Relatos de viajes, excursiones, románico y más.

Entradas etiquetadas como ‘Monesma’

MONESMA Y CAJIGAR. SAN MIGUEL DE MONESMA

San Miguel de Monesma o de la Abadía

Desde Noguero hay que ir en dirección a Badía y a 1,6 Km. desviar a la izquierda. Setecientos metros más adelante hay que ir de nuevo a la izquierda por la pista asfaltada que sube a Puyol y ochocientos metros más allá coger a la derecha una pista en buen estado pero muy poco transitada que en cuatrocientos metros deja en una campo. Hay que dejar el coche, atravesar el campo y seguir por un sendero, siempre hacia el oeste, para llegar en menos de cuatrocientos metros más a la ermita, que queda a la derecha en un pequeño montículo. Las coordenadas de la ermita son 31 T 03036681 y 4677241, algo al nordeste de las indicadas por Gavín.

Entre una gran abundancia de aulagas se ven fragmentos de muros y la curvatura del ábside, orientado al este.

SMiguel1

En el mismo montículo, hacia el oeste, hay restos de construcciones y algo al sur, junto a los restos de un antiguo camino que sube hasta el tozal de Monesma, también.

Tozal de San Miguel. Los restos de la ermita a la derecha

Tozal de San Miguel. Los restos de la ermita a la derecha

El aparejo es absolutamente irregular, lo que no nos da ninguna indicación ni de su estructura -excepto la curvatura del ábside citada- ni de la antigüedad del edificio.

Preguntando en las casas de los alrededores nadie me sabía dar indicación de dónde podían estar los restos de esta ermita. Finalmente, en Casa  Salaña relacionaron el nombre de San Miguel con “el Serrat de Sant Miquel”, lugar que sus padres utilizaban como referencia para indicar por donde se ponía el sol.

Bibliografía:

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 86.

IGLESIAS COSTA, Manuel: Arte Religioso del Alto Aragón Oriental, Arquitectura Románica, tomo III, Prames, Zaragoza, 2004, p. 69.

MONESMA Y CAJIGAR. SAN MACARIO DE ALBANO

San Macario de Albano

Desde la carretera de Castigaleu a Cajigar hay que desviar hacia Casa Puchercós. Poco antes de llegar hay que girar a la izquierda, pasando por delante de unas granjas y almacenes, y continuar por una pista en aceptable estado durante poco más de un kilómetro. Son visibles ya los restos de Casa Albano en un montículo a la izquierda, al que hay que llegar atravesando un campo. La capilla queda al noroeste del conjunto de construcciones y hay que acceder a ella entre derrumbes y maleza desde el sur. Sus coordenadas son 31 T 0302231 y 4674821. En la reedición de la obra de M. Iglesias la colocan en el mapa bastante más al norte.

Montículo donde se hallan Casa Albano y la capilla

Montículo donde se hallan Casa Albano y la capilla

Únicamente es visible el muro sur y el ábside desde el interior, pues exteriormente tienen construcciones adosadas. Del muro sur sólo quedan algunas piedras y del muro oeste los ángulos. La puerta debía estar en ese muro.

Es de una nave encabezada por un ábside poligonal.

Interior del ábside

Interior del ábside

Los restos del arranque en el muro norte hacen suponer que cubría con bóveda de cañón.

Muro norte. interior

Muro norte. interior

En el muro norte, junto al presbiterio hay un nicho cuadrangular, que queda a la altura del suelo actual elevado por los derrumbes respecto al original.

Ábside y muro norte

Ábside y muro norte

En el ábside quedan restos del revocado que en alguna época debió cubrir los muros.

El aparejo es de sillarejo muy rústico, en zonas simple mampuesto.

Desde el noroeste

Desde el noroeste

Restos de amurallamientos y algunas aspilleras en la casa recuerdan la función de casa fuerte que debió tener. La capilla probablemente se integró en la estructura defensiva, dando el muro sur justo encima del precipicio.

Gavín, Catalunya Románica e Iglesias la consideran de origen románico, apuntando en  Catalunya Romànica que podría fecharse a caballo de los siglos XI y XII. Todos ellos consideran el ábside como circular, al ser poligonal nos lleva como mínimo a la época de transición al gótico.

Bibliografía:

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 86.

IGLESIAS COSTA, Manuel: Arte Religioso del Alto Aragón Oriental, Arquitectura Románica, tomo III, Prames, Zaragoza, 2004, p. 68.

MONESMA Y CAJIGAR. SAN MIGUEL DE LAS BARDELLAS

San Miguel de las Bardellas o Vernedas

En el barrio de Noguero hay que coger la pista que se dirige a Badía hasta que a 1,6 KM parten a la izquierda dos pistas. La de la derecha, asfaltada en su inicio, pasando por Casa Llera y Soliveta conduce hasta la carretera del Valle de Arán. La de la izquierda, sin asfaltar, va en setecientos metros a Las Bardellas, lugar actualmente deshabitado, formado por una casa y sus diversas dependencias, conocido también como Las Vernedas o Casa Gordo. Las coordenadas UTM son 31 T  0304117 y 4678246.

La capilla se halla integrada en la casa y se cubre con bóveda de cañón, elevándose sobre ella el piso superior.

Interior de la capilla

Interior de la capilla

El portal de la derecha de la fachada principal de la casas es el que da acceso a la capilla. Se trata de un portal dovelado, enmarcado por una arquivolta decorada con bolas y dientes de sierra, en parte desaparecidos, y otra exterior sostenida por dos sencillos capiteles. Toda la portada conserva restos del blanqueado que la cubría.

Portada

Portada

Portada. Detalle

Portada. Detalle

Sobre la portada hay un sillar con un arco de medio punto vaciado en él. Se apoya sobre un sillar alargado también trabajado.

Sillar sobre la portada

Sillar sobre la portada

En la parte superior de la fachada hay una ventana de arco rebajado que albergaba la campana.

Casa Gordo

Casa Gordo

Casa Gordo está construida con materiales muy sencillos. Sólo hay algunos sillares pulimentados junto a la portada de la capilla. En la fachada lateral hay un portal dovelado sobre jambas monolíticas que tiene grabada en la clave la fecha de 1802.

Portada lateral de la casa

Portada lateral de la casa

Casa y capilla son muy posteriores al románico, pero tanto la portada como el sillar situado encima, que debió corresponder a una antigua ventana, deben proceder de una capilla anterior, y cambiaron su ubicación al construirse la actual casa. Las características de la portada me inducen a fecharla ya en el siglo XIII.

Bibliografía:

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 376-377.

IGLESIAS COSTA, Manuel: Arte Religioso del Alto Aragón Oriental, Arquitectura Románica, tomo III, Prames, Zaragoza, 2004, p. 70-71.

MONESMA Y CAJIGAR. SANTA VALDESCA DEL CASTILLO

Santa Valdesca del castillo de Monesma

En el cerro del castillo, al norte de éste, a 1232 metros de altitud. Desde Casa Puyol se sube en 10 minutos. Coordenadas UTM: 31 T  0303966 y 4676827.

126

Al norte del tozal donde se levantaba el castillo se ve una pequeña capilla orientada al norte y los restos de un ábside semicircular unos metros al este de la anterior.

La capilla conserva la dedicación a Santa Valdesca. Debió levantarse en el siglo XIX (1854 está grabado en un silar sobre la puerta) para recordar la iglesia románica hundida, probablemente con sillares procedentes de las ruinas de ésta última.

Capilla nueva

Capilla nueva

De la románica se conserva un fragmento del ábside semicircular con una ventana dovelada de medio punto de doble derrame al sur y restos de otra similar en el centro, en la que aún se aprecia el arranque de las dovelas.

Restos del ábside desde el este

Restos del ábside desde el este

Restos del ábside desde el sur

Restos del ábside desde el sur

Interior del ábside

Interior del ábside

Ventana al sur del ábside. Interior

Ventana al sur del ábside. Interior

El aparejo es de buenos sillares, escodados y pulimentados, colocados en hiladas, unidos con grueso mortero de cal.

Pese a que el resto de la iglesia es una absoluta ruina, puede seguirse a nivel del suelo la base de los muros laterales. El norte formaría parte como el ábside de la obra defensiva del castillo y el sur podría coincidir con la cabecera de la capilla nueva y una puerta cegada que hay en ésta haber sido el acceso a la antigua.

Puerta cegada en el muro norte de la capilla nueva

Puerta cegada en el muro norte de la capilla nueva

Fue priorato de Roda.

Esta iglesia podría fecharse en pelno siglo XII. Por su aparejo sería posterior a las partes conservadas del castillo.

Al sur de la iglesia hay una amplia zona cerrada por un muro sólo conservado a baja altura, en el que aún se ven las bases de lo que debió ser la puerta, que pudo ser el cementerio, con una posición y estructura muy similares a las de San Esteban del Mall.

Bibliografía:

ARAMENDÍA, José Luís: El Románico en Aragón, vol. I, Cuencas del Noguera Ribagorzana y del Isábena, Librería General S.A., 2001, p. 83-85.

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 376.

Guía de la Mancomunidad Valle del Isábena, Zaragoza, 2008, p.166-167.

IGLESIAS COSTA, Manuel: Arte Religioso del Alto Aragón Oriental, Arquitectura Románica, tomo III, Prames, Zaragoza, 2004, p. 66-67.

MONESMA Y CAJIGAR. CASTILLO DE MONESMA

Castillo de Monesma

En un pequeño alto, junto a Santa Valdesca. Se llega desde casa Puyol a pie en diez minutos. Casa Puyol está a 4,8 Km del barrio de Noguero. Las coordenadas UTM de la torre son 31 T  0303983 y 4676755.

Tozal de Monesma1

Tozal donde está el castillo desde el este

Los restos de muros se extienden a lo largo y ancho de todo el montículo, pero es difícil decir si algunos de ellos formaron parte de la fortificación o pertenecían a rediles de ganado.

Al sur del cerro están los principales restos: la parte inferior –unos tres metros- de una torre de planta retangular terminada al norte en semicírculo.

Desde el oeste

La torre desde el oeste

Parte semicircular al norte

Parte semicircular al norte de la torre

Desde el este

La torre desde el este

Hay tramos completamente caídos, pero no creo que estuviese en ellos la puerta, más probablemente estaba a mayor altura en la parte desaparecida y debía ser accesible únicamente a través de escaleras móviles.

Desde el noroeste

La torre desde el noroeste

El aparejo es de pequeños sillares colocados en hiladas regulares, unidos con mortero de cal.

Un mojón de señalización de vértice geodésico “adorna” la torre.

Desde el sur

La torre desde el sur

Los restos de la torre podrían fecharse en el siglo XI. La iglesia de Santa Valdesca (aunque más tardía) al norte del recinto debieron formar parte también del perímetro defensivo.

El recinto desde el norte

El recinto desde el norte

Documentado desde 1076. Perteneció a los condes de Pallars Jussá, pasando luego a los Erill. A fines del siglo XIII Jaime II lo integró en el tercer condado de Ribagorza. En el siglo XVI aún estaba activo y era de los Mur.

Bibliografía:

ARAMENDÍA, José Luís: El Románico en Aragón, vol. I, Cuencas del Noguera Ribagorzana y del Isábena, Librería General S.A., 2001, p. 83-87.

CASTÁN, Adolfo: Torres y Castillos del alto Aragón, Huesca, 2004, p. 353-355.

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 375-376.

DEL BARRIO DE NOGUERO (CAJIGAR) AL NOGUERA RIBAGORZANA PASANDO POR SOLIVETA

7-11-2012.

Iniciamos la ruta en todoterreno (se podría hacer con precaución en automóvil ordinario) partiendo del caserío de Noguero.

A la entrada de éste se halla la iglesia de San Pedro Apóstol, capilla de Casa Choncoll.

San Pedro de Noguero
San Pedro de Noguero. Interior

Unos metros más adelante encontramos el pilaret de San Medardo.

San Medardo

Al otro lado de la carretera, aunque usada como redil, aparece la iglesia de San José (o San Juan) de casa Mora, del siglo XVIII.

San José de Casa Mora

Continuamos en dirección a Badía para desviarnos más adelante a la izquierda en un cruce del que salen dos pistas. La de la izquierda nos conduce a la deshabitada casa de Las Bardellas o las Vernedas, conocida también como casa Gordo.

Casa Gordo

Junto a la casa hay un gran pozo circular.

Pozo de Casa Gordo

En los bajos de la casa está la capilla de San Miguel, sólo reconocible al exterior por su portada. Se trata de una interesante portada del románico tardío, dovelada, enmarcada por una primera arquivolta decorada con bolas y dientes de sierra, en parte desaparecidos, y otra exterior sostenida por dos sencillos capiteles. Muy probablemente procede de alguna otra construcción pues la casa en que está integrada es de época muy posterior.

San Miguel de Casa Gordo. Portada
San Miguel de Casa Gordo. Interior

Regresamos atrás para coger la otra pista que hemos dejado hasta que poco más adelante unos cien metros a la izquierda nos queda la habitada Casa Saldaña.

Casa Salaña

Casa Salaña tiene también una capilla en los bajos de la casa, fechada en 1702. Los propietarios  la cuidan con interés.

Casa Salaña. Portada de la capilla de San Juan
Casa Salaña. Interior de la capilla

De vuelta a la pista principal continuamos hasta que ya en las proximidades de Casa Puimás nos queda a la izquierda un pilaret.

Pilaret de Casa Puimás

Unos metros más adelante, a la izquierda, aparece un pozo enorme del estilo del que hemos visto en Las Bardellas.

Casa Puimás. Pozo

Casa Puimás, que se nota fue importante, está en estado ruinoso.

Casa Puimás

Siguiendo la pista llegamos a Casa Pericó sobre la cual se han levantado hace unos años unos almacenes de uso agrícola. Junto a la pista se conserva las ruinas de la capilla de Santa Ana, que tenía una interesante portada con dovelas de arenisca esculpidas, que se van deteriorando cada vez más.

Santa Ana de Casa Pericó

Los propietarios guardan alguna de las dovelas y una placa de piedra grabada, que según ellos no procede de la iglesia sino de la casa.

Dovela procedente de la capilla de Santa Ana

No he conseguido descifrar la leyenda de la placa, a cuyo deterioro normal hay que añadirle que fue tiroteada por los milicianos en 1936. La imagen podría ser la de la Virgen por el Niño, pero dada la titularidad de la capilla tal vez sea Santa Ana con la Virgen o una genealogía con los tres.

Sillar grabado de Casa Pericó

Pasado Casa Pericó, hemos cruzado el barranco de San Juan que atraviesa la pista y que llevaba una importante cantidad de agua tras las últimas lluvias caídas. Se trata del mismo barranco que en Montañana se une al de San Miguel. Poco más arriba hemos disfrutado de excelentes vistas sobre el valle y las diversas casas que hemos ido visitando.

Poco después hemos desviado a la izquierda por una pista en subida que nos ha conducido al caserío de Colachoa, en el que se aprecian nuevas viviendas e instalaciones ganaderas.

Colachoa

Algo apartada de las casas está la pequeña capilla de San José.

San José de Colachoa

Descendemos hacia la pista que seguíamos y pronto hemos llegado al caserío de Llera, importante conjunto de construcciones de diversas épocas y que ha conocido tiempos mejores.

Casa Llera
Casa Llera

Junto al patio principal está la capilla de San José, en la cual aún se puede leer en la clave de la portada el nombre del propietario y el año de construcción: “Año 1751. Pedro Vernié”.

San José de Casa Llera

Sobre la portada se hallaba incrustado en el muro un sillar con un “lauburu” en posición invertida, que ha desaparecido. Puede verse en esta fotografía que tomé en 2002.

Portada de San José en 2002

Seguimos hacia Soliveta. Con cuidado, pues bien puedes pasar junto a lo que queda del pueblo y no verlo entre la espesa vegetación que lo envuelve. El estado de deterioro es cada vez más avanzado. De la antigua escuela se han llevado el arco de entrada en el que se leía “PEDRO BERNIÉ, AÑO 1453”. El año indudablemente era erróneo, posiblemente correspondería a 1753, época similar a la de la fecha de la capilla de Casa Llera, donde aparece el mismo propietario.

Fotografía de 2002 del arco desaparecido

En una casa frente a la escuela aún hay una ventana con el dintel esculpido con una cruz entre círculos.

Es toda una experiencia intentar entrar en la iglesia románica de San Pedro de Soliveta. Armados de fuertes bastones y tijeras de podar conseguimos hacernos paso hasta la portada. No se puede penetrar en el interior porque se ha hundido hace poco la bóveda y los escombros impiden el paso, aunque aún conseguimos tomar unas fotos de refilón.

San Pedro de Soliveta
San Pedro de Soliveta. Interior

Aproximarnos al ábside a través del cementerio fue tarea imposible. Haría falta un ejército de avezados leñadores con potentes motosierras para conseguirlo.

Cercano a la pista, aún dejamos Colls y casas cercanas para otro día.

A %d blogueros les gusta esto: