Relatos de viajes, excursiones, románico y más.

Entradas etiquetadas como ‘Apostolado’

ALBA DE TORMES. SAN JUAN

San Juan de Alba de Tormes

Situada en la plaza de la población es un ejemplo del románico-mudéjar tan usual en esta zona castellano-leonesa conocida como Tierra de Pinares. Está dedicada a San Juan Bautista y a San Juan Evangelista.

De finales del siglo XII o principios del XIII. Consta de tres naves y tres ábsides, de los cuales solo dos -el central semicircular y el sur poligonal- son visibles exteriormente pues el norte queda oculto por una vivienda que se adosó a la iglesia.

En el siglo XVIII se añadió el campanario, realizado mitad en piedra, mitad en ladrillo, se suprimió el pórtico románico y se le pusieron a la iglesia muchos añadidos barrocos  En 1957 se realizó una profunda restauración, eliminando los elementos barrocos para devolverle su aspecto medieval.

Los ábsides se levantan sobre un zócalo de piedra , que tiene encima una franja de ladrillo y sobre ella, a su vez, otra franja de piedra. Constan de dos pisos de arcos doblados (triplicados en el piso inferior del ábside sur) de medio punto. En los arcos del piso superior en el ábside central se abren vanos aspillerados de iluminación, solo visibles dos pues el otro queda en el interior de la casa adosada.

En el ábside sur los arcos exteriores reposan sobre columnas cuyas basas y capiteles son de piedra. Los capiteles muestran algunos motivos muy sencillos

que alternan con otros con representaciones animalísticas.

El actual pórtico es fruto de la restauración de 1957

En su entrada -al este- se colocaron dos capiteles románicos con monstruos a los que salen tijas vegetales de la boca.

El interior sorprende por su amplitud. Esta sensación se debe a que eliminaron los arcos formeros de separación entre las naves en el siglo XV y unos grandes arcos escarzanos perpendiculares al eje de la iglesia los sustituyeron y son los que soportan la actual cubierta de madera.

La cabecera conserva su estructura románica, si bien la bóveda del presbiterio en el ábside central fue sustituida por una cúpula sobre pechinas. Además los muros de este ábside han sido parcialmente revocados.

En los ábsides laterales se ha respetado más el original y lucen su románico de ladrillo tanto en el largo tramo presbiterial con su bóveda de cañón, sostenida por un arco fajón, como en la bóveda de cuarto de esfera que lo cierra. Las columnas que sostienen los arcos fajones y los arcos triunfales de acceso al ábside son de ladrillo, pero como en el exterior con las basas y capiteles en piedra. El fondo está decorado con frisos de esquinillas y arquerías en ladrillo

Ábside norte

Ábside sur

Entre un rico contenido artístico de épocas diversas destaca en esta iglesia el maravilloso apostolado tardorrománico que rodea el altar mayor. probablemente formaba parte de una portada desaparecido.

Jesús centra la escena rodeado por los doce apóstoles, entre los cuales San Pablo sustituye a Judas, sentados en tronos. Muchas de las imágenes conservan buena parte de su policromía. Pese a su hieratismo, vestuario y peinados nos acercan ya al gótico.

Jesús en el centro sobresale de los demás por su altura, quedando clara la jerarquización. En la mano derecha porta un báculo en forma de tau y en la izquierda un curioso cetro con una flor de lis.

Entre los apóstoles se identifican claramente San Pedro con la llave.

San Juan, imberbe, aunque se le pintó con posterioridad una barba.

Santiago el Mayor con su manto decorado con vieiras.

Y San Pablo identificado por una pronunciada calvicie y portando un filacterio en vez del libro que llevan todos los demás.

Adosada al muro sur del presbiterio hay una imagen e la Virgen con el Niño, que se considera formaba parte del mismo grupo que el apostolado. Es la única con Cristo que va calzada y su trono es similar al de San Pablo y distinto a los demás.

Virgen

 

Quizás estas dos figuras ocupaban otra posición o estaban en otro lugar. Aquí se pueden ver los tronos de ambas.

En el muro septentrional hay un deteriorado Calvario con Cristo, la Virgen y San Juan, de madera policromada del siglo XIII, que se halló emparedado en la iglesia de Santiago. 

De la iglesia de San Miguel, que se derrumbó en 1977,  proceden dos imágenes de santos que también se hallaron emparedadas en los muros. Una de ellas es fechable en el siglo XII.

La otra ya es plenamente gótica.

La pila bautismal de granito es notoriamente antigua, probablemente medieval, aunque resulta difícil fecharla con más precisión.

Presidiendo la capilla del ábside sur está la muy curiosa y simpática escultura en piedra de la Virgen de la Guía, gótica del siglo XV, procedente de la desaparecida ermita del mismo nombre, derribada a principios del siglo XX.

En el ábside norte está instalada la capilla del Santísimo en la que se admira la gran talla del denominado Cristo de las Batallas, del siglo XIV.

El templo es un auténtico museo con obras -además de las ya citadas- procedentes de diversas iglesias de Alba de Tormes de épocas renacentista y barroca.

Finalizo con el retablo Mayor, obra realizada por Luís González en 1742, que ocupaba anteriormente el ábside central y actualmente ha sido trasladado a los pies de la iglesia.

Esta iglesia fue declarada Bien de Interés Cultural en 1993.

A %d blogueros les gusta esto: