Relatos de viajes, excursiones, románico y más.

Entradas etiquetadas como ‘Graus’

GRAUS. SAN GREGORIO DE FANTOVA

San Gregorio de Fantova

Desde el castillo de Fantova hay que seguir hacia levante por la pista que pasa por debajo de Casa Turmo y va hacia Güel. A los 300 metros del inicio de la pista hay una bifurcación, hay que ir por la derecha (por la izquierda se va a Bafaluy). Recorridos 1’9 Km, poco antes de llegar a la divisoria de aguas, sale una pista a la derecha que hay que seguir durante unos doscientos metros. Se deja el coche y se coge a la derecha un sendero que conduce en continuo acceso en poco más de trescientos metros a la cima del cerro donde está la ermita. Siguiendo la pista también se llega. Las coordenadas UTM de la iglesia son 31 T 0289838 y 4682950.

San Gregorio desde el este

San Gregorio es una ermita que, pese de su no utilización durante años, se conserva íntegra. Es de una nave cubierta con bóveda de cañón y un ábside semicircular con bóveda de cuarto de esfera, que articula con la nave mediante un arco de medio punto de doble dovelado.

Interior

Interior

El ábside tiene una ventana aspillera en el centro con derrame al interior. En el lado sur puede verse al interior otra ventana similar que no se aprecia exteriormente.

Cabecera

Cabecera

La portada está en el muro sur. Hay que subir cuatro peldaños para llegar a ella. Es de medio punto formada por dovelas de tosca apoyadas sobre grandes jambas al exterior y adintelada de sillares cuadrados al interior. Una gran piedra biselada enlaza el dintel con la bóveda. Está permanentemente abierta pues ha desaparecido la puerta de madera.

Portada

Portada

Portada. Interior

Portada. Interior

Frente a la puerta, en el lado del evangelio, se reconoce, perfectamente al interior y difícilmente externamente, que había habido otra puerta. Debía ser similar a la del muro sur ya que cierra por encima el espacio tabicado una piedra biselada igual que la que hace de unión con la bóveda en la puerta actual.

Puerta tabicada al norte

Puerta tabicada al norte

Muro norte

Muro norte

En el interior son apreciables dos etapas constructivas. Los sillares del ábside, muchos de ellos de tosca, y del tramo más cercano a él, tanto los de los muros laterales como los de la bóveda, son distintos a los de la zona occidental. En el muro norte queda marcada la diferencia por un pliegue en la pared. En la zona occidental las juntas entre los sillares han sido reseguidas en la bóveda y en el muro de los pies se aprecia como habían sido pintados los sillares sobre el encalado que cubría el muro.

En el ábside hay cuatro nichos cuadrados, dos por lado. En el muro sur, entre el ábside y la puerta, hay dos nichos más. En el muro norte, otro y en el muro oeste dos más grandes.

En el muro norte, hacia los pies, hay un arcosolio de arco de medio punto, dovelado, bajo el cual hay un sepulcro. El sarcófago ha sido abierto. La tapa yace por el suelo y se pueden ver aún diversos huesos esparcidos por su interior.

Arcosolio

Arcosolio

También en el muro norte, junto al ábside, hay un nicho alargado en la pared, y debajo de él parte de la pared un murete de piedras, encalado, de corta altura y de poco más de un metro de longitud. No imagino la posible función de esa estructura, parecida a la que hay en San Clemente de la Tobeña. ¿Restos de un muro de separación del presbiterio a modo de iconostasio?

San Gregorio. Acceso al presbiterio, lado norte

El suelo es de baldosas modernas. Allí donde han sido arrancadas pueden verse las losas de piedra originales sin pulir.

A la izquierda de la puerta se aprecia el lugar que ocupaba la pila de agua bendita que ha sido arrancada.

Se nota que el interior había estado encalado, especialmente en la zona de poniente, en las partes bajas de los muros.

En el muro de poniente se levanta el campanario de espadaña, dovelado, de un solo ojo. Debajo tiene una ventana aspillera con derrame al interior.

Desde el sudoeste

Desde el sudoeste

Entre la puerta y los pies hay una aspillera con derrame al interior, en la bóveda. Debajo hay una ventana cuadrada, tapiada.

El aparejo es de sillares escodados, sin pulir, de muy diferentes medidas, dispuestos en hiladas irregulares. Algunas piedras de los muros laterales son muy grandes, otras en la parte más oriental de los muros laterales muy alargadas, de más de un metro. En el ábside destaca una hilada cercana a la cubierta bastante regular. La cubierta es de losas, de notable tamaño la mayoría.

Desde el noroeste

Desde el noroeste

La ermita podría fecharse en el siglo XII ya avanzado, con alguna modificación de siglos posteriores.

A poniente de la ermita unos muros conservados a escasa altura prolongan los muros laterales y quedan unidos por otro muro paralelo al frontis delimitando un espacio cuadrangular.

Muros al oeste

Muros al oeste

En la visita de 2002 pude ver que sobre los restos de la base del altar había una rama en forma de trípode en la cual había ensartada una pluma de ave de color negro. Había también al lado restos secos de rosas, una vela sin utilizar y restos de cera a corta distancia en el suelo. El uso de estos elementos no podía datar de muy atrás: era cosa de días. O sea que durante el verano de 2002 se había utilizado esta ermita para rituales a saber de qué tipo, y no simplemente como juego casual de excursionistas ya que las rosas no son un elemento que se lleve en la mochila y en los alrededores no las hay en varios kilómetros.

Restos de ritual (2002)

Restos de ritual (2002)

Este sería un elemento más de los enigmas que sugiere esta ermita: el arcosolio con la sepultura de alguien importante en un lugar tan aislado, la construcción situada al oeste, la puerta tapiada que da al norte, justo frente al mágico Turbón, el cuidado tenido en las reformas en que se encalaron los muros, se embaldosó el suelo y se rehizo la bóveda en su tramo occidental, la situación de las aspilleras de ábside y frontis que permite ver una a través de la otra y creo que en algunas épocas del año han de permitir jugar un papel especial a los rayos solares.

 Es una lástima que no se arregle esta ermita pues su estado es aún aceptable, pero algunas grietas y la facilidad de acceso al interior para todo tipo de alimañas o para el ganado hacen temer la pronta aparición de humedades y el deterioro imparable.

La posición estratégica del lugar sugiere que en la Edad Media debió tener algún importante papel defensivo. Es el punto más alto de la zona. Muy bien comunicado con los castillos de Fantova y lo Mon de Perarrúa y justo enfrente del castillo de Laguarres y demás fortificaciones defensivas musulmanas que protegían el valle del Isábena.

Bibliografía:

ARAMENDÍA, José Luís: El Románico en Aragón, vol. II, Cuencas del Ésera y Cinca, Librería General S.A., 2001, p. 187-188.

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 533-534.

IGLESIAS COSTA, Manuel: Arte Religioso del Alto Aragón Oriental, Arquitectura Románica, tomo II, Prames, Zaragoza, 2003, p. 227-229.

GRAUS. SAN CLEMENTE DE LA TOBEÑA

San Clemente de la Tobeña

Desde Bellestar hay que coger una pista asfaltada que en 2’5 Km conduce a las casas de Coll de Oliva. Desde allí continúa sin asfaltar y en tres kilómetros más se alcanza la ermita, que está junto a la pista, a la derecha. También se puede llegar desde el castillo de Fantova cogiendo primero la pista que va a Güel, desviando luego a la derecha por una pista en dirección sudoeste que conduce a la antigua casa fortificada de los Tobeña. La ermita queda a cuatrocientos metros al otro lado del barranco. Las coordenadas UTM de la iglesia son 31 T 0288758 y 4682117.

Desde la Tobeña

Desde la Tobeña

Desde el nordeste

Desde el nordeste

De una nave con bóveda de cañón, algo apuntada.

Quedan, adosados al muro norte, restos del murete que separaba el presbiterio, que queda un peldaño más elevado, de la nave.

Interior

Interior

El ábside es semicircular cubierto con bóveda de cuarto de esfera, articulado con la nave mediante un arco de medio punto. En el ábside se abren dos ventanas, una en el centro y otra al sur, aspilleradas con derrame al interior.

Cabecera

Cabecera

El altar estaba formado por un conjunto de piedras, restos del original que se deshizo. Recientemente se ha rehecho.

Ábside. Interior

Ábside. Interior

En el muro sur está la portada de arco de medio punto algo apuntado. Está formada con dovelas de tosca y jambas monolíticas. Han desaparecido los peldaños que accedían a ella.

Desde el sur

Desde el sur

Portada

Portada

Sobre el frontis se levanta el campanario de espadaña de un ojo, cuyo arco ha sido reconstruido hace poco. Más abajo hay una ventana aspillerada muy larga.

Desde el oeste

Desde el oeste

Desde el noroeste

Desde el noroeste

Hay varios nichos abiertos en los muros laterales: dos cuadrados en el muro sur a la derecha de la puerta, otros dos similares enfrente en el muro norte, uno más pequeño en el muro norte más a occidente y otro rectangular en el muro sur, junto a los pies.

En el interior del arco de acceso al ábside hay otro nicho cuadrado en cada lado.

El interior muestra restos del revocado que lo cubría y restos de pinturas de color rojo y algo en ocre, sobre todo en el intradós del arco triunfal y en los muros laterales. Una doble franja recorre los muros a la altura del arranque de la bóveda. Junto a esta franja hay dibujados jarros y una rosa de seis pétalos en el muro sur. Parece que no se terminó el proyecto pictórico si es que este existió. No pueden fecharse estas pinturas más allá del siglo XIX.

Pinturas en muro norte

Pinturas en muro norte

Pinturas en muro sur

Pinturas en muro sur

El aparejo es de sillares sin pulir, colocados en hiladas desiguales, unidas por gruesas capas de argamasa y mortero. Algunos sillares son muy alargados. La única alteración de los muros es un rústico zócalo al sur del ábside. La cubierta es de losas.

Es una construcción popular muy parecida a San Gregorio de Fantova, en el aparejo, en las ventanas, en la espadaña y en la portada. La principal diferencia estaría en los apuntamientos de la bóveda y de la portada. Podría fecharse a finales del siglo XII o quizás ya en el siglo XIII.

Citada en 1014.

No hace mucho se ha limpiado, se han tapado grietas, se ha rehecho la espadaña y se ha consolidado el aparejo.

La Tobeña es una casa situada al otro lado del barranco, que conserva un torreón defensivo de época moderna con curiosas troneras.

Torreón

Torreón

Esta iglesia no era sólo la capilla de la Tobeña sino que pertenecía también a otras dos casas. Me contó el actual propietario de la Tobeña que no se podía empezar la misa hasta que llegaba la señora de una de las casas citadas.

Bibliografía:

ARAMENDÍA, José Luís: El Románico en Aragón, vol. II, Cuencas del Ésera y Cinca, Librería General S.A., 2001, p. 187-189.

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 534.

IGLESIAS COSTA, Manuel: Arte Religioso del Alto Aragón Oriental, Arquitectura Románica, tomo II, Prames, Zaragoza, 2003, p. 230-231.

MARTÍ FORNÉS, Francisco: Graus y su románico, Editorial Pirineo, Huesca, p. 200-208.

GRAUS. SAN PEDRO DEL SARRAU EN GÜEL

San Pedro del Sarrau

El acceso a esta interesante ermita era hasta hace poco bastante difícil. En un pequeño cerro entre barrancos y en pleno bosque, lejos de toda vía de comunicación, hallarla era una aventura. Actualmente se ha construido una aceptable pista, que desde Trespueyo, las últimas casas de la zona de Güel conocida como “El Rincón”, desciende en dirección sur hasta cruzar el barranco de la Amella y luego asciende en dirección contraria hasta que pasa junto a la ermita, recorridos poco más de tres kilómetros. Las coordenadas UTM son 31 T 0290407 y 4681935 y su altitud 837 metros.

Desde el nordeste

Desde el nordeste

De una nave cubierta con bóveda de cañón levemente apuntada, culminada con un ábside semicircular cubierto con bóveda de cuarto de esfera, orientado al este. Un arco de excelente trazado da paso a un amplio tramo preabsidal.

Interior

Interior

Yace por el suelo el ara del destrozado altar.

Ara del altar

Ara del altar

En el mencionado tramo preabsidal, un peldaño más elevado que la nave, hay al norte una capilla abierta en el muro, que comunica con la nave a través de arco de medio punto y se cubre con bóveda de cañón. Al sur se abren varios nichos y una rústica abertura aspillerada al exterior.

Capilla en muro norte

Capilla en muro norte

Nichos en muro sur

Nichos en muro sur

El ábside tiene una ventana monolítica sobre jambas, de doble derrame. Acaban de iluminar la nave sendas ventanas aspilleradas, una al sur junto a los nichos mencionados y otra al oeste.

Ábside

Ábside

Ventana del ábside

Ventana del ábside

Un banco de piedra recorre cada uno de los muros laterales de la nave.

La portada se abre en el muro sur. De ella hace años que desaparecieron las dovelas, pero conserva las jambas e impostas. Está casi a los pies de la ermita, pero es de suponer que la nave se acortó cuando se rehízo todo el muro de poniente, fruto de alguna reconstrucción.

Portada

Portada

Portada. Interior

Portada. Interior

El aparejo es de sillarejo bien escodado, sobre todo en el ábside y las bóvedas. El muro de poniente y algunos fragmentos del norte son de mampostería, notoriamente de época posterior. La cubierta ha perdido buena parte de las losas que la cubrían y la vegetación que ha crecido sobre ella ayuda a compactarla evitando su derrumbe, si bien por poco tiempo pues ya han caído algunos sillares y las goteras y humedades penetran por doquier.

Aparejo de la bóveda

Aparejo de la bóveda

Desde el sudeste

Desde el sudeste

Desde el noroeste

Desde el noroeste

La parte original de esta iglesia puede fecharse en la primera mitad del siglo XII.

En el ángulo nordeste de la ermita queda la base de una construcción que parece escalonada, de la cual la única función que se me ocurre es la de servir como acceso a una posible espadaña desaparecida situada en la conjunción de nave y ábside.

Ángulo nordeste

Ángulo nordeste

Al noroeste unas piedras colocadas en el suelo –una de ellas troncopiramidal en posición vertical- sugieren la existencia de alguna tumba.

Posible tumba

Posible tumba

Leyendas locales transmitidas por tradición verbal ponen en relación las ermitas de San Clemente de la Tobeña,  San Gregorio de Fantova y ésta con un común misterioso constructor. Pastor o ermitaño, según versiones, pero dotado en todo caso de poderes sobrenaturales. Sorprendente resulta –sin magia alguna- ver como San Clemente y San Pedro, a altitud similar, se sitúan sobre el mapa en los vértices de la base de un triángulo isósceles en el que el vértice superior lo ocupa San Gregorio en posición elevada sobre las otras.

En Catalunya Romànica mezclan la explicación sobre la ermita con datos que sitúan la iglesia cerca del Isábena, por consiguiente al este, no al oeste de Güel, y denominan la iglesia San Pedro de la Ribera, supongo que confundiéndose con el San Pedro cercano a la Colomina..

Bibliografía:

ARAMENDÍA, José Luís: El Románico en Aragón, vol. I, Cuencas del Noguera Ribagorzana e Isábena, Librería General S.A., 2001, p. 264-266.

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 540.

IGLESIAS COSTA, Manuel: Arte Religioso del Alto Aragón Oriental, Arquitectura Románica, tomo II, Prames, Zaragoza, 2003, p. 304-306.

GRAUS. SANTA BÁRBARA DE ALDEA MORA

Santa Bárbara de Aldea Mora

A los tres kilómetros ochocientos metros de la carretera que va a Panillo sale una pista a la derecha cerrada por una cadena. Esta pista conduce en suave descenso a Aldea Mora en quince minutos a pie. Aldea Mora, deshabitada hace años, es una de las muchas casas fuertes aisladas, prácticamente autosuficientes, que había en la comarca. Para acceder a la iglesia hay que ir por el antiguo camino que bordea la aldea por el norte, el último tramo dificultoso por la maleza y las zarzas. En época de abundante vegetación es mejor rodear el pueblo por el sur a bastante distancia de las casas. Las coordenadas UTM son 31 T 0279684 y 4679064.

Iglesia, cementerio y torreón

Iglesia, cementerio y torreón

Pequeña iglesia de una nave encabezada por un ábside semicircular, en gradación respecto a la nave y precedido por un arco triunfal.

Desde el nordeste

Desde el nordeste

Un campanario de espadaña de dos ojos se eleva sobre el hastial. El ojo septentrional está ya parcialmente destrozado y no falta mucho para una ruina total.

Muro oeste y campanario

Muro oeste y campanario

La bóveda está hundida y sólo se ve de ella el arranque. Es de suponer que era de cañón. Una grieta en el ábside hace temer también su inminente hundimiento. La cubierta, allí donde se conserva, es de losas.

Muro norte con el arranque de la bóveda

Muro norte con el arranque de la bóveda

El acceso se efectúa por una puerta en el muro sur, cuyo dintel interior, formado por una viga de madera, está a punto de hundirse. Las dovelas que debían formar la portada exterior han desaparecido. Hay que atravesar el cementerio para llegar a ella.

Portada

Portada

El ábside está completamente revocado. Parte de los muros laterales también.

Desde el sudeste

Desde el sudeste

El aparejo es completamente irregular. Lo más cuidado son las dovelas que forman el arco que precede el ábside. Tres contrafuertes refuerzan los muros, dos en el norte y uno en el centro del ábside.

En los muros laterales, cerca del presbiterio, hay vaciadas en el muro unas hornacinas usadas como armarios. En el muro sur hay además un nicho cuadrangular junto a la puerta.

Hornacina en muro norte

Hornacina en muro norte

Hornacina en muro sur

Hornacina en muro sur

El ábside conserva la mesa del altar adosada al fondo. El interior del ábside está todo pintarrajeado, obra de una cuadrilla de energúmenos que hace unos años se dedicaron a eso en varias iglesias abandonadas de la zona. En él hay también varias colmenas (“arnales”) tradicionales.

Ábside. Interior

Ábside. Interior

La iluminación se conseguía mediante una ventana aspillera bajo el campanario y otra rectangular, muy ruda, cerrada con una reja, en el muro sur junto al ábside.

Es difícil fechar esta iglesia, de la que la orientación y el ábside semicircular inducen a situarla en época románica, pero que, dada la rusticidad del aparejo, la desaparición de la bóveda y la pervivencia de las formas a lo largo del tiempo, se podría pensar en que fuese posterior.

El cementerio rodea la iglesia por el sur y el este. Las jambas y el dintel de su puerta son de sillares trabajados y pulidos que contrastan con todo el resto del cementerio y de la iglesia. Este cementerio debió abandonarse hace tiempo y quizás los restos trasladados de lugar pues no conserva ni lápidas, ni cruces ni signo alguno de su empleo.

Junto a la iglesia hay un torreón fechable en el siglo XVII.

Torreón

Torreón

Este lugar se denominó Brualla o Mora, que era el apellido de sus dueños. Madoz lo llama San Saturnino, nombre que dice ser también el de la iglesia. De ser esto último cierto, no sé de donde puede venir el nombre de Santa Bárbara.

Bibliografía:

ARAMENDÍA, José Luís: El Románico en Aragón, vol. II, Cuencas del Ésera y Cinca, Librería General S.A., 2001, p. 52-54.

IGLESIAS COSTA, Manuel: Arte Religioso del Alto Aragón Oriental, Arquitectura Románica, tomo I, Prames, Zaragoza, 2003, p. 118-119.

GRAUS. SAN SATURNINO Y SAN ANDRÉS DE AGUILAR

San Saturnino y San Andrés de Aguilar

Pasado Santa Liestra, en dirección a Campo, sale a la derecha el antiguo camino que conduce a Aguilar en unos 2,5 Km. (una hora aproximadamente). Desde allí un camino en dirección norte lleva al monte donde está la ermita en un kilómetro aproximadamente, pero hay que tener en cuenta que el camino hay lugares en que desaparece y es fácil confundirse con senderos abiertos por las ovejas. Además sólo es posible acceder al montículo por el este y trepando. Las coordenadas UTM son 31 T 0284743 y 4689410.

Desde nuestra Señora de la Piedad de Santaliestra

Desde nuestra Señora de la Piedad de Santaliestra

La iglesia es inaccesible por el lado oeste, que da sobre el precipicio.

San Saturnino desde NE

Desde el nordeste

San Saturnino.MuroS2

Desde el sur

Es de una nave cubierta con bóveda de cañón apuntada, reforzada por dos arcos fajones sobre pilastras con capiteles en bisel.

Se conserva el altar y una imagen del santo titular.

Interior

Interior

Muro sur. Pilastras y capiteles de aarnque de los fajones

Muro sur. Pilastras y capiteles de arranque de los fajones

Tiene dos capillas laterales a modo de crucero, la capilla sur con una ventana de medio punto que derrama hacia el interior. Esta capilla conserva también el altar adosado a su muro este.

Capilla sur

Capilla sur

Capilla norte

Capilla norte

El ábside semicircular, precedido de un arco de medio punto, se cubre con bóveda de cuarto de esfera y en él se abre una ventana de doble derrame, hoy tabicada por el interior, algo desplazada hacia el norte.

Cabecera

Cabecera

En el presbiterio al sur hay otra ventana muy modificada, que quizás originalmente tuvo el derrame interior escalonado.

Ventana en muro sur. Interior

Ventana en muro sur. Interior

Al sur tiene la puerta, de arco de medio punto, protegida por un pórtico abierto a sur y oeste por arcos también de medio punto. La puerta es dovelada, típicamente renacentista con las aristas molduradas.

Portada

Portada

El pórtico tiene también el acceso dovelado y una ventana de medio punto a poniente de éste.

Pórtico

Pórtico

Sobre el pórtico se yergue una torre-espadaña de dos ojos, que también tiene ventanas de medio punto a este y oeste. Las cubiertas de esta estructura, que formaban una unidad con la cubierta de la nave, se han hundido.

Pórtico-campanario. Interior

Pórtico-campanario. Interior

Al frontis hay una ventana de doble derrame similar a la del ábside.

El interior está completamente encalado.

Un peldaño salva el desnivel en el centro de la nave y otros dos en el presbiterio que queda más elevado.

El aparejo es de sillarejo bien escuadrado, colocado en hiladas regulares, mucho más irregular, simple mampostería en algunos lugares en el campanario y las capillas laterales. Las cubiertas son de losas.

San Saturnino desde SE

La estructura original de la iglesia puede fecharse a fines del siglo XII o quizás ya en el XIII por el apuntamiento de la bóveda. Las capillas laterales y portada son probablemente del siglo XVII. El campanario quizás posterior.

Madoz indica que acudían en romería los vecinos el día de San Saturnino y en las rogativas de mayo. También señala que alrededor de la iglesia se veían ruinas de diversas construcciones, lo cual todavía es apreciable, entre ellas un pilaret del que ha desaparecido una cruz de forja que lo coronaba.

Estos restos deben corresponder a una  antigua fortaleza, una de las que formaban la línea fronteriza entre cristianos y musulmanes. Entre el montón de piedras que están en la base del citado pilaret hay unos cuantos sillares bien escuadrados que forman lo que parece la base de una torre cuadrangular.

San Saturnino.Pilaret3

¿Base torreón? y posible pilaret

Ruinas y muros al sur de San Saturnino

Ruinas y muros al sur de San Saturnino

En 1290 aparece citado el castillo de Aguilar, cuya ubicación debió ser aquí y no en el pueblo.

La última romería tuvo lugar el año 1971. Parece ser que también se subía el día de San Andrés.

Bibliografía:

ARAMENDÍA, José Luís: El Románico en Aragón, vol. II, Cuencas del Ésera y Cinca, Librería General S.A., 2001, p. 178-179.

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 536-537.

IGLESIAS COSTA, Manuel: Arte Religioso del Alto Aragón Oriental, Arquitectura Románica, tomo I, Prames, Zaragoza, 2003, p. 94-97.

A %d blogueros les gusta esto: