MONTSERBÓS

Las dos capillas románicas de Montserbós se asientan en el cerro donde hubo una antigua población y también muy probablemente un castillo. Dicho cerro está sobre la carretera que va de Puente de Montañana a Tremp. Pasado el mas de Faro ya se ven las capillas arriba.

Mas de Faró

Mas de Faro

Acceder a ellas es prácticamente imposible si no se va por una pista que parte poco antes de llegar al punto kilométrico ocho de la carretera citada. La pista no está mal para vehículos todoterreno, pero no es aconsejable para vehículos normales sobre todo en época de lluvias. De todos modos, es poco más de un kilómetro y un agradable paseo que no cuesta más de veinte minutos a pie. Además los paisajes que se divisan hacen el camino aún más corto.

P1010978

Desde lejos ya se ven las construcciones, conocidas popularmente en la zona como “les Capelles”.

P1010982

Se va llaneando hasta el pie del cerro.

Desde la falda del cerro

Desde algunos puntos de la subida se ven las dos capillas.

P1010983

Poco después ya sólo ves el ábside de la primera.

P1020038

Conforme te vas acercando pasas por debajo de la conocida como ermita de les Capelles.

Desde el nordeste 4

La pista acaba junto a ésta, que se conserva íntegra y está cerrada. Se trata de una ermita de origen románico, aunque con bastantes modificaciones.

Desde el oeste

La fachada oeste es un añadido moderno como se aprecia en la actual puerta de acceso.

Portada actual al oeste

En los muros laterales también se nota la parte rehecha a poniente.

Muro norte

Muro norte desde el oeste

El muro sur tiene una ventana rectangular cerca de la cabecera, añadida en época incierta.

Ventana al sur junto a la cabecera 2

Muro sur desde el este

En el muro sur está cegada la portada original, cuya estructura más que románica parece de estilo popular siguiendo formas tradicionales.

Portada original al sur

El ábside, en reducción con respecto a al nave, se levanta sobre la misma roca.

Desde el este 1

Es la zona donde más se mantienen las formas originales con mejor sillarejo que los muros laterales y bien colocado en hiladas.

Cabecera 1

En el centro tiene una ventana aspillerada.

Ventana centro ábside

El resto de la iglesia queda muy desfigurado con el muro de poniente no original, la puerta cegada y la ventana del muro oeste de dudosa datación y la parte bajo la cubierta, que tampoco es la original.

A poniente de la iglesia se conserva una tumba excavada completamente en la roca.

Sepultura en la roca al oeste de la capilla 1

Sepultura en la roca al oeste de la capilla 2

Hay restos de otras sepulturas por la zona, muchas destrozadas. En una al sur del ábside es aún reconocible su forma y sigue como la anterior la orientación este-oeste, siendo el oeste para la cabeza.

Sepultura al sur de la capilla

Un estrecho sendero en dirección oeste conduce hacia las ruinas de la otra iglesia, el santuario de les Capelles, en la que ya desde lejos ves que no queda nada de sus cubiertas.

El cerro donde está la capilla antigua desde el este 2

Al llegar te encuentras con los restos del ábside, orientado al este como la anterior, y de las dos capillas que formaban crucero.

Cabecera 1b

Del ábside sólo queda la parte sur.

Ábside y capilla norte

De la capilla sur, poca cosa.

Muro sur y restos capilla sur

En la capilla norte aún se reconoce la estrecha aspillera que la iluminaba.

Capilla norte

Del muro norte sólo queda la parte de la capilla. El resto del muro norte es un montón de escombros entre la vegetación.

Muro norte 1

Del muro sur queda buena parte en pie y puede apreciarse el notable grosor de los muros.

Desde el sudoeste

En la parte conservada de este muro puede apreciarse la mucho mejor calidad y colocación del sillarejo con respecto a la otra capilla.

1a. Desde el sur

En ese muro está la que fue una gran portada, majestuosa a pesar de haber desaparecido sus dovelas.

1b. Portada desde el sur

El interior es un bosque surgido de entre las ruinas.

1c. Interior

Entre la portada y la cabecera se reconoce un pilar donde se debía apoyar uno de los arcos fajones que sostenían la bóveda. Al otro lado de la puerta aparecen esbozos de otro pilar, con lo que la nave debió tener dos fajones.

1d. Arranque de un fajón

En el muro sur, cerca de la capilla lateral, hay una curiosa y alargada ventana de medio punto, que casi llega al suelo.

Ventana al sur

Esta iglesia se extendía casi hasta el borde del precipicio, pero en el pequeño espacio que queda entre éste y lo que era el muro oeste de aquella se aprecian restos de una construcción, que puede tuviera algún papel defensivo pues el lugar debió estar fortificado.

Restos de lo que pudo ser una torre al oeste de la capilla sobre el precipicio

Desde aquí las vistas son espléndidas. Al noroeste el Turbón y Cotiella.

Turbón y Cotiella desde Montservós

Y hacia el sudoeste el congosto de Montrebei.

Montrebei desde Montserbós

Emprendiendo el camino de regreso se contempla todo el rato la otra ermita situada en el único lugar por donde es accesible el cerro.

Desde la subida a la capilla antigua 5

JUSEU

Juseu es una pequeña población, perteneciente al municipio de Graus, situada en una alargado promontorio rocoso al norte de la sierra de la Carrodilla, desde el que se contemplan extraordinarias vistas en todas direcciones.

Juseu desde la pista a Purroy 2

Juseu 2

Las calles y pequeñas plazuelas que se extienden de este a oeste forman un pintoresco conjunto lleno de rincones encantadores y pasadizos cubiertos.

Juseu 3

Juseu 5

Juseu 6

Juseu 4

Juseu 8

Portales dovelados y escudos de hidalguía nos recuerdan un pasado en el que hubo muchas más casas habitadas.

Juseu 9

Este pasado se remonta a la noche de los tiempos pues las cercanas salinas que se encuentran camino de Aguinaliu ya se explotaban en época romana y tal vez antes. La documentación referente a una disputa por la propiedad de estas salinas ha permitido constatar la presencia en Juseu de una comunidad mozárabe a finales del siglo X.

No quedan apenas restos del antiguo castillo, pese a su antigüedad, importancia estratégica y haber pertenecido a importantes familias nobiliarias ribagorzanas, integrarse más tarde en la baronía de los Castro-Peralta y acabar al final del antiguo régimen en poder de los Medinaceli. Sin embargo, en el pueblo siguen denominando la zona donde estaba “El Castell”

Desde el sur aún se ve como por ese lado y por el este era prácticamente inaccesible.

Castillo. Emplazamiento desde el sur

Al norte las nuevas casas y calles han alterado mucho el aspecto primitivo.

Y a poniente aún es reconocible el foso excavado a pico en lo que debió ser el acceso desde la población.

Castillo 6

También se conserva la cisterna en uso hasta épocas muy recientes.

Castillo. Cisterna 2

Y algunos sillares antiguos en los muros levantados en la zona donde estuvo la abadía y algún huerto.

Castillo 3

Desde las rocas donde se aposentaba el castillo se vislumbra bien el pueblo unos metros más abajo.

Juseu desde el castillo 1

Y hay buenas vistas en todas direcciones como ésta hacia el noroeste.

Desde el castillo de Juseu 1

Lo más relevante de Juseu es su iglesia parroquial dedicada a San Julián. Es obra barroca del siglo XVII.

San Julián 1

San Julián 3

Orientada al nordeste, muestra una portada clasicista con una hornacina partiendo el frontón y un óculo encima. La hornacina está vacía. Probablemente la imagen que la ocupaba sufrió el mismo destino que todo el contenido mueble de la iglesia, que fue incendiado y destruido en 1936.

San Julián. Portada

El campanario es de dos cuerpos, cuadrangular le primero y octogonal con cuatro torrecillas adosadas a los ángulos y ventanas de medio punto para las campanas en los restantes lados.

San Julián. Campanario

Una amplia escalera de caracol, que también da acceso al coro, sube hasta la parte superior.

San Julián. Escalera al campanario

El interior es de una sola nave con dos capillas por lado. Nave y capillas se cubren con bóvedas de lunetos. Lo más interesante de la iglesia son las yeserías mudéjares que decoran los arcos de acceso a las capillas laterales, las bóvedas y la barandilla del coro.  Han sido restauradas combinando su color blanco con gris verdoso, recuperando así las tonalidades originales. Son obra de Juan de Marca en 1661-62. En esta zona el mismo equipo debió realizar también las yeserías de las iglesias de Aler, Torres del Obispo y quizás la capilla del Santo Cristo de Aguinaliu, pero la obra maestra es esta de Juseu.

San Julián. Interior 2

San Julián. Interior hacia los pies 1

San Julián. Capilla nordeste

Capilla nordeste

San Julián. Capilla noroeste

Capilla noroeste

San Julián. Capilla sudeste

Capilla sudeste

San Julián. Capilla sudoeste

Capilla sudoeste

El presbiterio se cubre con cúpula sobre pechinas remontada por una linterna exterior. También reluce aquí el mismo estilo decorativo.

San Julián. Cúpula 1

En un montículo cercano, al que se sube en unos diez minutos por un marcado sendero desde el pueblo, está la pequeña ermita de San Salvador, cuyo blanqueado resalta desde muy lejos.

Se subía a ella a bendecir el término por San Gregorio y aún se sigue subiendo si bien el día ya no es fijo.

San Salvador 2

Desde San Salvador las vistas son aún mejores que desde el castillo.

Sobre el propio Juseu.

Juseu desde San Salvador 2

O sobre Torres del Obispo con el Turbón y Cotiella al fondo.

Torres desde San Salvador 3

A Juseu pertenece también la arruinada ermita de San Cristóbal, junto a un barranco, al norte de la Cogulla. Esta ermita probablemente es de época moderna, no obstante su orientación, el aparejo, sobre todo el del muro norte, el zócalo, la bóveda y la posible ventana del ábside la sitúan en la tradición de las formas románicas. Destruida en la guerra civil, fue reconstruida y se acudía a ella en romería. El tiempo y la lejanía han ido acabando con ella, pero hace unos años un grupo de vecinos limpiaron el entorno y consolidaron los restos y, al parecer, aún existe la intención de rehacerla.

San Cristóbal desde el nordeste 1

San Cristóbal desde el oeste 2

San Cristóbal

Otra ermita de Juseu es San Quirce de Zucerri. Con ella ya acabamos la excursión. Está cerca de la carretera de acceso, no muy lejos del río Sarrón. Debió ser capilla de una aldea desaparecida como parecen confirmar los restos de los alrededores.

No está en muy buen estado, pero de momento está apuntalada y la han cerrado por atrás. ¡A ver si la vemos restaurada!

Zucerri 1

Zucerri 3

Zucerri. Interior

VISITA GUIADA A SAN ROMÁN DE CASTRO Y AL HERBOLARIO DE LA PUEBLA DE CASTRO

El domingo 18 de enero de 2015 la Asociación Ramiro I de Graus, encabezada por su entusiasta presidente Ángel Aventín (“Angelón”), organizó una salida para conocer Castro con su castillo y ermita de San Román, en la cual yo haría de guía. La mañana la completaba la visita en La Puebla de Castro la colección de plantas y hierbas que tiene José Noguera.

A las nueve y media partíamos en coches desde Graus hacia La Puebla, Allí dejamos los vehículos y ya nos esperaba con su proverbial amabilidad Mariano Serena con las llaves de San Román.

Iniciamos el paseo de menos de tres kilómetros hasta Castro. Abajo quedaban retazos de niebla.

IMG_1832

Frío hacía y el hielo y la escarcha eran bien visibles.

P1220848

IMG_1836

Pronto, el paseo, la charla, el sol y los maravillosos paisajes hicieron olvidar la temperatura.

P1220846

IMG_1837

IMG_1838

P1220847

La camaradería es parte fundamental de estas salidas y la verdad es que hasta el momento la cosa va viento en popa.

IMG_1835

P1220849

En menos de tres cuartos de hora -los más andarines en menos- ya llegábamos a Castro. Poco antes una enigmática construcción, cuya finalidad se nos escapa a muchos, sostiene una pequeña meseta.

IMG_1840

Pasamos junto a la balsa de la Ubaga, que siempre aprovisionó de agua al pueblo y al castillo.

IMG_1914

El último repechón y allí estábamos.

IMG_1847

IMG_1846

Antes de entrar a San Román hablamos un poquito de la historia del lugar y su castillo.

IMG_1852

IMG_1853

IMG_1892

IMG_1891

Luego a la espectacular iglesia, que fue parroquial de la pequeña población que allí se asentó hasta principios del siglo XX.

IMG_1848

IMG_1911

IMG_1888

P1220867

 Primero nos detuvimos ante su portada y crismón.

IMG_1909

IMG_1908

Ya dentro nos sorprendió la amplitud de la nave y la profundidad del arco triunfal.

Interior 1

 Su luminoso ábside.

IMG_1869

 Sus capiteles.

IMG_1862

IMG_1866

IMG_1864

IMG_1863

 Las cruces de consagración.

IMG_1860

 Sus puertas laterales a tan distintos niveles.

IMG_1870

Puerta norte

Puerta sur. Interior

Puerta sur

Hablamos de sus características.

P1220860

Y pasamos a centrarnos en el maravilloso coro mudéjar.

IMG_1879

Con sus blasones y decoración de arabescos y entrelazos.

IMG_1871

IMG_1872

Sus representaciones de animales.

IMG_1873

 O humanas.

IMG_1874

 Fuera seguía haciendo fresco, pero el paisaje estaba increíble. Tanto hacia el desfiladero de Olvena.

IMG_1839

 Como hacia Barasona.

IMG_1885

 Hacia el Pirineo.

P1220890

O al cercano Lumbierres.

IMG_1901

Hubo tiempo para recorrer el lugar con calma, para catar las provisiones de aquellos que habían traído, para tomar fotografías y para compartir impresiones.

IMG_1896

IMG_1898

IMG_1900

Antes de regresar las fotos de grupo, aunque algunos ya se habían dispersado.

P1220892

IMG_1904

A La Puebla de nuevo y a completar la mañana en la colección botánica de José Noguera, que nos mostró sus plantas y nos explicó las propiedades de algunas de elllas.

P1220894

P1220896

P1220898

P1220900

P1220902

P1220904

P1220906

 En resumen, una buena jornada y a esperar la próxima salida.

IBIECA. SAN MIGUEL DE FOCES

El miércoles trece de agosto nos dirigimos a Ibieca para visitar San Miguel de Foces, cuyo interior no conocíamos.

En Ibieca nos recibió la guía con la que nos dirigimos hacia Foces  por una buena pista de un par de kilómetros.

La visita con la entusiasta y conocedora guía para nosotros solos durante mucho rato y más tarde en compañía de otra familia, por más señas conocidos y vecinos (el mundo es muy pequeño), fue una auténtica delicia.

San Miguel de Foces es un edificio de transición románico-gótico, construido en la segunda mitad del siglo XIII, con la finalidad de ser panteón familiar de la familia Foces. Eximino de Foces, que fue quien ordenó la construcción, cedió el monasterio a la Orden de San Juan de Jerusalén.

San Miguel de Foces 5

Según la tradición, no suficientemente documentada, el monasterio fue asaltado y los monjes todos degollados la víspera de San Juan de 1309. Allí empezó la decadencia del lugar.

De lo que fue un gran monasterio con su claustro y sus dependencias auxiliares no queda nada excepto la iglesia, que fue declarado Monumento Nacional en 1916.

La iglesia tiene planta de cruz latina, con corta nave, amplísimo transepto y tres ábsides.

San Miguel de Foces 7

La portada principal de acceso está en el muro sur, casi a los pies. Es del estilo del denominado románico leridano, similar a la portada “Dels Fillols” en la Seo Antigua de Lérida. A este grupo pertenecen también entre otras, las portadas de Santa María de Cubells, de la iglesia parroquial de Gandesa y, más cercanas a Foces, la del santuario de Salas en Huesca o la de El Tormillo trasladada a Lérida. Pero con la que más se relaciona esta portada es con la del Palau de la catedral de Valencia, dado el traslado a esta ciudad de miembros relevantes de la familia Foces.

Consta de cuatro arcos de medio punto en profunda gradación, posible gracias al grosor del muro. Las arcuaciones muestran dientes de sierra, arcos recortados y puntas de diamante. Los capiteles, situados sobre columnas lisas, y la cornisa que sostienen están labrados con una rica decoración vegetal. El tímpano muestra en el borde también decoración vegetal, pero todo su interior es liso. Es de suponer que algo habría, pero resulta difícil saber qué.

Portada principal 2

Existe otra portada, que estaba cegada, en el muro de poniente. Mucho menos elaborada, las dovelas arrancan de una imposta muy sencilla y están enmarcadas por una arcuación decorada con puntas de diamante.

Portada oeste

En el muro norte se reconocen los arranques de los arcos que debieron sostener las bóvedas del claustro. También hay una puerta cegada que debía comunicar la iglesia con el claustro o alguna de sus dependencias.

Arcosolio y puerta cegada en muro norte

Los ábsides son poligonales con contrafuertes separando sus ventanas.

San Miguel de Foces 6

En cada brazo del crucero y a los pies se abren elegantes rosetones. Ventanas ojivales desde poniente acaban de dar luz al transepto.

Rosetón fachada norte

Rosetón del transepto norte

Sobre la nave al sudoeste estaba la torre, actualmente desmochada y transformada en campanario, que probablemente fue de vigilancia y defensa.

San Miguel de Foces. Desde el NW

En el muro sur hay un reloj canónico, cuyo gnomon ha desaparecido, que marca las horas para el rezo de los oficios: Prima, Tertia, Meridies (en este caso en lugar de Sexta), Nona y Vesperae. Sobre él hay grabado un escudo con la Cruz de Malta.

Reloj canónico 2

Muchos sillares muestran una grandísima cantidad de marcas de cantero. Los siguientes son sólo unos ejemplos.

marcas cantero 1

marcas cantero 2

marcas cantero 3

marcas cantero 4

Al sur de la iglesia hay un panel donde están dibujadas todas las marcas halladas.

P1160663

El interior es lo más interesante. Entrando sorprende ya su amplitud y luminosidad.

A la nave románica, pero ya cubierta con bóveda ojival sostenida por dos fajones que parten de ménsulas escalonadas, le sucede un transepto y ábsides plenamente góticos.

Nave central hacia los pies

Transepto y ábsides se cubren con bóvedas nervadas.

Nave central

Columnitas y capiteles muy elegantes sostienen los tres ventanales del ábside central y los dos de los ábsides laterales. En éstos la tercera ventana que exigiría la simetría no se abrió pues la taparía el ábside central.

Presbiterio

Ábside central

Ábside norte 2

Ábside norte

Ábside sur 1

Ábside sur

Las collarinos de la base de muchas columnas están trepanados.

Base de columna

Pese a la goticidad de la arquitectura de esta zona, los capiteles siguen siendo románicos. La mayoría muestran decoración vegetal, pero hay algunos figurativos.

Por ejemplo el que muestra dos pequeños leones enfrentados.

Capitel con leones enfrentados

O el de San Miguel alanceando al dragón, que tiene a ambos lados dos personajes demoníacos (tal vez sarracenos por sus facciones) que con palos o lanzas arrinconan a sendos humanos.

Capitel de San Miguel 1

U otro con el Cordero Místico con el nimbo crucífero, que pese a esto ha llegado a ser identificado hasta con un dinosaurio.

Capitel con Agnus Dei

Tres rostros humanos aparecen en otro capitel. Hay quienes ven en ellos una alegoría de la Trinidad, pero hay que pensar que el número se corresponde con las tres caras del capitel y podría ser cuestión de mera simetría o de tantas otras interpretaciones que el número tres ofrece.

Capitel con tres rostros

Hay uno en el que un hombre visible sólo de cintura hacia arriba parece ser mordido por unos animales con cabeza y patas que podrían ser de un canino y cuerpo y cola en que es difícil decidir si se quisieron representar plumas o escamas. La cara de satisfacción del personaje –que parece ir vestido- creo que desmiente la interpretación de que sea un pecador torturado por dos bestias malignas y los animales podrían estar lamiéndole y no mordiéndole. Además con sus manos parece acariciarlos o acompañarlos en su acción. En otro capitel presidido por el rostro de un demonio cornudo se ven unos animales similares que aquí muestran claramente su cuerpo y patas de ave. Estos animales ponen también sus hocicos en las orejas de unos rostros simiescos. Esta predilección por las orejas y el tipo de animales hace pensar que quizás los capiteles obedecían a un mismo programa iconográfico desconocido.

Capitel con hombre al que monstruos le muerden (o lamen) las orejas 2

Los capiteles con decoración vegetal muestran plantas del lugar: hojas de vid, de higuera, piñas y tijas que en algún caso parecen sarmientos sosteniendo racimos de uvas.

Capiteles decoración vegetal 2

Capitel 2 decoración vegetal en ábside central

Capitel 3 decoración vegetal ábside central

Lo más interesante de la iglesia son sus pinturas. En el extremo de cada transepto hay dos arcosolios apuntados que albergan sendos sepulcros de miembros de la familia Foces. El fondo de los arcosolios y el muro de encima están pintados en estilo gótico lineal. Las pinturas son de gran belleza y colorido.

Las del muro sur por lógicas razones de temperatura y humedad se conservan en mejores condiciones y no perdieron todo el color al quitar la capa de cal que las cubrío durante mucho tiempo. Las del lado norte se vieron mucho más afectadas.

Arcosolios y pinturas muro sur

Muro sur

Arcosolios y pinturas muro norte

Muro norte

En el arcosolio este del muro sur se representa un Calvario con el Crucificado ya plenamente gótico rodeado por la Virgen y San Juan.

Arcosolio este muro sur

Debajo el letrero donde consta que el sepulcro es el de Atho de Foces y 1302, fecha de su defunción. Más abajo dos ángeles elevan el alma del difunto mientras otros dos lanzan incienso. Ángeles y San Francisco ocupan el intradós del arco.

Arcosolio este muro sur. Detalle

Muro sur. Pinturas 9

El arcosolio adyacente corresponde al sepulcro de Eximino de Foces. Las pinturas representan en el registro superior Cristo en majestad rodeado por dos ángeles turiferarios. En el inferior el Crucificado entre los doce apóstoles, mayoritariamente identificados por sus nombres. En el intradós aparecen otros dos ángeles con sus incensarios, Santa Catalina de Alejandría, Santa Margarita (identificada con el nombre) y San Juan predicando.

Arcosolio oeste muro sur

Los arcos están decorados con blasones y sobre ellos se representan una serie de escenas no siempre identificables, pero mayoritariamente dedicadas a la vida y muerte de San Juan Bautista.

Muro sur. Pinturas 8

En el muro norte casi han desaparecido los colores. En el arcosolio situado al este se reconocen ángeles y personajes nimbados.

Muro norte. Pinturas 21

En el de más al oeste se ve bastante mejor un Pantocrátor rodeado por el Tetramorfos. Marcos y Lucas están bajo el Pantocrátor y Mateo y Juan en el intradós. La figura de San Mateo es para mí excepcional, sin que desmerezca en absoluto el águila que representa a San Juan.

Muro norte. Pinturas 17

Muro norte. Pinturas 18

Muro norte. Pinturas 19

Entre ambos arcosolios es reconocible una santa mártir (por la palma) en la que destacan las líneas rojizas que conforman su rostro pues ha desaparecido toda otra policromía.

Muro norte. Pinturas 13

Sobre los arcosolios se identifican diversas escenas: la Anunciación, la Visitación, el Nacimiento (con unos curioso buey y mula en el fondo) , el Anuncio a los pastores, los Magos contemplando la estrella, la visita de estos a Herodes, la matanza de los Inocentes y la huida a Egipto.

Muro norte. Pinturas 9

Nacimiento

Nacimiento

En el ángulo noroeste hay un arcosolio vacío, como todos reconocible exteriormente. Cerca está el acceso a la estrecha escalera de caracol que permite acceder a la cubierta y la puerta cegada que daba al claustro.

Nave central hacia los pies

Portada cegada en muro norte

Poco contenido mueble tiene la iglesia. Una antigua pila bautismal en el ángulo noroeste que nos indica como en alguna época debió hacer las funciones de parroquial, un depósito cilíndrico para diezmos y una extraña pila benditera formada por dos piezas de distinta procedencia.

Pila bautismal

Depósito diezmos

Pila benditera

Cerca del monasterio hubo un castillo desde época antigua pues cerca pasaba la vía romana de Huesca a Alquézar. Al resguardo de dicho castillo se debió desarrollar la población, que a raíz de las pestes del siglo XIV quedó definitivamente deshabitada. No quedan tampoco restos de ella al igual que del monasterio.

Como curiosidad una muestra de como las creencias y supersticiones populares suelen mezclarse con los lugares de culto religiosos: herraduras empotradas en el muro sur.

Herraduras en fachada sur

ENCAMP

Encamp es una tranquila población andorrana entre semana y fuera de la época de esquí.

009. Encamp

Los desniveles de las poblaciones andorranas debidos a la complicada orografía y a la estrechez del valle nos obligaban a desplazarnos desde el hotel en coche, por lo menos hasta el centro.

002. Encamp. Hotel

Empezamos la  mañana siguiendo el paseo que a lo largo del  Valira llega hasta la bonita población de Les Bons.

011. Encamp. Passeig de les Bons

013. Encamp. Passeig de les Bons

Ascendiendo por sus calles llegamos al conjunto medieval que la corona. Este conjunto está formado por la iglesia de San Román, la denominada Torre de los Moros, un par de palomares, que se remontan al siglo XVI, y el antiguo depósito de agua del recinto conocido como “Baño de la Reina Mora” .

016. Encamp. Les Bons

017. Encamp. Les Bons

014. Encamp. Les Bons

Antes de llegar a la iglesia y el torreón ya vemos un abrevadero excavado en la roca.

019. Encamp. Les Bons. Abrevadero bajo la iglesia

La iglesia de San Román, consagrada en 1164 según el acta contenida en la lipsanoteca que se halló en el altar, sigue el modelo lombardo, pero realizado en época más avanzada por operarios locales menos hábiles como ocurre en muchos otros lugares del nordeste español.

042. Encamp. Les Bons. Sant Romà

Es de una nave y un ábside en el que la decoración de lesenas y arcuaciones ciegas es manifiesta.

037. Encamp. Les Bons. Sant Romà

La portada se resguarda tras un pórtico de época posterior y presenta el único motivo escultórico de la iglesia: un friso de dientes de sierra similar al de otra iglesia andorrana, la de Santa Coloma.

023. Encamp. Les Bons. Sant Romà

025. Encamp. Les Bons. Sant Romà. Portada

Como nos ocurrió en las restantes iglesias de la población no pudimos acceder al interior, lo cual al parecer sólo es posible en pleno verano, y no en todas.

Pasamos un rato sentados en el pórtico, lo que vale la pena indudablemente.

028. Encamp. Desde el pórtico de Sant Romà de les Bons

La torre , conocida como de los Moros, debía centrar todo un amplio recinto fortificado. Se levanta directamente sobre la roca al igual que la iglesia.

020. Encamp. Les Bons. Torre dels Moros

Se ha instalado una escalera metálica en su interior, la cual permite acceder a la parte superior donde quedan restos de matacanes.

066. Encamp. Les Bons. Torre dels Moros

050. Encamp. Les Bons. Torre dels Moros. Matacanes

Y desde donde se tiene buenas vistas.

047. Encamp. Les Bons. Desde la Torre dels Moros

029. Desde Sant Romà de les Bons

La torre tenía cuatro plantas y en ellas se aprecian todavía diversas ventanas aspilleras.

041. Encamp. Les Bons. Torre dels Moros

052. Encamp. Les Bons. Torre dels Moros. Aspillera

Por encima de la torre aparece el “Baño de la Reina Mora”, antiguo depósito parcialmente excavado en la roca, que tenía canalizaciones para recoger y también repartir el agua.

054. Encamp. Les Bons. Baño de la Reina Mora

Un poquito más arriba se divisa una buena perspectiva del conjunto.

055. Encamp. Les Bons. Torre dels Moros y Sant Romà

De los palomares el que está en mejor estado es el llamado de Cotxà, que aparte de su uso como palomar también debió servir de fortificación como demuestran las aspilleras de sus muros.

043. Encamp. Les Bons. Colomer de cal Cotxà

Descendimos de les Bons por sus estrechas calles que aún conservan algunos restos de su pasado y cogimos el coche para recorrer las iglesias situadas en las distintas aldeas.

070. Encamp. Les Bons

072. Encamp. Passeig de les Bons

Primero fue San Marcos y Santa María, que hoy en día hace de capilla del  cementerio.

074. Encamp. Sant Marc i Santa Maria

La iglesia de origen románico ha sido muy transformada. La fecha que aparece sobre la portada, 1712, puede ser indicativa de cuando se realizaron las mayores reformas.

079. Encamp. Sant Marc i Santa Maria. Portada

Tras la cabecera plana actual quedan restos del ábside semicircular.

090. Encamp. Sant Marc i Santa Maria. Cabecera

075. Encamp. Sant Marc i Santa Maria. Restos ábside primitivo

En cada cara del campanario de espadaña hay un rostro esculpido en no demasiado buen estado.

083. Encamp. Sant Marc i Santa Maria. Rostro en cara este de la espadaña

No lejos de esta capilla se encuentra Vila, población de remoto origen que conserva también en su parte alta una pequeña iglesia: San Román de Vila.

100. Encamp. Sant Romà de Vila

Como la anterior conserva restos del ábside original, pero el resto también ha sufrido muchas reformas.

103. Encamp. Sant Romà de Vila. Cabecera

Procedentes de esta iglesia en el Museu d’Art de Catalunya están las tablas del frontal y los laterales de una mesa de altar, que se considera de la primera mitad del siglo XIII.

En el núcleo principal de la población de Encamp se halla la parroquial de Santa Eulalia.

105. Encamp. Santa Eulalia

También muy modificada en el siglo XVII y en la primera mitad del  XX en que fue destruido el ábside original.

El esbelto campanario es lo que menos ha cambiado y en él puede apreciarse su decoración lombarda. Como curiosidad se puede destacar que tiene una notoria inclinación hacia el sur, apreciable a simple vista.

106. Encamp. Santa Eulalia

Un amplio pórtico de origen medieval protege la portada de acceso.

108. Encamp. Santa Eulalia. Pórtico

Enfrente se conserva un pequeño conjuradero cuadrangular, desde donde se procuraba alejar las tormentas y a veces otros peligros como plagas o amenazas de poderes malignos.

110. Encamp. Santa Eulalia. Conjuradero

Detrás de la iglesia hay un pequeño Museo de Arte Sacro, pero, pese al horario que había en la puerta, se encontraba cerrado.

Otra antigua población que forma parte de la parroquia de Encamp es la Mosquera en la cual también hay una iglesia, San Miguel y San Juan, de incierto origen.

005. Encamp. Sant Miquel

Cerca está la oficina de turismo y en la plaza, más arriba, el edificio del Comú. El Comú en Andorra es el órgano administrativo de cada parroquia, equivalente a los ayuntamientos de los municipios en otros lugares.

118. Encamp. Comú

Lo poco que nos sobró del día lo dedicamos a lo que es más habitual en Andorra. ¡Cómo no!, las compras