Relatos de viajes, excursiones, románico y más.

Entradas etiquetadas como ‘Arén’

ARÉN. NUESTRA SEÑORA DE REGATELL DE BETESA

Nuestra Señora de Regatell

Al norte de Betesa. Hace pocos años sólo se podía llegar en media hora por un camino de herradura en fuerte subida. Actualmente una pista que parte de la también recién construida que conduce a Santolaria, poco antes de llegar a la citada iglesia, deja en aproximadamente un kilómetro bajo la borda de Casa Francino, situada pocos metros debajo de la ermita. Las coordenadas UTM son 31 T  0309898 y 4692520.

Regatell desde Santolaria

Regatell desde Santolaria

De una nave cubierta con bóveda de cañón y ábside semicircular cubierto con bóveda de cuarto de esfera.

NªSraRigatell2

El arco de unión con la nave está algo descentrado. Al sur, junto al presbiterio hay una capilla abierta en el muro.

Interior

Interior

El altar no está adosado al fondo, por consiguiente su actual situación es obra posterior al Concilio Vaticano II, quizás fruto de las últimas reformas.

Altar

Altar

En sus muros se abren tres ventanas aspilleras con derrame hacia el interior. Una en el centro del ábside, otra en la fachada de poniente y otra en la capilla sur.

A nivel más bajo se abre una gran ventana cuadrada a poniente.

Puerta de medio punto al sur, dovelada. Sobre ella hay incrustado en el muro un crismón trinitario colocado en posición invertida.

Portada

Portada

Un banco de piedra se extiende a lo largo del muro de poniente.

El interior, que había estado enlucido, ha sido repicado. El pavimento conserva restos de encementado.

El aparejo es de sillería, rústico, colocado en hiladas regulares. La bóveda está realizada en piedra tosca. Su cubierta primitiva de losas ha sido sustituida por tejas sobre un revocado de cemento, tras reformar la parte superior de los muros laterales.

NªSraRigatell3

En el ábside únicamente se ha colocado una malla asfáltica.

NªSraRigatell4

Pude fecharse en el siglo XII, dentro de las construcciones de estilo popular. Las reformas de fines del siglo XX la han dejado en el estado actual.

Regatell es conocida sobre todo su frontal de altar. Este frontal de siglo XIII, dedicado a la Virgen de la Leche , se conserva en el Museo de Arte de Cataluña. Es de la misma escuela que el de Treserra. Antes estuvo en la colección Bosch. En Betesa pasa de padres a hijos una narración en la que se cuenta que la venta del retablo fue realizada por el párroco, que cuando iba a efectuar la transacción y a cobrar se rompió la pierna.

Esta ermita acogía una romería el 12 de mayo, que ha sido trasladada al mes de agosto.

Bibliografía:

ARAMENDÍA, José Luís: El Románico en Aragón, vol. I, Cuencas del Noguera Ribagorzana y del Isábena, Librería General S.A., 2001, p. 160-163.

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 313-314.

IGLESIAS COSTA, Manuel: Arte Religioso del Alto Aragón Oriental, Arquitectura Románica, tomo I, Prames, Zaragoza, 2004, p. 217-221.

ARÉN. SANTA EULALIA DE BETESA

Santa Eulalia (Santolaria) de Betesa

Desde Betesa una pista de reciente construcción conduce al despoblado de Santa Eulalia (Santolaria para la gente del país) en poco más de un kilómetro de fuerte subida. La iglesia queda justo a la izquierda de la pista. Las coordenadas UTM son 31 T  0309268 y 4691850.

Santolaria3

Es de una nave cubierta con bóveda de cañón ligeramente apuntada, sostenida por un arco fajón. Culmina con un ábside semicircular cubierto con bóveda de cuarto de esfera, precedido de una arcada de medio punto.

Interior

Interior

Interior. Detalle de la bóveda

Interior. Detalle de la bóveda

Ante el presbiterio tienen dos estrechas y poco profundas capillas laterales, la del sur apreciable exteriormente e iluminada por una ventana al este. Las dos capillas se cubren con bóveda de cañón y la sur tiene el arco de entrada dovelado.

Capilla norte

Capilla norte

Capilla sur

Capilla sur

Tanto el ábside como los muros laterales muestran cornisa biselada apoyada sobre pequeñas ménsulas, excepto en el tramo del muro sur correspondiente a la capilla. Debajo de las ménsulas, recorre el ábside una serie de agujeros, que parecen más decorativos que de andamiaje.

Ábside

Ábside

El ábside tiene en el centro tiene una ventana monolítica de medio punto muy alargada y con derrame al interior. Otra ventana de medio punto, formada por dos arquivoltas en degradación, se abre en la fachada oeste. Aún hay otras dos ventanas: una aspillerada en el muro sur y otra en la cara este de la capilla sur, con derrame interior escalonado y casi a nivel del suelo por el exterior.

Portada al sur de doble arquivolta dovelada, separadas por un baquetón de arco de medio punto, que parte de capiteles de tosca, decorados con volutas y alguna figura de difícil identificación, que remataban columnas monolíticas que desaparecieron y han sido reconstruidas durante la restauración con ayuda de los fragmentos que quedaban por el suelo.

Portada

Portada

Capitel occidental

Capitel occidental

Capitel oriental

Capitel oriental

Sobre la clave hay un crismón trinitario.

Crismón

Crismón

Para acceder al interior hay que descender tres peldaños.

En el ángulo noroeste hay una pila para aceites empotrada en el muro.

Pila para aceites

Pila para aceites

En el presbiterio se abre al sur un gran espacio cuadrangular, que debió ser armario.

Sobre el muro oeste se alzaba un campanario de espadaña de un ojo, que fue suprimido durante la restauración.

El aparejo de sillares muy bien escodados, en perfectas hiladas, ligados con argamasa de cal y arena, también en la bóveda. Es del mismo tipo en la nave, el ábside y las capillas laterales. La cubierta es de losas.

Santolaria igl.3

Muro norte. Detalle del aparejo

Muro norte. Detalle del aparejo

Ante el muro sur se extiende el recinto del cementerio.

Santolaria igl.muroS

Muro sur

Santolaria igl.2Probablemente ya puede fecharse dentro del siglo XIII, pese a que ya aparece citada en el siglo X.

Fue restaurada por la Diputación General de Aragón en 1994, después de que hacia 1990 cayera parte del muro norte. Durante la restauración se reconstruyó el altar separándolo del ábside y se eliminaron los restos del coro.

El lugar de Santa Olaria es mencionado en 987. Fue propiedad del abad de Alaón. Entre 1495 y 1646 fue de realengo.

Actualmente sólo quedan las ruinas de los ocho edificios que componían la aldea, vacíos y abandonados en la década de los setenta del siglo XX.

Desde Santolaria se disfruta de buenas vistas sobre Betesa y el valle.

Betesa desde Santolaria

Betesa desde Santolaria

Bibliografía:

ACÍN FANLO, José Luís y LORENZO BURILLO, Antonio: Iglesia de Santa Eulalia de Betesa, Prames, Zaragoza, 1998.

ARAMENDÍA, José Luís: El Románico en Aragón, vol. I, Cuencas del Noguera Ribagorzana y del Isábena, Librería General S.A., 2001, p. 163-165.

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 314-317.

IGLESIAS COSTA, Manuel: Arte Religioso del Alto Aragón Oriental, Arquitectura Románica, tomo IV, Prames, Zaragoza, 2004, p. 72-75.

ARÉN. SAN PERE DE SOBRECASTELL

San Pere de Sobrecastell

Hay que ir por la carretera a Cornudella y en las casas que vienen después del cementerio de Sobrecastell dejar el coche y bajar a cruzar el puente sobre el barranco de Sobrecastell. Desde allí parte un pendiente y estrecho sendero –un pilaret puede servir de orientación-, que sube en dirección sur hasta que desvía hacia poniente y cruzando la cabecera de un barranco y unos campos conduce a la ermita. En total unos veinte minutos. Las coordenadas UTM son 31 T  0311892 y 4682060.

De una nave y ábside semicircular.

SPere1

Tiene derruida la cubierta, el arco presbiterial y parte del muro norte y del ábside del mismo lado.

Cabecera desde el norte

Cabecera desde el norte

El ábside tenía la bóveda de cuarto de esfera construida con piedra tosca, que se hundió no hace muchos años, pese a que se había construido un tabique para sostenerla. Adosado a los restos del tabique se conserva un pequeño armario de madera.

Restos del arranque de la bóveda del ábside y del arco preabsidal

Restos del arranque de la bóveda del ábside y del arco preabsidal

Los restos de vigas me inclinan a pensar que pudo la cubierta de la nave podía ser de madera a dos aguas, ya que tampoco se aprecian restos de que hubiera habido bóveda.

Interior hacia los pies

Interior hacia los pies

En el centro del ábside se abre una aspillera con derrame al interior.

Ábside

Ábside

La portada, de arco de medio punto, formada por desiguales dovelas y con jambas monolíticas, está situada curiosamente al norte, probablemente a causa del desnivel del terreno. Más curioso aún resulta hallar la puerta cerrada con llave y cerrojo, cuando el acceso al interior puede hacerse a través del muro derruido a un par de metros de distancia.

Portada

Portada

Ventana al oeste con dintel de madera y amplio derrame interior.

El aparejo es de sillarejo irregular, colocado en hiladas desiguales, algo más regulares en el ábside. Los restos que quedan de la cubierta son losas, pero en la parte más recientemente caída debía estar rehecha en parte con tejas por las que se ven entre los derrumbes.

Muro norte

Muro norte

Adosada al muro norte, se conservaba una pila de agua bendita de tradición románica, que yo ya no he podido ver.

De aquí procede una cruz medieval y una talla de San Pedro Apóstol del siglo XVI, que estaban en la iglesia de Sobrecastell y ahora las tiene guardadas algún vecino, que no hay modo de saber quien pueda ser.

Esta iglesia se supone que corresponde a Santa María de Perafita, que dependía de la parroquia de San Martín de Arén. Con las dificultades que plantea siempre este románico tan rural, por lo menos el ábside podría fecharse en el siglo XII.

Acogía una romería el primer domingo del mes de mayo hasta su hundimiento en los años ochenta del siglo XX. Esta romería se trasladó luego al pilaret situado junto al barranco, al inicio del sendero.

PilaretSPere1

Pilaret de San Pere

Bibliografía:

ARAMENDÍA, José Luís: El Románico en Aragón, vol. I, Cuencas del Noguera Ribagorzana y del Isábena, Librería General S.A., 2001, p. 133-135.

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 302-303.

IGLESIAS COSTA, Manuel: Arte Religioso del Alto Aragón Oriental, Arquitectura Románica, tomo IV, Prames, Zaragoza, 2004, p. 134-135.

A %d blogueros les gusta esto: