Relatos de viajes, excursiones, románico y más.

EGIPTO

Un país y una cultura legendaria que por diversas causas aún nos eran desconocidos. Había que ir y eso hicimos, partiendo el 31 de marzo.

Embarque hacia El Cairo.

001. Llegada a El Cairo

Allí a enlazar con el vuelo a Luxor.

002. Llegada a El Cairo

Llegada a Luxor, la antigua Tebas, capital del Alto Egipto y durante siglos de todo el país.

004. Llegada a Luxor

Y traslado al crucero donde pasaríamos los primeros días. Lo único que quedaba ya era cenar algo y a descansar un rato.

005. Luxor. Llegada al crucero

Y al poco a levantarnos. Dadas las, por lo general, elevadas temperaturas vale la pena empezar las visitas a primera hora, más siendo un país donde con las primeras luces del alba ya empieza la vida.

Dejamos el barco y el Nilo para coger el autobús.

006. Descenso del barco

Y pronto llegábamos al primer destino, el templo de Karnak

012. Entrada al templo de Karnak

A esa hora con el sol levantándose al fondo el impacto que produce la entrada entre dos enormes pilones es excepcional.

017. Karnak

Entre las ruinas aún no aparecían las riadas de turistas.

079. Karnak

Las inmensas ruinas de Karnak no pertenecen a un único templo sino a un conjunto de santuarios construidos a lo largo de dos mil años. El más importante de ellos, destinado a Amón-Ra ocupa la parte central.

Esfinges con cabeza de carnero protegen los accesos.

026. Karnak

Ver una columna aislada con fuste y capitel de enorme tamaño sorprende, pero aún es más extraordinario pensar que formaba parte de un bosque de columnas similares en una sala hipóstila.

022. Karnak

Los primeros bajorrelieves con jeroglíficos que aparecieron a nuestra vista, muy deteriorados, no eran más que un pequeño anticipo de los kilómetros grabados  en muros, dinteles o columnas, que llegaríamos a ver..

035. Karnak

Una columnata y un gran pilón hacen de fondo a una esfinge.

036. Karnak

La esfinges son esculturas de rostro humano y cuerpo de animal.

038. Karnak

Bajo la columnata, una larga serie de carneros protectores.

039. Karnak

Abundan las estatuas apoyadas en pilares o muros que muestran los brazos cruzados sobre el pecho sosteniendo en las manos un cetro y otros símbolos de poder, aunque en este caso estén muy deterioradas y falten las coronas sobre la cabeza.

040. Karnak

Columnas con capiteles papiriformes, abiertos o cerrados, se multiplican conforme penetramos más al interior del templo.

047. Karnak

También se elevan hacia lo alto un par de obeliscos.

055. Karnak

Y los muros con inscripciones son suficientes para ocupar semanas a quienes los sepan descifrar.

062. Karnak

Un animal muy venerado en el antiguo Egipto fue el escarabajo. Se le relacionó con el dios Ra, dios solar y creador de la vida y, más tarde, fue usado como amuleto. En Karnak hay una gran estatua del escarabajo. Frotar su basa al parecer daba suerte. Otros se conforman en dar tres vueltas a su alrededor. No sé si vale la pena ir a Egipto por eso con la de escarabajos peloteros que tenemos por aquí.

070. Karnak

El lago tenía diversas funciones rituales, entre ellas servir para las abluciones de los sacerdotes.

071. Karnak

En algunas columnas se puede observar que la afición de los visitantes para dejar sus huellas mediante graffitis viene de antiguo.

076. Karnak. Graffiti decimonónico

Nos despedíamos de Karnak entre carneros, pero no los dejaríamos de ver pues la gran avenida que unía los templos de Karnak y Luxor estaba completamente rodeada por ellos.

083. Avda. de las Esfinges entre los templos de Karnak y Luxor

La figura del carnero la incorporaron los egipcios tras la conquista durante el Imperio Medio del reino de Kush (baja Nubia) al identificar el dios principal del reino de Kush, que tenía cabeza de carnero, con Amón.

080. Karnak

El templo de Luxor se halla también en la orilla oriental del Nilo. Más pequeño que Karnak, pero mejor conservado.

El interior de este templo es mayoritariamente de tiempos del faraón Amenofis III, probablemente obra del arquitecto Amenhotep. Ramsés II completó el interior. Estaba dedicado a Amon, aquí identificado con el dios itifálico Min.

Al llegar nos reciben dos enormes pilones con una gran estatua de Ramsés II frente a cada uno de ellos y con inscripciones que recuerdan una batalla contra los hititas. También vemos a la izquierda un obelisco. Éste también tenía su pareja, pero Mohammad Alí lo regaló a Francia en 1835 y ahora preside en París la plaza de la Concordia.

086.Templo de Luxor

Hacia el interior se accede a un primer patio peristilado, quedando a la izquierda una mezquita construida en el siglo XIII por el jeque Abu el Aggag.

106.Templo de Luxor. Mezquita del XIII

Otras grandes otras colosales estatuas de Ramsés II preceden la columnata procesional de Amenhotep III

092.Templo de Luxor

094.Templo de Luxor

088.Templo de Luxor

Todas las columnas son papiriformes.

105. Templo de Luxor

A continuación se llega al patio de Amenhotep III.

098.Templo de Luxor

099.Templo de Luxor

Amenhotep III aparece representado junto a su esposa.

107.Templo de Luxor

Al final se encuentra un santuario de época romana en cuyo interior se mezclan  construcciones y pinturas de época faraónica, alejandrina y paleocristiana.

111.Templo de Luxor. Acceso al santuario romano

 

Desde la calle que rodea el templo por el este y el sur se obtienen las mejores perspectivas del conjunto.

120.Templo de Luxor

Tras Karnak y Luxor había que cruzar a la otra orilla del Nilo para visitar el resto del conjunto arqueológico de los alrededores de la antigua Tebas. Eso hicimos en una de las muchas barcas que surcan las aguas.

125. Cruzando el Nilo

Al otro lado, en la zona cercana al río, canales y huertas.

129. Luxor. Orilla oeste

Pequeñas aldeas.

130. Luxor. Orilla oeste

Y hasta cementerios.

132. Luxor. Orilla oeste. Cementerio

Pero a escasa distancia de las influencias benéficas del río ya únicamente la desolación del desierto.

135. Luxor. Hacia el valle de los Reyes

Y mucho calor y mucha gente en el Valle de los Reyes.

146. Valle de los Reyes

Visitamos algunas tumbas como la de Ramsés IV. Las explicaciones a pleno sol se hacían durillas.

138. Valle de los Reyes

Lo más interesante sus pinturas, pero con prohibición de hacer fotografías. Ahora bien, alguna que otra se hizo.

141. Valle de los Reyes. Tumba de Ramsés IV

La tumba de Tutankamón, la más popular, pese a que los extraordinarios tesoros hallados en ella se encuentran en el museo de El Cairo.

142. Valle de los Reyes Tumba de Tutankhamon

Se pueden contemplar las pinturas de las paredes y su momia-

143. Valle de los Reyes Tumba de Tutankhamon

Del Valle de los Reyes nos dirigimos a una fábrica de alabastro.

150. Luxor. Fábrica de alabastro

Allí asistimos a una exhibición para turistas, a la vez cómica y deprimente.

153. Luxor. Fábrica de alabastro

Y a seguir con templos. Ahora en la zona de Deir el Bahari. Allí destaca sobre el resto el templo de Hatshepsut, el “sublime entre los sublimes” como lo denominaron en la antigüedad.

Hatshepsut tras una larga historia de intrigas, matrimonios incestuosos, muertes prematuras, conjuras palaciegas y el apoyo de la casta sacerdotal que la confirmaba como hija directa de Amón llegó a reinar como faraona de la XVIII dinastía en Egipto entre 1490 y 1468 a. C.

Su actividad constructora fue muy importante destacando sobre todo este templo funerario que debía acogerla. Encomendó la obra a Senenmut, su arquitecto favorito (al parecer no sólo como arquitecto).

La estructura en terrazas a las que se accede por rampas y su situación bajo la roca lo convierten en algo realmente espectacular.

159. Templo de Hatshepsup

163. Templo de Hatshepsup

La visión es maravilloso tanto de cerca como de lejos. A mí, aunque decirlo parezca una auténtica herejía, me impactó más que Abu Simbel.

165. Templo de Hatshepsup

En los alrededores había muchos más templos y construcciones de los que no quedan muchas cosas como esta esfinge, una de las muchas que protegían el camino de acceso.

166. Templo de Hatshepsup

A la derecha de la segunda terraza está la capilla dedicada a Anubis con magníficas pinturas.

169. Templo de Hatshepsup. Capillas de Anubis

Anubis, el dios con cabeza de chacal, vinculado a la muerte y a la vida ultraterrena.

171. Templo de Hatshepsup. Capillas de Anubis

175. Templo de Hatshepsup. Capillas de Anubis

Una columnata formada por pilares precedidos de figuras osiríacas es la antesala del templo propiamente dicho.

177. Templo de Hatshepsup. Columnata con estatuas de Osiris

Las pinturas y relieves del templo hacen referencia al origen divino de Hatshepsut y a una expedición realizada al país de Punt, posiblemente hacia la actual Eritrea.

183. Templo de Hatshepsup

184. Templo de Hatshepsup

187. Templo de Hatshepsup

En el lado izquierdo está el santuario de Hathor, la única diosa representada en los capiteles en los templos a ella dedicados

193. Templo de Hatshepsup. Capilla de Hathor

Hathor, la diosa-vaca aparece también en los grabados y pinturas.

196. Templo de Hatshepsup. Capilla de Hathor

Pinturas muy abundantes en el santuario interior.

198. Templo de Hatshepsup. Capilla de Hathor

Abandonando el templo por las rampas aún pudimos contemplar las representaciones de Horus, el dios-halcón celestial.

191. Templo de Hatshepsup

Regresando hacia el Nilo íbamos pasando ante un continuo de increíbles ruinas merecedoras todas ellas de una detenida visita. Aquí nos empezamos a hacer a la idea de que conocer un mínimo Egipto no requiere unos días sino meses o tal vez años.

Vimos lo que según la leyenda fueron los graneros de José.

201. Regresando del templo de Hatshepsup. Los graneros de José

Templos de diferentes épocas.

202. Regresando del templo de Hatshepsup

Estatuas gigantescas.

204. Regresando del templo de Hatshepsup

Para detenernos en los Colosos de Memnón. Estas descomunales estatuas es lo que queda del templo de Amenofis III.

Muy dañados por el terremoto de 27 a. C. uno de ellos producía sonidos al amanecer, fenómeno que describió Estrabón. No era magia sino simplemente los movimientos producidos por la dilatación de la piedra al cambiar bruscamente la temperatura de la noche al día. Restaurados en el siglo II se acabaron los sonidos.

209. Colosos de Memnon

Con sonidos o sin ellos, los más de dieciséis metros de cada uno los siguen haciendo imponentes. Supongo que en solitario con las primeras luces del alba aún más.

211. Colosos de Memnon213. Colosos de Memnon

Los Colosos están muy cerca del río, que había que volver a cruzar desde un punto donde quedaba enfrente el templo de Luxor.

220. Regresando al barco. Templo de Luxor

A cruzar.

221. Atravesando el Nilo en barca

Y al crucero

225. Nuestro barco.

Donde nos esperaba la cama decorada por los empleados con las toallas. ¡A descansar y dormir!

226. Nuestro barco. La habitación

Mientras, íbamos navegando aguas arriba.

Ya anochecido, subimos a cubierta a ver en Esna el cruce de la esclusa. Ésta se sitúa en el lugar donde había unas cataratas y permite salvar el desnivel.

230. Navegando. La esclusa

Todo ello con la luna brillando sobre el Nilo.

232. la Luna sobre el Nilo

El día siguiente a madrugar incluso más de lo necesario. Ver amanecer en el Nilo, junto a la ciudad de Edfú, no ocurre todos los días.

236. Edfu. Amanecer en el Nilo

La cubierta estaba a esa hora bien despejada.

237. La cubierta del barco.

Y en la orilla ya esperaban las calesas que nos habían de transportar, tras el desayuno, al templo de Horus.

241. Edfu. Calesas

No está lejos el templo de la orilla y, pese a que ni la puesta a punto del vehículo ni del caballo eran una maravilla, en unos minutos llegábamos.

244. Edfu. Calesa

Desde lejos son bien visibles los dos grandes pilones de un templo que está muy bien conservado.

246. Edfu. Templo de Horus

Antes de llegar al templo propiamente dicho quedan restos de otras construcciones anteriores o contemporáneas.

251. Edfu. Templo de Horus

252. Edfu. Templo de Horus

Y de la muralla de adobe que en algún momento debió rodear todo el recinto.

253. Edfu. Templo de Horus

Este templo, obra del período helenístico, con Egipto bajo el dominio de la dinastía ptolemaica se construyó entre 237 y 57 a. C. cuando Edfú recibía el nombre de Apolinópolis Magna.

Separado miles de años de mucho de lo que habíamos visto el día anterior, nos hace explícito como no es posible hablar de manera unitaria de cultura egipcia sino de muy diversos períodos culturales en el Antiguo Egipto.

Los dos pilones que rodean la entrada están llenos de grabados que proporcionan detalles sobre la construcción.

254. Edfu. Templo de Horus

257. Edfu. Templo de Horus

El templo estaba dedicado al dios Horus, que más tarde fue identificado con Apolo. Una estatua de Horus, el halcón, con la tiara doble del Alto y Bajo Egipto nos recibe a la entrada.

261. Edfu. Templo de Horus

Los grabados no dejan resquicio alguno, muros laterales, columnas y techos están llenos de ellos por completo.

262. Edfu. Templo de Horus

El peristilo del patio muestra capiteles con muy diversas formas, flores de loto y papiro, abiertas y cerradas, combinan con palmas y estructuras campaniformes.

264. Edfu. Templo de Horus

271. Edfu. Templo de Horus

La representación de barcas, cuyo papel no era sólo práctico sino también ritual, es abundante en los muros.

265. Edfu. Templo de Horus

Al penetrar hacia el interior entre bosques de columnas con variados capiteles la luz es cada vez más escasa sumiendo antes a los fieles y ahora a los turistas cada vez más en la penumbra.

272. Edfu. Templo de Horus

274. Edfu. Templo de Horus

275. Edfu. Templo de Horus

En una capilla se conserva la barca en que la diosa Hathor desde el templo de Dendera llegaba a Edfú en una gran ceremonia anual para visitar a Horus.

285. Edfu. Templo de Horus

Los egiptólogos han llegado a obtener muchísima información de la gran cantidad de inscripciones que conserva Edfú.

295. Edfu. Templo de Horus

Muy frecuentemente se repite el disco solar tanto alado como entre serpientes.

296. Edfu. Templo de Horus

Entre los animales se repite el hipopótamo, asociado el macho generalmente a las fuerzas del mal. En África sigue siendo el animal que más muertes de seres humanos causa.

298. Edfu. Templo de Horus

En el pasillo situado al este del templo pudimos observar un nilómetro. El escalón que llegaba a alcanzar el agua en las crecidas anuales del Nilo servía para fijar las cargas impositivas. A más nivel de agua, mayor aportación de fertilizantes y mejor cosecha.

299. Edfu. Templo de Horus. Nilómetro

Antes de dejar el templo nos detuvimos junto a la figura de Horus del patio interior, mejor conservada, para hacer las fotos de rigor.

301. Edfu. Templo de Horus

Había menos gente y pudimos disfrutar más del patio.

307. Edfu. Templo de Horus

308. Edfu. Templo de Horus

Y de los pilones.

312. Edfu. Templo de Horus

Al regresar al camarote esta vez nos esperaba un cocodrilo.

316. Camarote del barco

Comimos y  a navegar por el Nilo.

319. Navegando por el Nilo

321. Navegando por el Nilo

323. Navegando por el Nilo

No eran muchos los barcos con que nos cruzábamos. Está lejos Egipto de los niveles turísticos que llegó a alcanzar.

326. Navegando por el Nilo

Paulatinamente nos fuimos acercando a Kom Ombo.

329. Navegando por el Nilo

Su templo se levanta justo en la orilla del río.

339. Llegando a Kom Ombo

Aunque aquí hubo un templo originario de la XVIII dinastía, lo que podemos ver actualmente es, al igual que en Edfú, obra de época ptolemaica.

Enterrado en la arena durante siglos, se conserva aceptablemente. En realidad es un templo doble pues una parte está dedicada a Sobek, el dios cocodrilo, de la fertilidad y la vida, a su madre Hathor y a su hermano Jonsu, mientras la otra lo está a Horus, Tasenetnofret, la diosa hermana cuyo culto tardío la asimiló a Hathor, y Panebtawy, dios niño, señor de los dos países, que encarnaba la realeza..

A la entrada podemos ver columnas típicas del Egipto helenístico sosteniendo un arquitrabe donde se repite el disco solar alado entre dos cobras.

344. Templo de Kom Ombo

Este símbolo, común a otras culturas del Medio Oriente, tuvo siempre en Egipto un papel protector, asociado primero a Ra y luego a Horus. En época ptolemaica fue un amuleto popular.

345. Templo de Kom Ombo

Los capiteles, más que en Edfú, combinan la tradición egipcia con formas de loto y papiro con hojas y tijas más complicadas.

346. Templo de Kom Ombo

Hay zonas, como en estas columnas, donde los grabados se conservan extraordinariamente bien.

348. Templo de Kom Ombo

349. Templo de Kom Ombo

Los paneles con escenas informan muy bien sobre los rituales sagrados, siendo perfectamente identificables los dioses en las diversas acepciones que llegan a tener en la complicada mitología egipcia.

351. Templo de Kom Ombo

352. Templo de Kom Ombo

358. Templo de Kom Ombo

De algunos símbolos no he podido hallar ninguna información como de este extraño animal posado sobre una flor de loto y acompañado de una estrella de cinco puntas.

354. Templo de Kom Ombo

En todo Egipto contrasta el incesante trajín de los turistas ávidos de empaparse de miles de años de historia en unos días con la tranquilidad de los nativos, que, sin haber leído a Foucoult, conocen perfectamente lo que es ser un pliegue en el tiempo.

359. Templo de Kom Ombo

Al lado del Nilo y en un templo dedicado a Sobek no pueden faltar cocodrilos en sus muros.

363. Templo de Kom Ombo

También se repite a menudo Hathor en su aspecto vacuno con el disco solar entre los cuernos.

364. Templo de Kom Ombo

Y lechuzas, liebres, … presentándonos un zoológico casi al completo.

366. Templo de Kom Ombo

Probablemente el relieve más fotografiado en Kom Ombo es un panel mandado grabar por el emperador romano Trajano en el que se representan los instrumentos empleados en cirugía en aquellos tiempos

373. Templo de Kom Ombo. Relieve con instrumentos quirúrgicos

Atardecía ya.

379. Templo de Kom Ombo

E iban desapareciendo los visitantes.

385. Templo de Kom Ombo

Quedábamos nosotros.

382. Templo de Kom Ombo

Un vistazo al nilómetro.

383. Templo de Kom Ombo. Nilómetro

Y a disfrutar de una puesta de sol de ésas que valen la pena

386. Templo de Kom Ombo

388. Templo de Kom Ombo

En las inmediaciones del templo hay un museo de cocodrilos momificados y disecados.

393. Templo de Kom Ombo. Museo cocodrilos

Subimos al barco, cena, vestuario nuevo y de fiesta egipcia.

No faltaba ni el faraón.

400. Fiesta egipcia

408. Fiesta egipcia

No duró demasiado la fiesta pues no es que hubiese que madrugar sino levantarse en plena noche para llegar pronto a Abu Simbel.

El amanecer en el desierto nos sorprendió faltando ya poco trayecto.

409. Camino a Abu Simbel. Amanecer en el desierto

410. Camino a Abu Simbel. Amanecer en el desierto

Al otro lado la luna llena aún brillaba.

412. Camino a Abu Simbel. Amanecer en el desierto con la Luna

En el inmenso desierto egipcio pocas construcciones rompen la monotonía del paisaje.

414. Camino a Abu Simbel

Arena, mucha.

415. Camino a Abu Simbel

La visión del agua y de algo de vegetación nos anunciaba que estábamos llegando.

421. Llegando a Abu Simbel

En el aparcamiento y la entrada no se ve nada. ¿Dónde estarán los templos?

Un corto recorrido nos acercó a las primeras señales de que algo grande nos esperaba.

424. Abu Simbel

Y, desde luego, se trata de algo grande.

Debido a que quedaban inundados por las aguas con la construcción de la presa de Asuán, los templos de Abu Simbel fueron trasladados piedra a piedra entre 1964 y 1968 a su actual ubicación.

429. Abu Simbel

Tras contemplar unos minutos la fachada del gran templo de Ramsés II con su puerta enmarcada por las cuatro gigantescas estatuas del faraón, decidimos visitar primero el templo de Nefertari, situado algo al norte.

Este templo lo mandó construir Ramsés II para su esposa Nefertari, dedicándolo al mismo tiempo a Hathor como diosa de la belleza y el amor.

También lo presiden unas colosales estatuas, en este caso cuatro de Ramsés y dos de Nefertari con los atributos de Hathor situadas entre ellas. Cada una tiene una altura de diez metros. A sus pies hay estatuas más pequeñas de los hijos.

452. Abu Simbel. Templo de Nefertari

Que estamos ante un templo dedicado a Hathor se ve justo entrar. Es su imagen la que vemos en los pilares.

456. Abu Simbel. Templo de Nefertari

En los grabados, muy bien conservados, podemos ver toda la simbología más frecuente de la mitología egipcia. Aquí, Hathor en forma de vaca sobre una barca y rodeada por flores de loto. Debajo el símbolo solar alado.

459. Abu Simbel. Templo de Nefertari

El faraón con la doble corona dialoga con Horus-Ra.

462. Abu Simbel. Templo de Nefertari

O con Anubis y Hathor.

463. Abu Simbel. Templo de Nefertari

Podemos ver en un  grabado un faraón sin corona con la barba postiza, cetro, flagelo y demás atributos que lo identifican como tal.

465. Abu Simbel. Templo de Nefertari

En esta escena Horus y Anubis parecen sostener la doble corona

476. Abu Simbel. Templo de Nefertari

Salimos y nos dirigimos hacia el  templo mayor.

484. Abu Simbel

El conjunto de la fachada mide 38 metros de ancho por 33 de alto. Su construcción se completó hacia 1265 a. C.

485. Abu Simbel

En un nicho sobre la puerta, centrando el conjunto, hay un bajorrelieve del dios Ra-Horajti. Esta identificación de Ra con Horus fue la más venerada en Egipto  a partir de esta época durante varios siglos.

Completan la parte baja de la fachada estatuas de familiares del faraón y arriba hay una hilera de monos con los brazos en alto.

489. Abu Simbel

Había que inmortalizarse en un lugar tan emblemático y ahí está el grupo.

491. Abu Simbel

Tras la entrada se encuentra la sala hipóstila soportada por ocho pilares que tienen adosada la figura de Ramsés identificado como Osiris.

495. Abu Simbel

496. Abu Simbel

499. Abu Simbel

Las salas son cada vez más pequeñas y oscuras como es habitual en Egipto. El santuario al fondo alberga las imágenes de Amón, Ramsés II, Ra-Horajti y Ptah. Estas imágenes presentaban la curiosidad de estar iluminadas por los rayos del sol dos días al año (los del nacimiento y coronación de Ramsés) menos la de Ptaah al ser un dios del inframundo. Al trasladar el templo los ingenieros intentaron reproducir el fenómeno y al parecer lo consiguieron aunque con un día de retraso.  Quienes somos algo escépticos ante esas maravillas de cálculo lo que podemos ver es el fenómeno cualquier día del año y ahí está la foto.

506. Abu Simbel

Las salas laterales muestran muchas escenas de batallas y toma de prisioneros, generalmente de la lucha contra los hititas.

512. Abu Simbel

513. Abu Simbel

514. Abu Simbel

522. Abu Simbel

El faraón tirando flechas desde su carro es quizás la imagen más conocida.

512. Abu Simbel

Dejamos Abu Simbel y al regreso más desierto.

528. Regresando de Abu Simbel

Únicamente vimos agua al cruzar un canal de reciente construcción que ha de poner en regadío una gran extensión.

529. Regresando de Abu Simbel

Ya más hacia el norte aparecen pequeñas aldeas y cada cierto trecho garitas militares elevadas.

530. Regresando de Abu Simbel

Antes de comer paramos en la presa de Asuán. No tiene un mayor interés que contemplar el segundo lago artificial más grande del mundo.

548. Presa de Asuán

549. Presa de Asuán

La construcción de la presa en época de Nasser suponía evitar las catastróficas inundaciones que periódicamente se producían a lo largo del Nilo y garantizar al país el suministro de energía eléctrica. El proyecto fue -y es- muy controvertido y se realizó entre 1960 y 1971 bajo dirección soviética.

541. Presa de Asuán

Un curioso monumento en forma de flor de loto recuerda la cooperación soviética en la construcción de la presa.

536. Presa de Asuán

Y entramos en Asuán. Con aproximadamente un millón de habitantes es la ciudad más importante del Alto Egipto.

553. Asuán

554. Asuán

Pasamos por las tumbas de los fatimíes. Son del siglo XI y XII y se caracterizan por su construcción en ladrillo, su revestimiento en estuco y sus cúpulas.

Los fatimíes, surgidos en el Magreb, formaron un califato chiíta, que tuvo su centro en Egipto en la época de su máximo esplendor (finales del X hasta el XII), pese a que la mayoría de la población seguía siendo sunita.

557. Asuán. Tumbas fatimíes

En las cercanías del Nilo aparece el Asuán más moderno.

561. Asuán

Comimos en el crucero y por la tarde tomamos una faluca para dar un paseo por el Nilo alrededor de la isla Elefantina. En realidad las actuales lanchas a motor tienen poco que ver con las tradicionales falucas a vela milenarias.

567. Paseo en barca alrededor de la isla Elefantina

570. Paseo en barca alrededor de la isla Elefantina

Los tripulantes de la faluca cantan y bailan al son de precarios instrumentos para el jolgorio del turista.

575. Paseo en barca alrededor de la isla Elefantina

De paso también pueden venderte las más inverosímiles chucherías y abalorios. La verdad es que es Egipto el país donde más me he sentido “turista” en el sentido peyorativo de la palabra.

581. Paseo en barca alrededor de la isla Elefantina

Los niños nubios en artilugios fabricados de cualquier modo se desplazan a gran velocidad por el río hasta las embarcaciones para cantar o vender alguna cosa a los pasajeros.

569. Paseo en barca alrededor de la isla Elefantina

Desde diversos puntos se divisa sobre una colina de la orilla occidental el mausoleo del Aga Khan, esposo de la famosa Begum, que llenaban las páginas de las crónicas rosa en nuestra infancia.

579. Paseo en barca alrededor de la isla Elefantina

Pequeños poblados y establecimientos aparecen aquí y allá, tanto en la isla como en tierra firme.

587. Paseo en barca alrededor de la isla Elefantina

591. Paseo en barca alrededor de la isla Elefantina

Los niños pueden surgir en cualquier sitio. Afortunadamente parece que no hay accidentes.

594. Paseo en barca alrededor de la isla Elefantina

Paramos en un lugar donde alquilaban paseos en camello.

602. Camellos

Quienes quisieron lo pudieron dar. Otros -como yo, enemigo manifiesto de esos bichos tras malas experiencias- les esperamos en la barca. mientras los veíamos pasar a lo lejos.

607. Camellos

Reunido el grupo, descendimos para ver un poblado nubio.

620. Poblado nubio

Entramos en la escuela a recibir lecciones de lengua árabe y nubia.

612. Poblado nubio

Luego, en una casa.

622. Poblado nubio

Tras al entrada la mascota. En este caso un cocodrilo.

625. Poblado nubio. Casa. Cocodrilo

La familia también nos cantó y bailó.

630. Poblado nubio

635. Poblado nubio

La bailarina principal sin complejos estéticos.

639. Poblado nubio

Finalmente nos obsequiaron con pan, miel y quesos de producción propia.

652. Poblado nubio

Tuvimos que acabar la visita pues se fue la luz eléctrica y regresamos a la embarcación con linternas.

Tras pasar nuestra última noche en el crucero de nuevo a tierra.

658. Hacia el obelisco inacabado

La primera parada en una antigua cantera.

664 Obelisco inacabado

Allí es todavía visible un gran bloque que tenía que haberse convertido en un obelisco y que una fractura en la roca obligó a descartarlo como tal. Conocido como el obelisco inacabado se calcula que hubiera medido cuarenta y dos metros y pesado cerca de mil trescientas toneladas

670. Obelisco inacabado

673. Obelisco inacabado

En las calles de Asuán el tráfico no  es denso y abundan aún los vehículos de otra época.

678. A la salida del obelisco inacabado

Los peatones tampoco ven necesidad de esperar pasos de peatones o semáforos. Además los pocos que hay, si funcionan, nadie los respeta.

679. A la salida del obelisco inacabado

Y otra vez al Nilo para ir en barca hasta la isla donde se halla el templo de Filae

682. En barca hacia el templo de Filae

Desde principios del siglo XX la isla de Filae o Filé con sus construcciones de época ptolemaica y romana estaba amenazada de quedar sumergida por las aguas. Con los recrecimientos de la antigua presa quedaba gran parte del año inundada. Al construir la actual, antes de que todo quedase sumergido para siempre, la UNESCO realizó un proyecto para trasladar el conjunto a la vecina isla de Agilkia. Así se hizo, como en Abu Simbel, entre 1972 y 1980.

Contemplar el templo desde el río ya es un espectáculo.

684. En barca hacia el templo de Filae

689. En barca hacia el templo de Filae

Nectacnebo I de la XXX dinastía, penúltimo faraón egipcio, antes de la colonización griega y la dinastía prolemaica, empezó este templo dedicado a Isis, hermana de Osiris y madre de Horus, diosa egipcia de la maternidad cuyo culto se extendió posteriormente por todo el mundo grecorromano.

693. Templo de Filae

Lo primero que llama la atención al llegar es la gran columnata romana situada a la izquierda.

696. Templo de Filae. Columnata occidental

Con capiteles muy reelaborados, pero que en ningún momento abandonan la tradición egipcia.

698. Templo de Filae

A la derecha hay otra columnata menor en la que se alojan dos pequeños templos y enfrente los primeros pilones que enmarcan la puerta de entrada al templo de Isis.

703. Templo de Filae

Los bajorrelieves representan al faraón realizando ofrendas y venciendo a sus enemigos.

706. Templo de Filae

Dos leones custodian la puerta.

709. Templo de Filae

A veces van acompañados de algún otro guardián, pero este último más pendiente de las propinas que de posibles profanadores.

708. Templo de Filae

Tras la puerta un gran patio peristilado precede los otros pilones que abren paso al santuario propiamente dicho.

711. Templo de Filae

Las columnas repiten los motivos de época grecorromana.

716. Templo de Filae

Apareciendo Hathor, identificada con Isis, en el ábaco.

713. Templo de Filae

En el interior diversas inscripciones en griego y símbolos recuerdan la transformación del templo en iglesia cristiana a partir de la época de Justiniano.

720. Templo de Filae. Inscripción cristiana en griego

En los relieves se puede ver la identificación de Isis con Hathor.

722. Templo de Filae

Y como en la representación de las figuras antropomorfas perduró el denominado perfil egipcio, aunque en el mundo grecorromano las perspectivas fuesen mucho más naturalistas.

726. Templo de Filae

La visión lateral permite darnos cuenta de la grandiosidad del templo.

731. Templo de Filae

Situado al este del templo está el denominado quiosco de Trajano, elegante construcción de planta cuadrada soportada por catorce columnas con decoración vegetal.

702. Templo de Filae. Pabellón de Trajano

Este edificio se abre hacia el Nilo pues debió tener como función recibir las barcas procesionales.

737. Templo de Filae

Alejándonos de la isla aún disfrutamos de sus últimas imágenes.

740. Yèndonos de Filae

Antes de comer y de irnos de Asuán aún nos tocaba tienda. en este caso de esencias y perfúmenes.

741. Asuán. Fábrica de esencias

Y adiós a Asuán.

744. Asuán

Vuelo corto y en poco rato estábamos en El Cairo. Allí larga espera a la policía que nos tenía que escoltar. Cuestión más burocrática que práctica porque durante el trayecto al hotel pronto desaparecieron.

747. Aeropuerto de El Cairo

Instalaciones modernas cercanas al aeropuerto

749. Saliendo del aeropuerto de El Cairo

que pronto dejaron paso a la ciudad abigarrada, variopinta y de tráfico caótico.

754. El Cairo

Quizás estuvimos un par de horas para llegar al hotel, pero íbamos viendo El Cairo.

Especialmente sus terrazas polivalentes. Son a la vez estaciones de telecomunicaciones, trasteros, vertederos y corrales para gallinas, patos e incluso cabras.

760. El Cairo

764. El Cairo

773. El Cairo

Por fin al hotel. Desde la última planta, la veinticuatro, buenas vistas sobre el Nilo, pero el aire contaminado no animaba a estar en la terraza.

776. El Nilo desde el hotel

Y por la noche al espectáculo de luz y sonido en las Pirámides. En primera fila y en español, un lujo.

785. Luz y sonido en las Pirámides

Tras conocer la Esfinge de Gizeh de memoria por el cine y las fotos, tenerla enfrente sin nada que se interponga entre ambos es inenarrable. Más que el “Padre del Terror” como la denominaron los árabes parecía una amiga de toda la vida.

788. Luz y sonido en las Pirámides

Hacia fresco, pero no se notaba. El espectáculo era único, no tanto por las luces y sonidos sino por la magia del lugar.

789. Luz y sonido en las Pirámides

792. Luz y sonido en las Pirámides

Allí se entiende perfectamente el dicho egipcio: “El universo teme al tiempo, pero el tiempo teme a las pirámides”.

794. Luz y sonido en las Pirámides

806. Luz y sonido en las Pirámides

Y a soñar con ellas.

Por la mañana al mismo sitio.

813. Llegando a las Pirámides

Primero a la de Keops, la mayor.

Keops fue un faraón de la cuarta dinastía que hacía 2550 a. C. mandó construir esta pirámide, que debería contener sus restos mortales para la eternidad. Es la única de las siete maravillas del Mundo Antiguo que ha llegado a nuestros días. La cantidad de bloques empleados en su construcción y el peso total que se les estima nos dan cifras astronómicas, resultando aún hoy un misterio cómo pudo realizarse tamaña obra con los medios de la época. Dejando aparte teorías sobre dioses, extraterrestres, viajantes del futuro, etc, tan a gusto de los esoteristas.

815. Pirámide de Keops

Se puede recorrer parte de su interior por estrechos pasadizos y fuertes desniveles.

1

Un servidor, poco dado a aventuras de esa índole, aprovechó, mientras los demás entraron, para dar la vuelta hasta el otro lado e ir observando de cerca los sillares y el deterioro y expolio de los mismos sufrido a lo largo de siglos.

844. Pirámide de Keops

Muy cerquita de la de Keops se levanta la pirámide de Kefrén, que se creía más alta que la de Keops dado que se edificó en lugar más elevado. Hoy en día puede que lo sea porque la cúspide de la de Keops se ha erosionado, en cambio ésta conserva en su parte superior el revistimiento original.

Kefrén era hijo (¿o hermano?) de Keops y fue su sucesor.

855. Pirámide de Kefrén

Es difícil contemplar con tranquilidad las pirámides, sobre todo en solitario ya que eres el objetivo de todos los camelleros, guerreros disfrazados y voluntarios dispuestos a hacerte una foto o a que se la hagas.

856. Pirámide de Kefrén

Al regresar al punto e partida ya salían los visitantes del interior. La desaparición de sillares y del revoco ha transformado las paredes en escalones.

835. Saliendo de la pirámide de Keops

Fuimos en el autocar hasta el punto desde donde se contempla bien el conjunto.

861. Panorámica de las Pirámides

Allí la foto inmortalizadora.

864. Panorámica de las Pirámides

Hubo quienes tuvieron el buen criterio de recorrer en calesa -también se puede hacer en caballo o camello- la zona para ir hasta el próximo lugar de parada situado entre las pirámides de Kefrén y Mikerinos.

879. Carmina paseando en calesa

883. Carmina paseando en calesa

885. Carmina paseando en calesa

Poco más tarde que nosotros llegaba la calesa.

886. Carmina paseando en calesa

La pirámide de Mikerinos, el hijo de Kefrén, es notoriamente menor que las otras dos. Al sur de ella se levantan otras pequeñas pirámides sin acabar.

896. Pirámide de Mikerinos

Las carreteras, evidentemente necesarias, desfiguran el entorno.

904. Pirámide de Kefrén

Y hacia la Esfinge.

912. La Esfinge

La Esfinge es contemporánea de las pirámides. Mide casi sesenta metros de largo por veinte de altura. La cabeza simboliza el faraón (la sabiduría) unida al cuerpo de un león (la fuerza).

920. La Esfinge de Gizeh

La nariz y las orejas de la Esfinge fueron destrozadas en el siglo XIV por un jeque integrista islámico al que molestaba la veneración que los egipcios tenían por ella.

922. La Esfinge de Gizeh

Al salir pasamos por el lugar en que habíamos estado sentados la noche anterior en el espectáculo de “Luz y Sonido”.

945. Dejando las pirámides

Después tocaba tienda. Ahora de papiros.

Z. Fábrica de papiros 3

960. Fábrica de papiros

Y regreso a las pirámides para comer justo enfrente. La vista desde el restaurante no podía ser mejor.

966. ¿A comer!

La comida, en teoría egipcia auténtica, regular. Y más que egipcia parecía una amalgama de sabores griegos, turcos y chinos internacionalizados para turistas.

971. Restaurante. Sopa

972. Restaurante. Dolmas y rollitos

973. Restaurante. Kebab y pollo

Los postres, eso sí, excelentes.

974. Restaurante. Postres

El arroz con leche, no tanto.

975. Restaurante. Arroz con leche

Por la tarde a la necrópolis de Saqqara atravesando pintorescos barrios multicolores.

976. Hacia Saqqara

979. Hacia Saqqara

980. Hacia Saqqara

La necrópolis se extiende por el desierto. Pronto se divisa lo que es su monumento más conocido, la pirámide escalonada del faraón Zoser.

982. Llegando a Saqqara

Primero entramos en el museo Imhotep, nombrado así en honor al arquitecto egipcio diseñador de la pirámide escalonada y primero de nombre conocido.

984. Saqqara. Museo de Imhotep

No es una gran colección, pero sí que contiene algunas piezas muy interesantes de las halladas en la zona. Por desgracia es de esos lugares donde aún se impide tomar fotografías, aunque siempre se puede obtener alguna a hurtadillas..

La estatua de Akhethotep (2504-2347 a. C.) manifiesta las características principales de la estatuaria egipcia, rigidez, hieratismo, pierna izquierda adelantada, brazo tendido a lo largo del cuerpo, …

985. Saqqara. Museo de Imhotep. Estatua de Akhethotep 2504-2347 a. C..

Una pequeña capilla alberga las imágenes de Meri, tutor del faraón Pepi I, y su esposa Bebty (2504-2216 a. C)

986. Saqqara. Museo de Imhotep. Capilla de Mery y Bebty (2504-2216 a. C)

Fuimos luego a la tumba de Kagemni, canciller del faraón Teti I de la VI dinastía.

Tampoco se pueden hacer fotografías, pero una buena sintonía traducida en un par de euros con el vigilante y algo de discreción hicieron posible hacerlas de los magníficos bajorrelieves, muchos conservando la policromía, que representan mayoritariamente escenas de cría de animales, caza y pesca, y la entrega de lo obtenido como ofrendas.

988. Saqqara. Tumba de Kagemni

990. Saqqara. Tumba de Kagemni

992. Saqqara. Tumba de Kagemni

994. Saqqara. Tumba de Kagemni

Es curiosa la representación de la lucha entre un hipopótamo y un cocodrilo.

993. Saqqara. Tumba de Kagemni

La zona la custodiaba un policía a camello.

997. Saqqara. Policía a camello

Fuimos  a la pirámide escalonada y su recinto.

998. Saqqara. Pirámide de Zoser

Una de las puertas de la muralla que lo rodea da a una columnata que desemboca en el gran patio.

999. Saqqara. Pirámide de Zoser. Edificios cercanos

La pirámide escalonada fue construida por Imhotep por órdenes del faraón Zoster entre 2635 y 2615 a. C.

Se cree que es la primera pirámide del mundo. Hasta entonces el enterramiento era en mastabas, construcciones en adobe de base rectangular y lados inclinados.

La pirámide en realidad no es más que un conjunto de mastabas de tamaño decreciente colocadas una encima de otra.

1001. Saqqara. Pirámide de Zoser

La pirámide se halla en peligro de derrumbarse y desaparecer. Una desafortunada intervención hace años agravó el problema y no se sabe si llegará a tener solución.

1009. Saqqara. Pirámide de Zoser

Cuando se abandona la necrópolis enseguida aparece el palmeral cercano al Nilo.

1012. Dejando Saqqara

Y la población en la que existen diversas escuelas donde se enseña el arte de tejer alfombras.

1014. Saqqara. Escuela de alfombristas

Regreso a El Cairo. Ese día ya habíamos tenido la suficiente dosis de egiptología.

Y amaneció el viernes. Es el día festivo para los musulmanes y las calles a primera hora casi estaban desiertas.

1016. El Cairo en viernes

El Cairo estaba hasta silencioso.

1017. El Cairo

Destino, la Ciudadela. Esta gran ciudad fortificada fue mandada construir por Saladino a partir de 1171 cuando echó del poder a los fatimíes, que habían gobernado Egipto durante dos siglos, y devolvió el país a la ortodoxia suní.

Rodeamos sus murallas.

1020. El Cairo. La Ciudadela

Y entramos en su interior.

1022. El Cairo. La Ciudadela

1023. El Cairo. La Ciudadela

El monumento principal es la mezquita de Mohammad Alí, llamada también mezquita de alabastro, construida a partir de 1830.

1028. El Cairo. La Ciudadela. Mezquita de alabastro o de Mohammad Alí

A la entrada se encuentra el patio centrado por la fuente de las abluciones.

1032. El Cairo. La Ciudadela. Mezquita de Alabastro o de Mohammad Alí

El interior está centrado por una gran cúpula, hecha reconstruir por el rey Faruk tras el hundimiento de la original en 1931.

1036. El Cairo. La Ciudadela. Mezquita de Alabastro o de Mohammad Alí. Cúpula

Bajo la cúpula una gran lámpara ilumina la sala.

1034. El Cairo. La Ciudadela. Mezquita de Alabastro o de Mohammad Alí

Al este, en dirección a La Meca se sitúa el mihrab, el nicho que señala adonde hay que dirigir la mirada en el momento de la oración. A su lado hay un minbar, púlpito desde donde se dirige la oración, de mármol.

1033. El Cairo. La Ciudadela. Mezquita de Alabastro o de Mohammad Alí. El mihrab.

El rey Faruk mando añadir otro minbar de madera dorada.

1035. El Cairo. La Ciudadela. Mezquita de Alabastro o de Mohammad Alí. El minbar

Las vistas de El Cairo que se divisan desde el exterior de la mezquita son inmensas.

1042. El Cairo desde La Ciudadela

Dejamos la ciudadela.

1049. El Cairo. La Ciudadela

Y nos dirigimos hacia el barrio copto. en la ciudad ya se veía más movimiento pues empezaba el mercado del viernes, el más importante de la semana.

1052. El Cairo

El barrio copto estaba tranquilo. Allí, aunque el viernes sea también festivo, las celebraciones litúrgicas principales son el domingo.

Para entrar en él, tanto personas como vehículos, hay que pasar una reja bajo control policial, dados los cada vez más frecuentes atentados contra la población cristiano-copta.

1078. El Cairo. Barrio copto

1054. El Cairo. Barrio copto

Libros, imágenes, fotografías y artesanía en general nos presentan otra cultura que ha logrado sobrevivir durante siglos en un Egipto oficialmente musulmán,

1057. El Cairo. Barrio copto

1058. El Cairo. Barrio copto

Los recuerdos cristianos como la Huída a Egipto, están omnipresentes.

1060. El Cairo. Barrio copto

La tradición sigue identificando muchos lugares con hechos de la historia bíblica. Aquí estaría el lugar donde Moisés fue salvado de las aguas.

1063. El Cairo. Barrio copto

Pasear por esas calles en calma tiene que ser una delicia.

1065. El Cairo. Barrio copto

1069. El Cairo. Barrio copto

1073. El Cairo. Barrio copto

La iglesia de San Sergio y San Baco data del siglo XIII y según la tradición se construyó sobre el lugar donde se refugió la Sagrada Familia en su huida.

1068. El Cairo. Barrio copto. San Sergio y San Baco

1067. El Cairo. Barrio copto. San Sergio y San Baco

Para salir del barrio otra vez los controles.

1076. El Cairo. Barrio copto

Y de nuevo al caos.

1080. El Cairo

Ese día afortunadamente aún con poco tráfico.

1084. El Cairo

Pero el mercado del viernes con movimiento.

1086. El Cairo. Mercado del Viernes

1089. El Cairo. Mercado del Viernes

De todos modos no era agobiante. Sólo hubiera faltado que a la insistencia de los vendedores se hubiese añadido el apretujamiento habitual en muchos mercados musulmanes.

1095. El Cairo. Mercado del Viernes

Productos de lo más variado y polícromo.

1097. El Cairo. Mercado del Viernes

Se acercaba mediodía y mucha gente ya se iba por haber realizado sus compras.

1098. El Cairo. Mercado del Viernes

O para preparar la oración del viernes. Imprescindible para todo buen musulmán.

1099. El Cairo. Oración del Viernes

Algunos no son tan devotos, pero la mayoría sigue los rezos y pregarias.

1102. El Cairo. Oración del Viernes

Cerca de la plaza está el café el Fishabi o de los Espejos de donde era asiduo el premio Nobel Naguib Mahfuz. Allí quienes quisieron pudieron fumar en una sisha, esas pipas capaces de llenar de humo el local con facilidad.

1113. El Cairo. Café de los Espejos

La comida ese día no fue en un local tradicional sino en el restaurante de un hotel a la moderna.

                                                                                                                1114. Restaurante

La presentación y el servicio no tenían que envidiar a un buen restaurante europeo.

1119. Restaurante

1120. Restaurante

Incluso el postre se alejaba de los tradicionales dulces egipcios.

1121. Restaurante

Y rápidamente al Museo Egipcio de Antigüedades.

1123. Museo de Antigüedades

Las riquezas del museo son inenarrables, sin embargo para poder disfrutarlo mejor haría falta una completa remodelación. Está previsto un nuevo museo, pero éste continuará abierto.

1127. Museo de Antigüedades

Aquí pongo una mínima selección de los contenidos. Primero, porque son demasiados; segundo porque no tuvimos tiempo de ver muchas cosas, y tercero, porque hay obras que, dadas las condiciones en que se exponen, impiden ser fotografiadas con un mínimo de calidad.

Esta estatua gigantesca del dios Ptah procede del templo principal de Egipto dedicado a este dios situado en Memfis y mandado construir por Ramsés II

1126. Museo de Antigüedades. Estatua del dios Ptah. Proviene del templo de Ramsés II en Memfis.

Tuthankamon de pie sobre un leopardo.

1131. Museo de Antigüedades. Tuthankamon de pie sobre un leopardo

Trono de madera dorada de Tuthankamon.

1132c

Cama dorada de la tumba de Tuthankamon.

1137. Museo de Antigüedades

Coberturas interiores de la momia de Tuthankamon.

1140. Museo de Antigüedades. Tesoro de Tuthankamon

Tesoro de Tuthankamon.

1141. Museo de Antigüedades. Tesoro de Tuthankamon

Tesoro de Tuthankamon.

1142. Museo de Antigüedades. Tesoro de Tuthankamon

Cabeza de una esfinge representando a Hatshepsut.

1143. Museo de Antigüedades. Esfinge con la cabeza de Hatshepsut

Hatshepsut haciendo una ofrenda. Como en la imagen anterior Hatshesut aparece con los atributos masculinos de un faraón como la barba postiza.

1144. Museo de Antigüedades. Hatshepsut

Meryre, escriba del templo de Atón, y su esposa Iniuy.

1145. Museo de Antigüedades. Meryre, escriba del templo de Atón, y su esposa Iniuy

Cabeza de Nefertiti. Procede de Tell el Amarna.

1148 Museo de Antigüedades. Cabeza de Nefertiti

Sarcófago de faraón, ya divinizado con la punta de la barba girada hacia arriba.

1149. Museo de Antigüedades

Mikerinos, Hathor y una diosa.

1155. Museo de Antigüedades. Mikerinos, Hathor y una diosa

Hay una buena colección de tableros y fichas de juego.

1156. Museo de Antigüedades. Tableros de juego

1157. Museo de Antigüedades. Tableros de juego

1158. Museo de Antigüedades. Tableros de juego

Cabeza de la escultura de Kaaper, conocida también como “el alcalde”.

1170. Museo de Antigüedades. Cabeza de El Alcalde

Escriba con las brazos cruzados y un papiro sobre las piernas.

1171. Museo de Antigüedades. Escriba con las piernas cruzadas y un papiro sobre ellas

Rahotep y Nofret. Esta pareja de esposos parece tan real que se cuenta que murió de un ataque al corazón uno de los obreros que las descubrieron. Nofret aparece con la tez blanca porque las mujeres no tomaban el sol.

1173. Museo de Antigüedades. Rahotep y su esposa Nofret

Capilla abovedada. En primer término una vaca representando a Hathor. Al fondo Tutmosis III hace una ofrenda.

1180. Museo de Antigüedades. Capilla abovedada. Al fondo Tutmosis III hace una ofrenda

El enano Seneb y su familia. Seneb al parecer, en época de la IV dinastía, fue jefe de los enanos de palacio y se hizo inmensamente rico.

1185. Museo de Antigüedades. El enano Seneb y su familia

Anubis sobre un cofre en forma de capilla. XVIII dinastía. Procede del valle de los Reyes en Luxor.

1186. Museo de Antigüedades.

Este museo merecería pasar en él un par de días, pero esta vez no fue posible.

Por la noche acabamos con una cena en uno de los barcos restaurante que surcan el Nilo y ofrecen también baile y espectáculo

1193. Cena en crucero Maxim

1196. Cena en crucero Maxim

En el hotel por la noche echábamos las últimas miradas a El Cairo y el Nilo.

1206. Desde el hotel

Y el sábado a través de esa ciudad cuya anarquía ya empezaba a hacérsenos familiar

1207. Saliendo de El Cairo

hacia el aeropuerto y a casa.

1210. Aeropuerto de El Cairo

 

 

Comentarios en: "EGIPTO" (1)

  1. ¡Que imágenes más maravillosas!, gracias por compartir tu viaje en este espacio 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: