Relatos de viajes, excursiones, románico y más.

Archivo para la Categoría "Portugal"

PORTUGAL

Me había tocado el día 24 de mayo hacer de suplente (menos mal que acudió el tiutular) en una mesa electoral y tuvimos que posponer nuestra salida hacia Portugal al día siguiente.

Hacía unos años que no estábamos en Portugal, país que visitábamos antes con frecuencia. Esta vez planeamos un viaje alternativo por el centro y el norte soslayando las dos grandes ciudades, Lisboa y Oporto.

El primer día, por la ruta más recta: Soria, Valladolid y Salamanca, nos presentamos en Guarda a media tarde.

Hotel en la parte baja y a subir cuesta y escalones para llegar al casco antiguo.

001. Guarda. hotel

A la plaza de Luis de Camões, presidida por la catedral.

004. Guarda. Catedral

La hallamos remodelada respecto a nuestra última visita. Renovada estéticamente, pero quizás con menos vida.

025. Guarda. Plaza  Luís de Camöens

023. Guarda. Plaza  Luís de Camöens

Antes de que cerrasen nos acercamos a la catedral, monumento gótico tardía con elementos manuelinos.

006. Guarda. Catedral

007. Guarda. Catedral. Portada norte

Su fachada oeste da sensación de fortaleza y austeridad.

008. Guarda. Catedral. Portada oeste

Sólo rota por su portada con detalles manuelinos.

009. Guarda. Catedral. Portada oeste

Los pináculos que rodean el edificio hace que algunos la relacionen con Batalha. Lo cierto es que dista mucho de la esplendidez del gran monasterio.

010. Guarda. Catedral. Muro sur

La estructura y bóvedas del interior es quizás lo más relevante del edificio.

011. Guarda. Catedral. Nave principal

Y como obra maestra en su contenido destaca el retablo Mayor atribuido a Jean de Rouen. Dicen que tiene más de cien personajes. No los he contado, pero la cifra no debe estar muy lejana. Está realizado con la blanca piedra de Ançã y fue dorado en el siglo XVIII.

019. Guarda. Catedral. Retablo Mayor

Seguimos paseando por el centro de Guarda y nos llegamos hasta la iglesia de la Misericordia.

026. Guarda. Iglesia de la Misericordia

Volvimos a entrar en el casco antiguo para ver el barrio judío.

028. Guarda

La hora menos de Portugal ayudó a que nos cundiese el tiempo. Cenamos pronto y dejamos que anocheciese desde la terraza del hotel.

031. Guarda. Anochecer desde la terraza del hotel

Por la mañana el paisaje con toda la retama en flor nos estimuló a iniciar la jornada.

032. Guarda. Amanecer desde el hotel

El primer destino previsto era el castillo de Amourol y hasta allí no paramos.

El castillo de Almourol está situado en un islote del río Tajo. Construido por los templarios a finales del siglo XII sobre las ruinas de una fortaleza anterior, formó parte de las fortificaciones que defendían el río Tajo

035. Castillo de Almourol

 El hecho de poder llegar a él únicamente en barca es un atractivo añadido al lugar.

039. Castillo de Almourol

042. Castillo de Almourol

044. Castillo de Almourol

Consta de dos recintos, accesibles ambos por sendos portales de medio punto.

046. Castillo de Almourol

Sobre el portal de acceso al recinto superior se halla una placa en la que se recuerda el nombre del maestro de la orden Gualdim País a cuyas ordenes se ejecutó la reconstrucción del castillo en 1209 (en realidad 1171 pues entonces en toda la península ibérica se solía fechar con la denominada era hispánica que se iniciaba en 38 a. C.).

054. Castillo de Almourol

La torre maestra es accesible hasta su parte más alta.

060. Castillo de Almourol

Desde allí se disfruta de bonitas vistas sobre el Tajo.

062. Castillo de Almourol

065. Castillo de Almourol

El castillo fue rehecho en el siglo XIX, según el gusto de la época.

071. Castillo de Almourol

Todo el islote está cubierto de una frondosa vegetación de cañas, lianas y sobre todo chumberas.

072. Castillo de Almourol

En el trayecto con la barca se aprecian distintas perspectivas del castillo.

080. Castillo de Almourol

081. Castillo de Almourol

Algún pato acaba de amenizar el recorrido.

Ánade Azulón

Las vistas desde la orilla al estar tan cercana la fortaleza también son buenas.

082. Castillo de Almourol

Desde el castillo de Amourol a Tomar  nuestro próximo destino, la distancia es corta. Pronto llegamos a las verdes riberas del río Nãvao, que atraviesa la ciudad.

085. Tomar

Aparcamos y nos dirigimos a la plaza de la República y en la vecina calle Serpa Pinto comimos en un restaurante con el nombre de Tabuleiro, nombre que reciben las cestas con panes decoradas con flores y espigas que llevan las jóvenes en la cabeza en las más importantes fiestas de Tomar que se celebran cada cuatro años.

086. Tomar

Tras el café al lugar que convierte a Tomar en uno de los principales centros turísticos de Portugal: el Convento de Cristo. Esta fundación templaria se asienta en una colina sobre la ciudad y está rodeada por importantes fortificaciones. Con la desaparición de los templarios pasó a la Orden de los Caballeros de Cristo.

087. Tomar. Convento de Cristo

089. Tomar. Convento de Cristo

093. Tomar. Convento de Cristo

El convento propiamente dicho data como las murallas del siglo XII, pero recibió importantes añadidos y modificaciones hasta el siglo XVII.

Para la visita no se accede por la portada principal de la iglesia. Es de sabor plateresco y suele permanecer cerrada.

099. Tomar. Convento de Cristo. Portada de la iglesia

Para entrar hay que circunvalar exteriormente la denominada rotonda de los templarios, núcleo original del templo.

097. Tomar. Convento de Cristo. Rotonda de los Templarios, exterior.

La visita se inicia por uno de los varios claustros que hay en el edificio, el claustro gótico de las abluciones.

105. Tomar. Convento de Cristo. Claustro de las Abluciones

106. Tomar. Convento de Cristo. Claustro de las Abluciones

De éste se pasa a otro claustro, el del cementerio donde destacan los azulejos que lo decoran.

109. Tomar. Convento de Cristo. Claustro del Cementerio

Tras pasar por la sacristía, se llega a la iglesia donde, al este, un arco triunfal con pinturas del XVI, que contienen trampantojos, da acceso a la charola o rotonda de los templarios

114. Tomar. Convento de Cristo. La charola desde el coro alto

La charola fue modificada y decorada sucesivas veces. Restaurada cuidadosamente hace unos años luce con todo su esplendor. Las pinturas que la rodean y las esculturas son mayoritariamente del siglo XVI.

117. Tomar. Convento de Cristo. La charola

Pero el núcleo central conserva buena parte de las columnas y capiteles primitivos del XII. Unos entre los que se entremezclan seres fantásticos y tijas vegetales.

121. Tomar. Convento de Cristo. La charola. Capitel 3

128. Tomar. Convento de Cristo. La charola. Capitel 9

Uno muy conocido en el que aparece Daniel entre los leones.

126. Tomar. Convento de Cristo. La charola. Capitel 7b

Otros están decorados exclusivamente con hojas.

122. Tomar. Convento de Cristo. La charola. Capitel 4

134. Tomar. Convento de Cristo. La charola. Capitel 12b

En uno es bien visible la cruz templaria.

137. Tomar. Convento de Cristo. La charola. Capitel 15

La iglesia se agrandó mediante una nave al oeste en la que se construyó un coro alto.

138. Tomar. Convento de Cristo. Iglesia

En la parte inferior está la sala capitular iluminada por las famosas ventanas manuelinas. Una al sur que queda medio enmascarada debido a la construcción posterior del denominado claustro mayor.

140. Tomar. Convento de Cristo. Ventana sur de la sal capitular

Y la otra al oeste, tantas veces reproducida en miles de publicaciones y que suele tomarse como la obra más representativa del estilo manuelino. Esta es bien visible desde el claustro de Santa Bárbara.

154. Tomar. Convento de Cristo. Ventana manuelina al oeste de la iglesia

El claustro mayor de influencias palladianas destaca por su sobriedad.

148. Tomar. Convento de Cristo. Claustro Mayor

El claustro de la Hospedería es también renacentista.

153. Tomar. Convento de Cristo. Claustro de las Hospederías

Aún hay otros claustros más diversas dependencias destinadas a dormitorios, cocinas, hospital, etc.

El refectorio es muy amplio y rectangular.

162. Tomar. Convento de Cristo. Refectorio

A pasear por la ciudad dedicamos el resto de la tarde.

172. Tomar

Aún nos detuvimos en la iglesia de San Juan Bautista que tiene una bella portada gótico flamígera.

176. Tomar. Portada manuelina de San Juan Bautista

Las calles estaban tranquilas e invitaban al paseo relajado.

180. Tomar

183. Tomar

El día siguiente teníamos dos platos fuertes: Batalha y Alcobaça. Decidimos empezar en Batalha. Llegamos a la hora de abrir el monasterio, sin novedad pese a que el GPS nos hizo pasar por una carretera entre Fátima y Batalha de las de mareo obligatorio.

El sol relucía espléndido con lo que Batalha aún aumenta su atractivo.

185. Monasterio de Batalha

Si se entra por la profusamente decorada portada oeste

246. Monasterio de Batalha. Portada oeste

inmediatamente se admira la longitud de las naves y la esbeltez de las bóvedas.

190. Monasterio de Batalha. Nave central

A la derecha de la entrada está la capilla del Fundador, cubierta por un bella cúpula estrellada.

195. Monasterio de Batalha. Capilla del fundador

La capilla contiene muchas tumbas como la de Enrique el Navegante.

196. Monasterio de Batalha. Capilla del fundador

Desde la iglesia se accede al Claustro Real ubicado en el lado norte.

201. Monasterio de Batalha. Claustro Real

Las filigranas manuelinas del interior de los arcos parecen encajes.

203. Monasterio de Batalha. Claustro Real

206. Monasterio de Batalha. Claustro Real

207. Monasterio de Batalha. Claustro Real

219. Monasterio de Batalha. Claustro Real

Las galerías cubiertas con nervaduras góticas dan una gran sensación de profundidad.

220. Monasterio de Batalha. Claustro Real

La sala capitular se cubre con una gran bóveda carente de soportes auxiliares, obra del maestro Huguet y auténtico avance arquitectónico para la época.

209. Monasterio de Batalha. Sala capitular

En la sala capitular se monta guardia permanentemente ante la tumba del Soldado Desconocido.

211. Monasterio de Batalha. Sala capitular

El claustro de Alfonso V, también gótico, es mucho menos espectacular que el claustro Real.

227. Monasterio de Batalha. Claustro de Alfonso V

224. Monasterio de Batalha. Claustro de Alfonso V

Para el final dejamos la visita a lo más especial de Batalha, las Capelas Imperfeitas. Ordenadas construir por el rey Duarte como panteón funerario, se sitúan al este de la iglesia.

234. Monasterio de Batalha. Capelas Imperfeitas

Una portada reformada en el siglo XVI con múltiples aportaciones de detalles manuelinos comunica las capillas con un pequeño atrio de acceso que las separa de la iglesia.

236. Monasterio de Batalha. Capelas Imperfeitas

Constituyen auténticas filigranas arquitectónicas cuyas perspectivas van variando al ritmo del recorrido solar.

238. Monasterio de Batalha. Capelas Imperfeitas

239. Monasterio de Batalha. Capelas Imperfeitas

También por el exterior son excepcionales.

242. Monasterio de Batalha. Capelas Imperfeitas. Exterior

De Batalha a la cercana Alcobaça. Ahora ya no se puede aparcar frente al monasterio, lo que es un pequeño inconveniente cuando el calor aprieta y ese día lo hacía. De todos modos, Alcobaça bien vale el esfuerzo.

Las obras del monasterio se iniciaron en 1178, pero una incursión musulmana destruyó las primitivas construcciones y a principios del siglo XIII se empezaron los edificios actuales, acabándose la iglesia en 1253.

256. Monasterio de Alcobaça

la fachada de la iglesia fue muy reformada en período barroco, quedando sólo de la obra original la fachada y el rosetón.

257. Monasterio de Alcobaça

La portada, formada por siete arquivoltas, no presagia la magnificencia del interior.

275. Monasterio de Alcobaça. Portada

La longitud, amplitud y altura de la nave principal son sorprendentes y el efecto es majestuoso.

259. Monasterio de Alcobaça. Nave central

En el transepto se hallan los sepulcros de Pedro I y de Doña Inés de Castro. La agitada historia de amor entre ambos y su trágico final son un referente en la literatura, el arte y las leyendas portuguesas.

268. Monasterio de Alcobaça. Sepulcro de Doña Inés

Sepulcro de Doña Inés

271. Monasterio de Alcobaça. Sepulcro de Don Pedro

Sepulcro de Don Pedro

Al norte de la iglesia se halla el claustro del silencio, de principios del siglo XIV. Elegante, pero sencillo y austero como cisterciense que es.

279. Monasterio de Alcobaça. Claustro del Silencio

277. Monasterio de Alcobaça. Claustro del Silencio

Una hornacina en el claustro contiene la imagen de Nuestra Señora de Alcobaça.

278. Monasterio de Alcobaça. Claustro del Silencio

El lavatorio contiene una fuente del siglo XVII.

292. Monasterio de Alcobaça. Claustro del Silencio

Enfrente se halla el refectorio.
286. Monasterio de Alcobaça. Refectorio

En la sala capitular las nervaduras se abren como flores a a partir de las columnas.

287. Monasterio de Alcobaça. Sala Capitular

El dormitorio de los monjes es grandioso con tres naves separadas por columnas con capiteles.

289. Monasterio de Alcobaça. Sala de los Monjes

Al sudoeste del claustro está la sala de los Reyes decorada con azulejos y en la que se guarda un caldero que, según la tradición, fue arrebatado a los españoles en la batalla de Aljubarrota.

276. Monasterio de Alcobaça. Sala de los Reyes. Caldero aprehendido a los españoles en Aljubarrota
Tras una mañana tan intensa y siendo ya entrada la tarde comimos cerca del monasterio para dirigirnos después hacia Coimbra. Pero aún había que hacer un alto. la antigua ciudad romana de Conimbriga se lo merece.

El jardincito que hay entre la entrada y el museo daba sensación de frescor, pero la realidad era de una temperatura más propia de julio que de mayo.

296. Conimbriga

Empezamos por el museo a ver si el sol iba bajando. En el museo hay una selección de objetos hallados en las excavaciones y expuestos didácticamente. Lo más destacable son algunos de los mosaicos geometrizantes no conservados “in situ”.

297. Conimbriga. Museo

Y a desafiar el calor y pasear por la ciudad. En las casas que fueron destruidas en el siglo III para construir una nueva muralla y quedaron luego fuera del recinto hallamos también mosaicos

300. Conimbriga

302. Conimbriga.

303. Conimbriga

Las ruinas de unas termas también aparecen.

306. Conimbriga

Así como lo que fueron casas importantes.

308. Conimbriga

Los mosaicos son casi todos geométricos.

309. Conimbriga

Al otro lado de la muralla queda también mucho por excavar.

313. Conimbriga

Del foro poco queda.

314. Conimbriga. foro

Ya saliendo en la llamada casa de los Repuxos (surtidores) quedan restos de todo el peristilo.

319. Conimbriga. Casa de los Repuxos

Y mosaicos con figuras humanas y animales.

321. Conimbriga. Casa de los Repuxos

Coimbra está allí mismo y como el hotel era céntrico aún aprovechamos el tiempo. Sobre todo viendo la iglesia románica de Santiago, que, pese a la hora, estaba abierta porque generalmente siempre va gente a rezar dado la atmósfera particular que respira el templo en pleno centro de la ciudad.

Lo más relevante de la iglesia de Santiago son sus dos portales con ríquisima decoración en columnas y capiteles.

323. Coimbra. Iglesia de Santiago

324. Coimbra. Iglesia de Santiago. Portada oeste

Portada oeste

329. Coimbra. Iglesia de Santiago. Portada sur

Portada sur

La iglesia se sitúa en la popular plaza del Comercio.

332. Coimbra. Praça do Comércio

Muy cerca está San Bartolomé.

333. Coimbra. Iglesia de San Bartolomé

En un barrio con callejuelas con auténtico sabor.

334. Coimbra

El día siguiente amaneció radiante, pero caluroso. Sin embargo, de buena mañana aún podríamos emprender las cuestas del casco antiguo de Coimbra.

337. Coimbra

Desayunamos antes de empezar a subir. Portales y arcos se suceden en la vieja Coimbra.

338. Coimbra. Porta de Barbaca

339. Coimbra. Porta Almedina

En cualquier rincón surge una sorpresa como esa portada manuelina.

343. Coimbra

Los nombres de algunas calles como ésta que conduce a la catedral son reveladores: rua Quebra Costas (rompe costillas).

344. Coimbra

Hasta las diez tuvimos que esperar la apertura de la catedral. Aprovechamos para ver su exterior.

Su fachada románica.

345. Coimbra. Catedral

La renacentista Porta Speciosa en el muro norte.

351. Coimbra. Catedral. Portada norte

Y los dos ábsides románicos que quedan, el norte y el central.

355. Coimbra. Catedral. Cabecera

Aunque ya la conocíamos, nos volvió a sorprender su interior.

357. Coimbra. Catedral. Interior

Alberga muchísimos tesoros como esta pila gótico-renacentista

360. Coimbra. Catedral. Pila bautismal

El claustro es un bonito ejemplo de transición románico-gótico.

378. Coimbra. Catedral. Claustro

De la catedral al Museo Machado de Castro. De él hay que decir que la distribución de las obras, la orientación del recorrido, la facilidad y cercanía a las piezas lo convierten en un modelo museístico. Es lugar para disfrutar.

También su contenido es importante, especialmente el escultórico, con obras románicas como este San Juan.

388. Coimbra. Museo Machado de Castro. Imagen de San Juan del XII procedente de San Juan de Almedina

O el excepcional caballero medieval del maestro Pero del siglo XIV.

397. Coimbra. Museo Machado de Castro. Caballero medieval procedente de Oliveira do Hospital. Maestro Pero. Siglo XIV

La Virgen de la esperanza del mismo autor.

398. Coimbra. Museo Machado de Castro. Virgen de la Esperanza procedente de la catedral. Maestro Pero. Siglo XIV

Esta lactancia de San Bernardo del siglo XVI, obra de Jean de Rouen, como las dos siguientes.

406. Coimbra. Museo Machado de Castro. Lactancia de San Bernardo. 1530-1540. Juan de Rouen. Monasterio de Celas

Santa Inés.

407. Coimbra. Museo Machado de Castro. Santa Inés. Juan de Rouen. Monasterio de Santa Clara. XVI

La deposición de Cristo en la tumba.

410. Coimbra. Museo Machado de Castro. Deposición de Cristo en la tumba .Juan de Rouen. Monasterio de Santa Cruz. XVI

De indudable influencia castellana es esta Piedad, que había estado atribuida a Juan de Juni.

411. Coimbra. Museo Machado de Castro. Piedad. Hoy se atribuye a Cipriano da Cruz Sousa, antes a Juan de Juni

Ya de época más moderna es esta Virgen de la Leche del siglo XVIII.

412. Coimbra. Museo Machado de Castro. Virgen de la Leche. XVIII. San Antonio dos Olivais

A unos pasos del Museo Machado de Castro está la catedral nueva.

430. Coimbra. Catedral nueva

431. Coimbra. Catedral nueva

Desde allí a emprender la cuesta abajo por las no demasiado cómodas calles.

434. Coimbra

Y a despedirnos de Coimbra donde siempre está presente el ambiente universitario.

436. Coimbra

Próxima parada: Aveiro. Comida y un rato de descanso en el hotel pues habíamos llevado hasta el momento un ritmo intenso. La comida cerquita de los canales para ver los “moliceiros” (pequeñas barcas con proa curva y puntiaguda que se usaban para la recogida de algas).

438. Aveiro.

Cuando salimos por la tarde paseo para ver la catedral y el bonito crucero gótico-manuelino que tiene enfrente, cuyo original se guarda en el interior.

439. Aveiro. Catedral

Nos sorprendió el moderno centro comercial que se ha construido y que ha revitalizado una zona que antes parecía languidecer al lado del llamado canal del Cojo

444. Aveiro.

Toda una zona de Aveiro muy modernizada respecto a nuestro recuerdo.

445. Aveiro.

Durante el paso no podíamos dejar de degustar unos “ovos moles”. Es el dulce propio de Aveiro, una especie de mermelada de huevos envuelta en obleas con distintas formas.

Ovos moles

La zona entre el canal Central y el de San Roque conserva su sabor.

446. Aveiro.

447. Aveiro.

450. Aveiro.

El moderno Mercado do Peixe centra la zona de los restaurantes y el ambiente al atardecer

452. Aveiro.

En el propio mercado hay un restaurante arriba donde cenamos un fresquísimo pescado hecho en la cataplana (recipiente esférico con tapa donde todo se cuece al vapor).

449. Viseu. Aveiro.

Desde el restaurante veíamos anochecer en los canales.

453. Aveiro.

Tras descansar bien, emprendimos ruta hacia el norte. Teníamos que atravesar Oporto lo que según el tráfico puede ser una aventura. No fue así y lo cruzamos rápido. Con tiempo hasta para contemplar las vistas sobre el Duero, que tal vez sean lo mejor de la ciudad.

Luego a buscar el objetivo, la pequeña capilla románica de San Cristóbal de Rio Mau. Encontrarla fue fácil, encontrar a alguien para abrírnosla, imposible. ¡Qué le vamos a hacer!

De todos modos, aunque sólo el exterior vale la pena. Fue centro de un antiguo monasterio fundado a principios del siglo XII, del cual sólo queda la iglesia.

454. San Cristóbal de Río Mau

A mediados del siglo XII fue construida la parte de la cabecera y ya a finales de siglo y principios del siguiente se acabó la el resto. La iglesia ha sido cuidadosamente restaurada y el entorno urbanizado.

455. San Cristóbal de Río Mau

Son muy interesantes sus tres portales. El principal, al oeste, muestra un cierto apuntamiento en sus arcuaciones y tiene un tímpano esculpido muy ingenuo, pero encantador.

456. San Cristóbal de Río Mau. Portada oeste

En el portal norte, en el tímpano, aunque bastante desgastado se reconoce una escena de lucha entre animales fantásticos.

456. San Cristóbal de Río Mau. Portada norte

Por último, el portal sur, parece el más sencillo y el más antiguo.

456. San Cristóbal de Río Mau. Portada sur

En los alrededores hay unos sepulcros antropomorfos que debieron pertenecer al antiguo cementerio, que debió desaparecer con los edificios del monasterio.

456. San Cristóbal de Río Mau. Sepulcros

Muy cerca se halla, en la localidad de Rates, San Pedro estaba abierta, con todas las facilidades para la visita.

Tiene su origen en un monasterio prerrománico del que se han hallado restos, pero la actual iglesia es obra realizada a lo largo de todo el siglo XII.

400. Rates

En la primera mitad del siglo XX estaba en muy mal estado y se hicieron obras de restauración para intentar devolverle el aspecto románico primitivo.

457. Rates. San Pedro

458. Rates. San Pedro

El ábside central y norte fueron levantados durante la campaña de restauración mencionada sobre los cimientos conservados para lo cual hubo que derribar la capilla mayor, que se había realizado en el siglo XVIII, y una sacristía.

459. Rates. San Pedro

La portada principal está al oeste. Los capiteles muestran una variada decoración.

460. Rates. San Pedro. Portada oeste

En la portada sur destaca el Agnus Dei representado en el tímpano.

462. Rates. San Pedro. Portada sur

Las cubiertas son de madera  y toda la estructura y decoración interior indican ser fruto de momentos constructivos distintos.

463. Rates. San Pedro. Interior

En el exterior se conservan bastantes sepulcros,medievales, muchos de ellos en buen estado.

465. Rates. Sepulcros junto a San Pedro

Cerca de la iglesia está el pelourinho, muestra de que el lugar había tenido autonomía jurídica

469. Rates. Pelourinho

Todo el centro de la población y el entorno de la iglesia fue urbanizado hace unos años, conservándose pequeñas capillas como ésta.

466. Rates Oratorio a San Antonio de Padua

O más grandes como la del Señor de la Plaza

467. Rates. Capilla del Señor de la Plaza

De Rates  nos dirigimos a Braga. El hotel que habíamos reservado estaba en zona peatonal y la de vueltas que tuvimos que dar para al final dejar el coche en un aparcamiento cercano fueron para marearse, pero creo que ahora ya podría hacer de taxista en Braga.

La ventaja era que al estar en pleno centro poco tuvimos que andar para encontrar un restaurante.

473. Braga

Después de comer nos llegamos a la catedral por las bonitas calles del centro de la ciudad.

475. Braga

476. Braga

Lo primero que vimos de la catedral fue su cabecera con la bonita imagen gótica de la Virgen de la Leche

479. Braga. Catedral. Virgen de la Leche

En el lado sur se halla la portada románica, actualmente siempre cerrada.

481. Braga. Catedral. Portada sur

Se accede al interior por el amplio atrio situado en la fachada oeste con torre-campanario a cada lado.

482. Braga. Catedral. Fachada oeste

La perspectiva de la nave central queda enmarcada desde la entrada por dos grandes órganos.

494. Braga. Catedral. Nave principal

La cabecera muestra una interesante bóveda estrellada.

484. Braga. Catedral. presbiterio

La catedral contiene muchos enterramientos de la familia real como el túmulo del Infante Alfonso

492. Braga. Catedral. Túmulo del Infante Alfonso

Las calles del centro de Braga como el día acompañaba estaban muy animadas.
504. Braga

505. Braga

506. Braga

Por la Avenida Central

508. Braga

nos acercamos a la iglesia de San Víctor.

509. Braga. San Víctor

Dimos la vuelta en dirección inversa hasta el Arco de la Puerta Nueva.

513. Braga. Arco de la Puerta Nueva

Y proseguimos el paseo por la zona sur donde se encuentra la iglesia de la Santa Cruz.

520. Braga. Santa Cruz

Cenamos en las cercanías de la catedral cuando las calles empezaban a estar desiertas, pero a la salida pudimos comprobar que la ciudad volvía a animarse de nuevo.

525. Braga

526. Braga

Y al hotel a descansar que habíamos completado otro intenso día.

527. Braga. Hotel
Antes de irnos de Braga había que ir a su gran santuario del Bom Jesus do Monte. en nuestra visita anterior habíamos subido por las majestuosas (y largas) escalinatas, ahora por razón de tiempo lo hicimos en coche. La verdad es que pierde toda la gracia pues el santuario en sí tampoco tiene nada especial.

532. Braga. Bom Jesus del Monte

534. Braga. Bom Jesus del Monte

Las vistas sobre la ciudad sean tal vez lo más interesante.

530. Braga. Bom Jesus del Monte

533. Braga. Bom Jesus del Monte

Y aún nos quedaba otro lugar para nosotros más atractivo, la capilla visigótica de San Fructuoso de Montelios.

Ha quedado como parte adosada a la iglesia de San Francisco.

541. Braga. San Francisco, junto a San Fructuoso

Suele estar cerrada, pero ese día andaba por allí el párroco de San Francisco arreglando al iglesia para las primeras Comuniones y muy amablemente nos encendió las luces y nos dio indicaciones para la visita.

Es una iglesia en planta de cruz griega, que recuerda el mausoleo de Gala Placidia de Rávena.

536. Braga. San Fructuoso de Montelios

Se la considera obra del siglo VII, reconstruida en el XI tras haber sido destruida por los musulmanes.

537. Braga. San Fructuoso de Montelios

538. Braga. San Fructuoso de Montelios

Al lado quedan ruinas del antiguo monasterio.

539. Braga. San Fructuoso de Montelios. Restos del monasterio

En el coro de la iglesia de San Francisco se guarda la sillería renacentista procedente de la catedral de Braga.

544. Braga. San Francisco, junto a San Fructuoso

Proseguimos ruta en dirección a Braganza, acercándonos ya a la frontera. Comimos, nos aposentamos en el hotel y hacia el castillo.

Rodeada de murallas, en la ciudad vieja pocas casas quedan habitadas.

559. Bragança. Castillo

El paseo a lo largo del camino de ronda ofrece buenas vistas de la torre del homenaje, de la ciudad

552. Bragança. Castillo

560. Bragança. Castillo

562. Bragança. Castillo

y de los alrededores.

548. Bragança. Castillo

551. Bragança. Castillo

En la torre del homenaje hay instalado un pequeño museo militar.

565. Bragança. Castillo

577. Bragança. Castillo

Junto a la torre se levanta, entre grandes árboles, la picota (pelourinho).

574. Bragança. Castillo. Pelourinho

Está sostenido por un verraco de granito, que podría ser de la edad del hierro. Estas primitivas esculturas se extienden por el norte de Portugal, por León, Castilla y el norte de Extremadura.

576. Bragança. Castillo. Pelourinho

El edificio más interesante de la zona es la llamada Domus Municipalis. Construida sobre una cisterna, durante siglos albergó las reuniones del consejo municipal. Solía considerarse que era obra románica realizada a caballo de los siglos XII y XIII. Las últimas investigaciones apuntan al siglo XIV, si bien conservaría muchos elementos de estilo románico, que conviven con otros ya góticos.

570. Bragança. Castillo. Domus municipalis

571. Bragança. Castillo. Domus municipalis

573. Bragança. Castillo. Domus municipalis

Desde la ciudad baja se divisa el castillo en la colina de enfrente.

578. Bragança

Nos dimos un paseo por la tranquila ciudad.

579. Bragança
582. Bragança

Frente a la catedral hay un antiguo pelourinho muy decorado transformado en crucero.

581. Bragança

En una plazuela había una exposición de vehículos de bomberos antiguos. Contemplándola hicimos tiempo hasta la hora de cenar.

585. Bragança. Exposición coches de bomberos antriguos

587. Bragança. Exposición coches de bomberos antriguos

590. Bragança. Exposición coches de bomberos antriguos

Y al amanecer nos despedíamos de Portugal. Corto recorrido hasta la laguna de Sanabria. Allí el primer destino la iglesia de San Martín de Castañeda.

Este antiguo monasterio se supone que es de origen visigótico, si bien debió desaparecer durante la invasión musulmana. En el siglo X fue reconstruido por monjes mozárabes, pero desapareció de nuevo en las crónicas del siglo XI probablemente a consecuencia de alguna nueva incursión de la época de Almanzor. Renace a mediados del siglo XII por iniciativa del rey Alfonso II, convirtiéndose en filial del monasterio benedictino de Carracedo, pero cuando Carracedo a principios del XIII entra en la obediencia del Císter, Castañeda se resistió a seguirle hasta mediados de siglo.

Tras la desamortización desapareció la mayor parte del monasterio quedando sólo la iglesia y unas pocas dependencias.

La iglesia es de tres naves con transepto, que sólo se conserva en el lado norte.

593. San Martín de Castañeda

La portada fue muy modificada en época renacentista, aunque conserva detalles de la original como las arcuaciones. También es original el rosetón situado encima.

594. San Martín de Castañeda

En el interior resalta la solidez de la obra y la austeridad del conjunto con capiteles con decoración vegetal muy sencilla, excepto los modificados.

595. San Martín de Castañeda. Nave central

A las tres naves corresponden tres ábsides también de gran sencillez decorativa en columnas, ventanales, capiteles y canecillos.

600. San Martín de Castañeda. Cabecera

Por los alrededores merodeaba un caballo tal como debía ocurrir en los tiempos fundacionales.

601. San Martín de Castañeda

Descendiendo de San Martín nos dimos una vuelta al lago, que pese a lo temprano de la época ya tenía sus bañistas.

604. Laguna de Sanabria

606. Laguna de Sanabria

En Ribadelago está el monumento que recuerda a las casi ciento cincuenta personas que murieron en 1959 a causa de la inundación provocada por la rotura de una presa. Su recuerdo lo mantenemos vivo mucha gente de mi edad pues la noticia fue portada durante bastantes días en prensa, radio y No-do.

610. Laguna de Sanabria. Ribadelago

Dejamos el lago y regresamos a Puebla de Sanabria, donde nos teníamos que alojar.

613. Puebla de Sanabria

Las empinadas cuestas que suben hacia la parte antigua están llenas de nobles caserones y palacetes blasonados.

614. Puebla de Sanabria

616. Puebla de Sanabria

617. Puebla de Sanabria

La iglesia parroquial de Santa María del Azogue, muy reformada a lo largo de los siglos.

631. Puebla de Sanabria. Santa María del Azogue

Su interior es fundamentalmente gótico.

632. Puebla de Sanabria. Santa María del Azogue. Interior

Contiene como elemento más antiguo una pila bautismal románica con grabados muy toscos.

633. Puebla de Sanabria. Santa María del Azogue. Pila bautismal

Las portadas son también románicas. La del muro sur con arcuaciones de medio punto.

621. Puebla de Sanabria. Santa María del Azogue. Portada sur

Y la oeste de arcos apuntados, pero con unas figuras más antiguas, que hacen de columnas y deben provenir de algún edificio desaparecido.

624. Puebla de Sanabria. Santa María del Azogue. Portada oeste

El rosetón que está encima de esa última portada es también de la misma época.

625. Puebla de Sanabria. Santa María del Azogue. Rosetón al oeste
Junto a la iglesia preside la población el castillo, cuidadosamente restaurado.

640. Puebla de Sanabria. Castillo

641. Puebla de Sanabria. Castillo

Y desde Puebla de Sanabria, el día siguiente, a casa.

A %d blogueros les gusta esto: