Relatos de viajes, excursiones, románico y más.

Archivo para la Categoría "Viena"

VIENA

Hacía años que no visitábamos en Viena. Las dos últimas veces que estuvimos en Austria  con coche pasamos de largo y un vuelo que reservamos hace unos años hubo imponderables de última hora que nos obligaron a anularlo.

La llegada fue agitada. Existe una nueva línea férrea que conduce del aeropuerto directamente al centro de Viena, pero no donde íbamos nosotros. Nos equivocamos, pero tras un par de trasbordos más llegamos al hotel, situado en las inmediaciones de la Estación Central.

001. Hotel

Tras dejar el equipaje, al centro, al que se llegaba en tres estaciones de metro. Fue descender, subir las escaleras y tropezarnos con la catedral de San Esteban con su inconfundible cubierta de tejas coloreadas.

004. Catedral

Da idea de los años que no habíamos estado en Viena el hecho de que no conocíamos la plaza de la catedral reflejada en la cristalera de la fachada de la Casa Haus, la polémica de cuya construcción aún dura.

006. Plaza de la catedral. Casa Haas

Nos dimos un paseo por la siempre animada Kärtnerstrasse.

008. Kärtner Strasse

016. Kärtner Strasse

Hasta la Albertina Platz.

009. Albertina Platz

Seguimos paseando por la barroca, neoclásica y, sobre todo, ecléctica Viena.

011

012

015

En el teatro Ronacher se representaba la Danza de los Vampiros, la adaptación musical de la película de Polanski. Siempre es un atractivo en Viena asistir a algún concierto o a algún musical, pero si no has reservado con antelación puede ser difícil o bien tienes que  hacer largas colas, lo que en viajes prácticamente improvisados como éste implica la pérdida de bastante tiempo.

014. Teatro Ronacher

Algo cansados, tras el viaje y la buena caminata que nos habíamos dado por Viena, regresamos hacia el hotel donde buscamos un restaurante por las cercanías. No es fácil porque la Estación Central está llena de chiringuitos de comida rápida, pero lo que es restaurantes en el auténtico sentido de la expresión no abundan en los alrededores. Así y todo tuvimos suerte porque en el primero que encontramos comimos de maravilla. Y eso que yo, ya que era el primer día en Viena, me decidí por el consabido “Wiener Schnitzel”, pero estaba excelente.

021. Restaurante. Wiener Schnitzel

Acostumbramos a levantarnos pronto, pero no tanto como para ver el metro prácticamente vacío. La explicación era fácil, para nosotros era un jueves normal, pero para los austríacos una de las grandes festividades del año, Corpus Christi.

023. Metro. Festividad de Corpus

La parada en la catedral. La intención, visitarla. El exterior, sin problemas.

042. Catedral

025. Catedral

Incluso la portada occidental, llamada de los Gigantes, de lo poco que queda de la catedral construida a partir de mediados del XII y finalizada ya bien entrado el XIII, obra maestra del románico tardío.

027. Catedral. Portada

En el espléndido tímpano se muestra el Pantocrátor en el interior de una mandorla, flanqueado por dos ángeles. ¡Lástima que una malla metálica impida una mejor visión!, pero la sobreprotección a las palomas, que se multiplican por doquier en proporción geométrica, obliga a medidas de este tipo

029. Catedral. Portada

Las arcuaciones están profusamente decoradas y en el friso aparecen curiosos personajes.

032. Catedral. Portada

034. Catedral. Portada

Pero la visita del interior la tuvimos que posponer pues dada la festividad se celebraba una misa presidida por el cardenal primado. Como es natural en Viena con una coral y orquesta extraordinarias.

037. Catedral.

039. Catedral

En las calles poco movimiento aún. En Graben, tal vez la calle más emblemática de Viena, paseaban cuatro.  Los dorados de la barroca columna de la Peste aún no brillaban al sol.

049. Graben

En San Pedro, iglesia de principios del XVIII, situada donde hubo la primera iglesia paleocristiana de la ciudad, estaban arreglando el altar en la puerta para el paso de la procesión de Corpus.

053. San Pedro

El interior de San Pedro es una gran manifestación de lujo y suntuosidad. El barroco en su máxima expresión.

055. San Pedro

Dejamos el Graben

063. Graben

para continuar por  Kohlm Arkt.

064. Kohlm arkt

Y llegar finalmente al Hofburg.

065. Hofburg

Atravesamos el patio in der Burg.

070. Hofburg. Patio In der Burg

La Heldenplatz.

071. Hofburg. Heldenplatz

Y el pórtico a modo de arco triunfal.

075. Hofburg. Heldenplatz

Hasta llegar al Ring, la circunvalación que rodea el casco antiguo.

076. Burgring

Al otro lado hay dos edificios simétricos. El del norte alberga el Museo de Historia Natural.

079. Museo de Historia Natural

Y el del sur el de Bellas Artes. A éste nos dirigimos.

080. Museo de Bellas Artes

Preside la escalinata de entrada una escultura de Antonio Cánova, Teseo luchando contra el centauro.

080b. Museo de Bellas Artes. Teseo luchando con el centauro. Antonio Cánova. 1805-1819

Empezamos por la sección que contiene las colecciones artísticas de los Habsburgo. Salas y salas repletas de auténticos tesoros de los más diversos materiales.

084. Museo de Bellas artes

Cristal, oro, marfil y piedras preciosas combinan de todos los modos posibles.

085. Museo de Bellas artes

Los objetos más cotidianos, como una palangana, son auténticas joyas.

087. Museo de Bellas Artes. Palangana de lujo, XVII

Los autómatas abundan. Desgraciadamente no pueden ponerse en funcionamiento, aunque algún audiovisual los muestra.

093. Museo de Bellas Artes. Autómata

094. Museo de Bellas Artes. Autómata con forma de barco. Hans Schlottheim. 1585

El más sencillo objeto es revestido con el máximo lujo.

099. Museo de Bellas Artes

Instrumentos científicos de época renacentista y barroca ocupan muchas vitrinas.

101. Museo de Bellas Artes. Globo terráqueo mecánico. finales del XVI

Entre los autómatas algunos son extremadamente curiosos como esta Diana con el centauro, que sin automatismos sería también una primorosa obra de arte.

106. Museo de Bellas Artes. Autómata con Diana y centauro. Principios del XVII

Camafeos, miniaturas, cristalerías, … a lo largo de centenares de metros.

108. Museo de Bellas Artes

Una de las obras más conocidas es el salero de Benvenutto Cellini realizado para Francisco I de Francia. Robado en 2003, fue recuperado años más tarde, tras una rocambolesca historia..

111. Museo de Bellas Artes. Salero. B. Cellini. 1540-1543

Hay obras medievales como estos esmaltes franceses del siglo XIV.

119. Museo de Bellas Artes. Esmaltes. Norte de Francia. Mediados XIV

E incluso de época románica. Cristo procedente de Salzburgo, siglo XII.

121. Museo de Bellas Artes. Crucifijo. Bronce dorado. Salzburgo. 2º tercio del XII

Caliz, patena y pajitas. Baja Sajonia. XII

126. Museo de Bellas Artes. Caliz, patena y pajitas. Baja Sajonia. XII

Jarra en forma de grifo. De origen alemán, principios del XII.

127. Museo de Bellas Artes. jarra en forma de grifo. Helmarshausen. Bronce dorado, plata damasquinada, 1120-1130.

O este precioso marfil de principios del X.

128. Museo de Bellas Artes. El Papa Gregorio el Grande escribiendo. Marfil. Finales del X.

La pinacoteca es una de las mejores del mundo. Acabamos la mañana en las salas dedicadas mayoritariamente  al pintura italiana.

Están representados la inmensa mayoría de los grandes maestros. Aquí una pequeña muestra de obras, elegidas según mis propios criterios.

La coronación de espinas de Caravaggio.

143. Museo de Bellas Artes. La coronación de espigas. Caravaggio

Heráclito y Demócrito de Salvatore Rosa.

141. Museo de Bellas Artes. Heráclito y Demócrito. Salvator Rosa

La primavera de Francesco Bassano.

147. Museo de Bellas Artes. Primavera. F. Bassano. 1576

Las cuatro estaciones de Arcimboldo. Aquí el Invierno.

149. Museo de Bellas Artes. Arcimboldo

Los Tres Filósofos de Giorgione.

151. Museo de Bellas Artes. Los tres filósofos. Giorgione

La Virgen gitana de Tiziano.

152. Museo de Bellas Artes. Virgen gitana. Tiziano

La Virgen del Prado de Rafael.

157. Museo de Bellas Artes. La Virgen del Prado. Rafael

Susana en el baño de Tintoretto.

159. Museo de Bellas Artes. Susana en el baño. Tintoretto

Dánae de Tiziano

163. Museo de Bellas Artes. Dánae. Tiziano

Desde la escalera pueden contemplarse las pinturas con que Klimt decoró tímpanos e intercolumnios.

164. Museo de Bellas Artes. Galería decorada por Klimt

Ya era hora de comer y lo hicimos en la cafetería del museo pues aún quedaba mucho que ver.

Tras la comida, a la pintura flamenco-holandesa. Allí se halla lo más relevante del museo, la colección de Brueghel el Viejo, la más importante del mundo, con catorce de sus obras.

Entre ellas, Danza campesina.

165. Museo de Bellas Artes. Danza campesina. Pieter Brueghel el Viejo

Boda campesina.

166. Museo de Bellas Artes. Boda campesina. Pieter Brueghel el Viejo

La matanza de los Inocentes

168. Museo de Bellas Artes. Masacre de inocentes. Pieter Brueghel el Viejo

Cazadores en la nieve.

173. Museo de Bellas Artes. Cazadores en la nieve. Pieter Brueghel el Viejo

Subida al Calvario.

175. Museo de Bellas Artes. Subida al Calvario. Pieter Brueghel el Viejo

O la torre de Babel.

176. Museo de Bellas Artes. La torre de Babel. Pieter Brueghel el Viejo

Pero además de Brueghel, hay muchas otras obras maestras del renacimiento y barroco flamencos, como esta de la serie el Rey bebe de J. Jordaens.

177. Museo de Bellas Artes. La fiesta del rey Judía. J. Jordaens

O esta maravilla de Vemeer de Delft, la alegoría de la Pintura.

180. Museo de Bellas Artes. La alegoría de la Pintura. Vermeer de Delft

Lógicamente tampoco faltan paisajes de Van Ruysdael.

181. Museo de Bellas Artes. Van Ruysdael

Y galerías pictóricas del especialista en el tema Hans Jordaens III.

182. Museo de Bellas Artes. Gabinete de Arte. Hans III Jordaens

Cristo con la cruz a cuestas de El Bosco.

185. Museo de Bellas Artes. Cristo con la cruz a cuestas. El Bosco

Este magnífico tríptico del Calvario de R. Van der Weyden

187. Museo de Bellas Artes. Calvario. R. van der Weyden

Cristo con San Juanito y ángeles de Rubens.

189. Museo de Bellas Artes. Cristo niño con San Juanito y ángeles. Rubens

Los alemanes como Durero y Baldung también se hallan en estas salas.

Figura femenina alegórica de Durero.

183. Museo de Bellas Artes. Figura femenina alegórica. A. Durero

La enigmática las Tres fases de la Vida y la Muerte de H. Baldung.

184. Museo de Bellas Artes. Las tres fases de la vida y la muerte. Hans Baldung

Aún nos quedaban todas las salas dedicadas a la antigüedad grecorromana y a Egipto, que recorrimos rápido.

Extraordinarias colecciones de figuras en bronce.

Júpiter y Juno.

191. Museo de Bellas Artes. Júpiter y Juno

Sarcófagos, vasos y estatuas representativos de todo el Mediterráneo.

193. Museo de Bellas Artes.

Kuros chipriota.

194. Museo de Bellas Artes. VI a. C.

Dado el reciente viaje realizado a Egipto, en sus antigüedades fue la zona donde nos detuvimos más.

Cabeza de una esfinge de Sesostris III.

195. Museo de Bellas Artes. Cabeza de una esfinge de Sesostris III

Estatua de Kai-pu-ptah y de Ipep. 2400 a. C. Un ejemplo más de como los egipcios representaban la piel de los varones de color moreno y la de las mujeres blanquecina.

197. Museo de Bellas Artes. Estatua de Kai-pu-ptah y de Ipep. 2400 a. C.

Es excelente la colección de sarcófagos.

200. Museo de Bellas Artes.

202. Museo de Bellas Artes. Sarcófago de Padepep. VII a. C.

Como total era el segundo día y aún no eramos presa del cansancio, a la salida del museo iniciamos el recorrido por el Ring en dirección sur.

204. Museumplatz

Pronto pasamos por el edificio Secesión, que estaba en plena restauración. Este edificio construido por Joseph Maria Olbrich entre 1897 y 1898 se convirtió en emblema del movimiento denominado así. Este movimiento fue en Austria el equivalente de lo que en otros países se denominó modernismo o Art Nouveau. Su principal representante fue Gustav Klimt.

La cúpula de esta construcción formada con hojas doradas originó que entre los vieneses fuese conocida como “la col”.

206. Secession

207. Secession

Muy cerca, en la Karlsplatz, se levantan los dos pabellones diseñados por Otto Wagner para albergar el acceso al metro. Son otras de las obras más conocidas del citado movimiento.

209. Wagner-Pavillons

La iglesia de San Carlos, de principios del XVIII, ya estaba cerrada. Pospusimos la visita y continuamos el recorrido por el Ring, regresando al centro.

212. San Carlos

Fuimos por Lothringerstrasse.

214. Lothringerstrasse

Donde se halla el teatro Academia.

216. Lothringerstrasse. Teatro Academia

Continuamos por el parque de la Ciudad con parada en el Monumento a Johann Strauss.

221. Stadtpark. Monumento a Johan Strauss

Ya en el centro pasamos por la Casa de la Música, antes de tomar el metro hacia el hotel.

226. Casa de la Música

A iniciar otro día y como el metro nos dejaba a las puertas de la catedral realizamos la visita al interior, que no nos había sido posible en la festividad de Corpus.

Con más de cien metros de longitud y tres naves es un elegante ejemplo del gótico de influencia alemana con planta de salón.

247. Catedral. Púlpito

Entre los diversos tesoros de la catedral destaca el retablo de Wiener Neustadt, que preside el ábside izquierdo.

233. Catedral. Retablo de Wiener Neustadt. 1ª mitad del XV

En el derecho está la tumba del emperador Federico III en mármol rojo.

239. Catedral. Sepulcro de Federico III

Del bellísimo púlpito de hacia 1480 no se conoce el autor, pero se cree que representó su imagen en el centro del púlpito entre diversos Padres de la Iglesia.

245. Catedral. Púlpito

Al salir de la catedral a reponer fuerzas, que no son de despreciar los pasteles vieneses.

249. Plaza de la catedral

Y hacia el Hofburg.

251. Hofburg

Hoy el objetivo era la Scatzkammer,. el tesoro imperial de los Habsburgo.

Coronas, cetros, cruces, condecoraciones, … llenan vitrinas y vitrinas.

254. Schatzkammer

257. Schatzkammer. Símbolos imperiales de Rodolfo II

También hay vestuario. Con este manto se coronaba a los emperadores como reyes del Véneto y Lombardía.

259. Schatzkammer. Vestuario de coronación de los emperadores como reyes de Lombardía y Véneto.

Incluso podemos ver cunas-trono.

260. Schatzkammer. Trono-cuna de los Reyes de Roma

La bandeja y jarra para bautismo de oro y piedras preciosas. Imagino que el agua debía ser agua normal, pero ¡a saber!

263. Schatzkammer. Bandeja y jarra para bautismo

Hay cosas que no se ven todos los días como este ungüentario realizado con una esmeralda de 2680 quilates.

266. Schatzkammer. Vasija en forma de barco realizada con una sola esmeralda

Altar realizado completamente en ámbar.

272. Schatzkammer. Altar de ámbar. Alemania del Norte.1640-1645

Hay objetos de notable antigüedad como la corona imperial de finales del siglo X.

286. Schatzkammer. Corona imperial. Oeste de Alemania. 960-980. Cruz y arco de principios del XI.

También hay otros curiosos como esta lanza, que tradicionalmente se considera que fue la que utilizó el centurión Longinos para comprobar la muerte de Jesús. Se disputa su autenticidad con la que hay en el Vaticano y otra que está en Echmiadzin (Artmenia). Pese a la multiplicidad de lanzas y aunque la datación de ésta sea de época carolingia el valor de las reliquias lo establecen sus fieles.

274. Schatzkammer. Lanza de Longinos. Época carolígia (750-800) con adornos más tardíos.

Particularmente lo que más me llamó la atención fue la colección de vestuarios procedentes de los talleres de Palermo, de entre los siglos XII y XIV.

Guantes.

275. Schatzkammer. Guantes del emperador Federico II. Palermo. 1220

Medias.

276. Schatzkammer. Medias para Guillerrmo II de Sicilia (1166-1189). Las cintas son del XIX

Dalmáticas.

278. Schatzkammer. Dalmática azul. 1125-1150

Mantos.

279. Schatzkammer. Manto imperial o Capa pluvial. Tradición oriental. Palermo. Siglo 1133-1134I. Peso 11 kg.

Más antiguo es el llamado sable de Carlomagno, que difícilmente pudo pertenecerle dado que es un siglo posterior y de origen húngaro.

283. Schatzkammer. Sable de Carlomagno. Hungría. 900-950

Lo que sí es de época carolingia es el Evangeliario de Coronación, si bien las cubiertas son de finales del siglo XV.

284. Schatzkammer. Evangeliario de coronación. Corte de Carlomagno. Aquisgrán. Hacia 800. Cubierta de hacia 1500.

El Hofburg se puede considerar como una ciudad, con sus propias calles y plazas. Una de las más bonitas probablemente sea la Josefsplatz .

288. Josefsplatz

Junto a dicha plaza está la iglesia de los Agustinos, sin ningún atractivo exterior pero con un interior gótico interesante.

289. Iglesia de los Agustinos

En la cercana iglesia de los Capuchinos hay que visitar su cripta donde están enterrados la mayoría de los miembros de la familia imperial. Es toda una lección de historia.

294. Cripta de los Capuchnos

295 Cripta de los Capuchnos

La mayoría de los sepulcros son también magníficas obras de arte.

296. Cripta de los Capuchnos. Tumba del emperador Carlos VI

Los más visitados, en los que nunca faltan flores, son los del emperador Francisco José y especialmente el de su esposa Elisabet, la popular Sissí.

306. Cripta de los Capuchnos. Tumba de Elisabet de Baviera (Sissí)

Me sorprendió ver rodeada de flores con la bandera mejicana la tumba de Maximiliano, emperador de Méjico (1863-1867). Por lo que se ve aún cuenta con admiradores en su patria de adopción.

310. Cripta de los Capuchnos. Tumba de Maximiliano de Méjico

Pasando por Albertina

311. Albertinaplatz

y el Burggarten

312. Parque Burggarten

iniciamos el recorrido por el Ring, hoy en dirección norte. Primero por el Parlamento.

315. Parlamento

Luego por el Ayuntamiento.

317. Ayuntamiento

Cruzamos hacia el Burgtheater, que durante años fue considerado el teatro más importante en lengua alemana.

316. Burgtheater

Y nos internamos de nuevo en el casco antiguo en dirección a la iglesia de los Minoritas.

319. hacia la Minoritenkirche

Es muy típico del centro de Viena el perfil a dos aguas de la cubierta de esta iglesia.

320. MInoritenkirche

En el interior una de las escenas más características de Viena, un ensayo musical.

321. MInoritenkirche

En el muro del evangelio hay un gran mosaico representando la Última Cena de Leonardo da Vinci, que fue encargado por Napoleón.

323. MInoritenkirche

Seguimos callejeando por el centro. La Herrengasse.

324. Herrengasse

La plaza Freyung, antiguamente lugar de exhibición de juglares, titiriteros y charlatanes.

325. Freyung

Y la plaza Am Hof.

327. Am Hof

Y a comer. Una agradable terracita y un codillo memorable pese a ser lugar muy frecuentado por turistas.

328. Restuarante Esterhazy-Stüberl

Pasar por la catedral casi obligado.

330. Catedral

Y por la Kärtner Strasse hasta la Opera.

331. Ópera

Para llegar a San Carlos.

Esta iglesia fue ordenada construir por Carlos VI a principios del siglo XVIII. Un edificio barroco es precedido por un pórtico clásico con frontón, enmarcado por dos columnas que narran episodios de la vida de San Carlos Borromeo al modo de la columna trajana en Roma.

336. San Carlos

Simetría, armonía y recargada decoración hacen del interior un ejemplo del barroco.

337. San Carlos

La cúpula centra el templo, que en realidad carece de nave. Un ascensor instalado hace unos años permite el acceso a la cúpula.

338. San Carlos. Bóveda

Desde arriba hay buenas vistas de la ciudad.

343. Desde la cúpula de San Carlos

345. Desde la cúpula de San Carlos

Y se contemplan a escasa distancia las pinturas realizadas por J. M. Rottmayr.

350. San Carlos. Cúpula

354. San Carlos. Cúpula

El regreso a la zona del hotel, como ya estábamos entrenados, lo realizamos andando por la Argentinierstrasse.

356. Argentinierstrasse

Hasta llegar y atravesar la Hauptbanhof.

357. Hauiptbanhof

El sábado dejamos el centro de Viena para ir al palacio de Schönbrunn. Tomamos el metro hasta Hietzing, tranquilo barrio al oeste de Viena.

359. Hietzing

A escasa distancia empiezan los jardines del palacio.

360. Schönbrunn. Jardines

Son enormes y en ellos se puede pasar horas.

362. Schönbrunn. Jardines

365. Schönbrunn. Jardines

La presencia de parterres con rosas nos va indicando la proximidad del palacio.

369. Schönbrunn. Jardines

370. Schönbrunn. Jardines

371. Schönbrunn

El palacio fue construido para residencia veraniega de la familia imperial. Las obras se iniciaron en 1695, pero fue con la archiduquesa María Teresa que fue profundamente ampliado y remodelado y tomó el aspecto rococó actual.

378. Schönbrunn.

A principios del siglo XIX la fachada fue reformada en estilo clasicista y adquirió el color amarillento, que suele caracterizar las construcciones de los Habsburgo.

En el interior, de visita rápida y entre multitudes, tras aguardar unas horas, no se permiten fotografías.

383. Schönbrunn. Jardines

Frente al palacio se extiende una inmensa plaza circular.

384. Schönbrunn. Jardines

Con una cierta sensación de no haber aprovechado demasiado el tiempo regresamos por los jardines.

386. Schönbrunn. Jardines

387. Schönbrunn. Jardines

Hasta Hietzing para tomar el metro hacia el centro.

390. Hietzing

Descendimos en Kasrlplatz y fuimos a comer al centro pasando por la Ópera.

392. Ópera

Y la Kamtnerstarsse donde ya nos detuvimos no sólo a comer, sino también a descansar.

394. Kamtnerstrasse

Por la tarde nos acercamos al puente Schweden y cruzamos el canal del Danubio.

395. Puente Schweden

Seguimos por la Taborstrasse.

396. Taborstrasse

Allí se halla la barroca iglesia de los Hermanos de la Misericordia.

398. Taborstrasse. Iglesia de los Hermanos de la Misericordia de San Juan de Dios

Y la farmacia adjunta, de la misma época.

399. Taborstrasse. Farmacia de los Hermanos de la Misericordia de San Juan de Dios

Algo más alejada está la iglesia de las Carmelitas.

400. Iglesia de las Carmelitas

De vuelta al centro nos adentramos en el llamado “Triángulo de las Bermudas”, que por la noche es una de las zonas de moda de locales con ambiente juvenil.

402

Encontramos la iglesia ortodoxa griega.

403. Iglesia ortodoxa griega

Y llegamos a Hoher Markt, presidida por la fuente de los desposorios de la Virgen.

407. Hohermarkt. Fuente de los desposorios de la Virgen

Donde también se encuentra el reloj Ankeruhr cuya música y autómatas se ponen en funcionamiento cada día a las doce.

405. Hohermarkt. Ankeruhr

En Graben se notaba la animación del sábado.

410. Graben

Y en la plaza de la catedral, también.

412. Plaza de la catedral

En Viena cualquier sitio es bueno para pararte y escuchar música antes de ir a descansar.

413. Plaza de la catedral

El domingo teníamos prevista la visita a los Belvedere, palacios situados muy cerca del hotel.

415. Erste Campus

Desde la Estación Central para ir hacia el centro siempre hay que cruzar la calle Gürtel (cinturón en alemán). Es simplemente una calle, no una trama ni un complot ni nada similar.

416. Gürtelstrasse

Pronto tuvimos a la vista el Oberes Belvedere. Ambos palacios fueron construidos en estilo barroco para el príncipe francés Eugenio de Saboya, que al servicio de Austria derrotó en diversas ocasiones a los turcos. A su muerte fueron comprados por los Habsburgo y hoy realizan funciones de museo.

418. Oberes Belvedere

Las salas muestran la recargada decoración original en paredes

424. Oberes Belvedere

y techos.

425. Oberes Belvedere

Desde las ventanas hay magníficas vistas hacia el Unteres Belvedere y los jardines que separan ambos palacios.

426. Desde el Oberes Belvedere

El contenido abarca obras desde época medieval hasta la actualidad, con predominio de obras barrocas como este San Sebastián de Giovanni Giuliani y del movimiento Secesión.

428. Oberes Belvedere. San Sebastián. Giovanni Giuliani. 1710-1712

Las obras no siguen un orden cronológico y podemos pasar del barroco a esta obra de Viktor Oskar Tilgner de 1890, Macho cabrío con putti.

430. Oberes Belvedere. Maco cabrío con putti. V.O. Tilgner. 1890

Me sorprendieron la colección de bustos de Franz Xaver Messerschmidt (1736-1783). En ellos se representa a sí mismo en distintas expresiones exageradas, fruto de las alucinaciones y paranoias que sufría durante el último período de su vida.

431. Oberes Belvedere. Bustos con de sí mismo con expresiones. F.X. Messerschmidt. 1777-1783

432. Oberes Belvedere. Bustos con de sí mismo con expresiones. F.X. Messerschmidt. 1777-1783

En el Belvedere se puede ver una de las versiones de Napoleón cruzando los Alpes de Jacques Louis David

434. Oberes Belvedere. Napoleón en el Gran San Bernardo. J. L. David

Se exhiben varios de los paisajes románticos de C. D. Friedrich.

435. Oberes Belvedere. Paisaje de rocas en las montañas areniscas del Elba. C. D. Friedrich. 1822-1823

Destaca la excelente colección de obras de G. Klimt, que nos permiten conocer bien la evolución de su pintura.

Retrato de mujer. De 1893.

437. Oberes Belvedere. Retrato de mujer. Gustav Klimt. 1893

Somnia Knips. De 1897-1898.

443. Oberes Belvedere. Somnia Knips. G. Klimt. 1897-1898

Fritza Riedler. De 1906.

444. Oberes Belvedere. Fritza Riedler. G. Klimt. 1906

Madre con dos niños. De 1909-1910.

457. Oberes Belvedere. Madre con dos niños. G. Klimt. 1909-1910

Casa forestal del lago Arroyo Blanco. De 1914.

445. Oberes Belvedere. Casa forestal en el lago Arroyoblanco. G. Klimt. 1914

La Novia. De 1917-1918.

461. Oberes Belvedere. La Novia. G. Klimt. 1917-1918

Y la famosísima El Beso, de 1908.

450. Oberes Belvedere. El Beso. G. Klimt. 1908

Están presentes en la exposición pintores bien dispares como el finlandés Akseli Gallén-Kallela. Aquí su Primavera Temprana, de 1900.

440. Oberes Belvedere. Primavera temprana. Akseli Gallén-Kallela. 1900

Con las pinturas alternan esculturas como la Eva de Rodin.

447. Oberes Belvedere. Eva. A. Rodin. 1881

Hay obras de Munch. Para mí ya suponen una justificación para la visita. El Pintor Paul Hermann y el médico Paul Contard. 1897.

453. Oberes Belvedere. El Pintor Paul Hermann y el médico Paul Contard. E. Munch. 1897

Algunas obras de Kokoschka de entre las más conocidas. La Visitación. 1812.

454. Oberes Belvedere. La Visitación. Oskar Kokoschka. 1912

O el Tigreleón. 1926.

472. Oberes Belvedere. Tigreleón. O. Kokoschka. 1926

L. H. Jungnickel (1881-1965) fue un pintor alemán, muy conocido por sus dibujos de animales Aquí la Inundación. 1913.

458. Oberes Belvedere. La Inundación. L. H. Jungnickel. 1913

Egon Schiele es con Kokoschka el otro gran representante del llamado expresionismo austríaco. Muertos y muchachas. 1915

459. Oberes Belvedere. Muertos y muchachas. Egon Schiele. 1915

Friedensreich Hundertwasser (Imperio de la paz con centenares de aguas) es el nombre por el que quiso ser conocido el artista austríaco más polifacético del siglo XX. Pintor, arquitecto, diseñador de los más diversos objetos, muy conocido por sus performances. Espirales, colores vivos y la fusión con la naturaleza le caracterizan. Se le considera influenciado por la secesión vienesa.  Aquí el largo Camino, de 1955.

469. Oberes Belvedere. El largo Camino. F. Hundertwasser. 1955

Antes de salir aún pudimos contemplar arte medieval como este tríptico gótico.

474. Oberes Belvedere. Tríptico de altar. 1440-1445

Dejamos el Oberes Belvedere.

476. Oberes Belvedere

Y a través de los jardines.

484. Unteres Belvedere

Llegamos al Unteres Belvedere, donde no entramos pues consideramos su contenido para nosotros menos interesante que el del otro palacio.

487. Unteres Belvedere

Nos dimos un buen paseo por las vacías calles vienesas en domingo en dirección al canal del Danubio.

Entramos en la iglesia ortodoxa rusa que estaba abarrotada a la hora de la misa.

488. Iglesia ortodoxa rusa

Poca gente y menos tráfico.

489

Y llegamos a la casa Hundertwasser. Estas casas sociales diseñadas por el polifacético artista constituyeron una auténtica novedad en la que movimiento, color e integración de la naturaleza forman parte de la vivienda. Lógicamente no se puede ver el interior de los pisos, que siguen estando habitados. La primera vez que las vimos eran recientes -se construyeron entre 1983 y 1986- y se percibía en la zona más movimiento y vida.

494. Hundertwasserhaus

499. Hundertwasserhaus

500. Hundertwasserhaus

No muy lejos está el Museo Hundertwasser dode se conserva buena parte de la obra del artista.

506. Museo Hundertwasser

Y a unos pasos un pequeño restaurante, del que no me resisto a poner la foto, donde nos atendieron de maravilla, comimos bien y a precio razonable.

507. Restaurante

Para hacer la digestión una caminata a través del puente Franzens.

509. Puente Franzens

Hasta el parque de atracciones del Prater y su famosísima noria.

513. Prater. Noria

El aparecer en películas como “El tercer hombre” de Orson Wells o la aventura de James Bonda “Alta tensión” la ha convertido en una atracción muy popular cuya imagen se fusiona con la de Viena.

552. Prater. Noria

Hacer el recorrido en una de sus vagonetas es toda una experiencia en la que se disfruta de buenas vistas sobre la ciudad y el parque.

523. Prater. Noria

524. Prater. Noria

525. Prater. Noria

532. Prater. Noria

539. Prater. Noria

Regresamos al centro por el mismo puente.

555. Puente Franzens

Y la Obere Weissgerberstrasse.

558. Obere Weissgerberstrasse

559. Obere Weissgerberstrasse

Fuimos a la iglesia de los Dominicos, sede de la comunidad de habla hispana en Viena.

Su austera y clásica fachada

563. Iglesia de los Dominicos

esconde un interior barroco profusamente decorado con frescos y estucos.

564. Iglesia de los Dominicos

Muy cerca está la plaza Gütenberg con el monumento al inventor de la imprenta.

568. Plaza Gütenberg

Y en la misma plaza la heladería Zanoni, una de las mejores de la ciudad, donde probamos alguna de sus especialidades a la vez que nos tomábamos un merecido descanso.

566. Heladería Zanoni

Y luego a la iglesia de los Jesuitas. El exterior está parcialmente inspirado en la iglesia del Gesú de Roma.

570. Iglesia de los Jesuitas

El interior es otra explosión de luz, brillo y color barrocos.

572. Iglesia de los Jesuitas

Los frescos en trampantojo de la cúpula son obra del pintor jesuita Andrea del Pozzo.

573. Iglesia de los Jesuitas

Aquí decidimos finalizar ya las visitas. Tocaba ya cena y descanso.

Y llegó el día de partida. Sin madrugar hacia la estación.

578. Haupbanhof

Hay allí una buena pastelería y como había tiempo pudimos coger fuerzas para el regreso con tranquilidad.

580. Haupbanhof. Desayunando antes de partir

Al tren hacia el aeropuerto.

582. Haupbanhof

A buscar la puerta de embarque.

584. Aeropuerto de Viena

Y a despedirnos de Viena.

585. Aeropuerto de Viena

A %d blogueros les gusta esto: