Relatos de viajes, excursiones, románico y más.

Entradas etiquetadas como ‘Camino de Santiago’

CARRIÓN DE LOS CONDES

El calor de este agosto no animaba demasiado a viajar, más tras volver de París con temperaturas africanas, pero había que ver las Edades del Hombre. En vez de alojarnos  en Aguilar de Campoo decidimos hacerlo en Carrión de los Condes, más en el centro del Camino de Santiago. Ambas poblaciones y alrededores los conocemos bien, pero nunca cansan.

Llegamos al hotel ubicado en el monasterio de San Zoilo. ¡Tranquilidad total!

Ya era hora de comer y a eso fuimos enseguida. Cruzando el puente en unos minutos se llega de San Zoilo al centro de Carrión.

Antes de acabar de cruzar se divisa arriba Nuestra Señora de Belén, una de las muchas iglesias carrrionesas.

La plaza Mayor, junto a la calle por la que transitan los pergrinos, centra la población.

Buena comida casera es fácil de conseguir en cualquier lugar de la ciudad. Cumplida ya la obligación, nos dirigimos a la iglesia de Santiago.

Esta iglesia sufrió graves daños tras ser incendiada durante la guerra de la Independencia. Lo único que se conserva perfectamente es la fachada. En ella se abre una portada en la que la arquivolta central es soportada por dos columnas con sus capiteles esculpidos.

Esta arquivolta contiene numerosos personajes ejerciendo diversos oficios. Zapateros, acuñadores de moneda, jueces y hasta una bailarina reflejan la sociedad de la época.

Sobre la portada hay un friso en el que el Pantocrátor rodeado por el Tetramorfos ocupa el centro mientras el Apostolado se extiende a ambos lados. Esta obra, del último tercio del siglo XII, marca para muchos un antes y un después en la escultura románica.


En el interior se ha instalado un museo de Arte Sacro que contiene piezas procedentes de las diversas iglesias de Carrión. Entrar permite contemplar los tres ábsides de la iglesia, aunque las naves ya fueron muy modificadas en el siglo XV.

Pequeños retablos, imágenes, libros y vestuario litúrgico y diversos objetos se exhiben en este museo.

Hay una notable colección de matracas y carracas, que para mucha gente joven son artilugios absolutamente desconocidos, pero que tenían un papel destacado como productores de sonidos en Semanas Santas no tan lejanas en el tiempo.

Hay piezas interesantes como esta Piedad de principios del XV, de origen centroeuropeo.

Entre las imágenes me llamaron la atención los santos Crispiniano y Crispín, martirizados en el siglo III durante la persecución de Diocleciano, que son patronos de zapateros y peleteros.

Se exponen también un par de capiteles románicos que se hallaron en las excavaciones previas a la restauración.

Siguiendo la Rúa -calle que sigue el Camino- a la entrada de la población se encuentra Santa María del Camino o de las Victorias. El origen de este templo debió ser la conmemoración de alguna victoria de los reyes asturianos sobre los musulmanes en el siglo IX, pero la leyenda considera que los hechos sucedieron del siguiente modo: Carrión debía aportar cuatro doncellas al tributo de las cien vírgenes que cada año reclamaba el emir de Córdoba, pero las cuatro rezaron a la Virgen y en el lugar que debían ocupar ellas aparecieron cuatro bravíos toros que pusieron en fuga el ejército musulmán.

La fachada oeste da a la plaza de Santa María, que está presidida por una imagen de la Inmaculada.

La sencilla portada muestra arquivoltas lisas de las cuales la central se sostiene sobre columnas con capiteles esculpidos muy desgastados.

El interior es de tres amplias naves de cuatro tramos cada una, articuladas en torno a pilares cruciformes con arcos formeros y fajones apuntados.

El retablo barroco que preside la nave central es de finales del siglo XVII, época en que fue profundamente reformada toda la iglesia.

En la nave sur se guarda la imagen de la Virgen de las Victorias, titular del templo, del siglo XIII.

En la nave norte se halla una capilla presidida por el Cristo del Amparo, obra renana del siglo XIV, que cuenta con gran devoción en la ciudad.

La portada oeste es considerada la primera gran obra escultórica románica de Carrión. Muestra personajes diversos en las arcuaciones y un friso con la Epifanía. Esta resguardada por un pórtico fruto de las obras necesarias para impedir el hundimiento de la iglesia.

De los tres ábsides primitivos hoy sólo es posible contemplar el ábside sur.

Al este y norte de Santa María del Camino se conservan torreones y lienzos de la muralla.

El convento e iglesia de Santa Clara se hallan algo alejados del centro.

El convento contiene un museo con una gran cantidad de Belenes de todas las épocas, países y materiales, que no dejan fotografiar.

También forman parte de la exposición obras de arte sacro y todo tipo de artilugios de mayor o menor valor artístico. Algunas piezas son francamente interesantes como esta Virgen de vestir del siglo XIII.

O este encantador Niño Jesús con dolor de muelas.

La iglesia adjunta contiene obras importantes.

Las mejores esta Piedad de Gregorio Hernández.

Y este Cristo del mismo autor.

No se puede abandonar Santa Clara sin los amarguillos y almendrados, propios de la zona, que elaboran las monjas de manera absolutamente artesanal.

Paseando por Carrión no faltan las referencias a quien fue uno de sus ciudadanos más insignes, el Marqués de Santllana. Junto a la Rúa está su casa natal.

Y poco más allá, frente al teatro Sarabia, un busto que lo recuerda.

El día siguiente a cumplir con el objetivo. A las Edades del Hombre.

Llegamos muy temprano a Aguilar, lugar que nunca cansa (por no hablar de los alrededores). Las cristaleras de su plaza Mayor ya absorbían todo el sol de la mañana.

En la plaza se levanta la espectacular colegiata gótica de San Miguel, uno de los dos espacios donde se ubica este año la exposición de las Edades del Hombre bajo el título de “Mons Dei”.

Antes del aluvión turístico aún se podía uno deleitar con su portada, que conserva aún un regusto románico.

Pasear por Aguilar siempre ofrece sensaciones agradables y más sin gente. El río.

Los portales del recinto amurallado.


Las muestras de arquitectura tradicional.


Los edificios blasonados.

Santa Cecilia y el castillo arriba.

Y a Santa Cecilia, el otro espacio de la exposición, nos dirigimos pues se acercaba la hora de apertura y está preparada para empezar en Santa Cecilia y acabar en San Miguel. Primero pues al “Mons Dei” por la nueva rampa construida para la ocasión.


De la exposición no se pueden sacar fotografías, pero no me puedo resistir a colocar aquí una de mi archivo correspondiente a Santa Cecilia. Se trata del conocido capitel de la matanza de los Inocentes, una de las joyas de la iglesia. Me fijé en los visitantes pues la inmensa mayoría no echaba ni un vistazo al capitel y vi guías que también pasaban de largo. Esto me condujo a replantearme si estos eventos consiguen acercar el público al arte (o, en este caso, tal vez a Dios) o son peregrinaciones laicas integradas en el consumismo actual.

Tras ver al parte de la exposición situada en Santa Cecilia, de nuevo hacia San Miguel para ver el resto. Más interesante, por cierto, por lo menos para nosotros esta segunda parte. De Aguilar tomamos la dirección sur hasta enlazar en Frómista con el Camino de Santiago.

Allí comimos y a la visita imprescindible, San Martín.

La restauración de esta iglesia ya hace más de un siglo sigue siendo polémica. Sin entrar en ello, hay que señalar que, con todas las modificaciones, añadidos e invenciones que pudo haber en una reforma absolutamente imprescindible para evitar la ruina total del edificio, podemos seguir disfrutando de una obra maestra del románico de la segunda mitad del siglo XI.

Los capiteles, la mayoría de ellos originales, son magníficos.

Lo mismo cabe decir de los canecillos.

Frómista no agota su patrimonio con San Martín. A escasa distancia vemos Santa María del Castillo y San Pedro.

La iglesia gótico-renacentista de Santa María del Castillo alberga actualmente el montaje multimedia “Vestigia, Leyenda del Camino”, en el que se entremezclan la historia y leyendas del lugar y del Camino.

San Pedro,  con una interesante portada renacentista, acoge en su interior un pequeño museo con obras de la propia iglesia y traídas de otras de la localidad.

A pocos kilómetros está Villalcázar de Sirga. La monumentalidad de Santa María la Blanca se impone ya desde la carretera.

Fue la iglesia aneja a una desaparecida fortaleza templaria.

Obra de principios del gótico, en la fachada sur presenta un alto pórtico, que alberga dos magníficas portadas.

La principal da al sur y tiene encima un doble friso esculpido.

Está formada por cinco arquivoltas decoradas con santos, ángeles y músicos.

El friso muestra en la parte superior, en el centro, el Pantocrátor rodeado por el Tetramorfos y a  ambos lados el Apostolado. En la parte inferior la Virgen Blanca, titular de la iglesia, con el Niño en sus brazos recibe la Adoración de los Reyes (algunos ven en la figura arrodillada a Alfonso X) mientras al otro lado aparecen San José y la Anunciación.

Al este del pórtico hay otra portada de menor tamaño con las arquivoltas también esculpidas.

El Interior es de tres naves cubiertas con bóvedass de crucería, que recuerdan el arte cisterciense.

El retablo Mayor lo preside una virgen gótica, como gótica también es la Crucifixión que lo corona. El resto son tablas de principios del XVI de influencia flamenca con esculturas y la predela inferior algo más tardías.

Al sur sde abre la capilla de Santiago que alberga varios sepulcros góticos policromados de gran calidad, destacando el de Felipe de Suabia, hermano de Alfonso X, y el de su segunda esposa.

En la misma capilla se guarda la llamada Virgen de las cantigas, a quien se atribuyen  varios de los milagros inmortalizados por Alfonso X el Sabio en las Cantigas.

La iglesia de Villalcázar -como suele ocurrir en todas las iglesias relacionadas con fundamento a o no con los templarios- atrae a los numerosísimos aficionados a las paraciencias, espiritismo, fuerzas telúricas, poderes ocultos y similares. Una trampilla en la nave norte, que probablemente conduce a un antiguo osario y también a alguna vía de agua subterránea ha desatado la imaginación de muchos sobre pasadizos misteriosos y contactos con el Más Allá.

Lo que quedaba de tarde decidimos emplearlo en el monasterio de San Zoilo, anejo al hotel.

Tras la transformación en hotel y la aparición de diversos restos de la antigua iglesia románica el conjunto ha sido perfectamente acondicionado permitiendo una agradable visita.

La fachada barroca se abre hacia el río, aunque la entrada no se realiza por ella.

Durante la restauración se encontró tabicada la portada de la iglesia románica. Se ha colocado al este de la iglesia con magnífico resultado. Está en un excelente estado de conservación. Las columnas son de mármol, procedentes de algún establecimiento romano.

También son románicos los sepulcros de los condes de Carrión y familiares conservados en el interior de la iglesia.

La iglesia la preside un retablo procedente de Baquerín de Campos.

Resulta sorprendente el románico escondido que atesoran los muros laterales. Capiteles románicos vieron la luz, como ocurrió con la portada, tras siglos de ocultamiento.

El claustro plateresco es el otro gran atractivo del conjunto.

Entre el monasterio y el río se conserva un muro medieval de contención que, hasta épocas recientes, era considerado restos de una calzada romana.

El día siguiente a la villa romana de La Olmeda. Como solemos madrugar nos dio tiempo en Saldaña de almorzar y pasear por la población.

La Plaza Mayor, donde está el Ayuntamiento, es el centro de la vida urbana.

Pero el tesoro de la villa está escondido detrás. Se trata de la plaza Vieja, una de las más bonitas plazas castellanas, con sus soportales de madera.

Cerca se encuentra el palacio del marqués de la Valdavia.

En él destacan los escudos de la fachada.

La Casa Torcida es otro de los edificios relevantes.

Las ruinas del castillo de los Duques del infantado sobresalen en un cerro sobre la población.

La iglesia de san Pedro ha sido habilitada como museo para exhibir hallazgos realizados en la villa romana de La Olmeda así como otros objetos del patrimonio local.

Las vitrinas muestran el contenido bien ordenado y explicado didácticamente.

Y hacia La Olmeda. No hacía mucho que habíamos estado, pero es de los lugares que merecen ser visitados las veces que haga falta.

La olmeda es una espectacular villa romana de los siglos III-IV protegida por torres en sus cuatro esquinas y cuyas distintas dependencias se abren todas a un patio central.


Lo más espectacular son sus mosaicos de un colorido y perfección increíbles.

Especialmente el del salón principal, en el que hay dos escenas, la de Ulises que acude a la isla de Skyros en busca de Aquiles , que vivía allí disfrazado de mujer.

Y la que representa diversas escenas de caza de un naturalismo extraordinario.

Pueden verse habitaciones con los sistemas subterráneos de calefacción.

En el ángulo noroeste, fuera del recinto protegido por las cuatro torres, se situaban las letrinas y las termas.

No muy lejos, en la localidad de Quintanilla de la Cueza, hay otra villa romana, La Tejada,  con interesantísimos mosaicos, pero que no ha recibido aún el trato preferente que sí ha tenido La Olmeda.

¡Y lo que queda por excavar y estudiar!

Comimos en Carrión y dedicamos la tarde a visitar las iglesias en que aún no habíamos estado.

Empezamos con San Andrés, iglesia del XVI, pero cuyo campanario, destruido en 1911, fue reedificado a finales del XIX.

El interior, de tres naves, es impresionante, de ahí el nombre que recibe la iglesia de “catedral de Carrión”. El retablo mayor es barroco y procede de Santa María del Camino.

El órgano data de 1766 y ha sido cuidadosamente restaurado.

Casi al lado la pequeña ermita de la Santa Cruz, que se supone fue antes sinagoga, alberga las tallas y pasos que procesionan en Semana Santa.

Entre ellos un Cristo articulado del siglo XVII.

Más hacia lo alto se encuentra Nuestra Señora de Belén, construida sobre una antigua fortificación musulmana.

Un retablo plateresco preside la iglesia. Es difícil seguir el desarrollo narrativo de sus imágenes pues fue desmontado para restaurarlo y muchas imágenes no se colocaron de nuevo en su emplazamiento original.

Desde el mirador situado junto a la iglesia, hay fantásticas vistas sobre el río, la ciudad y la campiña próxima.

Acabamos el recorrido en la iglesia de San Julián.

Se nos había hecho corta la estancia en Carrión y decidimos prolongarla un día más, que empleamos en la visita a Sahagún.

A la llegada nos recibía el monumental arco renacentista de acceso a la antigua abadía de San Benito.

Muy escasos restos, de diversas épocas, subsisten de lo que fue un gran monasterio.

Aún estaba todo cerrado, decidimos pues ir a almorzar tranquilamente en la plaza Mayor.

Luego a San Lorenzo. Esta iglesia, de principios del XIII, es un perfecto ejemplar del llamado románico-mudéjar y construida absolutamente en ladrillo.

Los tres ábsides están decorados con arcos ciegos de herradura y frisos de esquinillas, que no siguen ninguna distribución simétrica. La torre es de cuarto cuerpos que van decreciendo en altura, mostrando ventanas ciegas con arcos de herradura en el cuerpo inferior y ventanas con arcos de medio punto en los cuerpos superiores, mucho más pequeñas las del último.

Se accede al interior a través de la capilla de Jesús, pequeño museo de Semana Santa, situada al oeste de la iglesia. Frente al acceso a la capilla está el monumento dedicado a la Semana Santa, inaugurado en 2015 y que recuerda mucho el de Zamora.


El interior es de tres naves, cubiertas en madera las laterales y con bóvedas de arista en yeso la central, obra del siglo XVIII.

Adosadas a un pilar se conservan unos fragmentos de yeserías mudéjares policromadas.

La otra gran muestra del románico mudéjar en Sahagún es San Tirso. Ésta se inició en el siglo XII cuando aún no era el ladrillo el elemento fundamental en la construcción. De ahí que el ábside central muestre las primeras hiladas y el arranque de las columnas en piedra.

El ábside es, como en San Lorenzo, de cuatro cuerpos, siendo su característica más destacada las ventanas geminadas del segundo cuerpo y la galería de ventanales del tercero, en ambos casos con el soporte de columnas pétreas.

El interior es de tres naves y el acceso a los ábsides se realiza a través de arcos de herradura.

Antes de dejar Sahagún nos acercamos al Santuario de la Peregrina, restaurado acertadamente y convertido en centro de interpretación del Camino de Santiago. Tiene su origen en un convento franciscano fundado en el siglo XIII.

La iglesia y demás dependencias son sede de múltiples exposiciones temporales y actos culturales.

En la capilla de Sandoval, al sur de la cabecera se conservan unas magníficas yeserías mudéjares

Muy cerca está San Pedro de las Dueñas. un lugar más que sufre el mal de la despoblación. Muy pocos vecinos hacen compañía a las escasas monjas que aún quedan.

El monasterio, citado en el siglo X, tuvo una época de esplendor a partir de finales del siglo XI con la reforma cluniacense. De esos tiempos data la iglesia. iniciada en piedra  y finalizada en ladrillo.

Curiosamente la nave norte se encuentra separada de las otras dos..

Pero en las tres es de destacar la labra de los capiteles de la misma escuela que los de San Isidoro de León.

Comimos en Sahagún y dedicamos la tarde a pasear por Carrión, repitiendo sus principales monumentos, Santiago, Santa María del Camino y monasterio de las Claras, y callejeando por las calles del pueblo y las orillas del río, convertidas en espléndido parque.

Cena de despedida en el que fue nuestro local preferido estos días en Carrión, el Chanffix.

Y a dormir para emprender de buena mañana el viaje de regreso.

GALICIA

Muchos años hacía que no recorríamos tierras gallegas y un lugar con el patrimonio natural y artístico que tiene y donde se come y bebe tan bien no merece tan largas ausencias.

Como el tiempo estaba lluvioso la primera parada la hicimos antes de entrar en Galicia. Fue Astorga. Aquí no hacía tanto que habíamos estado, pero el lugar vale la pena y el cocido maragato también.

El hotel muy céntrico, ocupando el lugar del antiguo convento de San Francisco.

001. Astorga. Hotel

La ciudad estaba en fiestas y lógicamente muchos de los lugares a visitar estaban cerrados. Pero algunos aunque sólo sea desde fuera valen la pena como el Palacio Epicopal diseñado e iniciado por Gaudí a finales del siglo XIX.

005. Astorga. Palacio Episcopal

O su vecina catedral inciada a finales del siglo XV, sobre un anterior templo románico, y finalizada en el siglo XVIII en estilo barroco.

019. Astorga. Catedral

016. Astorga. Catedral

La plaza Mayor estaba ocupada todavía por la carpa para los festejos y exposiciones, pero el otro centro de la vida local, la plaza Santoclides estaba tranquila.

022. Astorga. Plaza de Santocildes

Presidida por el monumento a Los Sitios, que conmemora la resistencia a los dos asedios a que fue sometida la ciudad por las tropas napoleónicas.

023. Astorga. Plaza de Santocildes. Monumento a los Sitios

Nos detuvimos en la iglesia de San Miguel.

026. Astorga. San Julián

En cuya portada sobreviven algunos elementos románicos como los capiteles que la rodean. Un par con decoración vegetal, otro con elementos propios del bestiario medieval.

027. Astorga. San Julián

Y uno historiado con apóstoles en alguna escena de difícil interpretación.

028. Astorga. San Julián

No había que dejar Astorga sin recordar que uno de sus grandes atractivos es la elaboración de dulces y chocolates.

012. Astorga. Catedral

025. Astorga

Y también las cecinas y embutidos.

024. Astorga

Un paseo por la muralla al atardecer no había que dejarlo.

030. Astorga. Desde el paseo de la Muralla

Después de cenar ya había desaparecido la carpa de la Plaza Mayor y lucía el espléndido Ayuntamiento.

033. Astorga. Ayuntamiento

De buena mañana dejamos Astorga y por Ponferrada nos dirigimos a Galicia. La entrada por Piedrafita del Cebreriro, donde nos recibía la imagen del peregrino.

034. Pedrafita do Cebreiro

La intención era ir a Cebreiro paar ver un pueblo que todavía conserva sus pallozas, pero la espesísima niebla y la sensación de frío que producía la nieve nos hicieron dejarlo para mejor ocasión.

035. Pedrafita do Cebreiro

Directos a Lugo. Alojados en pleno centro, al lado de la Plaza Mayor, al instante estábamos en ella.

038. Lugo. Plaza Mayor

039. Lugo. Plaza Mayor

Poco más allá, la catedral.

041. Lugo

Antes de llegar a ella una piscina de época romana. Uno de los muchos restos de ese período que jalonan toda la ciduad.

044. Lugo. Piscina romana

Junto a la cabecera de la catedral, un cruceiro. Algo consustancial a cualquier lugar gallego.

045. Lugo. Cruceiro junto catedral

Enfrente de la catedral, el palacio episcopal.

042. Lugo. Palacio Episcopal

Circunvalamos la catedral hasta su fachada neoclásica.

 047. Lugo. Catedral

Luego entramos por su puerta norte, una de las partes que conserva de su pasado románico, con su elegante Pantocrátor y el capitel pinjante, que, aunque rehechos, rememoran los orígenes del templo.

048. Lugo. Catedral. Puerta norte

Tras la puerta norte y enfrente, en el otro extremo del transepto, hallamos repartido el retablo mayor, obra de Cornielis de Holanda, desmontado de su lugar de origen en el siglo XVIII.

052. Lugo. Catedral

El actual retablo que preside la catedral responde al gusto barroco.

054. Lugo. Catedral. Retablo Mayor

Las naves y el triforio aún recuerdan la fábrica original románico-gótica.

055. Lugo. Catedral. Triforio

En la girola, en la capilla principal, es muy venerada la imagen gótica de la Virgen conocida como “Nosa Señora dos Ollos Grandes”

057. Lugo. Catedral. Nosa Señora dos Ollos Grandes

Frente a la fachada principal de la catedral se abre una de las puertas de la muralla romana -la mejor conservada del mundo- que rodea completamente el casco antiguo lucense.

060. Lugo. Puerta de Santiago

Se acercaba la hora de comer y nada mejor que acudir a uno de los muchos restaurantes de las calles adyacentes a la Plaza del Campo. Esta plaza cuenta con una fuente coronada por la estatua de San Vicente Ferrer. Esta fuente cuenta el día del santo con un atractivo añadido, que lo que mana por sus caños es vino en vez de agua.

062. Lugo. Plaza del Campo. Fuente de San Vicente Ferrer

Tras reponer fuerzas, al Museo Provincial, situado en el antiguo convento de San Francisco.

065. Lugo. Praza Soedade. San Pedro

Se visita la antigua cocina del convento, habilitada para exponer todo el conjunto de enseres que componían uan tradicional cocina gallega.

066. Lugo. Museo Provincial. Cocina

El conservado claustror del convento es también parte de la visita.

072. Lugo. Museo Provincial. Claustro del antiguo convento de San Fco.

El contenido del museo es muy variado, pero el de la mayoría de las salas no está permitido fotografiarlo.

En las partes donde es posible hacerlo podemos hallar estelas romanas como ésta del siglo I.

067Estela de Crecente (San Pedro de Mera, Lugo). Siglo I

Una notable colección de relojes de sol.068. Lugo. Museo Provincial. Relojes de sol

Y algunas muestras de arte popular como esta encantadora Virgen de la Leche, realizada en granito el siglo XIX.

076. Lugo. Museo Provincial. Virgen de la Leche. XIXRegresamos al centro por las, a esa hora desiertas, calles.

081. Lugo

La Plaza Mayor y su Ayuntamiento fueron el punto de partida para el recorrido del resto de la tarde.

083. Lugo. Ayuntamiento

Empezamos a rodear la muralla de algo más de dos kilómetros.

085. Lugo. Murallas

087. Lugo. Murallas

Pronto vimos que era mejor subir y recorrerla por encima con lo cual se multiplican las vistas de la ciudad tanto intra como extramuros

091. Lugo. Murallas

092. Lugo. Murallas

096. Lugo. MurallasLa amplitud de los muros permite el cómodo paseo.

097. Lugo. MurallasAlgunas de las perspectivas son magníficas.

100. Lugo. Murallas

De Lugo salimos aún de noche. Se trataba de aprovechar el día y estar en Santa Eulalia de Bóveda, donde hay guía de ocho a quince horas, a la hora de abrir. En Santa Eulalia de Bóveda, bajo el templo actual, están los restos de un antiguo lugar de culto, cristianizado posteriormente, en el cual se conservan unas valiosísimas pinturas de finales del siglo IV y unos relieves aún más antiguos.

Con una intensa niebla llegamos y allí no había ni guía ni nadie. Niebla y perros ladrando entre construcciones populares.

108. Santa Eulalia de Bóveda

La iglesia cerrada.

105. Santa Eulaia de Bóveda

106. Santa Eulaia de Bóveda

Hartos de esperar y ya pasadas las nueve, llamamos al número que nos habían dado en la oficina de turismo de Lugo. Lógicamente no contestaba porque era el número del teléfono instalado en el edificio donde tiene su pequeño centro de acogida el guía, a pocos metros de la iglesia. Cuando vimos el edificio a él nos dirigimos y en la puerta había un cartel con un número de móvil. Llamamos, nos contestó el guía y nos dijo que él estaba de vacaciones y que había un sustituto que debía estar ahí. Aguardamos hasta las diez y nada. Un buen ejemplo de cómo se favorece en este país el turismo cultural.

Recordábamos como hace casi treinta años habíamos estado y una señora del pueblo nos enseñó todo el conjunto. Mucho mejor resultado con una señora voluntaria que con un funcionario con sueldo.

107. Santa Eulaia de Bóveda. Centro de atención

De allí a Mondoñedo. Por el camino empezó a salir el sol, lo que ayudó a pasar el enfado.

Aparcamos cerca de la preciosa fuente renacentista (1548) que conserva Mondoñedo.

112. Mondoñedo. Fuente de 1548

De la fuente a la plaza.

129. Mondoñedo

Y allí mismo la catedral. El enfado se nos acabó de pasar pues las atenciones de la guía oficial, Simonetta Dondi dall’Orologgio, con quien sólo nos conocíamos por internet, fueron extraordinarias.

La fachada de la catedral sorprende por la coexistencia de estilos diversos.

113. Mondoñedo. Catedral

Entre torres barrocass su portada aún es románica y el rosetón, gótico.

114. Mondoñedo. Catedral. Portada

Las naves góticas finalizan en una cabecera y girola del XVI.

116. Mondoñedo. Catedral. Nave central

A ambos lados de la nave central fueron trasladadas unas pinturas del siglo XVI procedentes del antiguo coro. Simonetta nos las explicó con todo detalle. Destaca el fragmento dedicado a la matanza de los Inocentes. En todas son constantes las referencias anecdóticas a cuestiones de la época en que fueron realizadas.

124. Mondoñedo. Catedral. Pinturas procedentes del antiguo coro,. Hoy en los muros de la nave

Una de las imágnes más relevantes de la catedral es la denominada Virgen inglesa, traída de Londres en la época del triunfo del anglicanismo.

127. Mondoñedo. Catedral. Virgen inglesa. XVI

No es de lo menos interesante de la catedral el Museo Catedralicio y Diocesano de Arte Sacro, que se exhibe en unas salas anexas.

Entre lo más curioso muestra una excepcional colección de zapatillas episcopales, algunas de las cuales datan de la Edad Media.

119. Mondoñedo. Museo cated. Colección de zapatillas episcopales

También hay una bella colección de placas inglesas en alabastro.120. Mondoñedo. Museo cated. Placa de alabastro inglés. XV. Crucifixión

Alguna Virgen medieval curiosísima como la siguiente.121. Mondoñedo. Museo cated.Virgen fechada en el XII (no creo)O esta otra talla, más tardía (XVI), de la Virgen de la Leche.

Nosa Señora de Vallibria. Virgen de la Leche. XVI

Por la tarde pretendíamos ir a San Martiño de Mondoñedo. Llamamos al teléfono que nos habían dado en Lugo para concertar la visita pues nos habían dado horario de mañana y tarde. Nos respondío la guía y nos dijo que por la tarde nada de nada. Otra “buenísima” información de la oficina de turismo.

Al mal tiempo buena cara, rumbo a La Coruña y paramos a comer por la carretera. Como es lo habitual en Galicia la comida no falla: buen condumio y buen precio.

El cielo volvía a encapotarse, pero pudimos visitar tranquilamente, ya a las puertas de La Coruña, Santa María de Cambre. ¡Abierta! Hay que reconocer que hay lugares donde sí somos Europa.

Al estar en lugar despejado los cinco ábsides de Santa María de Cambre llaman enseguida la atención.

136. Santa María de CambreSu fachada es magnífica.

132. Santa María de Cambre

Con una riquísima decoración escultórica en la portada y en los canecillos que sostienen el tornalluvias.

133. Santa María de Cambre

El interior es de tres naves con girola a la que se abren los cinco absidiolos.

134. Santa María de Cambre

Uno de los objetos que custodia es una pila bautismal muy diferente en forma y estilo a las habituales, que es considerada tradicionalmente una de las hidrias en que Jesús transformó el agua en vino en las bodas de Caná y se la supone con propiedades terapéuticas y mágicas.

Pila bautismal 1

Aún quedaban horas de luz tras dejar el equipaje en el hotel al llegar a La coruña. Un paseo por los jardines Méndez Núñez.

139. La Coruña

Y por la zona donde se hallan los grandes centros culturales, generalmente en edificios contemporáneos de interés arquitectónico.

140. La Coruña

141. La Coruña

Nos acercamos hasta la Plaza de María Pita, a partir de la cual se inicia el casco antiguo, que los coruñeses siguen denominando “La Ciudad”.

144. La Coruña. Plaza de María Pita

Regresamos por la Avenida de la Marian con sus siempre impresionantes vidrieras, que lucen como siempre aunque el aluminio y el PVC hayan sustituido ya casi por completo a la madera.

146. La Coruña. Galerías de la Marina

150. La Coruña. Galerías de la Marina

El problema fue decidir el lugar para cenar pues son infinitud los locales agradables y con buena intendencia.

Nos salió otro día nuboso, pero sin lluvia. Empezamos por el centro. Lo primero la iglesia románica de Santiago, de una nave con tres ábsides.

155. La Coruña. Iglesia de Santiago

En la fachada se abre una puerta apuntada con estatuas románcias a ambos lados y un Santiago ecuestre en el tímpano.

156. La Coruña. Iglesia de Santiago. Portada occidental

Los ábsides muestran canecillos figurados bajo los aleros.157. La Coruña. Iglesia de Santiago. Ábside central

Entre el contenido interior destaca una imagen de Santiago Peregrino en posición sedente de piedra policromada, del siglo XIII.

161. La Coruña. Iglesia de Santiago. Santa Ana Triple

Y una Virgen gótica del siglo XIV.

161b Virgen con Niño. XIV

En la plazoleta de detrás de la iglesia se levanta uno de lso muchísmos cruceiros que uno se encuentra al recorrer Galicia.

165. La Coruña. Crucero bajo la iglesia de Santiago

Descendimos hasta el mar para ir siguiendo las antiguas murallas.

166. La Coruña. Antiguas murallas

167. La Coruña. Antiguas murallas

Hasta llegar al castillo de San Antón.171. La Coruña. Castillo de San Antón

Donde se encuentra el Museo Histórico y arqueológico.172. La Coruña. Castillo de San Antón

El contenido es muy variado y de todas épocas. Con muchas obras y hallazgos procedentes de iglesias y monasterios desaparecidos y otras de excavaciones en castros célticos y lugares de poblamiento romanos.

Algunas son francamente curiosas como esta acrótera con cruz sobre un jabalí.

178. La Coruña. Castillo de San Antón. Museo. Acrótera con cruz sobre jabalí de los Andrade. Monasterio de Santa Catalina (Montefaro). 1380

O estas tenazas de la Edad del Hierro procedentes del castro de Meirás.

Tenazas de hierro. Castro de Meirás. Sada (La Coruña)

Hay estelas romanas con gran contenido simbólico.

178b Estela romana de Primiano. Procede de Rodeiro, Mazarelas, Oza dos Ríos (La Coruña)

Lo más relevante son indudablemente las piezas de oro de orfebrería castreña, entre las que destaca este casco (o cuenco) procedente de Corruncho dos Porcos en Rianxo.

179. La Coruña. Castillo de San Antón. Museo. Casco o cuenco de oro hallado en el interior de un vaso cerámico. Procede de Corruncho dos Porcos, Leiro (Rianxo, La Coruña). X-VI a. C.

Regresamos a la ciudad antigua. Visitamos la iglesia de Santo Domingo.

184. La Coruña. Santo Domingo

186. La Coruña. Santo Domingo

Y paseando por las tranquilas calles.

191. La Coruña

Nos dirigimos a la antigua colegiata de Santa María del Campo. Se trata de una obra de los últimos tiempos del románico, muy transformada a lo largo de los siglos.

193. La Coruña. Santa María del Campo

La portada principal se abre al oeste. Corresponde a una reubicación de la portada primitiva en una nueva fachada que se realizó al alargar la nave en el siglo xIX.

194. La Coruña. Santa María del Campo. Portada oeste

El tímpano lo ocupa una Epifanía. Tanto ésta como la decoración de capiteles y arcuaciones cabe considerarlas ya dentro del gótico.

199aa. Portada oeste. Tímpano

En las fachadas sur y norte hay sendas portadas con bastante parecido entre sí.

195. La Coruña. Santa María del Campo. Portada norte

Portada norte

196. La Coruña. Santa María del Campo. Portada sur

Portada sur

El interior, de tres naves, muestra partes de toda época, resultando muy difícil imaginar cuál sería el aspecto original.

199. La Coruña. Santa María del Campo. Interior

De los más interesante son las dos figuras, el Arcángel y la Virgen, correspondientes a una Anunciación, colocadas a ambos lados de la puerta, que probablemente estuvieron antes al exterior formando parte de la portada.

199bÁngel Anunciación al norte entrada

199a Virgen Anunciación al norte entrada

De las naves sólo la central finaliza en un ábside semicircular decorado con columnas y canecillos. las otras dos naves finalizan en un testero recto.

197. La Coruña. Santa María del Campo. Ábside

En un edificio situado al otro lado de la calle frente a la fachada norte se ha instalado un pequeño museo de arte sacro en el que destacan una custodia y una arquina eucarística, de finales del siglo XVII, procedentes ambas de Augsburgo.

204. La Coruña. Santa María del Campo. Museo de Arte Sacro. Custodia Augsburgo. 1695

205. La Coruña. Santa María del Campo. Museo de Arte Sacro. Arquina eucarística. Augsburgo. 1691

Frente a la colegiata hay una plaza limitada al otro lado por el palacio de Cornide y centrada por un esbelto cruceiro.

202. La Coruña. Palacio de Cornide y cruceiro

Descendimos de la ciudad antigua para ir a comer.

206. La Coruña

207. La Coruña

Para, por la tarde, acercarnos a la playa de Riazor y seguir el Paseo Marítimo. Tiempo nuboso y mar movida, pero la lluvia nos respetó toda la tarde.

210. La Coruña. Playa de Riazor

214. La Coruña. Playa de Riazor

216. La Coruña. Playa del Orzán

Pasamos por la Domus con su Museo del hombre, cuya visita dejamos para mejor ocasión pues el tiempo no da para todo.

217. La Coruña. Domus

Proseguimos la caminata.

219. La Coruña. Playa las Amorosas

Y al pasar el Acuario.

220. La Coruña. Acuario

Ya divisamos el objetivo final, la torre de Hércules.

221. La Coruña. Torre de Hércules

Este faro de origen romano es el más antiguo del mundo en funcionamiento. Su aspecto actual es debido a la remodelación del siglo XVIII.

228. La Coruña. Torre de Hércules

Las perspectivas, tanto al acercarse como al alejarse, son espléndidas.231. La Coruña. Torre de Hércules

Bordeamos la península por el otro lado para acercarnos de nuevo al centro.

233. La Coruña

Entramos aún en la iglesia de San Jorge.234. La Coruña. San Jorge

Situada frente a un majestuoso cruceiro.236. La Coruña. Cruceiro frente a San Jorge

Otra vez a la plaza de María Pita, que centra el monumento a la heroina gallega. María Pita es famosa por haber dado muerte al alférez inglés que había conseguido llegar a lo más alto de la muralla en el asedio de 1589, logrando con ello rechazar el asalto.237. La Coruña. Plaza de María Pita. Monumento a María Pita

Aún fuimos recorriendo la ciudad hasta que anocheció y llegó la hora de la cena y del descanso.

238. La Coruña

239. La Coruña

De La Coruña a Santiago. Madrugón, trayecto corto y así paseo por la ciudad antes de la invasión de peregrinos y turistas.

Con el hotel también muy céntrico, pasando por Santa María del Camino.

240. Santiago de Compostela. Santa María del Camino

Llegamos enseguida a la Plaza de la Inmaculada con el monasterio de San Martín Pinario a un lado.

241. Santiago de Compostela. Monasterio de San Martín Pinario

Y al otro la fachada septentrional neoclásica de la catedral, que sustituyó a la desaparecida Portada del Paraíso.

242. Santiago de Compostela. Catedral desde el norte

En la esquina está la capilla de la Corticela.

347. Santiago de Compostela. Catedral. Capilla de la Corticela

Desde allí descendimos hacia la Plaza Quintana enmarcada por la propia catedral, la Casa de Conga y el convento de San Paio.

243. Santiago de Compostela. Plaza Quintana

En esa fachada catedralicia se abre la Puerta Santa.

244. Santiago de Compostela. Plaza Quintana

La Puerta Santa muestra a ambos lados veinticuatro esculturas procedentes del destruido coro pétreo del Maestro Mateo.

246a. Santiago de Compostela. Catedral. Puerta Santa

En la esquina se levanta la torre Berenguela, fortificada en el siglo XIV por Berenguer de Landolia y decorada en el XVII en estilo barroco.

245a. Santiago de Compostela. Catedral. Torre Berenguela

Dando al vuelta a la torre alcanzamos la Plaza de Platerias centrada por la fuente de los Caballos.

283. Santiago de Compostela. Plaza de Platerías. fuente de los Caballos

Allí se encuentra la única fachada románica de la catedral. Tiene dos pórticos y está toda ella esculpida si bien muchas de las esculturas proceden de otros lugares lo que le da un aspecto heterogéneo y abigarrado

274. Santiago de Compostela. Portada de Platerías

El tímpano de la portada occidental es el denominado de las Tentaciones275. Santiago de Compostela. Portada oeste de Platerías. Tímpano

En él destaca la figura de la denominada mujer adúltera con la calavera de su amante entre las manos.

Portada oeste de Platerías. Tímpano. La mujer adúltera

El otro tímpano es el de la Pasión con escenas como el Prendimiento o la Flagelación.

278. Santiago de Compostela. Portada este de Platerías. Tímpano

En el resto de la fachada hay también muchas otras obras maestras como la imagen del rey David, atribuida al denominado Maestro de la Puerta Francígena.

276. Santiago de Compostela. Portada oeste de Platerías. Rey David. Procede de la original fachada meridional del crucero, la del Paraíso. Maestro puerta Francígena

O la Creación de Adán, del mismo autor.277. Santiago de Compostela. Portada oeste de Platerías. Creación de Adán. Maestro puerta Francígena

Llegamos finalmente a la gran Plaza del Obradoiro, en la cual se abre la fachada occidental de la catedral que resguarda el impresionante Pórtico de la Gloria. Por desgracia para nosotros el Pórtico está en restauración y la fachada llena de andamios por lo que no coloco ninguna fotografía de la misma.

Al norte, antiguo Hospital Real de los reyes Católicos convertido en Parador de Turismo.

247. Santiago de Compostela. Hostal Reyes Católicos

Y al sur el colegio de San Jerónimo.

248. Santiago de Compostela. Colegio San Jerónimo

Entramos a continuación en el Museo Catedralicio, ubicado en diversas dependencias de la catedral. Vale la pena pasar en él unas horas, aunque aquí pondremos sólo unos cuantos ejemplos del amplio contenido.

Encontramos  el Antiguo Coro de la catedral recompuesto con fragmentos hallados. Se distinguen bien los originales de las partes rehechas.

252. Santiago de Compostela. Antiguo coro recompuesto con fragmentos hallados

253. Santiago de Compostela. Antiguo coro recompuesto con fragmentos hallados

254. Santiago de Compostela. Antiguo coro recompuesto con fragmentos hallados

Del trascoro procede esta Anunciación del gran maestro del gótico portugués Pero de Coimbra.

260. Santiago de Compostela. Museo catedral. Anunciación. Maestro Pero de Coimbra. Procede del trascoro

La Epifanía del tímpano de la capilla de Doña Leonor de la primera mitad del siglo XIV ya nos muestra un rey negro.

261. Santiago de Compostela. Museo catedral. Tímpano de Doña Leonor. 2º cuarto del XIV. Procede de la capilla de Doña Leonor

Santiago peregrino sedente y coronado es una obra maestra del gótico tardío.

262. Santiago de Compostela. Museo catedral. Santiago sedente y coronado. Mediados del XIII

Del XVI es la custodia procesional de Antonio de Arfe.

268. Santiago de Compostela. Museo catedral. Custodia procesional de Antonio de Arfe. 1539-1545. Plata sobredorada y esmaltes

Del Maestro Mateo son estas dos dovelas procedentes de la fachada occidental de la catedral. Representan el castigo de los lujuriosos. Son para pensárselo …

Dovela 1 del castigo de los lujuriosos. Procede de la fachada occ. de la catedral. Maestro Mateo. Hacia 1200

Dovela 2 del castigo de los lujuriosos. Procede de la fachada occ. de la catedral. Maestro Mateo. Hacia 1200

También son del Maestro Mateo los fragmentos de la cornisa de la misma fachada occidental. Aquí uno de ellos.

Fragmento de cornisa fachada occ. de la catedral 3. Maestro Mateo. Hacia 1200

O este rosetón del mismo lugar.Rosetón fachada occ. de la catedral. Maestro Mateo. Hacia 1200

Aún nos dio tiempo para asistir a una misa de peregrinos y ver ondear el Botafumeiro mientras sonaba el himno al Apóstol Santiago.

287. Santiago de Compostela. Misa de peregrinos. Botafumeiro

289. Santiago de Compostela. Catedral. Botafumeiro

Pra comer nos alejamos de la calle Franco y aledañas, muy llenas de turistas como siempre, y nos acercamos a uno de los restaurantes cercanos al mercado de Abastos.

299. Santiago de Compostela. Mercado de Abastos

Después otra vez a la catedral y a empezar la tarde en el palacio de Gelmírez, del cual probablemente lo más interesante sea el Salón de Firestas.

302. Santiago de Compostela. Palacio Gelmírez. Salón de banquetes

En cuyas ménsulas podemos ver sirvientes con comida, juglares, músicos, …

304. Santiago de Compostela. Palacio Gelmírez. Salón de banquetes

Nos alejamos del centro para bajar a orillas del Sar donde se halla la colegiata de Santa María la Real del Sar.

309. Santiago de Compostela. Nuestra Señora del Sar

Iglesia del siglo XII que conserva en buena parte su fábrica original, pero la amenaza de hundimiento de su bóveda obligó en los siglos XVII a XVIII a construir unos enormes arbotantes para evitarlo.

311a. Arbotantes exterioresEs de tres naves y tres ábsides.

314. Santiago de Compostela. Nuestra Señora del Sar. Cabecera desde el norte

Tiene portadas a norte y oeste, siendo esta última la más elaborada y usada habitualmente.

311. Santiago de Compostela. Nuestra Señora del Sar. Portada oeste
En el interior es bien visible la desviación de las columnas que obligó a la construcción de los arbotantes.

312. Santiago de Compostela. Nuestra Señora del Sar. InteriorEl interior del ábside central, poligonal, muestra una doble hilera de arcuaciones

313. Santiago de Compostela. Nuestra Señora del Sar. Ábside central. Interior

Regresar al centro supone una ardua y dura cuesta.

316. Santiago de Compostela. Regreso a Santiago desde el Sar por la dura cuestaProseguimos paseando por el centro. Por la porticada calle Nova.

319. Santiago de Compostela. Calle Nova

Donde se encuentra la iglesia de Santa María Salomé, que conserva su románica portada.

320. Santiago de Compostela. Iglesia de Santa María Salomé

Regresamos hacia la zona del hotel.

321. Santiago de Compostela

Y nos seguimos admirando de cómo los gallegos pese al fresco y a las inclemencias climatológicas siguen prefiriendo las terrazas al interior de los establecimientos.

322. Santiago de Compostela

Otro día en Santiago. Y otra vez a la catedral que nunca cansa.

A esa hora hasta la nave principal tranquila

335. Santiago de Compostela. Catedral. Nave centralSe puede admirar con calma el presbiterio.

333. Santiago de Compostela. Catedral. Nave central

El Botafumeiro.

344. Santiago de Compostela. Catedral. Botafumeiro

El órgano.

341. Santiago de Compostela. Catedral. Órgano

El transepto343. Santiago de Compostela. Catedral

El triforio.

339. Santiago de Compostela. Catedral. TriforioLa capilla de la Corticela.

296. Santiago de Compostela. Catedral. Capilla de la Corticela

Y el sepulcro del Apóstol.

346. Santiago de Compostela. Catedral. Sepulcro del Apóstol

Un paseíto aprovechando que lucía el sol por las todavía tranquilas calles santiaguesas para buscar un lugar donde almorzar.

349. Santiago de Compostela

350. Santiago de Compostela

Y a la iglesia del monasterio de San Martín Pinario del siglo XVII, presidida por la monumental fachada del portugués Mateo López.

351. Santiago de Compostela. San Martín Pinario. Iglesia

Esta fachada culmina en un frontón ocupado por la estatua de San Martín partiendo su capa.

352. Santiago de Compostela. San Martín Pinario. Iglesia. Frontón

En su interior luce con todo su esplendor el barroco.

353. Santiago de Compostela. San Martín Pinario. Iglesia. Interior

Especialmente en el retablo que la preside.355. Santiago de Compostela. San Martín Pinario. Iglesia. Retablo Mayor

Detrás del altar se encuentra la sillería del coro, obra de Mateo de Prado.

358. Santiago de Compostela. San Martín Pinario. Sillería del Coro. 1639-1647

En la visita se recorren diversas dependencias en las que se exponen diversos objetos artísticos como una bonita colección de ángeles -aquí aparecen tres- portando los instrumentos de la Pasión.

360. Santiago de Compostela. San Martín Pinario. Ángeles barrocos con símbolos de la Pasión

Ya finalizando la visita vemos montado aquí el coro lígneo renacentista de la catedral.

363. Santiago de Compostela. San Martín Pinario. Coro lígneo de la catedral

Y la botica.

364. Santiago de Compostela. San Martín Pinario. La botica

A la salida yendo hacia la Alameda el cielo empezaba a cubrirse.

367. Santiago de Compostela

Pero cuatro gotas no nos impidieron seguir hasta el paseo de la Herradura y Parque de la Alameda..

370. Santiago de Compostela. La Alameda

Llegaba la hora de comer y volvimos a aproximarnos al Mercado de Abastos.

372. Santiago de Compostela.

Dimos una vuelta por las paradas donde se ofrecían los excelentes productos  gallegos y a catarlos.

374. Santiago de Compostela. Plaza de Abastos

A unos pasos del Mercado está la iglesia de San Fiz de Solovio.

376. Santiago de Compostela. San Fiz de Solovio

Conserva la portada barroca con un tímpano del siglo XIV.377. Santiago de Compostela. San Fiz de Solovio

A pocos metros otro de los incontables cruceiros.379. Santiago de Compostela. Cruceiro junto a San Fiz de Solovio

Siempre quedan cosas que ver en Santiago. El palacio de Fonseca.

383. Santiago de Compostela. Palacio de Fonseca

La fuente de la Rua do Franco, lugar donde los bueyes que transportaban el cadáver de Santiago se detuvieron y escarbaron la tierra hasta sacar agua.

384. Santiago de Compostela. Fuente en el lugar donde al escarbar hicieron brotar agua los bueyes que transportaban el cadáver del ApóstolMás catedral y otra Misa de Peregrinos.

386. Santiago de Compostela. Catedral. Misa de peregrinos

Al finalizar concierto de la Escolanía de la Catedral.390. Santiago de Compostela. Catedral. Escolanía de la catedral

Y de la Escolanía mallorquina del Lluc.391. Santiago de Compostela. Catedral. Escolanía de Lluc

Que entre otras nos deleitó con el “Cant de la Sibil·la”.393. Santiago de Compostela. Catedral. Escolanía de Lluc

Un buen final en Santiago.

Próxima estación, Pontevedra.

Pequeña ciudad con el centro completamente peatonalizado para ejemplo de muchas otras.

Aparcamos en el hotel y en unos minutos estábamos en el centro. Nos recibía la iglesia de la Virgen Peregrina de gran devoción en la ciudad. Se trata de una pequeña iglesia de fines del siglo XVIII, que cabe calificar de original.

397. Pontevedra. Iglesia de la Peregrina

398. Pontevedra. Iglesia de la Peregrina

397a. Pontevedra. iglesia de la Peregrina

Pasear por Pontevedra es una delicia, sin coches, todo cerca y con encantadores rincones.

399. Pontevedra

Tal vez el más conocido sea la Plaza de la Leña

401. Pontevedra. Plaza de la Leña

413. Pontevedra.

Con su cruceiro en el centro.

402. Pontevedra. Plaza de la Leña. Cruceiro

El tiempo se estropeó en unos instantes y entramos en el Museo. Sólo pudimos visitar el nuevo edificio pues el resto de palacetes que constituyen el museo estaban en remodelación.

Las instalaciones son modernas y aptas para exposiciones temporales y actos culturales. El contenido es altamente interesante y perfectamente expuesto en amplios espacios.

Lo que más llama la atención son las colecciones prehistóricas como este depósito de hachas del Bronce final halladas en Samieira (Poio).

407. Pontevedra. Museo Provincial. Depósito de hachas de Samieira (Poio). Bronce final (1500-900 a. C.)

Y sobre todo los tesoros, los torques de Foxados (Curtis, La Coruña) de los últimos siglos antes de nuestra era.

406. Pontevedra. Museo Provincial. Tesoro de Foxados (Curtis, La Coruña). 400-60 a. C.

Y especialmente el de Caldas, del Bronce inicial, uno de los más importantes hallados en la Península.

409. Pontevedra. Museo Provincial. El tesoro de Caldas 1. Depósito de As Silgadas

También hallazgos de época romana.

405. Pontevedra. Museo Provincial. Estela funeraria de Cornelius Cresimus. Procede de Iria Flavia (Padrón). Siglos II-IV

Estela funeraria procedente de Iria Flavia (Padrón)

No visitables las piezas de los primeros siglos medievales, la colección expuesta sigue con obras góticas.

Escultóricas.

409a. Tímpano con la Anunciación y la Epifanía. Hacia 1480. Procede de Santa María de Vigo (Pontevedra)

Tímpano con la Anunciación y la Epifanía (1480). Procedente de Santa María de Vigo

O pictóricas.

Retablo de San Esteban. Círculo de Jaime Cabrera (1394-1432)

Retablo de San Esteban del círculo de Jaime Cabrera. Principios del XV

Y sigue a través de los tiempos hasta épocas mucho más cercanas.

A. Rodin. La Edad de Latón. 1876

A. Rodin: La Edad de Latón (1876)

Al salir del museo lucía el sol, pero poco duró y en la Plaza de la Verdura nos descargó una buena granizada.

414. Pontevedra. Granizada

Momento adecuado para ir a comer. Y proseguir por la tarde (ya sin agua) por las agradables calles y plazas pontevedresas.

418. Pontevedra

Nos acercamos a la iglesia gótica de San Francisco.

419. Pontevedra.

Y seguimos deambulando.422. Pontevedra

423. Pontevedra

424. Pontevedra

425. Pontevedra

427. Pontevedra

Hasta Santa María, gran templo gótico-renacentista.432. Pontevedra. Santa María la Mayor

Con una soberbia fachada en el lado oeste a la que se accede por una larga escalinata.

433. Pontevedra. Santa María la Mayor

Entre los detalles escultóricos de la fachada sobresale un San Jerónimo con gafas.

436. Pontevedra. Santa María la MayorEl interior es de tres naves cubiertas con bóvedas estrelladas.

434. Pontevedra. Santa María la Mayor

Continuaban las nubes sin descargar y la ciudad igual de tranquila.

439. Pontevedra

El Paseo de la Alameda va penetrando hacia la ciudad moderna.441. Pontevedra

Junto a él están los restos del convento de Santo Domigo, obra cumbre del gótico gallego.

444. Pontevedra. Santo Domingo

446. Pontevedra. Santo Domingo

Y fin de la jornada paseante. Cena y descanso.

Buen amanecer y día soleado. Con los días ya nos vamos acostumbrando a los cambios repentinos. Fue de los días que podías parar a tomar un café y solazarte con el paisaje.

448. Salida de Pontevedra con sol

El primer destino Ribadavia. Antes de llegar ya avistábamos el Miño.

449. Llegando a Ribadavia

En principio no paramos en Ribadavia sino que nos acercamos al cercano pueblecito de francelos para ver San Xés (San Ginés), capilla prerrománica.450. Francelos. San Xes (San Ginés)

456. Francelos. San Xes. Desde el este

Aunque muy transformada y con los elementos originales descontextualizados, conserva una portada con capiteles y sillares al lado decorados. Probablemente en su emplazamiento original era esta portada el arco de acceso al ábside.

451. Francelos. San Xes (San Ginés). Portada

A un lado de la portada hay una ventana finamente labrada que forzosamente nos remite al arte asturiano.

452. Francelos. San Xes (San Ginés). Ventana al sur de la fachada oeste

Desde San Xés vemos como las viñas de donde sale el Ribeiro van tamizando el paisaje.

457. Ël Miño y viñas desde Francelos

Vuelta a Ribadavia parando a los pies del castillo de sus condes.

459. Ribadavia. Castillo

Luego a la Plaza Mayor, centro de la villa y lugar oportuno para aprovisionar de Ribeiro, que es lo primero que hicimos.

461. Ribadavia. Plaza Mayor

Después las iglesias románicas. Primero San Juan.

462. Ribadavia. San Juan

464. Ribadavia. San Juan. Ábside

Después la de Santiago.

467. Ribadavia. Iglesia de Santiago

Nos acercamos luego a la plaza de la Magdalena.

476. Ribadavia

Para regresar al centro atravesando la antigua Judería, de las mejor conservadas de España.

477. Ribadavia. Judería

La última visita fue la también románica Santa María de Oliveira, que encontramos, después de la dura cuesta de subida, cerrada como es habitual pero además sin posibilidades ni de acercarse pues una valla cierra todo el recinto.

479. Ribadavia. Iglesia de Oliveira

Comimos en Ribadavia y luego hacia Orense. Debía ser hora de siesta pues no había aún nadie por las calles. Ni siquiera en la céntrica plaza de las Mercedes.

480. Orense. Plaza de las Mercedes

Descendimos hacia las Burgas. Son éstas unas fuentes termales, usadas ya en época romana. Aún hoy sirven para calentar alguna vivienda vecina. Una parte es usada también como piscina termal al aire libre.

484. Orense. Las Burgas

Y en los chorros de la fuente neoclásica la gente va a proveerse de agua, al parecer con diversas propiedades terapéuticas.

489. Orense. Las Burgas

Muy cerca pasa el río Barbaña, pesto a desembocar en el Miño.

490. Orense. Río Barbaña

Volvimos al centro pasando por la iglesia de Santa Eufemia.

491. Orense. Santa Eufemia

Y por la Plaza Mayor.492. Orense

La catedral, originaria del último románico, tiene añadidos y modificaciones de toda época. La fachada oeste se abre tras una larga escalinata.

495. Orense . Catedral. Fachada oeste

Al sur muestra también una interesante portada.

496. Orense . Catedral. Fachada sur

Al norte otra con magníficas esculturas, actualmente en restauración.

507. Orense. Catedral. Portada norte

El interior es de tres naves cubiertas con bóvedas de crucería.

498. Orense. catedral. Nave central

Lo más bello es sin duda el extraordinario Pórtico del Paraíso, tras la fachada occidental. Se construyó en el siglo XIII siguiendo el modelo del Pórtico de la Gloria compostelano, pero sus figuras mantienen todavía un hieratismo románico, que aún no las convierte en obra completamente gótica. Conserva buena parte de la policromía original.

499. Orense. Catedral. Pórtico del Paraíso

Muy conocida es la Capilla del Santo Cristo,  creación del más exagerado barroco.

504. Orense. Catedral. Capilla del Santo Cristo

Allí se guarda un Santo Cristo muy venerado en la ciudad. Es un Cristo de los de leyenda trasladándose por las aguas y a quien se atribuye todo tipo de prodigios. En Orense muchos creen incluso que le crece el pelo.

505. Orense. Catedral. Capilla del Santo Crsito. Santo Cristo del XV

El día había sido duro, por consiguiente callejear por Orense y disfrutar de su gastronomía fue lo único que nos ocupó el resto de la jornada.

509. Orense

510. Orense

Al día siguiente dejábamos Galicia. Para que no olvidásemos las inclemencias climatológicas que nos habían acompañado todo el viaje. En la transición entre las provincias de Orense y Zamora nos acompañó la nieve y la ventisca.512. Nevada entre Alto de la Cañada y Portillo del Padornelo

517. Nevada entre Alto de la Cañada y Portillo del Padornelo

Pasado Valladolid, el diluvio. Tras comer en Peñafiel, granizo. Menos mal que al llegar a Soria, aunque tímido, lucía el sol.

520. Soria

Un paseo por la calle El Collado hasta la Plaza Mayor.521. Soria

Y la visita imprescindible en Soria. Cuantas más veces voy, más me gusta. Santo Domingo.

523. Soria. Santo Domingo

Descanso y fin del viaje, llegando el día siguiente a casa.

 

CASTILLA 2

Día seis de abril de 2014. Auténtico día primaveral. Salida desde Huesca en dirección a Peñafiel.

Llegada a Peñafiel a la hora de la comida, Posterior subida a la habitación, colocación del equipaje y breve aseo y descanso.

Dado el lugar el hotel no podía tener nombre más adecuado: “Ribera del Duero”.

001. Peñafiel. Hotel

Y la vista de la habitación tampoco podía ser mejor: el castillo.

002. Peñafiel. Castillo desde la habitación

Pasear por un pueblo con río es siempre una delicia. y si además el entorno está cuidado el resultado es inefable.

007. Peñafiel. Río Duratón

008. Peñafiel. Río Duratón

047. Peñafiel

La silueta del castillo, omnipresente.

042. Peñafiel

La iglesia de Santa María con su interior transformado en museo estaba cerrada.

Santa María

Santa María

Uno de los lugares más peculiares y atractivos de Peñafiel es la plaza del Coso. Aún en la actualidad sirve para la celebración de festejos taurinos y de otra índole. El suelo de arena y el aspecto tradicional de las casas con sus portales-burladero y sus balcones, sobre los cuales aún existe el multisecular derecho de vistas, te retrotraen en el tiempo.

023. Peñafiel. Plaza del Coso

026. Peñafiel. Plaza del Coso

026a. Peñafiel. Plaza del Coso

Muy cerca están la iglesia y convento de San Pablo, mandado construir por el infante Don Juan Manuel, nieto de Fernando III y sobrino de Alfonso X, además de reconocido escritor.

029. Peñafiel

Lo más relevante de la iglesia de San Pablo es el ábside gótico-mudéjar.

267. Peñafiel. San Pablo

Y, en el interior, la capilla de los Manuel, plateresca, que hizo construir Don Juan Manuel de Villena, bisnieto del Infante Don Juan Manuel, arriba mencionado, y que contiene su sepulcro.

050. Peñafiel. San Pablo. Capilla de los Manuel

051. Peñafiel. San Pablo. Capilla de los Manuel

053. Peñafiel. San Pablo. Capilla de los Manuel

056. Peñafiel. San Pablo. Capilla de los Manuel

262. Peñafiel. San Pablo. Capilla de los Manuel

El antiguo convento de Santa Clara está ahora convertido en hotel.

046. Peñafiel. Antiguo convento de Santa Clara

Convento de Santa Clara. Fachada de la iglesia

Convento de Santa Clara. Antiguo claustro

Convento de Santa Clara. Antiguo claustro

El castillo, espectacular navío silueteado sobre el horizonte, es de todos modos el atractivo principal de la villa.

016. Peñafiel. Castillo

Bajo él se abren muchas lucernas (chimeneas-respiradero de las bodegas).

013. Peñafiel. Castillo a

A madrugar el lunes para dirigirnos a Palencia. Paramos detrás de la catedral, “la bella desconocida” como popularmente se la conoce. A aquella hora la plaza de la Inmaculada estaba aún vacía.

068. Palencia

La catedral desde fuera no deja imaginar el magnífico interior. De ahí su denominación popular.

104. Palencia. Catedral

Pese a ello, merece la pena detenerse ante la portada del Obispo, la más decorada de todas las puertas.

102. Palencia. Catedral. Puerta del Obispo

El interior es sorprendente con unas maravillosas bóvedas.

081. Palencia. Catedral

079. Palencia. Catedral. Bóvedas nave central

Espléndidos retablos decoran sus capillas. La mayoría de esculturas del de la Capilla Mayor  son obra de Felipe Vigrarny y algunas de Alejo de Vahía.

075. Palencia. Catedral. Capilla Mayor. Retablo

Capilla Mayor. Retablo

La imagen barroca de San Antolín que lo preside es obra de Gregorio Fernández.

076. Palencia. Catedral. Capilla Mayor. San Antolín, obra de Gregorio Fernández

San Antolín, de Gregorio Fernández

La capilla del Sagrario fue antes capilla Mayor. Su retablo, obra mayoritariamente de Juan Ortiz el Viejo.

070. Palencia. Catedral. Capilla del Sagrario. Retablo.

Capilla del Sagrario

Lo preside una talla policromada de la Virgen, del siglo XIII.

071. Palencia. Catedral. Capilla del Sagrario. Retablo. Virgen tardorrománica

Obra destacada de las muchas que contiene la catedral es el famoso Cristo de las Batallas, del siglo XIV, cuya cabeza ya típicamente renacentista algunos ven como un añadido al cuerpo gótico.

082. Palencia. Catedral. Cristo de las Batallas del XIII

Cristo de las Batallas

En el trascoro se abre la entrada a la cripta. El retablo pétreo es obra de principios del XVI. En el centro el  políptico de los Siete Dolores de la Virgen de Jan Joest es una de las obras maestras de la pintura flamenca en España.

086. Palencia. Catedral. Acceso a cripta

La cripta consta de dos partes. Una primera románica (o prerrománica) cubierta con bóveda de cañón reforzada por arcos fajones.

090. Palencia. Catedral. Cripta

Y una segunda, al fondo, visigótica, mandada construir por el rey Wamba. En ella hay arcos de herradura y capiteles cuyos cimacios muestran decoración propia de la época.

094. Palencia. Catedral. Cripta visigótica

En el claustro y la sala capitular se halla el museo catedralicio con destacadas obras como la Santa Ana Triple de Alejo de Vahía.

095. Palencia. Catedral. Museo. Santa Genealogía de Alejo de Vahía. Inicios del XVI

O el Descendimiento de Felipe Vigarny.

097. Palencia. Catedral. Museo. La piedad de Felipe Vigarny

Junto a obras de autores anónimos como esta encantadora Virgen con Niño y San Miguel del primer gótico.

096. Palencia. Catedral. Museo. Virgen y San Miguel. XIII-XIV

Antes de dejar la catedral no faltó un vistazo al popular Papamoscas con el negro que abre y cierra la boca mientras el soldado y el león marcan cuartos y horas.

077. Palencia. Catedral. El Papamoscass

A toda velocidad, por la escasez de tiempo nos dirigimos al Parque Huerta de Guadián a tomar unas fotos de la bonita iglesia románica de San Juan Bautista. Esta iglesia estaba situada en la localidad de Villanueva del Río y, antes de que fuese anegada por las aguas del embalse de Aguilar de Campoo, fue trasladada piedra a piedra y rehecha en su actual emplazamiento

109. Palencia. San Juan Bautista de Villanueva del Rio

110. Palencia. San Juan Bautista de Villanueva del Rio

Aún pudimos echar un vistazo a la iglesia de San Lázaro.

111. Palencia. San Lázaro0

San Lázaro

Y relajarnos un poco en la Plaza Mayor tras la intensa mañana.

113. Palencia. Plaza Mayor

Plaza Mayor

El Cristo del Otero nos despedía al emprender ruta hacia el norte.

115. Palencia. Crsito del Oteroo

Comimos en Frómista antes de visitar San Martín.

De San Martín de Frómista poco se puede decir ya. Símbolo principal del románico del Camino de Santiago, pese a su tal vez exagerada reconstrucción de fines del siglo XIX y principios del XX.

P1110773

Su planta es basilical de tres naves y tres ábsides semicirculares.

124. Frómista. San Martín

Todas las ventanas de sus ábsides (tres en el central y dos en los laterales) están decoradas. En alguno de los capiteles con figuras  explícitamente impúdicas.

aP1110834

Capitel del ábside norte

Bajo todo los aleros hay multitud de canecillos de temática muy diversa, algunos inventados en la reconstrucción antes citada.

P1110820

aP1110785

En el interior lo más relevante son los capiteles de las columnas. Varios de ellos historiados. Unos con significado dudoso.

aP1110840

aP1110872

O bien explícitos como el siguiente referente al pecado original.

aP1110876

Otros con aves.

aP1110882

Otros con decoración vegetal.

aP1110853

También los hay que combinan dicha decoración con bolas, volutas,  rostros y animales.

aP1110855

O con nudos salomónicos.

aP1110861

Junto al ábside norte se muestra una maqueta de cómo era la iglesia antes de la restauración.

aP1110897

La iglesia gótico-renacentista de San Pedro estaba cerrada.

117. Frómista. San Pedro

De Frómista a la cercana Villalcázar de Sirga siguiendo el camino de Santiago.

Villalcázar fue sede de una encomienda templaria y la iglesia de principios del gótico de Santa María la Blanca es lo que ha permanecido.

127. Villalcázar de Sirga. Santa María la Blanca

Al sur una larga escalinata conduce al altísimo pórtico que cobija la portada, lo más interesante de la iglesia.

a129. Villalcázar de Sirga. Santa María la Blanca

 Las cinco arquivoltas de la portada están completamente decoradas con multitud de personajes.

130. Villalcázar de Sirga. Santa María la Blanca. Portada

Sobre la portada hay un doble friso. En el inferior se representa la Epifanía y la Anunciación a la derecha.

132. Villalcázar de Sirga. Santa María la Blanca. Portada

El friso superior lo centra el Pantocrátor rodeado por el Tetramorfos. Curiosamente el toro de San Lucas parece más bien un cerdito.

134. Villalcázar de Sirga. Santa María la Blanca. Portada

 El interior es de tres naves cubiertas con bóvedas de crucería muy primitivas.

Nave central

Nave central

El retablo Mayor es de principios del XVI y ha sido muy modificado.

144. Villalcázar de Sirga. Santa María la Blanca.Retablo del Altar Mayor

Las tallas del Calvario que lo corona son de alrededor de 1300.

145. Villalcázar de Sirga. Santa María la Blanca.Retablo del Altar Mayor. Calvario

En la capilla de Santiago, añadida al sur, alberga tres extraordinarios sepulcros góticos policromados, perteneciente uno de ellos a Felipe de Suabia, hijo de Fernando III.

142. Villalcázar de Sirga. Santa María la Blanca.Capilla de Santiago. Sepulcros góticos del Infante don Felipe, Doña Leonor Ruiz de Castro y Don Juan Pérez.

En la misma capilla se guarda la denominada Virgen de las Cantigas, milagrosa imagen cuyos milagros narra Alfonso X.

152. Villalcázar de Sirga. Santa María la Blanca. Virgen de las Cantigas

Como curiosidad hay una trampilla en la nave norte, que debe dar a alguna corriente subterránea o a algún osario, pero que la imaginación popular con la cada vez mayor tendencia a identificar templarios con magias y poderes sobrenaturales ha hecho puerta para algún pasadizo secreto y también como conexión con fuerzas telúricas que impregnarían de magnetismos parafísicas el entorno.

149. Villalcázar de Sirga. Santa María la Blanca. Pozo de los templarios

En Villalcázar dimos por finalizada la jornada. Regreso al hotel y a descansar.

Mayor madrugón el martes y hacia Zamora. Llegar y a la catedral.

156. Zamora

El Duero lucía espléndido en un día luminoso.

160. Zamora. El Duero

161. Zamora. El Duero

Antes de entrar en la catedral un vistazo a la llamada Casa del Cid

164. Zamora. Casa del Cid

Y a la portada del Obispo, única que subsiste de las tres originales.

166. Zamora. Catedral. Portada del Obispo

Catedral. Portada del Obispo

Rodeamos la catedral para entrar por el norte que es el acceso actual.

165. Zamora. Catedral

Pero antes aún me dio tiempo a tomar una foto del cimborrio, pieza muy original que se imitó luego en Salamanca y Toro, que con alguna otra forman un conjunto de iglesias con cúpula único en España.

168. Zamora. Catedral. Cimborrio

Catedral. Cimborrio

Iniciamos la visita por el claustro que da acceso al museo con una gran colección de obras, como las siguientes tallas de Juan de Montejo de alrededor de 1600.

171. Zamora. Catedral. Calvario de Juan de Montejo. hacia 1600

Calvario de Juan de Montejo

O la custodia de Pablo de Ávila, de principios del XVI.

172. Zamora. Catedral. Custodia, obra de Pedro de Ávila, 1515

Custodia

La colección de lipsanotecas es amplia y variada en estilos y épocas

173. Zamora. Catedral. Lipsanotecas

La renacentista Virgen con el Niño y San Juanito es de mármol de Carrara.

174. Zamora. Catedral. Virgen con el Niño y San Juanito.Procede monasterio San Jerónimo

Virgen con el Niño y San Juanito

Y en le interior de la catedral es muy interesante el retablo del ábside norte, presidido por la denominada Virgen Calva debido a su despejada frente.

177. Zamora. Catedral. Retablo del ábside norte

Retablo del ábside norte

El Altar del Monumento en plata se puede contemplar en la capilla de San Ildefonso.

181. Zamora. Catedral. Altar del Monumento

Altar del Monumento

La capilla de San Juan Evangelista la preside un retablo renacentista y en ella está la pila bautismal.

187. Zamora. Catedral. Capilla de San Juan Evangelista

Capilla de San Juan Evangelista

Una de las imágenes que cuenta con más devoción en Zamora es el denominado Cristo de las Injurias.

189. Zamora. Catedral. Cristo de las Injurias

Cristo de las Injurias

Tras una breve ojeada al castillo.

195. Zamora. Castillo

Castillo

Y a la iglesia de San Isidoro, de origen románico, pero muy transformada.

199. Zamora. San Isidoro

San Isidoro

Nos detuvimos en la Magdalena.

201. Zamora. La Magdalena

La Magdalena

203. Zamora. La Magdalena

La Magdalena

Para dirigirnos después al Museo de Semana Santa, donde se muestran muchos de los pasos que salen en las procesiones.

213. Zamora. Museo de Semana Santa

214. Zamora. Museo de Semana Santa

Al lado del Museo está la iglesia románica  de Santa María la Nueva, que fue incendiada en el siglo XII durante el denominado Motín de la Trucha, que enfrentó a los gremios con la nobleza y que acabó con el incendio de la iglesia cuando en ella se había reunido buena parte de la nobleza de la ciudad.

206. Zamora. Santa María la Nueva

Santa María la Nueva

El motín da también nombre a un bar con buenos vinos y tapas situado junto a la iglesia.

225. Zamora

Acabamos la visita de la ciudad en la Plaza Mayor, junto a la iglesia de San Juan de Puerta Nueva.

223. Zamora. Plaza Mayor. San Vicente

San Juan de Puerta Nueva

De regreso paramos a comer en Tordesillas y después dimos un paseo por la villa.

229. Tordesillas

Santa María

Plaza Mayor

Plaza Mayor

239. Tordesillas. San Antolín

San Antolín

En la Casa del Tratado vimos la colección de maquetas, entre las cuales está la del castillo de Simancas.

Maqueta del castillo de Simancas

Maqueta del castillo de Simancas

En el edifico de al lado hay una exposición de facsímiles de mapas, como el de Juan de la Cosa, cuyo original está en el Museo Naval de Madrid.

238. Tordesillas. Casas del Tratado

El puente sobre el Duero de diez ojos comunica el casco antiguo de la ciudad con la orilla izquierda del río.

244. Tordesillas. Puente

Muy cerca del puente se sitúa el monumento al Toro de la Vega. Este festejo taurino con centenares de años de antigüedad ha engendrado desde la segunda mitad del siglo XX muchas polémicas. En 1966 se prohibió la muerte del toro, pero posteriormente volvió a autorizarse.

241. Tordesillas. Monumento al Toro de la Vega

Todavía quedó tiempo para callejear por Valladolid.

Plaza de Zorrilla

Plaza de Zorrilla

Catedral

Catedral

Santa María la Antigua

Santa María la Antigua

253. Valladolid. Plaza Mayor

Plaza Mayor

El miércoles fue una mañana tranquila en que la visita era del castillo de Peñafiel.

254. Peñafiel. Castillo

 El castillo más fortaleza militar que palacio conserva el aspecto que tenía en le siglo XV.

272. Peñafiel. Castillo

280. Peñafiel. Castillo

292. Peñafiel. Castillo

 Como todos los castillos también tenía sus partes más prosaicas

Letrina en la Torre del Homenaje

Letrina en la Torre del Homenaje

Las vistas desde el castillo son espectaculares.

270. Peñafiel desde el castillo

La Plaza del Coso se ve perfectamente.

Plaza del Coso

Plaza del Coso

También las bodegas Protos.

283. Peñafiel. Bodegas Protos desde el castillo

Por la tarde otra vez a Valladolid para realizar una visita guiada a la ciudad.

Empezamos en San Pablo.

297. Valladolid. San Pablo

San Pablo

Su fachada es un auténtico retablo en piedra y alrededor de la portada aparecen multitud de personajes, santos y santas mayoritáriamente relacionados con la orden dominica ya que de los dominicos era el convento y dominico el cardenal Fray Juan de Torquemada (tío del famoso inquisidor) que financió la nueva iglesia.

299. Valladolid. San Pablo

San Pablo

Al lado de San Pablo está el Colegio de San Gregorio que cuenta con otra fachada en piedra de riquísima ornamentación y en cuyo interior se ubica el Museo Nacional de Escultura.

San Gregorio

San Gregorio

A la izquierda de la entrada está la capilla de Fray Alonso de Burgos, que pertenecía a la iglesia de San Pablo. en esta capilla se muestra un retablo de Alonso Berruguete, que procede de la iglesia del convento de La Mejorada de Olmedo. A ambos lados tiene las estatuas orantes de los Duques de Lerma

303. Valladolid. San Gregorio. Museo Nac. Escultura. Capilla funeraria Fray Alonso de Burgos.

Y a la derecha aparece el Patio de los Estudios con una abundante representación de gárgolas.

311. Valladolid. San Gregorio. Museo Nac. Escultura. Patio de los Estudios

314. Valladolid. San Gregorio. Museo Nac. Escultura. Patio de los Estudios. Gárgola

316. Valladolid. San Gregorio. Museo Nac. Escultura. Patio de los Estudios. Gárgola

Desde el patio se accede a las diversas salas. En las primeras se puede ver las mejores obras manieristas de Alonso Berruguete.

El Retablo Mayor de la iglesia del convento de San Benito el Real aparece desmontado y dividido en dos partes en dos salas distintas.

318. Valladolid. San Gregorio. Museo Nac. Escultura. Retablo Mayor del monasterio de San Benito el Real de Valladolid de Alonso Berruguete. Parte inferior

Retablo Mayor del monasterio de San Benito el Real de Valladolid de Alonso Berruguete. Parte inferior

319. Valladolid. San Gregorio. Museo Nac. Escultura. Retablo Mayor del monasterio de San Benito el Real de Valladolid de Alonso Berruguete. Parte superior

Retablo Mayor del monasterio de San Benito el Real de Valladolid de Alonso Berruguete. Parte superior

Entre otras obras de Berruguete, procedentes del mencionado retablo, destacan el retorcido y deformado San Sebastián.