BENABARRE. CASTILLO DE ESTAÑA

Castillo de Estaña

Desde la carretera de acceso a Estopiñán, un desvío a la izquierda conduce en poco más de dos kilómetros a Estaña. Desde allí hay que coger la pista que va a los lagos y a los doscientos metros desviar a la derecha hasta llegar al Estanque Pequeño, donde hay que aparcar. Entonces hay que subir a pie en menos de diez minutos a una loma donde se halla el castillo y la iglesia de San Esteban. Las coordenadas UTM son 31 T 0295210 y 4655599.

Castillo y San Esteban desde el suroeste

Toda la cima de la loma donde está el castillo está llena de restos de muros. El fragmento más notable se halla al norte, sobre una base rocosa y ayudando a sostener el terreno. Es de sillares muy irregulares, de todos los tamaños, colocados sin ningún orden.

Muro norte

En la cara sur de la loma, bajo la iglesia hay más fragmentos de muros y unas formaciones rocosas que debieron utilizarse también en la defensa o para habitáculo, pues hay tramos cortados a pico y unos agujeros que podrían ser ventanas, pues en uno de ellos hay excavado en la roca, por lo que debía ser el lado interior, lo que parece un asiento.

Esparcidos al este y más al sur hay más restos de diversas construcciones, que deben corresponder a antiguas casas del poblado, que debió haber aquí.

Este castillo fue conquistado por Arnau Mir de Tost y desde entonces estuvo siempre vinculado a Áger.

Bajo el monticulo donde se hallan el castillo y San Esteban se encuentran las lagunas (“estanys” en catalán) que dan nombre al lugar.

Laguna de Arriba

Bibliografía:

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 330.

BENABARRE. SAN ESTEBAN DE ESTAÑA

San Esteban de Estaña

En la loma del castillo, en la vertiente sur. Las coordenadas UTM son 31 T 0295218 y 4655584.

Santisteve como la denominan en Estaña es la antigua capilla del castillo, que ha llegado a nuestros días como ermita.

Está construida directamente sobre la roca, lo que es muy apreciable en el lado sur, donde se abre una ventana aspillera.

San Esteban desde el sur

Es de una nave, casi cuadrada, cubierta con bóveda de cañón y encabezada por un ábside semicircular cubierto con bóveda de cuarto de esfera.

Desde el noroeste

El ábside está precedido de un arco presbiterial algo apuntado. Tiene en el centro una ventana aspillerada con el arco vaciado en el dintel y derrame al interior.

Ábside

Nave y ábside han sido algo sobreelevados para construir la nueva cubierta de tejas a cuatro vertientes, sobre una rústica cornisa.

A poniente está el portal dovelado de medio punto, de perfil apuntado, con arco de medio punto también al interior, más elevado. Parece que había estado protegido por un pórtico. La puerta está cerrada con una reja que permite ver el interior.

Portada

Todo el interior está encalado y pintado, imitando sillares en los muros laterales y la bóveda de la nave y con decoraciones geometrizantes en el arco de acceso y el ábside. Una pequeña imagen de San Esteban preside el retablo de madera que hay tras el altar. Encima hay una pequeña hornacina vacía.

San Esteban. Interior

Un banco de piedra sigue el lado norte de la nave, lugar donde también se nota como ha sido excavada la roca para construir la iglesia.

Aparejo de sillares desbastados sin pulir, con hiladas más anchas en la parte inferior y alguna otra intercalada. La parte sobreelevada es de burda mampostería.

Muro norte

Aunque diversos autores la consideran una obra popular de finales del XI o del XII, yo me inclino a considerarla más tardía por los apuntamientos de los arcos.

Cada 26 de diciembre acoge una romería desde Estaña.

Citada en 1091. Perteneció a la abadía de San Pedro de Áger.

Las lagunas o estanques que dan nombre al lugar son un atractivo más.

Lagunas Grande y Pequeña

Bibliografía:

ARAMENDÍA, José Luís: El Románico en Aragón, vol. I, Cuencas del Noguera Ribagorzana y del Isábena, Librería General S.A., 2001, p. 52-53.

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 330-331.

IGLESIAS COSTA, Manuel: Arte Religioso del Alto Aragón Oriental, Arquitectura Románica, tomo II, Prames, Zaragoza, 2003, p. 196-199.