Relatos de viajes, excursiones, románico y más.

Entradas etiquetadas como ‘dolmen’

BRETAÑA

Este mes de julio el calor apretaba de lo lindo de ahí que decidiésemos hacer una escapadita a algún lugar más fresco.

Mirando los pronósticos nos decidimos por Bretaña donde a una previsiones de temperaturas moderadas se unía el hecho de hacer años que no la visitábamos.

El catorce emprendíamos la ruta hacia Francia pasando por el túnel de Bielsa, rumbo a Burdeos para finalizar la etapa en Nantes.

En Nantes nos metimos dentro de la zona peatonal mientras nuestro hotel quedaba justo fuera de ella. Tras mucho rato de esquivar terrazas abarrotadas, peatones y bicicletas tuvimos la suerte de que un policía nos indicase el modo de salir de lo que parecía una trampa. Menos mal que al ser la fiesta nacional el ambiente era tranquilo.

Ahí está el pivote que se nos bajó para entrar, pero que no había manera de hacerlo bajar para salir.

004. Nantes

Finalmente dejamos los equipajes y al estar a unos pasos del Gran Teatro, en pleno centro aún pudimos pasear hasta la hora de cenar por las cercanías de la plaza Graslin.

003. Nantes

Tras la cena en horario europeo vimos que todo el mundo se dirigía hacia el puente Ana de Bretaña donde iban a encenderse fuegos artificiales. Seguimos a la multitud pasando por el palacio de Justicia.

007. Nantes. Palacio de Justicia

El puente y proximidades se iban llenando de gente.

009. Nantes

Echamos un vistazo al acceso a las Máquinas de la Isla, una especie de laboratorio, taller y exposición donde se crean y exhiben artilugios fantásticos. No se puede olvidar que estamos en la ciudad de Julio Verne.

011. Nantes

Mientras anochecía la muchedumbre iba creciendo hasta el punto de agobiarnos. Decidimos regresar al hotel y ver- y si no por lo menos oir- los fuegos desde lejos

013. Nantes

Hicimos bien pues cuando empezaron ya casi habíamos llegado al hotel y la verdad es que el espectáculo no era para tanto. Esos franceses no son ni chinos ni valencianos.

El día siguiente amaneció diáfano. El centro de la ciudad de Nantes con su inmensa peatonalización -el automovilista es en esta ciudad el enemigo- estaba tranquilo.

016. Nantes. Plaza Royale

En la céntrica Plaza Royale, Anfititre, la esposa de Poseidón, no ostentaba en su mano precisamente un tridente como sería de esperar.

017. Nantes. Plaza Royale

Una gran avenida divide la parte antigua de Nantes en dos. Allí es perfectamente visible el predominio de peatones, ciclistas y transporte público.

018. Nantes

019. Nantes

Entramos en la zona este, haciendo la primera parada en la iglesia de la Santa Cruz donde fue bautizado Julio Verne.

021. Nantes. Santa Cruz

Las callejuelas que acumulan el movimiento con sus abundancia de bares, restaurantes y pequeñas tiendas estaban a esa hora prácticamente vacías.

024. Nantes

El castillo de los Duques de Bretaña parecía estar esperándonos.

027. Nantes. Castillo de los Duques de Bretaña

053. Nantes. Castillo de los Duques de Bretaña

En el patio llama enseguida la atención el pozo coronado con una bella reja de hierro forjado.

054. Nantes. Castillo de los Duques de Bretaña

Pasear por encima de la muralla ofrece buenas vistas del entorno.

061. Nantes. Castillo de los Duques de Bretaña

062. Nantes. Castillo de los Duques de Bretaña

El foso que rodea el castillo está hoy ajardinado. Antiguamente las aguas del Loira bordeaban en buena parte los muros.

063. Nantes. Castillo de los Duques de Bretaña

068. Nantes. Castillo de los Duques de Bretaña

Ahora algún pequeño canal decora y riega los jardines y contiene algún huésped como esta simpática tortuga.

069. Nantes. Castillo de los Duques de Bretaña

La catedral gótica es el otro gran monumento de la ciudad.

030. Nantes. Catedral

En el interior sorprende la elevación de sus bóvedas, más altas que las de Notre Dame de París.

031. Nantes. Catedral

Dentro del contenido de la catedral destaca el monumento funerario con los sepulcros del duque Francisco II y su esposa Margarita de Foix, obra maestra del Renacimiento.

036. Nantes. Catedral. Sepulcro de Francisco II y Margarita de Foix

A unos metros de la cabecera de la catedral se halla la antigua puerta de San Pedro y restos de las murallas de diversas épocas.

043. Nantes. Puerta de San Pedro

Es agradable dar un paseo por las calles al nordeste de la catedral repletas de pequeños comercios que ostentan en las fachadas divertidos motivos relacionados con aquello a lo que se dedica cada uno.

046. Nantes.

Íbamos al Museo de Bellas Artes, pero estaba cerrado por reformas para una larga temporada.

048. Nantes.

Regresamos hacia la catedral para visitar  los restos de la cripta románica y de la del siglo XIX, que albergan el pequeño tesoro catedralicio y paneles con al historia del edificio.

050. Nantes. Catedral. Cripta románica

Desde allí nos acercamos a le Lieu Unique, antigua fábrica de galletas transformada en espacio multicultural.

064. Nantes. Le Lieu Únique

Desde esa zona el canal de San Félix comunica con el Loira.

065. Nantes

Decidimos comer en las cercanías del hotel para descansar un rato luego. Callejeando por Nantes te vas tropezando con creaciones artísticas en cualquier rincón con más o menos afán de perduración.

070. Nantes

Por la tarde empezamos con el comercial Passage Pommeraye, una de las primeras galerías europeas.

072. Nantes. Passage Pommeraye

074. Nantes. Passage Pommeraye

Toda la ciudad es un inmenso espacio peatonal con instalaciones culturales por doquier.

078. Nantes

Los ríos y canales contribuyen aún más  a dar la sensación de espacio, amplitud y tranquilidad.

081. Nantes

Ante las Máquinas de la Isla hay un tiovivo con los más insólitos vehículos y animales fruto de la fantasía de sus creadores.

084. Nantes. Las Máquinas de la Isla

Lo más popular de entre las Máquinas es el gran elefante articulado, capaz de transportar un montón de gente mientras con sus bramidos y el agua que echa por su trompa va divirtiendo y mojando a los curiosos.

085. Nantes. Las Máquinas de la Isla

090. Nantes. Las Máquinas de la Isla

En la orilla opuesta del río está el Memorial dedicado a la abolición de la esclavitud, con paneles y numerosas placas en el suelo recordando personajes, lugares y hechos relacionados con la misma. Un modo de lavar la conciencia de Nantes cuya riqueza en el siglo XIX fue debida sobre todo al comercio de seres humanos.

091. Nantes

092. Nantes

Acabamos de pasar la tarde en la Torre Bretaña, polémico rascacielos divisable desde cualquier punto de la ciudad.

110. Nantes. Torre Bretagne

Arriba hay una terraza con un bar desde donde se dispone de excelentes vistas de la ciudad.

102. Nantes desde la torre Bretagne

105. Nantes desde la torre Bretagne

Al día siguiente desayuno prontito y hacia Vannes.

En Vannes, ciudad donde falleció y está enterrado el valenciano San Vicente Ferrer, patrono de Graus. Aparcamos cerca del centro y nos dirigimos  por sus empedradas calles a la catedral donde está su capilla con el sepulcro.

Por el camino nos detuvimos en uno de los más antiguos edifcios de Vannes, el castillo Gaillard, actualmente Museo de Historia y Arqueología.

114. Vannes. Castillo Gaillard

Y, ¡cómo no!, en la plaza Valencia donde se halla la casa de paneles de madera en la que según la tradición falleció San Vicente.

117. Vannes. Casa de San Vicente Ferrer

En la misma plaza se encuentra la denominada Casa de Vannes, decorada en una de sus esquinas por dos esculturas del siglo XVI conocidas popularmente como Vannes y su mujer.

115. Vannes. Casa de Vannes y su mujer

118. 0741

La catedral es un edificio básicamente gótico si bien con remodelaciones de toda época hasta el siglo XIX.

124. Vannes. Catedral

Quizás una de sus partes más relevantes sea la capilla renacentista que en su interior está dedicada actualmente a San Vicente.

128. Vannes. Catedral

La portada del gótico flamígero muestra en el parteluz una imagen del santo, muy posterior.

130. Vannes. Catedral. Portada.

El interior es de una nave cubierta con bóvedas de crucería con capillas laterales.

134. Vannes. Catedral. Interior

La capilla de San Vicente es de sencilla decoración y muy diáfana.

140. Vannes. Capilla de San Vicente Ferrer

Las reliquias del santo están repartidas entre varios objetos.

146. Vannes. Capilla de San Vicente Ferrer

158. Vannes. Catedral. Reliquias

Las referencias al santo aparecen en diversos lugares de la iglesia, como varios cuadros que hacen referencia a sus milagros y conversiones.

156. Vannes. Catedral. San Vicente predicando a los infieles

Como testimonio de los muchos valencianos que acuden a Vannes a honrar a San Vicente, muy cerquita de la catedral, junto a al puerta de San Juan, está este restaurante cuyo nombre no deja lugar a dudas.

160. Vannes. Restaurante La Paella junto a la puerta de San Juan

No puede uno irse de Vannes sin dar un paseo por los jardines que bordean sus murallas.

162. Vannes. Murallas

165. Vannes. Murallas

En esos jardines junto al río se levantan los antiguos lavaderos de principios del XIX.

172. Vannes. Antiguos lavaderos

Y a continuación, junto a las murallas, el Palacio de l’Hermine.

174. Vannes. Castillo de l'Hermine

Tal vez la puerta principal en las murallas y el mejor camino para acceder al casco antiguo sea la de San Vicente. Aunque se llame así difícilmente San Vicente pudo entrar por aquí en Vannes ya que dicha puerta es bastante posterior a su época.

178. Vannes. Puerta de San Vicente

Frente a ella se inicia el puerto deportivo que conecta con el golfo de Morbihan.

181. vannes

Alrededor del golfo de Morbihan y en algunos de sus islotes se hallan muchos de las grandes construcciones megalíticas que han dado fama a Bretaña.

Al no haber reservado con antelación pasaje para la barca no pudimos acceder al túmulo de Gravinis. Decidimos ir entonces a Locmariaquer.

Empezamos por el gran conjunto megalítico que reúne tres grandes monumentos.

El túmulo de Er Grah, construido en varias etapas entre 4500 y 4000 a. C. alcanza una longitud de 140 metros. En nuestra anterior visita aún no había sido restaurado.

184. Locmariaqueur. Conjunto de los megalitos. Túmulo de Er Grah

El dolmen de la Table des Marchands de 3900 a. C. muestra en su interior varias piedras grabadas. La losa del fondo -más antigua que el propio dolmen- se halla partida y por los grabados fragmentados se ha comprobado que parte de ella está en el túmulo de Gravinis, a cuatro kilómetros, en el islote al que no habíamos podido acceder.

189. Locmariaqueur. Conjunto de los megalitos. Table des Marchands

190

191. Locmariaqueur. Conjunto de los megalitos. Table des Marchands

197. Locmariaqueur. Conjunto de los megalitos. Table des Marchands

El Gran Menhir roto es el más grande de Europa occidental, más de veinte metros de largo y casi trescientas toneladas de  peso. Sus fragmentos siguen siendo impresionantes. Levantado hacia 4500 a. C. algún seísmo lo debió derribar dos o trescientos años más tarde. Hay quien piensa que la caída no fue accidental. Otro misterio que añadir al fenómeno megalítico.

209. Locmariaqueur. Conjunto de los megalitos. Le Grand Menhir Brissé

211. Locmariaqueur. Conjunto de los megalitos. Le Grand Menhir Brissé

213. Locmariaqueur. Conjunto de los megalitos. Le Grand Menhir Brisé

En esta fotografía se ve el mar, lo que nos recuerda como los grandes megalitos europeos se levantan con pocas excepciones -sobre todo en la península ibérica- cerca del mar.

216. Locmariaqueur. Conjunto de los megalitos. Le Grand Menhir Brissé

A corta distancia del gran conjunto, junto a las primeras casas del pueblo, está el dolmen de Mané-Lud. Ni yendo ni viniendo ni en el lugar encontramos a nadie, o sea que lo pudimos disfrutar en completa soledad pese a estar en plena temporada turística y con un clima fenomenal.

Detrás de una casa se ven las grandes losas que lo cubren.

226. Locmariaqueur. Dolmen de Mané-Lud

Una escalerita conduce a la entrada.

227. Locmariaqueur. Dolmen de Mané-Lud

También tiene grabadas piedras del corredor de acceso.

228. Locmariaqueur. Dolmen de Mané-Lud

Comimos en la población e hicimos la digestión en otro dolmen, el de Mané-Rithual, situado en el mismo pueblo.

243. Locmariaqueur. Dolmen de Mané-Rethual

238. Locmariaqueur. Dolmen de Mané-Rethual

240. Locmariaqueur. Dolmen de Mané-Rethual

En nuestra visita anterior pasamos de largo ante la iglesia parroquial de Locmariaquer.

245. Locmariaqueur. Nuestra Señora

Que conserva partes de época románica como el ábside central.

247. Locmariaqueur. Nuestra Señora

Y algunos curiosos capiteles.

262. Locmariaqueur. Nuestra Señora. Capitel machos cabríos

Completamos la tarde en las playas y acantilados de Locmariaquer con algunos pintorescos lugares como la punta de Kerpenhir.

265. Locmariaqueur. Punta de Kerpenhir

El hotel lo teníamos en Auray y allí fuimos a darnos primero una vuelta por la ciudad. El interés de la misma no es mucho y su animación aún era menor.

268. Auray

De ahí que cenásemos en un restaurante junto al hotel y pronto a la cama.

Como amanece temprano, al día siguiente pronto estábamos en Carnac desayunando en al primera boulangerie que abrió.

Y poco más tarde en los alineamientos de Le Ménec cuando aún no había abierto la Casa de los Megalitos, donde se puede encontrar información sobre este conjunto neolítico, único en el mundo.

269. Carnac. Casa de los Megalitos

Desde la terraza de la Casa de los Megalitos se contempla la extensión de los alineamientos, formados por más de mil menhires distribuidos en once filas a lo largo de casi un kilómetro.

270. Carnac. Alineamientos de Le Ménec

Actualmente no está permitido el acceso libre al conjunto de menhires como medida de protección de los mismos y también de la flora.

271. Carnac. Alineamientos de Le Ménec

Un camino alrededor de la valla los circunvala.

277. Carnac. Alineamientos de Le Ménec

En la parte oeste cerca de las casas hay algunos menhires de notable tamaño.

282. Carnac. Alineamientos de Le Ménec

283. Carnac. Alineamientos de Le Ménec

289. Carnac. Alineamientos de Le Ménec

297. Carnac. Alineamientos de Le Ménec

La regularidad de las filas y el descenso de tamaño de oeste a este resultan sorprendentes y la motivación de dicha distribución absolutamente misteriosa.

298. Carnac. Alineamientos de Le Ménec

La carretera en dirección este sigue atravesando un paisaje de menhires hasta llegar al alineamientos más conocidos y visitados que son los de Kermario, cuyos menhires destacan por el tamaño.

310. Carnac. Alineamientos de Kermario

312. Carnac. Alineamientos de Kermario

Junto as al valla, al poco de empezar los alineamientos, aparece un dolmen.

313. Carnac. Alineamientos de Kermario. Dolmen

El tamaño de los menhires es variable no siguiendo una regla fija.

316. Carnac. Alineamientos de Kermario

317. Carnac. Alineamientos de Kermario

321. Carnac. Alineamientos de Kermario

Lo que sí mantiene una regularidad son las alineaciones.

323. Carnac. Alineamientos de Kermario

Pasados los alineamientos de Kermario hay un camino entre árboles que se dirige hacia el sur.

344. Hacia el túmulo de Kercado

Y va a la casa-fuerte y capilla de Kercado.

346. Carnac. Castillo de Kercado. Capilla

Muy cerca, dentro de un bonito bosque, se encuentra el túmulo de Kercado, coronado por un menhir.

356. Carnac. Túmulo de Kercado

352. Carnac. Túmulo de Kercado

El entorno es fantástico y el día que hacía, medio brumoso, ayudaba.

359. Carnac. Túmulo de Kercado

Regreso a la carretera y poco más allá, siempre entre menhires, un camino a la izquierda conduce al cuadrilátero de Manio, espacio cerrado por grandes bloques de granito, que hace años delimitaban un pequeño túmulo.

363. Carnac. Cuadrilátero de Manio

Muy cerca se encuentra el menhir denominado Gigante de Manio, de casi seis metros.

369. Carnac. Gigante de Manio (2)

Nos faltaba el túmulo de Saint Michel, coronado por una capilla moderna.

379. Carnac. Túmulo de St-Michel

Y un crucero del siglo XVI. 382. Carnac. Túmulo de St-Michel

El túmulo tiene dos accesos, pero actualmente no es visitable.

381. Carnac. Túmulo de St-Michel

Empezaban a caer cuatro gotas y nos refugiamos en el Museo de Preshistoria de Carnac, que comprende hallazgos de la zona desde el Paleolítico a la Edad Media.

383

Enterramiento mesolítico

Comimos y después echamos un vistazo a la iglesia parroquial dedicada a San Cornelio, patrón de los animales cornudos. 387. Carnac. Iglesia de San Cornelio

389. Carnac. Iglesia de San Cornelio

 El día había cundido bastante por tanto decidimos dedicar el resto a un paseíto y a tomar algo en Auray hasta la hora de cenar.

El día siguiente otro madrugón -como siempre- y partimos hacia Quimperlé.

En Quimberlé aparcamos en la parte alta de la ciudad, junto a la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción.

393. Quimperlé. Nuestra Señora de la Asunción

Nuestro objetivo era la iglesia de la Santa Cruz hacia la cual hay una buena bajadita (que al regreso hubo que subir).

395. Quimperlé

Hasta llegar al río.

398. Quimperlé

Enfrente de la Santa Cruz está el mercado.

400. Quimperlé. Mercado

La iglesia de la Santa Cruz tiene planta casi de cruz griega con un ábside muy peraltado al este y otros dos ábsides semicirculares a norte y sur situados alrededor de una gran rotonda central.

416. Quimperlé. Santa Cruz

404. Quimperlé. Santa Cruz

El hundimiento del campanario en 1862 obligó a reconstruir buena parte del edificio.

Se conserva de época románica el ábside oriental, denominado Coro de los Monjes.

405. Quimperlé. Santa Cruz. Capilla de los Monjes

Y la cripta de tres naves cubiertas con bóvedas de arista, que alberga dos sepulcros de abades, uno de ellos el de San Gurlöes, fundador de la abadía.

407. Quimperlé. Santa Cruz. Cripta. Nave central

Entre el contenido de la iglexia destaca un magnífico retablo renacentista dedicado a la Ascensión, fechado en 1541

409. Quimperlé. Santa Cruz. Retablo de la Ascensión 1541

Un Santo Entierro de alrededor de 1500 procedente del convento dominicano.

412. Quimperlé. Santa Cruz. Puesta en el sepulcro. Hacia 1500

Y un Cristo Vestido del siglo XVII.

411. Quimperlé. Santa Cruz. Cristo vestido. XVII

Desde Quimperlé emprendimos ruta hacia los promontorios rocosos de Finisterre sur. Por el camino paramos, tal como habíamos hecho en nuestra visita anterior, en Confort-Meilars, donde su bonito Calvario junto a la carretera llama la atención.

424. Confort-Meilars. Calvario

Luego, primero a la punta del Van presidida por la capilla de Saint They.

429. Punta de Van

432. Punta del Van

437. Punta de Van

Y después  a través de la bahía de los Muertos.

439. Punta del Van. Bahía de los Trépassés

Hasta la Punta del Raz, uno de los lugares más visitados de Bretaña. De todos modos, como el tiempo era fresquito, nos dimos una buena caminata sin excesivas compañías.

448. Punta del Raz

Los brezos en floración coloreaban el terreno.

445. Punta del Raz

La estatua de Nuestra Señora de los Naufragios domina el lugar.

449. Punta del Raz

454. Punta del Raz

Y pasando por el faro emprendimos el camino de retorno.

455. Punta del Raz

En Punta del Raz comimos y partimos hacia Quimper donde habíamos reservado el hotel.

En la ciudad de Quimper la catedral de San Corentin tenía mucho movimiento pues estaban preparando un concierto de corales.

459. Quimper. Catedral

El interior de la catedral llama la atención por la notoria desviación del eje del coro con respecto a la nave.

460. Quimper. Catedral

Una imagen muy venerada en Quimper es la de Santig Du o San Jean Discalceat, franciscano del siglo XIX no canonizado eclesiásticamente pero a quien la tradición popular considera santo. Desde el siglo XV hasta la actualidad los fieles siguen colocando ofrendas de pan a sus pies destinadas a los necesitados.

463. Quimper. Catedral. Santik Du (Pequeño Santo Negro). A sus pies desde el XV gente anónima deposita pan para los necesitados

Las casas con paneles de madera son frecuentes en el casco antiguo de Quimper.

465. Quimper

467. Quimper

Una céntrica tienda presume de ser la primera Macaronerie de Francia.

466. Quimper

Aunque muchas ciudades francesas presumen de sus peculiaridades en la elaboración de estos populares y pequeños dulces.

Macarons

Las orillas del río Odet son lugar muy frecuentado para el paseo.


470. Quimper

Y por todo el centro abundan lugares pintorescos.

473. Quimper

474. Quimper

475. Quimper

Como es corriente en toda Bretaña abundan las creperías. Los más diversos ingredientes rellenan los crepes que se toman como plato principal y aún más discurre la fantasía para elaborar los dulces que hacen de postre. No podíamos dejar Bretaña sin probar una crepería y eso hicimos en una lugar lleno de ellas y de nombre muy apropiado: la place au Beurre.

478. Quimper

Nuestro último día en Bretaña lo dedicamos a recorrer algunos de sus principales enclos paroissiaux (recintos parroquiales). La mayoría se sitúan al noroeste de Bretaña y consisten en unos recintos encerrados por un muro no excesivamente alto a los que se accede por puertas monumentales y que en su interior contiene la iglesia parroquial, el osario y un calvario con abundantes esculturas.

Empezamos en Pleyben.

481. Pleyben

Su Calvario es considerado por muchos el más espectacular de Bretaña. el Arte, las Sagradas Escrituras y lo popular se aúnan en este tipo de obras.

483. Pleyben. Calvario

Loas personajes van vestidos al modo usual de la época (siglo XVI)

484. Pleyben. Calvario. De 1555, desplazado en 1732

Las escenas representadas son muy variadas, estando dedicadas mayoritariamente a la Pasión, pero aparecen también otras situaciones como Cristo rescatando a Adán y Eva de un limbo custodiado por demonios.

487. Pleyben. Calvario

O San Pedro arrepintiéndose de sus negativas. El gallo había desaparecido y es obra de una restauración reciente.

490. Pleyben. Calvario

En el nacimiento buey, mula y ángeles son mucho más pequeños que las figuras principales.

493. Pleyben. Calvario

El osario es gótico flamígero y data de 1560.

495. Pleyben. Osario

La nave la cubre una bóveda estucada del siglo XVI.

496. Pleyben. Iglesia. Interior

Las vigas están decoradas con pequeñas esculturas policromadas de tema sagrado o mitológico.

507. Pleyben. Iglesia. Vigas decoradas

511. Pleyben. Iglesia. Vigas decoradas

La vidriera central del coro está dedicada a la Pasión de Cristo.503. Pleyben. Iglesia.Vidrieras de la Pasión. XVI

Como en la mayoría de iglesias bretonas abundan los santos de tipo local, poco conocidos fuera.

Por ejemplo, San Alar es el patrón de los caballos.
497. Pleyben. Iglesia. San Alar. Patrón de los caballos

 Y San Herbaud el del ganado vacuno

498. Pleyben. Iglesia. San Herbaud. Patrón de los animales con cuernos

Sizun fue el siguiente conjunto. Un triple triunfal da acceso al recinto.

518. Sizun. Acceso al recinto

Tanto el arco como el osario son de finales del siglo XVI.

521. Sizun. Osario. 1585-88

Algunas de las estatuas que decoran el osario no son muy ortodoxas, tal como es frecuente en muchas obras rurales del Renacimiento.

523. Sizun. Osario

En Sizun abundan los elementos decorativos con imágenes de seres fantásticos.

525. Sizun. Osario

Los más conocidos son las sirenas con cola de pez.

526. Sizun. Osario

Especialmente la que ocupa un ángulo del arco de entrada.

528. Sizun. Osario

En el interior las vigas están decoradas con multitud de personajes

530. Sizun. Iglesia. Decoración de las vigas

La pila bautismal protegida por un baldaquino es de 1679.

531. Sizun. Pila bautismal

Uno de los grandes conjuntos es el de Lampau-Guimiliau.

534. Lampaul-Guimiliau

El arco de acceso tiene arriba un pequeño Calvario.

536. Lampaul-Guimiliau. Arco de acceso (1533) y primer Calvario

En el patio hay otro Calvario.

537. Lampaul-Guimiliau. Segundo Calvario

El buen ladrón, a pesar de la que no debe ser muy cómoda postura, muestra las facciones relajadas.

538. Lampaul-Guimiliau. Segundo Calvario

En el interior de la iglesia destaca la viga que separa nave y presbiterio.

556. Lampaul-Guimiliau. Iglesia. Interior

En ella hay tallado un bello Calvario policromado.

562. Lampaul-Guimiliau. Iglesia. Calvario. XVI

Un baldaquino esculpido y policromado cubre la pila bautismal.

557. Lampaul-Guimiliau. Iglesia. Pila bautismal

Pila que muestra la doble poza usual en toda esta región.

558. Lampaul-Guimiliau. Iglesia. Pila bautismal

Llama la atención una pila benditera esculpida en la que el Bautismo de Cristo se superpone a dos seres humanos que parecen querer huir de las serpientes que hay en el fondo de la pila.


571. Lampaul-Guimiliau. Iglesia. Pila benditera llamada del Diablo

572. Lampaul-Guimiliau. Iglesia. Pila benditera llamada del Diablo

El contenido de la iglesia es particularmente rico. Un Santo Entierro del siglo XVII.

559. Lampaul-Guimiliau. Iglesia. Puesta en la tumba (Antoine Chavagnac, XVII)

E interesantes retablos como el de San Juan Bautista.

568. Lampaul-Guimiliau. Iglesia. Retablo de San Juan Bautista

O el de la Pasión.

563. Lampaul-Guimiliau. Iglesia. Retablo de la Pasión

564. Lampaul-Guimiliau. Iglesia. Retablo de la Pasión

565. Lampaul-Guimiliau. Iglesia. Retablo de la Pasión

En una tabla lateral del Retablo de la Pasión se representa el Baño de la Virgen, escena muy poco frecuente.

566. Lampaul-Guimiliau. Iglesia. El Nacimiento de la Virgen

Muy cerca está Guimiliau, que ese día estaba de festejos.

612. Guimiliau

En el recinto, donde también había celebración, el movimiento era mayor del habitual.

578. Guimiliau

A ese recinto se accede por un sencillo arco.

579. Guimiliau. Arco de acceso

Pronto aparece uno de los grandes Calvarios bretones con más de doscientos personajes.

606. Guimiliau. Calvario

En este caso Cristo tiene al lado a la Virgen y a San Juan.

588. Guimiliau. Calvario

Las escenas se combinan muy libremente. Aquí el lavatorio de pies se sitúa entre la Visitación y la Anunciación. Arriba Cristo con la cruz a cuestas entre soldados vestidos a la usanza del siglo XVI.

584. Guimiliau. Calvario

En el lado opuesto la Natividad se sitúa entre los Magos y la Huída a Egipto. Mientras arriba se representa el Santo Entierro. En una de las Santas Mujeres hay autores que afirman que su rostro es el de María Estuardo.

590. Guimiliau. Calvario

585. Guimiliau. Calvario

586. Guimiliau. Calvario

Las escenas se van sucediendo. La entrada a Jerusalén el domingo de Ramos

581. Guimiliau. Calvario

La Santa Cena.

583. Guimiliau. Calvario

Y otras.

587. Guimiliau. Calvario

593. Guimiliau. Calvario

594. Guimiliau. Calvario

En algunas figuras resalta el sentimiento trágico como en el sacrificio de Abraham.

607. Guimiliau. Calvario

El osario es del siglo XVII.

608. Guimiliau. Osario

En uno de sus bajorrelieves aparece la Creación de los animales y de Adán y Eva.

595. Guimiliau

En el interior del pórtico de acceso las imágenes están policromadas como ésta con el Creador entre Adán y Eva.

600. Guimiliau. Iglesia

El interior consta de dos naves con capillas laterales a un lado.

599. Guimiliau. Iglesia 2

La pila bautismal es de granito y sigue el modelo habitual de la zona.

604. Guimiliau. Pila bautismal
De Guimiliau a Saint Thégonnec, también muy cerca. Pero como la hora ya exigía reponer fuerzas dejamos la visita del recinto parroquial para después de comer.

614. Saint Thégonnec

El arco triunfal es de estilo renacentista (1587-89)

615. Saint Thégonnec

Tras él aparece el Calvario. Coronado por Cristo y los ladrones, bajo ellos se desarrollan diferentes escenas bíblicas.

616. Saint Thégonnec. Calvario (1610)

Unos ángeles recogen la sangre de Cristo y a ambos lados aparecen sendos caballeros, uno de ellos el centurión Longinos.

632. Saint Thégonnec. Calvario

En las escenas de la parte inferior aparece la Resurrección con Cristo que se alza sobre un soldado tendido en el suelo y otros dos dormidos.

618. Saint Thégonnec. Calvario

Y escenas de la Pasión.

619. Saint Thégonnec. Calvario

620. Saint Thégonnec. Calvario

Algunas escenas y personajes aparecen desordenados pues la gente del pueblo durante la Revolución desobedeció la orden de destruir las imágenes y las de la parte baja las escondieron en sus casas. algunas se perdieron y en la reconstrucción otras se cambiaron de lugar.

En 1998 un incendió destruyó prácticamente la iglesia, que ha sido cuidadosamente restaurada.
622. Saint Thégonnec. Iglesia

El Santo Entierro de principios del siglo XVIII es uno de los mejores de Bretaña.

621. Saint Thégonnec. Cripta. Puesta en la tumba (Jacques Laispagnol, 1702, en roble)

El osario de finales del XVII contiene el tesoro parroquial.

629. Saint Thégonnec. Osario

Acabamos las visitas a recintos parroquiales y nos dirigimos a Morlaix, donde nos empezó a llover.
U na de las obras más espectaculares de Morlaix es el viaducto pro donde pasa el ferrocarril.

644. Morlaix. Acueducto

Cerca está la iglesia gótica de San Mélaine.

645. Morlaix. St- Mélaine

El centro de la ciudad muestra interesantes casas antiguas.

649. Morlaix. St- Mélaine

654. Morlaix. St- Mélaine

la iglesia de San Matías la encontramos cerrada.

655. Morlaix. St- Mathieu

Tras una semana en Bretaña tocaba iniciar el regreso. Con una breve parada para comer llegamos a Pau.

En Pau el hotel nos sorprendió agradablemente. Nuevo, bien equipado y tranquilo.

674. Pau. Hotel

Aún tuvimos tiempo de pasear por Pau.

656. Pau

657. Pau

661. Pau

El castillo, convertido en palacio en el siglo XVI por Margarita de Angulema, es el principal monumento de la ciudad.

664. Pau

Enfrente se levanta el edificio del antiguo Parlamento de Navarra.

665. Pau

Desde el Bulevar de los Pirineos la vista se extiende sobre toda la cordillera. Desafortunadamente ese día, aunque hacía sol, la visibilidad no era muy buena.

670. Pau

El martes, día de regreso a casa, aún nos acercamos primero a Lescar, a  ver su catedral románica. Estaba en obras y cerrada. En la oficina de turismo primero nos decían que estaba abierta, luego que alguien vendría a abrir, … Pese a que mostramos nuestra paciencia, nadie apareció y no pudimos ver el interior.

678. Lescar. Catedral

De Lescar a Morlaàs con una bella portada románica, si bien excesivamente restaurada.

682. Morlaàs. Snta Fe. Portada

El resto de la iglesia está muy modificado, aunque se conserva el ábside central.

684. Morlàas. Santa Fe. Presbiterio

Los laterales desaparecieron y han sido añadidos después.

687. Morlaàs. Santa Fe. Cabecera

De Morlaàs, pasando por Viella, hacia España. Parada a comer y por la tarde en casa.

ASTURIAS

Este setiembre de 2014 no parecía que anunciase el otoño sino que el calor se sentía más que en agosto. Tiempo ideal para dirigirse a Asturias.

Pasamos por Huesca y Ayerbe (¡Ay  esa autovía entre Huesca y Pamplona que no sé si veremos acabada algún día!).

A la hora de comer en Asturias. En Casa Poli, en Puertas de Vidiago, primer contacto con la mesa asturiana. No sólo nos repusimos del viaje sino que cogimos fuerzas para hacer varios más.

002. Vidiago. Casa Poli

La digestión ya en Llanes. Breve parada en el hotel y a ver la ciudad.

007. Llanes. Hotel

Hotel Don Paco

Empezamos por el paseo de San Pedro.

009. Llanes. Paseo de San Pedro

010. Llanes. Paseo de San Pedro

Bajamos  a la playa del Sablón.

012. Llanes. Playa del Sablón

016. Llanes

Y nos acercamos hasta los Cubos de la Memoria de Ibarrola, que aún no conocíamos.

014. Llanes. Cubos de la Memoria de Ibarrola
022. Llanes

Quizás quienes más los disfrutan sean las gaviotas que tienen  en ellos una buena plataforma de descanso y de despegue.

018. Llanes

Continuamos por el puerto.

024. Llanes

025. Llanes

Y el casco antiguo de Llanes con sus varias capillas

029. Llanes. Capilla de la Magdalena

Capilla de la Magdalena

031. Llanes. Capilla de Santa Ana

Capilla de Santa Ana

Y la iglesia parroquial de Santa María del Conceyu.

034. Llanes. Santa María del Conceyu

Pasamos por las murallas.

037. Llanes. Murallas

El torreón.

039. Llanes. TorreónY el antiguo palacio de los Duques de Estrada.

040. Llanes. Palacio de los duques de Estrada

Por delante del Ayuntamiento al hotel, a cenar y a dormir, que el día había sido largo.

041. Llanes. Ayuntamiento

Segundo día. De buena mañana a buscar San Antolín de Bedón. Pocas indicaciones, problema habitual en España, pero lo encontramos.

Está a pocos metros de la playa que lleva su nombre y muy cercano a la autopista, pero es un lugar donde se respira absoluta paz y tranquilidad, pese a la mala impresión que producen el abandono de las casas y dependencias que rodeaban la iglesia. Únicamente unos caballos merodean por allí.

044. San Antolín de Bedón

La iglesia San Antolín de Bedón es un buen ejemplo del románico tardío.

045. San Antolín de Bedón

048. San Antolín de Bedón

De San Antolín a la cercana Ribadesella. Intentamos a ver si se podía entrar en al Cueva de Tito Bustillo. Teníamos que esperar un par de días. Como ya la conocíamos decidimos proseguir ruta. Actualmente quien quiera ver cuevas con pinturas rupestres no tiene más remedio que concertarlo con antelación.

Sí se puede visitar tranquilamente el Centro de Arte Rupestre junto a la cueva.

052. Ribadesella.

Centro de Arte Rupestre Tito Bustillo

Ya que estábamos cerca decidimos coger una carreterita sinuosa y muy estrecha que sube en pocos kilómetros a Nuestra Señora del Junco. El indicador “Xuncu” en un desvío nos despistó, pasamos de largo y tuvimos que volver atrás. ¡Somos el país más plurilíngüe del mundo!

La iglesia y el paraje en que está valen la pena. ¡Lástima que como es habitual estuviese cerrada y sin la más mínima indicación de cómo visitarla!

54. Santa María del Junco

58. Ribadesella desde Santa María del Junco

Ribadesella desde Santa María del Junco

De allí fuimos a Covadonga, no sin antes intentar ver la Cueva del Buxu, también sin éxito. Pocas indicaciones, cerrada en aquel momento sin nadie para atenderte y con un letrerito sobre los horarios y reservas.

Covadonga muy frecuentada, autocares y autocares con grupos la convierten en tal vez el principal atractivo turístico y devocional de Asturias.

61. Covadonga

64. Covadonga

La Cueva

69. Covadonga

La Santina

Probablemente Pelayo tuvo fácil lo de derrotar a los moros, que debieron quedar extasiados ante la belleza del lugar y se dejaron sorprender mientras contemplaban el panorama.

70. Covadonga

73. Covadonga

75. Covadonga

Esos montes, esos valles y a tan escasa altitud respecto al nivel del mar son desde luego impresionantes.

77. Covadonga

De Covadonga a Cangas de Onís, primera capital del reino asturiano.

La primera visita a la iglesia de la Santa Cruz, hecha construir en 734 por el rey Fávila (el del oso) para ser enterrado allí junto con su esposa Froiluba. Reconstruida en el siglo XVII y destruida por completo en 1936, siendo reedificada con posterioridad, no queda nada en ella de la iglesia primitiva. Albergó la cruz de madera que llevó Pelayo en Covadonga y que luego se convirtió en la Cruz de la Victoria.

83. Cangas de Onís. Santa Cruz

Pero sí queda en su interior el dolmen sobre el cual se edificó. Caso singular y muestra clara de como los cultos varían a lo largo de los tiempos pero los espacios sagrados siguen en el mismo sitio.

85. Cangas de Onís. Santa Cruz. Dolmen

¡Qué mejor hacer en Cangas que reponer fuerzas con una buena fabada! Y tras ella al puente.

El denominado Puente Romano de Cangas sobre el Sella es un puente de época medieval avanzada, pero que se construyó sobre puentes anteriores siendo más que posible que su origen haga honor al nombre y por él ya hubiesen circulado los romanos, pues por ahí pasaba una calzada romana que desde las cercanías de Oviedo se dirigía al actual Santander. Es uno de los emblemas de Asturias.

108. Cangas de Onís. Puente romano

El Parador Nacional de Cangas de Onís está instalado en lo que fue el antiguo monasterio de San Pedro de Villanueva. Parte de las dependencias como el claustro se hallan integradas en el Parador.

128. San Pedro de Villanueva. Interior. Ábside central

Pero se conserva la iglesia con la cabecera primitiva románica y la nave, obra barroca.

118. San Pedro de Villanueva. Interior

Al exterior la torre alberga una bellísima portada románica esculpida .

112. San Pedro de Villanueva

117. San Pedro de Villanueva. Portada

Es muy conocida la escena en que un caballero se despide besando a su esposa, que aparece en la imposta en el lado oeste de la portada. Los “expertos” dicen que se trata de Fávila y su esposa Froiluba. El ser muerto por un oso ha dado a Fávila un papel más relevante en el universo mítico asturiano que el hecho de ser rey o hijo de Pelayo.

Portada.Lado izquierdo 1

En el capitel que hay a continuación se repite el beso (ahora sin caballo) frente a un palacio, y en la otra cara la lucha de Fávila y el oso.

Portada.Lado izquierdo 2

Los ábsides también cuentan con decoración escultórica en sus capiteles, metopas y canecillos.

116. San Pedro de Villanueva. Ábsides

Entre los canecillos hay algunos divertidos y no siempre completamente púdicos, tal como es frecuente en el románico.

P1170214

A dormir nos fuimos a Artriondas. No tiene mucho que ver, pero es un pueblo tranquilo y con una calle de sidrerías donde el buen yantar es norma mientras se escancian y escancian botellas y botellas de sidra.

129. Arriondas

130. Arriondas

El Sella en Arriondas

A madrugar como siempre, desayuno y a proseguir recorriendo parajes formidables. Como la oficina de turismo aún estaba cerrada en Arriondas, paramos en Infiesto: no abren hasta las once. Seguimos a Nava, aparcamos cerca de turismo, vemos una chica que va a abrir. Vamos a tomar un café para darle tiempo a preparar las cosas. A los dos minutos volvemos y la oficina ya está cerrada. ¡Nos apañaremos con el GPS y la información que obtengamos por internet!

131. Nava

Nava

Primero queríamos ir a San Esteban de Aracil. Aracil no es ningún núcleo de población sino que es una parroquia formada por casas dispersas. Preguntando un par de veces conseguimos llegar a un letrero donde indicaba: “San Esteban de Aracil”, a los pocos metros una bifurcación sin indicadores. Seguimos por la carrerita que parecía algo más ancha!? Al final llegamos a una casa donde había unos hombres charlando. les preguntamos y nos habíamos equivocado en la bifurcación, cosa que al parecer es lo que le ocurre a todo el mundo. Nos indicaron amablemente una atajo y llegamos a la iglesia.

El lugar es idílico y la iglesia preciosa. Lógicamente imposible visitar el interior, pero vale la pena perderse para alcanzar un lugar así.

132. San Esteban de Aramil

Las portadas son muy interesantes.

136. San Esteban de Aramil. Portada oeste

Sobre la portada occidental hay incrustada una calavera, que en aquella soledad puede resultar inquietante para algunos visitantes.

138. San Esteban de Aramil. Calavera sobre la portada oeste

La portada sur está decorada con los denominados rollos zamoranos por su parecido a los de la portada sur de la catedral de Zamora y cabezas picudas. Estas últimas se consideran de influencia irlandesa o normanda y se supone que por mar debieron llegar sus constructores a esta zona. Ambos motivos abundan en las iglesias asturianas.

137. San Esteban de Aramil. Portada sur

Quisimos encontrar un atajo nosotros y nos costó encontrar la carretera por vericuetos entre prados y vacas.

El siguiente hito era Narzana. Aquí la pérdida fue peor. Nos habían indicado que la iglesia estaba en alto y la vimos mucho más abajo tras recorrer aldeas perdidas y pistas en las que si nos viene alguien de frente hubiésemos tenido que echar a suertes quien se tiraba al precipicio.

Los pueblecitos, sus hórreos y paneras, un encanto. En momentos parecía un regreso al pasado.

139. Hórreos en aldea cercana a Narzana

140. Hórreos en aldea cercana a Narzana

La iglesia de Santa María y su portada, también una preciosidad.

141. Santa María de Narzana

143. Santa María de Narzana

146. Santa María de Narzana

La tercera iglesia del grupo que habíamos decidido ver, Santiago de Sariego, a corta distancia de la carretera general y fácil de alcanzar. Sin embargo, menos atractiva que las anteriores por lo menos desde fuera .

151. Santiago de Sariegu

De todos modos conserva unas ventanas prerrománicas que nos empezaron a poner en contacto con todo lo de ese estilo que veríamos posteriormente en Asturias.

152. Santiago de Sariegu

El paisaje como siempre.

153. Sariegu

De allí, tras una breve parada en Pola de Siero, ya nos dirigimos a Oviedo. No sabíamos que eran fiestas y la ciudad estaba francamente animada. Ahora entendimos el porqué nos había costado hallar por internet hotel en el centro y además a precios  superiores  a los habituales.

El hotel era pequeñito pero correcto y en pleno centro. De propina, con nombre literario.

285. Oviedo. hotelDelante está el monasterio de Santa Clara.

179. Oviedo. Santa Clara

Muy cerca la calle Gascona con sus sidrerías. Allí comimos.

154. Oviedo

Al hotel a descansar un rato y  a pasear por el Oviedo en fiestas.

158. Oviedo

Ayuntamiento

159. Oviedo. Catedral

Catedral

La cabecera de San Tirso es de los lugares en que vale la pena detenerse.

161. Oviedo. San Tirso

También es interesante circunvalar la catedral.

163. Oviedo

Y ver la torre de la anterior catedral románica.

166. Oviedo

Alejada del ambiente festivo estaba la plaza denominada Corrada del Obispo.

167. Oviedo. corrda del Obispo

En esa plaza está la puerta de la Limosna por donde se accede al claustro de la catedral.

168. Oviedo. Puerta de la Limosna

Un poco más allá el Monasterio de San Pelayo.

171. Oviedo. Monasterio de San Pelayo

Algo más lejos del centro histórico se conserva la Foncalada. Fuente prerrománica que es considerada el monumento civil en uso continuado más antiguo de España.

174. Oviedo. Foncalada

Antes de la cena y luego, un nuevo paseo por la zona de más ambiente festivo.

176. Oviedo

177. Oviedo

El soleado y magnífico día que hacía en Oviedo presagiaba un buen aprovechamiento. Así fue. El objetivo del día los monumentos del Monte Naranco. Faltaba más de una hora para que abriesen y ya estábamos allí. Todo ese tiempo estuvieron Santa María y San Miguel con su entorno a nuestra exclusiva disposición. Era nuestra cuarta visita, cada vez mejor que las anteriores.

Viendo Santa María del Naranco a lo lejos es posible imaginar todo el conjunto palaciego que debió extenderse por los alrededores.

180. Sta. María del Naranco

Ramiro I al elegir el sitio no debió prescindir de las vistas.

183. Sta. María del Naranco

Santa María fue primero palacio lo que explicaría su dualidad de plantas.

Desde cualquier ángulo, espectacular.

184. Sta. María del Naranco

185. Sta. María del Naranco
187. Sta. María del Naranco

188. Sta. María del Naranco

Desde levante se admiran bien sus tribunas y las ventanas triforadas superiores que dan acceso a la cámara oculta, llamada por muchos “del tesoro”

189. Sta. María del Naranco

No solemos aparecer demasiado (más bien nunca) en las fotos, pero la amable guía se empeñó en hacernos antes de entrar un pequeño reportaje fotográfico y ahí estamos.

196. Sta. María del Naranco

Desde las tribunas en la primera planta las vistas a través de los arcos y sus columnas nos transportan a los placeres de la monarquía asturiana.

207. Sta. María del Naranco

208. Sta. María del Naranco

211. Sta. María del Naranco

Cien metros más arriba de Santa María del Naranco se halla San Miguel de Lillo. Pese a que sólo se conserva el nártex y la parte más occidental de sus naves (el resto se derrumbó) permite hacernos una idea de su majestuosidad.

213. San Miguel de Lillo

214. San Miguel de Lillo

215. San Miguel de Lillo

216. San Miguel de Lillo 218. San Miguel de Lillo

Quedan celosías de las ventanas originales, protegidas por un cristal.

217. San Miguel de Lillo

Desgraciadamente no permiten hacer fotos del interior y no podemos colocar aquí las maravillosas jambas de sus puertas de inspiración romana, ni las esculturas de basas y capiteles de sus columnas ni los restos de pinturas.

Al bajar del monte Naranco nos dirigimos a Trubia para buscar desde  allí San Pedro de la Nora. Está a la entrada de una pequeña aldea. Llamamos al teléfono que nos habían dado para rogar que nos la abriesen e inmediatamente avisaron a la señora Amalia, que enseguida vino a enseñárnosla. ¡Qué bien cuando en los pueblos hay alguien que está orgulloso de lo suyo y gusta de mostrárselo a los forasteros!

San Pedro de Nora, aunque muy transformada, sobre todo debido a las desperfectos que sufrió al ser incendiada en 1936, es considerada obra básica de la época de Alfonso II, primer período del prerrománico asturiano.

222. San Pedro de Nora

222aP1170520

En su nave central quedan algunos fragmentos casi irreconocibles de las pinturas sobre estuco que la decoraban.

225. San Pedro de Nora

De la Nora a Santo Adriano del Tuñón por bonita carretera, otro ejemplo prerrománico, pero ya de la época de Alfonso III.

228. Santo Adriano de Tuñón

Muy cerca de esta iglesia parten la ruta verde peatonal y cicloturística denominada “Del Oso” y el desfiladero de las Xanas (hadas). Ambas las dejamos para otra ocasión.

Desde Santo Adriano de Tuñón regresamos a Oviedo para dirigirnos al sur a ver Santa Cristina de Lena. En Pola de Lena paramos a comer. Mientras lo hacíamos cayó una tormenta con rayos, truenos y agua sin control. Se nos fue hasta la luz. De repente, a los postres, se acabó y empezó a salir el sol.

Nos esperaba Santa Cristina. A mí particularmente es el monumento prerrománico que más me gusta, tanto por él en sí como por el incomparable marco que lo rodea.

232. Sta. Cristina de Lena

Con Santa María y San Miguel de Lillo forma parte de las construcciones realizadas en la época de Ramiro I. Su estructura así como el gran número de contrafuertes la han hecho merecedora de ser conocida como “la iglesia de las esquinas”.

239. Sta. Cristina de Lena 241. Sta. Cristina de Lena

El iconostasio de separación de la nave con el presbiterio conserva muchos elementos reaprovechados de alguna construcción visigótica.

236. Sta. Cristina de Lena

Bajo el arco central del iconostasio hay un cancel formado por tres piezas muy decoradas y con inscripciones visigóticas.

237. Sta. Cristina de Lena

De la inmersión de Santa Cristina en el paisaje poco se puede decir. Hay que verlo.

246. Sta. Cristina de Lena

242. Sta. Cristina de Lena

Vuelta a Oviedo y a seguir callejeando en una ciudad que, incluso en fiestas, es modelo de limpieza y pulcritud.

250. Oviedo

251 Oviedo

252. Oviedo

La mañana siguiente para las últimas horas en Oviedo habíamos dejado la visita a la catedral.

Hasta las diez no abrían e hicimos tiempo paseando por las a esa hora tranquilas calles ovetenses.

257. Oviedo.

Mercado del Fontán

En la catedral fueron puntuales.

258. Oviedo. Catedral

La gente cuando le cobran en algún monumento, sobre todo si es religioso, suele protestar, pero la verdad es que se agradece poder visitar los sitios libremente, hacer fotos tranquilo y con una buena audio-guía como en este caso.

La catedral es una obra básicamente gótica que se levanta donde había habido un templo anterior románico, al que habían precedido otros edificios prerrománicos.

259. Catedral. Interior

262. Catedral. Altar Mayor

El retablo mayor es una obra del gótico tardío hispano-flamenco.

266. Catedral. Altar Mayor. Retablo

La talla del Salvador, del siglo XIII, procede probablemente de la anterior catedral románica.

264. Catedral. El Salvador

La joya de la catedral es la llamada Cámara Santa, obra prerrománica de la época de Alfonso II, que fue dinamitada durante la revolución asturiana de 1934 y reconstruida después de la guerra civil intentando ser fieles al original.

282. Catedral. Cámara Santa

Consta de dos plantas. La inferior con finalidades funerarias es denominada cripta de Santa Leocadia.

279. Cámara Santa. Cripta de Sta. Leocadia

La planta superior ha sido siempre famosa por sus reliquias. Muchas piezas sufrieron graves daños en la voladura de 1934. No fue la única desgracia. En 1977 un ladrón se llevó las piezas principales y las desmontó para vender las joyas y el oro. Cuando al cabo de unos años se recuperaron no estaban completas y tuvieron que reconstruirse de nuevo a partir de lo que quedaba.

La planta superior es una capilla con su presbiterio donde están ahora las reliquias y la nave. Aquí las fotografías de algunas de las obras tomadas a través de la reja y el cristal, que ahora las protegen debidamente.

273. Catedral. Cámara Santa. Arca de las reliquias

Arca de las reliquias

274. Catedral. Cámara Santa. Cruz de los Ángeles

Cruz de los Ángeles

275. Catedral. Cámara Santa. Cruz de la Victoria

Cruz de la Victoria

276. Catedral. Cámara Santa.Caja de las Ágatas

Caja de las Ágatas

La nave es conocida universalmente por las seis estatuas-columna con una pareja de apóstoles en cada una adosadas a sus muros. Son obra románica tardía cuyo autor hace años se pretendía relacionar con el Maestro Mateo del Pórtico de la Gloria en Santiago. Actualmente se habla del Maestro de la Cámara Santa.

272. Catedral. Cámara Santa

Apóstoles Tomás y Bartolomé

El claustro de la catedral es plenamente gótico.

278. Catedral. Claustro

 

El Museo de la Iglesia completa la visita a la catedral. Su contenido es francamente interesante. Es la única zona donde no se permiten fotografías, pero una pieza me impresionó tanto que la fotografié. Es el díptico románico llamado de Gundisalvo, del siglo XII.

270. Catedral. Museo. Díptico románico

 

Era lunes, pero en Oviedo tanto la catedral como San Julián de los Prados cierran los domingos. Así pues después de la catedral un paseo hacia San Julián de los Prados.

Esta iglesia situada algo apartada del centro de Oviedo es conocida popularmente como “Santullano”. Es obra prerrománica de la época de Alfonso II. Sus tres naves cubiertas con madera, su cabecera plana de tres ábsides cubiertos con bóveda de cañón, su aparejo de mampostería con cantoneras, sus arcos de medio punto realizados en ladrillos, el pórtico a los pies y la ventana triforada de acceso a la llamada “cámara del tesoro”, son características típicas de este período.

286. Oviedo. San Julián de los Prados

288. Oviedo. San Julián de los Prados

289. Oviedo. San Julián de los Prados

Las pinturas son las mejor conservadas del prerrománico asturiano, pero no se permite fotografiarlas.

Dejamos Oviedo para ir a Bendones, a muy escasa distancia de la ciudad pero en pleno campo. La iglesia de Santa María está situada en una pequeña aldea donde no se percibía el menor movimiento. No pudimos entrar. Al parecer sólo se puede hacer a la hora de la misa, que únicamente hay los festivos y no todos.

La iglesia es de la misma época y tiene muchas similitudes con San Julián de los Prados.

301. Santa María de Bendones

294. Santa María de Bendones

 

En 1936 fue incendiada y se derrumbó en parte. La reconstrucción se hizo a partir de los restos. entre ellos unos muros en ángulo parecían indicar un campanario y como tal se reconstruyó éste. Único caso de campanario en el prerrománico asturiano pues el que hay en San Pedro de la Nora es un completo invento de los restauradores.

295. Santa María de Bendones

299. Santa María de Bendones

El paisaje es fomidable y apacible, apenas a dos kilómetros de todo la vorágine de la capital.

297. Desde Santa María de Bendones

298. Santa María de Bendones

De Bendones, pasando otra vez por Oviedo hacia occidente. La próxima parada en Grado a comer ya a las tantas.
302. Grado

De Grado a San Román de Candamo a ver si era posible ver la cueva con las muestras de arte rupestre paleolítico más occidental de Europa. En el pueblo, en un antiguo palacio se ha habilitado el Centro de Interpretación de la Caverna de Candamo. El centro cerrado y sin ninguna indicación. decidimos pues subir hasta la cueva. Lógicamente, cerrada.

304. San Román de Candamos

Sin embargo, el caminito de acceso y las vistas justificaron la subida.

305. San Román de Candamos

306. San Román de Candamos

307. San Román de Candamos

De San Román a  Santianes de Pravia, a otra iglesia prerrománica, la de San Juan. Cerca hay el Museo del Prerrománico. En el teléfono que indicaban para llamar no contestaba nadie. Como al regreso pasaríamos cerca decidí probar teléfónicamente los siguientes días, pero ni en ese teléfono ni en el que me habían dado en Oviedo como de la oficina de turismo no me contestó nadie pese a probarlo en todas las horas posibles.

308. Pravia. San Juan de Santaines

Por carreteras secundarias nos dirigimos a Tineo. Allí nos alojamos en un hotelito nuevo, céntrico y con magníficas vistas.

310. Tineo. hotel

Pasear por el pueblo no ofrece mucho excepto ver sus construcciones tradicionales.

313. Tineo

314. Tineo. Hórreo

Y eso sí, todo es un excelente mirador hacia el valle.

318. Tineo. Iglesia parroquial

320. Tineo

De buena mañana partimos hacia Obona. El antiguo monasterio de Santa María la Real de Obona está en deplorable estado de abandono.

337. Monasterio de Obona

326. Monasterio de Obona

328. Monasterio de Obona

329. Monasterio de Obona

En el claustro hallamos restos de rituales satánicos. A esos descerebrados les debe atraer ese lugar pues las ruinas producen una inquietante y misteriosa sensación.

341. Monasterio de Obona

La iglesia está bien y se halla cerrada. Aquí la culpa de no poder entrar fue nuestra pues en el bar del pueblo dejan la llave, pero llegamos a hora demasiado temprana.  Nos perdimos un Cristo románico que guarda y que conozco por fotos.

322. Monasterio de Obona

323. Monasterio de Obona

324. Monasterio de Obona

Cerca de Obona esta Bárcena del Monasterio, que fue también sede de un antiguo cenobio. Conserva la iglesia.

345. Bárcena del Monasterio

346. Bárcena del Monasterio

De Bárcena  a Naraval. Nuestra intención era visitar el museo dedicado al Mundo de los Vaqueiros, pues siempre me han parecido muy interesantes esos grupos étnico-culturales que han sufrido hasta épocas bien cercanas discriminaciones varias. Un buen letrero en el pueblo señalizando el camino. Un senderito estrecho asfaltado por donde apenas pasaba el coche nos condujo al museo. Allí todo cerrado, ni un alma, al lado una pequeña posada-bar, pero también desierto y cerrado a cal y canto. Ningún cartel, ningún aviso, ningún horario. Nada. La organización turística en Asturias no es que sea ninguna maravilla.

Desde Naraval curvas y curvas para subir al alto de Aristébano, pero el paisaje de lujo.

347. Cercanías de Aristébano

348. Cercanías de Aristébano

Por fin llegamos a Luarca, pocos kilómetros, pero de los que se hacen largos.

No paramos en Luarca e iniciamos el regreso hacia el este. Un alto en la Playa del Silencio, cerca de la localidad de Castañeras. Recóndita, bellísima y de no fácil acceso. nos conformamos con unas fotos sin acabar de llegar abajo.

350. Playa del Silencio en Castañeras

352. Playa del Silencio en Castañeras

356. Playa del Silencio en Castañeras

Siempre entre estampas bucólicas, hacia Cudillero.

359. Playa del Silencio en Castañeras

En el hotel al que íbamos, situado en la zona que llaman en Cudillero El Pito, nos habían informado de que se comía muy bien. ¡Se quedaron cortos! Más que bien, de maravilla.

360. Cudillero. Hotel

Tras esa comida no hubo más remedio que echar una siesta antes de bajar hacia Cudillero.

La bajada por un camino entre densa vegetación, a tramos con escalones, es muy agradable.

362. Cudillero

Cudillero con sus casas coloreadas y colgadas a diferentes niveles sobre el mar es único.

369. Cudillero

371. Cudillero

372. Cudillero

373. Cudillero

La cuestión era subir hacia el Pito. Como la bajada había sido facilona no podíamos imaginar como sería la subida. La verdad es que fue suficiente para coger hambre para cenar y para desear urgentemente una ducha y la cama. Al llegar a una capilla llamada del Auxilio estábamos para pedírselo a quien fuese que estuviese dedicada.

378. Cudillero. Capilla del Auxilio

Capilla del Auxilio

Afortunadamente nos quedaba muy poquito. Merecido teníamos ese día el descanso.

Salida a hora temprana (lo habitual) en dirección a Villaviciosa. Pasamos de largo para ir a uno de mis lugares asturianos predilectos: Valdediós. Pero antes de llegar un desvío nos indicaba San Andrés de Valdebárcena y hacia allí nos desviamos.

En un paraje de esos que en Asturias son habituales se levanta esta interesante iglesia románica.

380. San Andrés de Valdebárcena

Tiene dos portadas. Preciosa la del oeste

P1170930

Portada oeste

Sobre ella hay un friso encantador por su sencillez y primitivismo. Tal vez provenga de una construcción anterior.

P1170908

También llaman la atención alguno de sus canecillos como éste con Adán y Eva.

P1170927

Enfrente de la iglesia, un hórreo.

384. San Andrés de Valdebárcena

Al llegar a Valdediós nos recibe un sólido crucero.

385. Valdediós. Crucero

El nombre del valle es bien significativo de la belleza del lugar. Y sólo en un sitio como éste pueden convivir tan cercanas dos maravillas del arte medieval: la prerrománica capilla de San Salvador y el monasterio de Santa María con su iglesia románica. Iniciamos la visita por éste último.

399. Valdediós. Santa María.

392. Valdediós. Santa María

Claustro

395. Valdediós. Santa María

Nave principal de la iglesia

San Salvador, popularmente conocida como “El Conventín”, es la principal muestra del prerrománico postramirense, de la época de Alfonso III. Mi prerrománica preferida tras Santa Cristina de Lena.

386. Valdediós. San Salvador

P1180043

401. Valdediós. San Salvador

Curiosamente aquí la ventana triforada da luz al ábside central y la ventana de la “cámara del tesoro” es bifora.

P1180034. Cabecera

 En el interior se conservan bastantes pinturas con cruces de consagración y crismones.

P1180006. Ábside central

 De Valdediós a Amandi. San Juan es otra joya única.

405. Amandi. San Juan

406. Amandi. San Juan

407. Amandi. San Juan

A corta distancia se ve Villaviciosa entre el verdor que se extiende hasta la ría al fondo.

408. Desde San Juan de Amandi

Aún antes de comer nos acercamos a Viñón donde nos habían dicho que quizás estaba abierta la iglesia de San Julián. No fue así, pero seguimos disfrutando del entorno.

410. San Julián de Viñón

Y de los hórreos.

409. Viñón

412. Viñón

Fuimos ya a Villaviciosa, primero a comer y luego a dejar las maletas en el hotel. Estaban en fiestas con lo cual la animación en las calles era importante.

Por la tarde aún nos dimos un paseo por los alrededores. Primero a Fuentes con su iglesia de San Salvador.

414. San Salvador de Fuentes

Rebaños de cabras la rodean y custodian.

417. San Salvador de Fuentes

Y luego al espectacular y mágico Santuario de Nuestra Señora de Lugás de gran devoción en la comarca y más allá.

418. Nuestra Señora de Lugás

419. Nuestra Señora de Lugás

420. Nuestra Señora de Lugás

423. Nuestra Señora de Lugás

424. Nuestra Señora de Lugás

Las fiestas aún seguían en Villaviciosa.

427. Villaviciosa

Aunque fuera del centro donde esperaban el desfile de carrozas todo estaba tranquilo.

428. Villaviciosa

429. Villaviciosa

La visita a Santa María de la Oliva fue la última del día.

430. Villaviciosa

Aunque comenzada a finales del XIII, muestra una cabecera plana en el más tradicional estilo asturiano

431. Villaviciosa. Santa María de la Oliva

La portada sur que sigue plenamente fiel a los modelos románicos.

432. Villaviciosa. Santa María de la Oliva

La portada del muro occidental es gótica, pero la mayor parte de sus esculturas pueden seguir siendo calificadas de románicas.

P1180209

Llegó nuestro último día asturiano (por esta vez). Nos quedaban por el camino dos iglesias prerrománicas. Primero fuimos a San Salvador de Priesca. En la casa de enfrente tienen la llave, pero no parecen muy dispuestos a prestarla o a acompañar al visitante.

Es una iglesia de tres naves y triple cabecera plana con todas las características de las obras de su época.

435. San Salvador de Priesca

436. San Salvador de Priesca

437. San Salvador de Priesca

De Priesca a Santiago de Gobiendes en el municipio de Colunga.

451. Santiago de Gobiendes

Allí se halla el Centro de Interpretación de la Sierra de Sueves. Hay que ir al centro para poder visitar la iglesia, pero esa visita sólo es posible  a las dos del mediodía. Cuando llegamos eran las nueve y media, el centro aún no estaba abierto. Pensando en dormir en casa el mismo día no podíamos estar varias horas esperando para ver la iglesia. Nos conformamos pues con el exterior.

438. Santiago de Gobiendes

439. Santiago de Gobiendes

440. Santiago de Gobiendes

Como en tantos otros lugares hay también un altar exento, fuera de la iglesia.

441. Santiago de Gobiendes

Lo que sí hicimos antes de irnos fue deleitarnos con el paisaje. A un lado el mar.

442. Santiago de Gobiendes

443. Santiago de Gobiendes

Al otro las montañas.


452. Santiago de Gobiendes

455. Santiago de Gobiendes

Y adiós a Asturias. El viaje se ha hecho corto. ¡Volveremos!

A %d blogueros les gusta esto: