Relatos de viajes, excursiones, románico y más.

Archivo para la Categoría "Turín"

TURÍN

Acabábamos de llegar de viaje, pero teníamos ya vuelo y hotel reservados, o sea que ¡a Turín!

Empezamos bien. El bus directo desde el aeropuerto nos dejaba frente al hotel y la situación de éste no podía ser más céntrica.

1. Hotel

A unos pasos la vía Roma, eje comercial principal de la ciudad y en cuyos aledaños se hallan los principales puntos de interés turístico.

14. Via Roma

Paseo por sus pórticos hasta la conocida como plaza C.L.N. (acrónimo de Comitato di Liberzione Nazionale). Dos esculturas representando los dos ríos de Turín, el Po y el Dora, ornamentan la plaza.

7. Piazza CNL

Unos metros más allá se llega a la plaza de San Carlos, centrada por el monumento ecuestre de Emanuele  Filiberto, duque de Saboya (1553-1580), sobrino de Carlos I de España y primo por tanto de Felipe II, a cuyo servicio estuvo repetidas veces.

10. Piazza San Carlo

En el lado sur cierran la plaza las iglesias de San Carlos Borromeo y Santa Cristina.

13. Piazza San Carlo

Y continuando por vía Roma llegamos ya a la plaza Castello, acabada al final por el Palacio Real y rodeada por diversos monumentos.

17. Piazza Castello

Entre los que destaca el palacio Madama, sede del Museo Municipal de Arte Antiguo.

19. Piazza Castello. palazzo Madama

Y salimos de la zona principal para adentrarnos en las callejuelas que conducen a la parte antigua donde, como en toda Italia, cualquier lugar puede convertirse en atractivo turístico

21. Via Palazzo di Città

Pasamos por la catedral de San Juan, cuya visita dejamos para mejor momento.

23. Catedral

Poco más allá descansamos un rato frente a la Porta Palatina y los restos de la muralla romana.

24. Porta Palatina y ruinas romanas

Nos internamos en el Cuadrilátero Romano, nombre que recibe el conjunto de calles y plazas situadas en lo que fue la antigua ciudad romana.

El Largo 4 di marzo concentra gran número de bares y restaurantes.

25. Largo IV marzo

Desde dicha plaza se accede a la vía Conte Verde por donde continúan los establecimientos gastronómicos.

26. Via Conte verde

Otra pausa en la plaza Palacio de la Ciudad.

27. Piazza Palazzo di Città

Y luego cruzando la vía Garibaldi, el antiguo Decumanus,

28. Via Garibaldi

llegamos a la plaza Solferino.

33. Piazza Solferino

De camino al hotel cenamos y aún nos dio tiempo a tomar un helado, lo que ya es difícil porque, exceptuando los restaurantes, el resto de establecimientos cierran a las nueve como máximo.

36. Heladería

El primer día completo en Turín decidimos dedicar la mañana al que era nuestro principal objetivo en la ciudad, el Museo Egipcio.

40. Museo Egipcio

El contenido del museo es inmenso. haré pues únicamente una relación de las piezas que más me llamaron la atención.

En las primeras salas de la planta baja hay algunas obras relevantes.

Aunque muy estropeado, el Papiro Real es de gran interés histórico pues contiene la lista completa de todos los faraones hasta la dinastía XVII e incluso los de los dioses y semidioses anteriores que se suponía gobernaron Egipto. Curiosamente no eliminan los nombres de faraones impostores o extranjeros e incluye a gobernantes de pequeños territorios

50b. Papiro Real

La estela del superintendente del canciller Meru. Imperio Medio. XI dinastía.

51. Museo Egipcio. Estela del superintendente del canciller Meru. Imperio Medio. XI dinastía

En las restantes plantas las obras ya siguen un orden cronológico. Se inicia en la época predinástica (cuarto milenio a. C.).

Ya en ese tiempo lo que no podía faltar era el aderezo personal. Frascos para cosméticos.

54. Museo Egipcio. Recipientes para cosméticos. Marfil. Época predinástica. 3900-3300 a. C.

O el alcohol. Recipientes para cerveza.

57. Museo Egipcio. Recipientes para cerveza. Época predinástica. 3900-3300 a. C.

Del Imperio Antiguo data la estatua de la princesa Radji en basanita, probablemente procedente de Saqqara.

58. Museo Egipcio. Estatua de la princesa Radji

El sarcófago de Duaenre, hijo de Kefrén, IV dinastía.

59. Museo Egipcio. Sarcófago de Duaenre

Este ataúd de madera con incrustaciones de motivos vegetales en hueso y cerámica. IV dinastía.

62. Museo Egipcio. Ataúd de madera con incrustaciones de motivos vegetales en hueso y cerámica. Imperio Antiguo. V dinastía. 2543-2435 a. C.

O esta túnica

63. Museo Egipcio. Túnica. Imperio Antiguo. V dinastía. 2543-2435 a. C.

Y las sandalias.

64. Museo Egipcio. Sandalias. Imperio Antiguo. V dionastía. 2543-2435 a. C.

El primer período intermedio es el nombre que recibe la época entre 2190 a.C – 2052 a. C. en que el poder está fragmentado entre el Alto y Bajo Egipto.

Esta estela corresponde  a ese período.

68. Museo Egipcio. Estela. Primer período intermedio. VI dinastía. 2190-2052 a. C.

Estas pinturas también.

75. Museo Egipcio. Escena de cortejo fúnebre. Primer período intermedio. 2118-1980 a. C.

O los múltiples objetos de la tumba de Ini, procedente de Gebelein.

81. Museo Egipcio. La tumba de Ini

Muchos objetos de esa época, espejos, pequeñas vasijas, peines, cajitas con tapa que se incrusta en ranuras, recuerdan muchos utensilios que nos son bien cercanos en el tiempo.

87. Espejo, cajita, peines, ... Primer período intermedio. VII-XI dinastía. 2118-1980 a. C.

Del Imperio Medio es la estatua de Djefahapi.  XII dinastía.

88. Museo Egipcio. Estatua de Djefahapi. Imperio Medio. XII dinastía. 1939-1875 a. C.

Estos hipopótamos de cerámica pintada, muy frecuentes en las tumbas de este período.

92. Museo Egipcio. Hipopótamos. Imperio Medio. XI-XIII dinastía. 1980-1700 a. C.

En un altillo hay colocadas una serie de vitrinas en las que se exponen multitud de objetos sin etiquetar que en otros museos estarían en los almacenes.

103. Museo Egipcio.

107. Museo Egipcio.

Del Imperio nuevo es la estatua de uno de sus primeros faraones, Amenhotep I.

109. Museo Egipcio. Estatua de Amenhotep I

De Deir-el Medina procede esta ostrakon con una bailarina semidesnuda en difícil posición. Los ostrakon, generalmente trozos de cerámica desechados, eran usados por los artistas para practicar, pero aquí el resultado es de una calidad excepcional.

112. Museo Egipcio. Ostrakon representando una bailarina. Imperio Nuevo. XIX-XX dinastía. 1291-1076 a. C. Deir el-Medina

Siguiendo con lo erótico es muy conocido este papiro satírico con escenas de sexo con animales.

113. Museo Egipcio. Papiro satírico, conocido como papiro erótico. Imperio Nuevo. XX dinastía. 1186-1076 a. C. Deir el-Medina

También de Deir-el-Medina procede este piramidion, grabado en sus cuatro caras laterales. En la que vemos aparece el dios Horus representado como halcón con el disco solar sobre su cabeza.

117. Museo Egipcio. Piramidion de Ramose. Imperio Nuevo. XIX dinastía. 1291-1190 a. C. Deir el-Medina

Del mismo lugar es también la capilla de la tumba de Maya de rica y variada policromía.

118. Museo Egipcio. La capilla de Maia. Imperio Nuevo. Fin XVIII dinastía. 1350-1292 a. C. Deir el-Medina

Y  la estatua de los esposos Pendua y Nefertari, abrazados ambos, lo que no es habitual en la estatuaria egipcia.

121. Museo Egipcio. Estatua de Pendua y Nefertari. Abrazo no usual. Imperio Nuevo. XIX dinastía. 1292-1186 a. C. Deir el-Medina

La tumba de Kha y su esposa Merit, de la época del reinado de Amenhotep II, fue hallada intacta y todo su contenido se expone en este museo.

Estela funeraria de Kha.

122. Museo Egipcio. Estela funeraria de Kha. Reinado de Amenhotep II

Sarcófago intermedio de Kha.

125. Museo Egipcio. Sarcófago intermedio de Kha. Deir el-Medina

Silla plegable, antecedente claro de nuestros faldistorios medievales.

127. Museo Egipcio. Silla plegable. Tumba de Kha. XVIII dinastía. Asiento en cuero y patas incrustadas con marfil y modeladas con cabezas de animales. Deir el-Medina

La cama.

128. Museo Egipcio. Cama de Kha. XVIII dinastía. Deir el-Medina

Estatuilla de Kha.

129. Museo Egipcio. Estatuilla de Kha. XVIII dinastía. Deir el-Medina

Ajuar de Merit

130. Museo Egipcio. Equipaje de Merit. XVIII dinastía. Deir el-Medina

Un juego del Senet con sus fichas. No ha conseguido averiguarse cómo se desarrollaba el juego.

134. Museo Egipcio. Juego del Senet en la tumba de Kha. XVIII dinastía. Deir el-Medina

La sala de los sarcófagos contiene una gran cantidad de estos, de rica decoración pictórica.

Sarcófago de Taba-Kenhonsu.

136. Museo Egipcio. Sarcófago de Taba-Kenhonsu

Los Ushebti (los que responden) son pequeñas estatuas que se depositaban en la tumba del difunto. Estaban hechas de cerámica o madera, aunque los había de lapislázuli. En el Imperio Nuevo había como mínimo tantos como días del año.

138. Museo Egipcio. Ushebty

La momificación de animales era corriente.

143. Museo Egipcio. Momias de animales

Del Libro de los Muertos hay ejemplares en buen estado de conservación. Aquí un fragmento con el juicio de Osiris y el pesaje de los corazones, que decidía el paso a la inmortalidad o la muerte definitiva.

150. Museo Egipcio. Libro de los Muertos. Pesaje del corazón

La gran sala con estatuas de dioses y faraones es probablemente la más espectacular del museo.

Esfinge procedente de Tebas.

158. Museo Egipcio. Esfinge. Imperio Nuevo. XIX dinastía. 1292-1290 a. C. Templo de Amón en Karnak

Amenhotep II ofreciendo dos esferas.

159. Museo Egipcio. Estatua de Amenhotep II. Imperio nuevo. XVIII dinastía. 1425-1400 a. C. Karnak. Templo de Amón

Ramsés II.

162. Museo Egipcio. Estatua de Ramsés II. Imperio nuevo. XIX dinastía. 1279-1213 a. C. Karnak. Templo de Amón

Abundan las representaciones de la diosa Sekhmet, muy venerada y temida a la vez. Era el símbolo de la fuerza y el poder.

169. Museo Egipcio. Estatua de la diosa Sekhmet. Imperio nuevo. XVIII dinastía. 1390-1353 a. C.

Por la mañana con el museo ya habíamos tenido bastante. A comer y por la tarde paseo tranquilo por el Turín barroco y neoclásico.

172.

173

Hasta la catedral, pero tampoco hubo visita.

174. Catedral

Había concierto y a él nos quedamos. El prestigioso organista holandés Aart Bergwerff no deleitó con el excelente órgano de la catedral.

177. Catedral

Desde las cercanas ruinas romanas hay una buena perspectiva de la catedral y especialmente de su campanario.

180. Catedral. Campanario

Del pasado romano de Turín  (Iulia Augusta Taurinorum) lo mejor conservado es la Puerta Palatina, una de las cuatro que cerraban la ciudad. Más que valor defensivo, pues el siglo I cuando se construyó era época tranquila en la zona, tenía la función de delimitar el espacio entre el campo y la ciudad.

186. Porta Palatina

Seguimos paseando hasta acabar ya anochecido en la plaza San Carlos y a buscar restaurante para cenar y a descansar.

187. Piazza San Carlo

El vienes decidimos empezar paseando en vez de con visitas culturales.

Iniciamos la caminata en la estación de Porta Nuova.

189. Estación Porta Nuova

Llegamos al Po y continuamos aguas abajo.

194. El Po

Hasta el puente Vittorio Emanuele I, frente a la Plaza Vittorio Veneto.

196. Piazza Vittorio Veneto

Al otro lado del puente está la iglesia de la Gran Madre de Dios.

198. Gran Madre de Dios

Allí se inicia la subida la Monte de los Capuchinos. Por el camino se tienen buenas vistas de la ciudad.

201. Subiendo a los Capuchinos

Al llegar arriba la iglesia no tiene demasiado interés,

204. Santa María del Monte

pero las vistas son aún mejores.

206. Turín desde los Capuchinos

207. Turín desde los Capuchinos

Al bajar paramos en la Gran Madre de Dios, iglesia con una espectacular cúpula neoclásica. Desde la escalinata de acceso se vislumbra el puente, la plaza y la avenida que conduce al centro.

210. Desde la Gran Madre de Dios

La Gran Madre de Dios es relacionada por grupos espiritistas, esotéricos y similares con el Santo Grial. Para algunos está depositado bajo la iglesia, para otros la copa que levanta en la mano la estatua dedicada a la Fe que hay en la escalinata confirma la presencia del Grial en Turín.

212. Gran Madre de Dios

A cruzar otra vez el puente y no lejos encontramos la Mole Antonelliana. Este edificio, construido por Alessandro Antonelli en 1863 debía albergar la principal sinagoga de los judíos de Turín, pero éstos lo cedieron al Ayuntamiento estando aún en construcción. En 1961 se reconstruyó la aguja, derribada por un temporal y se instaló un ascensor que sube  a la cima.

220. Mole Antonelliana

Desde arriba se domina perfectamente la ciudad y los alrededores.

221. Turín desde la cúpula de la Mole Antonelliana

223. Turín desde la cúpula de la Mole Antonelliana

227. Turín desde la cúpula de la Mole Antonelliana

236. Turín desde la cúpula de la Mole Antonelliana

En 1996 se rehabilitó por completo el interior y se instaló un museo dedicado al cine.

En él se puede recorrer la historia de las imágenes en movimiento. Sombras chinescas.

239. Mole Antonelliana. Museo del Cine. Sombras chinescas

Primitivos oscurecimientos e iluminaciones.

241. Mole Antonelliana. Museo del Cine.242. Mole Antonelliana. Museo del Cine.

Antiguos dioramas.

245. Mole Antonelliana. Museo del Cine.

Colecciones de linternas mágicas y exhibición de sus proyecciones.

247. Mole Antonelliana. Museo del Cine. Linternas mágicas

249. Mole Antonelliana. Museo del Cine. Linternas mágicas

Los primeros cartones con dibujos animados.

250. Mole Antonelliana. Museo del Cine

Cámaras de cine y fotografía de toda época.

251. Mole Antonelliana. Museo del Cine

Se puede ver laboratorios de revelado con sus aparejos originales.

257. Mole Antonelliana. Museo del Cine

Puestas en escena de clásicos del cine.

259. Mole Antonelliana. Museo del Cine

260. Mole Antonelliana. Museo del Cine

Por rampas se va ascendiendo pisos mientras vemos fragmentos de películas clasificadas por géneros, cortos con entrevistas a directores y actores conocidos y jugamos con programas interactivos relacionados con la materia.

264. Mole Antonelliana. Museo del Cine

276. Mole Antonelliana. Museo del Cine

Desde arriba se contempla perfectamente la sala central convertida en una sala cinematográfica realmente moderna donde se ven y escuchan películas con toda comodidad.

268. Mole Antonelliana. Museo del Cine

Un paseo por la calle Verdi hasta el palacio Madama.

280. Palazzo Madama (fachada trasera)

Pasamos por la Galería Subalpina.

281. Galería Subalpina

Por la plaza Castello y a comer.

282. Piazza Castello

Por la tarde otra caminata por las largas avenidas de Turín.

285

Hasta la estación ferroviaria de Porta Susa.

288. Estación de Porta Susa

287. Estación de Porta Susa

Todavía nos quedaba uno de los platos fuertes de Turín, el Palacio Real y sus anexos. La siguiente mañana era para él.

Y a eso íbamos, pero por el camino nos detuvimos en otro de los lugares misteriosos de Turín, el Portón del Diablo en el palacio Levaldigi. De no ir prevenido se pasa por delante sin dar importancia alguna a la puerta de la sede de una institución bancaria. La cabeza de un diablo entre dos serpientes sujeta la aldaba de la puerta, lo que ha dado lugar a múltiples leyendas. Desde un hechicero que invocó al diablo y quedó encerrado para siempre tras la puerta hasta un diplomático francés de principios del XIX que desapareció en el palacio y su cadáver lo encontraron emparedado cuarenta años después. Otros asesinatos sin resolver y alguna historia de fantasmas completan el misterio del lugar.

289. Portón del Diablo

Y de la fantasía a la realidad del palacio.

294. Piazza Castello. Palacio Real

Faltaban unos minutos para abrir y paseamos por los jardines.

295. Palacio Real

Al entrar en el palacio, en la escalinata, lo primero que nos recibe es la estatua ecuestre de Vittorio Amedeo I de Saboya.

300. Palacio Real

Las salas del palacio, lujosamente decoradas se iban sucediendo y se podían contemplar con tranquilidad pues a esa hora aún había muy poca gente y además Turín tampoco acoge las masas de turistas de otras ciudades italianas.

303. Palacio Real

304. Palacio Real

307. Palacio Real

309. Palacio Real

Antes de finalizar le recorrido por el palacio se alcanza el pasillo donde está instalada la Armería.

321. Palacio Real. Armería

Contiene colecciones de armas y armaduras de todas épocas.

315. Palacio Real. Armería

Predominando las de época renacentista. Aquellas en que si uno se caía del caballo estaba listo pues con aquel peso no se levanta ni Sansón.

317. Palacio Real. Armería

Bóvedas pintadas, estucos y maderas doradas y grandes lámparas siguen ocupando otras salas.

323. Palacio Real

326. Palacio Real

Algunas inmensas como el salón de baile.

327. Palacio Real

Desde el mismo palacio se enlaza con el ala donde está situada la Galería Sabauda, colección pictórica de los Saboya.

329. Hacia la Galería Sabauda

No es una de las grandes pinacotecas europeas, pero contiene obras interesantes de pintores conocidos, sobre todo de época renacentista y barroca.

Aquí alguna de ellas. Una de las variantes de Muerte de Lucrecia de Guido Reni.

330. Palacio Real. Galería Sabauda. Muerte de Lucrecia de Guido Reni. Variante del original

Alegoría de la Agricultura, Astronomía y Arquitectura de Domenichino

331. Palacio Real. Galería Sabauda. Alegoría de la Agricultura, Astronomía y Arquitectura de Domenichino

Jugadores de cartas de David Teniers el Joven, tan representado en el Museo del Prado.

336. Palacio Real. Galería Sabauda. Jugadores de cartas de David Teniers II

Casas de campo de Gaspard de Witte.

338. Palacio Real. Galería Sabauda. Casas de campo de Gaspard de Witte

En unas salas recientemente acondicionadas se exhiben también pinturas góticas.

Tabla con santos del Maestro del Políptico de Boston.

339. Palacio Real. Galería Sabauda. tabla con santos del Maestro del Políptico de Boston

Más abajo está el museo Arqueológico. Desde él se puede ver parte del teatro romano.

344. Palacio Real. Museo Arqueológico. Restos del teatro romano

De época romana se han hallado otros restos como esta cabeza en broce dorado de época augústea.

346. Palacio Real. Museo Arqueológico. Cabeza en broce dorado. 25 a. C. - 35 d. C. (2)

También hay hallazgos correspondientes al período lombardo como estos objetos de la tumba de la Dama Lombarda del Lingotto (fines del VI-principios del VII).

350. Palacio Real. Museo Arqueológico. Objetos de la tumba de la DDAma Lombarda del Lingotto (fines del VI-principios del VII)

O éstos de otra tumba de mediados del siglo VII.

351. Palacio Real. Museo Arqueológico. Objetos de una tumba lombarda. 640-660

Más adelante de época romana encontramos el busto de Lucío Vero del siglo II.

352. Palacio Real. Museo Arqueológico. Busto de Lucio Vero (161-169)

Y el rico tesoro de Marengo, contemporáneo del anterior.

353. Palacio Real. Museo Arqueológico. tesoro de Marengo

En la ampliación del museo hay muchos hallazgos procedentes de Cerdeña.

De la cultura nurágica estas navetas y toro votivo.

355. Palacio Real. Museo Arqueológico. Navetas y toro votivos. Cultura nurágica (Cerdeña)

Y estas figuras haciendo ofrendas.

356. Palacio Real. Museo Arqueológico. Figuras de ofertantes. Cultura nurágica (Cerdeña)

También de Cerdeña es este mosaico romano con Orfeo.

357. Palacio Real. Museo Arqueológico. Mosaico con Orfeo. III. Cagliari

Pequeños tesoros con gran cantidad de monedas hay varios.

361. Palacio Real. Museo Arqueológico. Tesoro con monedas de Trajano a Claudio

Del siglo II es esta máscara de sacerdote en bronce.

364. Palacio Real. Museo Arqueológico. Máscara de sacerdote en bronce. Primera mitad del II

Y lo que no falta en ningún museo con objetos romanos, una gran cantidad de lucernas.

367. Palacio Real. Museo Arqueológico.

Y de objetos de cristal, algunos muy bien conservados.

368. Palacio Real. Museo Arqueológico.

Abandonamos el palacio para echar un vistazo a la Biblioteca Real, situada a corta distancia.

371. Biblioteca Real

Y tras una intensa mañana nos merecíamos una buena comida. Lo acertamos pues la tagliatta con boletus estaba extraordinaria.

372. Tagliatta con boletus

Para digerir nos fuimos a la iglesia de San Filippo Neri a escuchar el Magnificat de Antonio Caldara.

377. San Filippo Neri. Concierto con el Magnificat de Caldara

Al salir un vistazo al palacio Carignano.

378. Palacio Carignano

Y una larga caminata hasta la plaza Statuto. No podíamos dejar de verla siendo el centro de la Turín esotérica y mágica.

383. Plaza Statuto

En un extremo se levanta el monumento al túnel de Frejus donde según las malas lenguas se oculta la Puerta del Infierno.

385. Plaza Statuto

El regreso hacia la zona del hotel se nos hizo largo. Cada día habíamos andado, pero ese creo que nos pasamos.

Y llegó el domingo: Habíamos visto lo principal del centro de Turín y decidimos salir un poco a las afueras. Cogimos el autobús y nos acercamos a la estación de Sassi, de donde parte el tren-cremallera que conduce a la colina en la que se levanta la basílica de Superga, en la que están enterrados muchos de los Saboya.

387. Estación de Sassi. Ferrocarril de cremallera a Superga

Conforme se va ascendiendo el paisaje es cada vez más verde

391. Ferrocarril de cremallera a Superga

393. Ferrocarril de cremallera a Superga

394. Ferrocarril de cremallera a Superga

399. Ferrocarril de cremallera a Superga

Al llegar a arriba una cierta decepción. Había tanta niebla que casi no se veía ni la basílica.

402. Basílica de Superga envuelta en la niebla

En el interior afortunadamente no había penetrado la niebla.

405. Basílica de Superga

406. Basílica de Superga

Al salir la niebla se había despejado algo, pero de ver el paisaje, nada de nada.

410. Basílica de Superga

Las tumbas de los Saboya tampoco, pues había de esperar turno hasta la tarde.

Lo que sí vimos fueron soldados de época y otros personajes disfrazados participando en una de esas recreaciones históricas tan de moda en los últimos tiempos.

411. Basílica de Superga

Como no había mucho más que hacer arriba regresamos a Turín.

 

415. Basílica de Superga. Tren-cremallera

Al dejar el tren tomamos un autobús que nos dejó en el centro.

421. Palazzo Madama

Fuimos al Museo Diocesano, como en la mayoría de los museos del mismo tipo muchos elementos litúrgicos, cálices, candelabros, casullas, …, pero también obras interesantes como esta Virgen del XIII.

422. Museo Diocesano. Virgen orante. Finales del XIII

Este Calvario barroco.

423. Museo Diocesano.

Y notables pinturas del mismo período.

424

La catedral está al lado y hoy sí la visitamos con tranquilidad.

426. Catedral

En la nave del evangelio se halla la capilla donde se guarda la Sábana Santa, la Síndone, reliquia que algunos consideran fue el sudario que acogió el cuerpo de Jesús en el sepulcro. Los estudios realizados apuntan a su origen medieval. La iglesia no se ha pronunciado sobre su autenticidad, pero la autoriza como objeto de devoción.

428. Catedral. Sábana Santa

Por la tarde el paseo fue por el parque Valentino.

430. Parco del Valentino

431. Parco del Valentino

En el límite norte del parque se levanta el Arco de Valentino, dedicado al arma de Artillería. Frente a él una Vespa de época, símbolo italiano por excelencia.

435. Parco del Valentino

Pasado el arco, empieza el puente Umberto I.

436. Puente Umberto I

Allí nos detuvimos un rato viendo los entrenamientos de funambulistas sobre el Po.

439. Funambulismo sobre el Po

444. Funambulismo sobre el Po

Regresando ya anocheció.

448. Piazza San Carlo

449. Via Roma

Y el último día. Únicamente nos quedaba la mañana.

Primero a la plaza C.L.N. y enfrente a la estatua del Po iniciamos el paseo por algunas iglesias del barroco turinés.

450. Piazza CLN. El Po

En la plaza San Carlo, las casi gemelas,

451. Piazza San Carlo

Santa Cristina, que estaba cerrada,

452. Piazza San Carlo. Santa Cristina

y San Carlos Borromeo.

453. Piazza San Carlo. San Carlos Borromeo

Muy cerca está San Filippo Neri, que vimos sin concierto y sin nadie más en su inmenso interior.

454. San Filippo Neri

455. San Filippo Neri

456. San Filippo Neri

Un descanso para tomar un bicerin, bebida propia para golosos y típica de la ciudad, compuesta de café, chocolate y nata.

457. Un bicerin

En la plaza Castello está San Lorenzo, cuya fachada da más la sensación de pertenecer a una casa de apartamentos que a una iglesia. Fue construida para conmemorar la victoria de San Quintín, al igual que San Lorenzo de El Escorial, pues fue Manuel Filiberto de Saboya, primo de Felipe II, quien dirigía las tropas españolas el 10 de agosto, día de la batalla.

458. San Lorenzo

La iglesia tal como la vemos ahora es obra del arquitecto Guarini y deslumbra por su riqueza en mármoles y otros adornos polícromos.

460. San Lorenzo

La cúpula es una obra maestra que inunda de claridad el interior.

464. San Lorenzo

En el atrio está la capilla de la Dolorosa, obra del siglo XVIII y cuya Escalera Santa recuerda que la iglesia albergó en tiempo la Sábana Santa. En el letrero de acceso a la escalera se lee. “salire in ginocchio”, o sea “subir de rodillas”.

466. San Lorenzo

Cerca se encuentra la iglesia de Corpus Domine, obra del siglo XVII, situada sobre el mismo lugar donde tuvo lugar en 1453 el “Milagro de Turín”.

 

467. Corpus Domine

Este milagro, representado en el altar mayor, se produjo cuando del botín robado en una iglesia por un soldado se levantó hacia el cielo un hostia resplandeciente que sólo a base de oraciones dirigidas por el obispo consiguieron hacer descender.

469. Corpus Domine

Una última vuelta por las callejuelas empedradas del barrio antiguo y tomar el bus hacia el aeropuerto.

470

Sin retrasos afortunadamente y ¡a casa!

472. Aeropuerto Turín

A %d blogueros les gusta esto: