te hacen olvidar las cataratas.

484. Niágara

Pero están ahí.

483. Cataratas del NiágaraLo primero a tomar el barco que te acerca a ellas.

486. Cataratas del Niágara

488. Cataratas del Niágara

Una isla divide en dos las cataratas. El acercamiento se realiza empezando por las conocidas como Horseshoe Falls, situadas en territorio canadiense.

499. Cataratas del Niágara

492. Cataratas del Niágara

A la izquierda quedan las American Falls en territorio de Estados Unidos.

500. Cataratas del Niágara

Cuando llegas y el barco casi se detiene bajo las primeras de poco te sirve el impermeable de plástico que te han dado al subir.

502. Cataratas del Niágara

Al dar la vuelta la contemplación de las otras es más tranquila. Se pueden abrir los ojos y tomar fotos tranquilamente, pero son mucho menos impactantes.

511. Cataratas del Niágara

513. Cataratas del Niágara

515. Cataratas del Niágara

517. Cataratas del Niágara

El trayecto en barco se hace corto pero desde el paseo situado en al orilla pueden seguir contemplándose desde diferentes perspectivas.

524. Cataratas del Niágara

530. Cataratas del Niágara

535. Cataratas del Niágara

El aumento de temperatura al avanzar el día provocaba una evaporación más rápida que parecía que las Horseshoe Falls echaban humo.

538. Cataratas del Niágara

533. Cataratas del Niágara

534. Cataratas del Niágara

Vale la pena el largo paseo de ida y vuelta para acabar de disfrutar del espectáculo.

539. Cataratas del Niágara

543. Cataratas del Niágara

549. Cataratas del Niágara

Desde el restaurante aún seguimos contemplándolas.

550. Cataratas del Niágara

A continuación a la base desde donde salen los helicópteros para sobrevolarlas.

552. Estación de helicópteros para sobrevolar las cataratas del Niágara

He de reconocer que subir en esos aparatos no entra dentro de mis deportes de riesgo predilectos. Por consiguiente a refrescarse y a esperar que regresasen los intrépidos.

554. Helicóptero para sobrevolar las cataratas del Niágara

Nos acercamos luego a Niágara-on-the-lake, tranquilo y floreado pueblecito vacacional cercano a las cataratas.

557. Niágara-on-the-lake

558. Niágara-on-the-lake

561. Niágara-on-the-lake

562. Niágara-on-the-lake

En toda la zona, muchos viñedos.

567. Regresando a Toronto. Viñas

Regreso a Toronto y a sus gigantescos edificios.569. Toronto

570. Toronto

El último día lo dedicamos a Toronto. En la ciudad abundan los parques.

573. Toronto

También las zonas alternativas.

574. Toronto

Destacan sobre todo las enormes construcciones del centro.

583. Toronto

581. Toronto

Cada rascacielos parece querer superar a los demás.

585. Toronto

Hay inmensos complejos comerciales como el Atrium Bay.586. Toronto

En la zona de negocios compiten las más diversas arquitecturas contemporáneas.

591. Toronto

592. Toronto

598. Toronto

Aún hubo un rato para compras.

600. Toronto

Antes de acercarnos a la CN Tower.

606. Toronto. CN Tower

A cuyo lado está el Acuario de la ciudad.

607. Toronto. Acuario

No hubo tiempo para el Acuario, pero sí para ascender a la torre (553 metros de altura), por lo menos hasta el mirador (346 metros), desde donde se ven amplias panorámicas de la ciudad en un día claro como el que tuvimos suerte de tener.

608. Toronto desde la CN Tower

613. Toronto desde la CN Tower

616. Toronto desde la CN Tower

620. Toronto desde la CN Tower

621. Toronto desde la CN Tower

En todo el viaje por Canadá no vimos ningún miembro de la famosa Policía Montada. Lo que más se le pareció fueron estos muñecos de la tienda de la CN Tower.

624. Toronto. CN Tower

Después de comer estuvimos un rato en la antigua destilería de whisky Gooderham and Worts, transformada en espacio de modernas tiendas, restaurantes y espectáculos al aire libre.

627. Toronto. Antigua Destilería

628. Toronto. Antigua Destilería

De la Destilería al aeropuerto dando un último vistazo a la ciudad.632. Dejando Toronto

633. Dejando Toronto

Escala en Montreal, llegada el día siguiente a Barcelona y a casa.

Comentarios en: "CANADÁ" (2)

  1. JOSEP MARIA SANTACANA I MARIA TERESA SOLE dijo:

    Com ens tens acostumats als que hem compartit un viatge amb tú, podem gaudir, una vegada més, de un document que resumeix molt bé el viatge. Així que ens estalvies la fenya de fer-ho nosaltres, cosa que es de agrair. Records.

    Me gusta

  2. JOSEP MARIA SANTACANA I MARIA TERESA SOLE dijo:

    Un bon treball que resumeix les diferents etapes del viatge. Tenim la sort, els que hem compartit algún viatge, de trobar sempre la fenya feta, tinguen a ma un recull de totes les vivencies que passaràn a bons records.
    JOSEP Mª i Mª TERESA – GUISSONA

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: