Relatos de viajes, excursiones, románico y más.

Entradas etiquetadas como ‘Luzás’

LUZÁS. SAN BENDITO

Cerca de Luzás (o Llusás), actualmente municipio de Tolva, se levanta el antiguo santuario-ermita dedicado a San Bendito.

San Bendito1

De gran devoción en la comarca, se sigue acudiendo en romería el lunes de Pascua.

Dos edificios distintos componen el conjunto. La iglesia,

San Bendito 2

que culmina en una cabecera plana orientada al norte

San Bendito Cabecera 1

y la casa del ermitaño adosada a poniente del templo.

San Bendito casa ermitaño

La iglesia está precedida de un pórtada situada tras un pórtico abierto a tres lados, aunque actualmente el lado oeste se halla tabicado.

San Bendito. Pórtico

Es posible que desde este pórtico a tres vientos se bendijesen los términos pues subían desde el pueblo las reliquias el primer domingo de mayo, época que suele coincidir con las bendiciones de los campos. Y también que fuese un buen lugar para “esconchurar” tormentas.

San Bendito. Pórtico 2

La portada es neoclásica.

Capilla. Portada 1

En el frontón se abre una hornacina que debió contener la imagen del santo. Y en su arco de cierre se lee “SBENDITOMA”, que supongo que se refiere a San Bendito Mártir.

Capilla. Portada. Inscripción hornacina

La iglesia consta de una nave cubierta con bóveda de lunetos. Se ilumina mediante ventanas abiertas al este.

Preside el altar una imagen de San Benito de Nursia.

Capilla. Interior

Tiene dos capillas por lado. Las más cercanas a la cabecera conservan los altares.

Capilla. Capilla nordeste

Capilla nordeste

Capilla. Capilla noroeste

Capilla noroeste

En la capilla del lado este, cercana a los pies, aún podemos ver el ara de altar.

Capilla. Capilla sudeste

En la de enfrente se halla el lugar que es el núcleo de la devoción de este santuario. Un agujero en la roca, hoy en día situado dentro de un arco que se construyó para adornarlo.

Capilla. Capilla sudoeste

En el agujero desde tiempo inmemorial (unos remontan el santuario al siglo XI, otros al XV) han acudido gentes de la comarca y de zonas más lejanas para introducir la cabeza en el hueco de la roca convencidos con ello de quedar sanados de cefaleas, jaquecas y alteraciones del sistema nervioso. Con el mismo fin también se cogían nueve piedrecitas que después se tiraban juntas o en días distintos de una novena, combinados con rezos o plegarias. Actualmente coger una y guardarla en el bolsillo parece que ya vale.

Capilla. Capilla sudoeste. Agujero con las piedras sanadoras 1

A los pies se levanta el coro accesible por una escalera de piedra adosada al muro este.

Capilla. Interior hacia los pies

Todo el contenido fue incendiado y destruido en 1936. Queda una pila benditera con pie.

Capilla. Pila benditera

En el óculo que se abre en la fachada asobre el pórtico hay una inscripción en la que claramente se lee “ARMITAÑO”, pero no he podido descifrar el resto. Puede que el sillar no ocupe su lugar original y sea una referencia al ermitaño que por lo menos desde principios del siglo XIX y hasta la guerra civil se ocupaba del lugar, viviendo de lo que daban unas fincas cercanas, que aún hoy pertenecen a San Bendito y de las limosnas que recogía por las localidades próximas.

Capilla. Inscripción sobre portada 2

La casa del ermitaño ha sido muy modificada. Hoy la cubre un tejado a dos aguas, que parece se construyó al eliminar un piso.

La portada original posiblemente fue la que se ubica al oeste. Es dovelada y está tabicada.

Casa ermitaño. Portada oeste, que da a la cuadra

El acceso se efectúa por el sur por un portal de piedras labradas.

Casa ermitaño. Portada. Al sur

Las ventanas también son trabajadas.

Casa ermitaño. Ventana. Al sur

Al entrar hay un patio desde el que se accede a las diversas dependencias. La cuadra.

Casa ermitaño. Cuadra

La bodega,

Casa ermitaño. Bodega 1

que tiene una pequeña dependencia anexa con depósitos de piedra para aceites.

Casa ermitaño. Depósitos aceites 2

En un lugar que pretendía ser prácticamente autosuficiente no podía faltar el horno.

Casa ermitaño. Horno Interior

Por el exterior el horno da al norte y tiene forma semicircular.

Casa ermitaño. Horno. Exterior 1

Desde el patio un bonito portal esculpido da acceso a la escalera que sube a la planta superior.

Casa ermitaño. Portada interior 2

En la primera planta (probablemente hubo otra superior que se eliminó) destaca una sala decorada con pinturas y peanas de yeso, probablemente para lámparas, que debió ser el lugar de reunión o festejos de la cofradía, pues en el siglo XVI constan catorce cofrades de San Bendito.

Casa ermitaño. 1r piso. Salón 1

Casa ermitaño. 1r piso. Salón 6

El aparejo de la iglesia es de mampostería con alguna cantonera en el campanario y la cabecera. Sin embargo es de buenos sillares en la fachada y el pórtico, que probablemente correspondan a una reforma posterior. En las cubiertas las losas originales han sido sustituidas casi por completo por tejas.

La casa del ermitaño es de mampuesto áun más sencillo apareciendo sólo algún rústico sillar en el ángulo noroeste.

Se ha escrito bastante sobre esta iglesia, su origen y su culto. Unos adjudican su fundación a los templarios que trajeron las reliquias de un mártir polaco, San Benedicto. Lo cierto es que de esa época no hay el más mínimo dato. Otros, que los dominicos del convento de Linares fundaron el lugar para acoger las reliquias de San Benito, lo que al no ser posible por estar estas en Italia obligó a buscar el San Benedicto polaco. Un obra editada en Barcelona a fines del siglo XIX narra esta historia y publica los gozos del santo.

Lo que está claro con certeza es que la devoción es antigua, por lo menos del siglo XVI, que había una urna con reliquias que fue saqueada durante la guerra de los Segadores, que una urna en la iglesia parroquial conserva ahora las reliquias ya atribuidas al santo polaco y que el nombre popular ha sido desde siempre San Bendito, como prueba el rótulo sobre la hornacina de la portada.

Tampoco hay dudas sobre el hecho de que las creencias sobre sanación de males de la cabeza o del espíritu (enfermos psíquicos o endemoniados, según el momento) vienen de muy lejos, probablemente antes de la cristianización del lugar, así como de que la devoción en Luzás y Castigaleu -y también en otros lugares de la comarca- ha persistido siglos.

Además San Bendito no era únicamente venerado por la piedra sanadora sino que también se acudía en procesión con la urna que contenía las reliquias para sumergir ésta en agua y pedir lluvia ante pertinaces sequias. En 1896 tras las rogativas llovió una barbaridad.

Perdura aún en la romería del lunes de Pascua la costumbre de jugar al “cacho”, juego tradicional en el que mediante naipes se sortea algo y cuyos beneficios se destinan al mantenimiento de la ermita.

TOLVA. SANTA MARÍA DE LUZÁS

Santa Maria de Luzás

En el cementerio de la localidad. Sus coordenadas UTM son 31 T 0299606 y 4669958.

Es de una nave con bóveda de cañón algo apuntada, reforzada por un arco fajón que arranca de pilastras adosadas y dos arcos formeros en el muro sur, a modo de capillas abiertas en el muro.

Zona actualmente habilitada como presbiterio

Zona actualmente habilitada como presbiterio

Capilla abierta en el muro

Capilla abierta en el muro

En algún momento –probablemente al desear utilizar la ermita como capilla del cementerio- se eliminó el ábside semicircular orientado al este y en su lugar se levantó un muro en el que se abre la puerta actual de arco de medio punto, bajo un tejadillo de baldosas. Sobre la puerta, en una placa empotrada, se lee: “Capilla de St María”. Encima del tejadillo hay un óculo.

Santa María desde el este

Santa María desde el este

Se cambió la orientación y se situó el presbiterio, con altar adosado al fondo, en el muro oeste.

Interior hacia donde estaba el ábside original

Interior hacia donde estaba el ábside original

Sobre el altar queda una ventana monolítica de doble derrame, actualmente tabicada.

Ventana en el muro oeste

Ventana en el muro oeste

El muro sur se halla reforzado por un contrafuerte en talud, en el lugar donde quizás estaba la puerta primitiva.

Santa María desde el sudeste

Santa María desde el sudeste

El aparejo es de sillares escodados, colocados ordenadamente, excepto en el muro sur, que es mucho más rústico.

La cubierta es de losas.

Santa María4

El cambio de aparejo señala que la iglesia es fruto, por lo menos, de dos etapas constructivas, una inicial del XI, de la que sólo queda el muro sur, y otra bastante posterior, probablemente ya del XIII como indicaría el apuntamiento de la bóveda, que correspondería al resto.

Bibliografía:

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 499-500.

IGLESIAS COSTA, Manuel: Arte Religioso del Alto Aragón Oriental, Arquitectura Románica, tomo III, Prames, Zaragoza, 2004, p. 50-51.

TOLVA. CASTILLO DE LUZÁS

Castillo de Luzás

Luzás. 2012

En el montículo que domina el pueblo de Llusás. Coordenadas UTM: 31 T 0299853 y 4670164.

Castillo 1

Del castillo, que debía ocupar toda la superficie del montículo, únicamente se conserva la torre de seis pisos, la base de dos torreones semicirculares al noroeste y al sudoeste del recinto y algún pequeño fragmento de muro.

La torre tiene seis niveles, los dos primeros ciegos. La puerta (reconstruida durante la reforma) está en el tercer nivel al norte, es dovelada interior y exteriorment. En el muro norte hay también tres ventanas de medio punto doveladas en el nivel de encima de la puerta y otras dos en el inmediatamente superior, donde también hay una larga aspillera.

Lado norte de la torre

Lado norte de la torre

La estructura se repite para el cuarto y quinto piso en las restantes caras, excepto en la del oeste, que en cada lado del cuarto piso muestra dos ventanas y en el tercero el agujero de la letrina y una aspillera. Del piso superior que conserva alguna almena es muy difícil precisar que aberturas tenía ya que los muros estaban muy erosionados. Pudiera ser también que finalizase la torre con una techumbre de madera.La torre forma un pentágono irregular con los dos lados que dan al oeste más cortos. En el interior podía apreciarse como estos dos lados quedan separados del resto de la torre por una pared recta, con lo cual el interior es un cuadrilátero con el añadido de un triángulo al oeste.

Es posible apreciar que el triángulo albergaba la letrina, se ve el agujero y la piedra en el muro a modo de canal de desagüe al nivel de la tercera planta.

Desagüe de la letrina

Desagüe de la letrina

La cubierta de cada piso debió ser de madera, se ve algún agujero para encajar las vigas y dos ménsulas en la pared este del tercer piso que debían soportar la cubierta superior.

Antes de la restauración se podía acceder al interior de la torre por un gran agujero en el muro sur, producido por las muchas piedras que la gente se había ido llevando a lo largo de los años.

La torre antes de la restauración

La torre antes de la restauración

 Alsudoeste aún queda un buen fragmento de la base de un torreón circular, construido directamente sobre la roca.

Restos torreón

Restos torreón al sudoeste

Al noreste hay otro torreón del que se conserva aún menos.

Restos del torreón al noroeste

Restos del torreón al noroeste

El aparejo es cuidado, de piedras pequeñas, según el modelo habitual del siglo XI.

Múltiples agujeros en las proximidades de la puerta y las ventanas llevan a pensar que hubiese diversas construcciones añadidas de madera a modo de matacanes o balcones.

Ha sido restaurado eliminando humedades y reponiendo los sillares expoliados.

Perteneció a Arnau Mir de Tost, en feudo por los reyes de Aragón, y, más tarde, al conde Arnau Mir de Pallars Jussá. Jaime II lo concedió en 1292 a la baronía de Castro. Después de estar mucho tiempo en poder de los Castro-Pinós, en el siglo XVIII fue a parar a los duques de Medinaceli.

Bibliografía:

ARAMENDÍA, José Luís: El Románico en Aragón, vol. I, Cuencas del Noguera Ribagorzana y del Isábena, Librería General S.A., 2001, p. 77-79.

CASTÁN, Adolfo: Torres y Castillos del alto Aragón, Huesca, 2004, p. 336-339.

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 492-494

TOLVA. SAN CRISTÓBAL DE LUZÁS

San Cristóbal de Luzás

Es la iglesia parroquial del pueblo. Coordenadas UTM: 31 T 0299929 y 4670107.

Edificio de tres naves y tres ábsides semicirculares.

San Cristóbal 1

Las tres naves están cubiertas con bóvedas de cañón, enyesadas las de las naves laterales. La central está soportada por tres arcos fajones y las laterales por dos. La bóveda de la nave norte ha sido reconstruida en parte. Las naves están separadas por tres arcos formeros. Los arcos más cercanos a la cabecera reposan sobre cuatro pilares enmascarados por semicolumnas, más grandes las perpendiculares al eje de las naves. De los capiteles que rematan cada semicolumna, unos tienen esculpidas formas vegetales -sólo tijas o bien con frutos como piñas- y otros, caballos (o leones, como ven otros, debido a que las patas de algunos parecen más bien garras). Hacia la cabecera los arcos formeros reposan sobre semicolumnas adosadas a las pilastras situadas en el punto de unión de los ábsides; a los pies, al sur sobre una columna exenta y una semicolumna adosada a la pilastra que soporta el arco fajón adosado a la entrada, al norte –donde hay uno menos- sobre otra semicolumna junto a la pared del campanario. La nave central la decora un friso de dientes de sierra en los dos tramos más cercanos a la cabecera.

Nave central

Nave central

En las naves laterales los arcos fajones arrancan de una imposta que sigue toda la nave. Las pilastras adosadas a los muros no se corresponden en muchos casos con el arranque de los arcos. Se debieron hundir las bóvedas y se rehicieron posteriormente.

Nave norte

Nave norte

Nave sur

Nave sur

Los capiteles merecen especial atención. Como se ha dicho, abundan los que muestran motivos vegetales: hojas, tijas, frutos.

Capitel con decoración vegetal

Capitel con decoración vegetal

Capitel con decoración vegetal

Capitel con decoración vegetal

Otros capiteles están esculpidos con parejas de caballos (o leones).

Capitel. Caballos

Capitel. Caballos

Capitel. ¿Leones?

Capitel. ¿Leones?

Una rapaz es el otro animal que aparece en los capiteles.

Capitel. Ave rapaz

Capitel. Ave rapaz

Los ábsides se abren mediante arcos presbiteriales y están recorridos por una imposta ajedrezada, que en el ábside norte fue destruida por los milicianos en 1936. Se cubren con bóveda de cuarto de esfera y cada uno se ilumina mediante una ventana de medio punto de doble derrame. Encima de cada ábside hay una ventana en forma de cruz griega.

Ábside central

Ábside central

Ábside norte

Ábside norte

Ábside sur

Ábside sur

La portada está en el muro oeste. Está formada por grandes dovelas con las jambas en reducción. No es la original y corresponde a una reforma que podría ser contemporánea a la construcción del campanario. Encima tiene un óculo. Para acceder a la iglesia hay que descender un peldaño.

Portada

Portada

Al norte hay añadidas dos capillas. La más cercana a la cabecera está completamente enyesada, se abre a la nave a través de un arco triunfal con el intradós decorado con flores inscritas en círculos, y se cubre con una cúpula sobre pechinas y cimborrio.

Capilla nordeste

Capilla nordeste

La otra, de época anterior, tiene el arco de entrada ojival, contiene la pila bautismal y se ilumina mediante un rosetón.

Capilla noroeste

Capilla noroeste

Pila bautismal

Pila bautismal

En la primera de las capillas aún se aprecia por el interior en su muro oeste (exteriormente se ha rehecho el muro) un arco que fue una puerta para acceder directamente a la capilla.

El suelo es moderno, de pequeñas baldosas.

Se aprecian restos de enyesado y pinturas que al parecer cubrían la iglesia, que ha sido completamente repicada para dejar la piedra a la vista.

El aparejo es muy cuidado, de sillares perfectamente pulidos, en los ábsides y en la parte más cercana a ellos. En las capillas añadidas, en la fachada reformada y en el primer tramo de las naves es algo más sencillo. No he podido ver marcas de cantero. Lo que algunos interpretan como tales, yo, por su rusticidad y su cercanía al suelo, las creo más bien obra de algún lugareño o visitante moderno.

En el muro sur hay una puerta tapiada de arco de medio punto, que muestra incluso al interior un tímpano con una estrella de cuatro puntas grabada, muy rústica. Exteriormente, el tímpano está también grabado con una cruz con alfa y omega  sobre los brazos, entre la omega y el brazo la abreviatura mariana MAR, y a los lados una estrella de cuatro puntas y un reptil, todo bastante burdo. En el marco se lee PETRUS. La imposta que sostiene el arco tiene esculpidas a ambos lados figuras animales y humanas, de datación incierta especialmente por su estilo popular. La rusticidad de los grabados y la caligrafía de las inscripciones me induce a no considerarlas de época medieval.

Puerta sur

Puerta sur

Tímpano de la puerta sur

Tímpano de la puerta sur

Las impostas que sostienen el arco de esta puerta están esculpidas con figuras humanas y animales.

Puerta sur. Imposta occidental

Puerta sur. Imposta occidental

Puerta sur. Imposta oriental

Puerta sur. Imposta oriental

Esta puerta por el interior ha sido recientemente cerrada por una reja para contener una urna.

Tramo central de la iglesia. Al fondo la puerta sur

Tramo central de la iglesia. Al fondo la puerta sur

Los ábsides, con cubierta de losas, exteriormente están decorados con unas lesenas rinconeras similares a las que aparecen en otras iglesias ribagorzanas muy anteriores en el tiempo como la de Pano. Los ábsides muestran también un friso ajedrezado sostenido por modillones bastante deteriorados.

San Cristóbal 2

La fachada oeste y el primer tramo de la sur bajo el alero del tejado tienen un friso ajedrezado, que es substituido en el resto del muro sur y en la cabecera por una serie de modillones esculpidos con figuras animales y otros elementos decorativos.

Hay tres contrafuertes en la fachada sur, muy rústicos y de época moderna.

Muro sur

Muro sur

El campanario, añadido al noroeste, se levanta sobre un zócalo y consta de cinco cuerpos separados por cornisas, los tres superiores octogonales. Se sube a él por una escalera que parte de la nave norte y a partir del primer nivel es de caracol ascendiendo por el interior de la torre cilíndrica que hay al sudeste del campanario; en total hay noventa y dos escalones. En el tercer cuerpo, los ángulos, excepto el de la escalera de caracol están decorados con semitorres cilíndricas. Arriba, se abre una ventana de medio punto en cada lado y se albergan las tres campanas, en las que se pueden leer las fechas 1613, 1726 (la grande) y 1849. En la parte superior hay cuatro gárgolas en los ángulos y corona un chapitel piramidal de escasa altura.

Campanario

Campanario

En las últimas reformas se eliminó el coro y se colocaron unas bases de hormigón a los pilares.

La parte original de esta iglesia, que bien puede ser fruto de diversas etapas constructivas, por la decoración y la estructura, cabe fecharla entre los siglos XII y XIV, no veo claro que sea del XI como indican la mayoría de autores. El campanario, la puerta actual y la capilla gótica se deberían situar hacia el siglo XVI, pese a que M. Iglesias considera la capilla del XIV. La otra capilla es del XVIII.

Durante la guerra civil fueron quemados el archivo, el retablo mayor y muchas otros enseres e imágenes.

Esta iglesia fue completamente restaurada a principios de los años noventa del siglo XX.

El suelo sobre todo en la nave norte, suena a hueco, por eso muchos han pensado pudiese haber una cripta. La estructura del terreno, la altura de los ábsides y sus ventanas parecen reforzar esa opinión.

Al sudeste de la iglesia estaba la abadía, que se hundió y posteriormente fue eliminada por completo. Debajo de la abadía hallaron un gran agujero circular. Hay que suponerle alguna relación con la supuesta cripta.

Bibliografía:

ARAMENDÍA, José Luís: El Románico en Aragón, vol. I, Cuencas del Noguera Ribagorzana y del Isábena, Librería General S.A., 2001, p. 78-83.

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 494-499.

ESTEBAN LORENTE, Juan Francisco: “La iglesia de San Cristóbal de Luzás, finales del siglo XI”, en Lux Ripacurtiae II, Graus,1998, p. 53-68.

IGLESIAS COSTA, Manuel: Arte Religioso del Alto Aragón Oriental, Arquitectura Románica, tomo III, Prames, Zaragoza, 2004, p. 42-50.

A %d blogueros les gusta esto: