Relatos de viajes, excursiones, románico y más.

Entradas etiquetadas como ‘Montanuy’

MONTANUY. NUESTRA SEÑORA DE BURÁS DE CASTARNER

Nuestra Señora de Burás

Al llegar a Castarner se encuentra el abrevadero viejo y el nuevo a la izquierda de la carretera. Desde el abrevadero nuevo salen en dirección sur dos caminos-pista, hay que tomar el de la izquierda por en medio del bosque y en cinco minutos se alcanza la ermita, que queda a la entrada de un campo, a la derecha, casi inserta por completo dentro de la vegetación. Sus coordenadas UTM son 31 T 0310226 y 4701195.

De una nave con bóveda de cañón, hundida. Es posible ver aún el arranque de la bóveda.

Arranque de la bóveda en el muro norte

El ábside es semicircular precedido de un arco triunfal y cubierto con bóveda de cuarto de esfera.

Interior del ábside

Se conserva el altar y el ara, si bien medio rotos.

Restos del altar

En el arco triunfal, al sur, hay un nicho cuadrado. En el centro del ábside se abre una ventana aspillerada con un pequeño arco tallado en el dintel. Los restos de la cubierta de losas se levantan sobre una cornisa biselada.

Exteriormente el ábside está cubierto por completo por la vegetación. En 2002 aún era visible el aparejo y la cornisa como se ve en la siguiente fotografía.

Exterior del ábside en 2002

Actualmente lo que se ve es esto:

Ábside tras la maleza

Puerta de medio punto, formado con dovelas de tosca al sur. Hay que romper las zarzas para entrar.

Portada

Hay dos ventanas de un solo derrame, una al oeste y otra al sur.

El aparejo es rústico, de sillarejo irregular, colocado sin mucho orden (algo mejor en el ábside), ligado con mortero de cal. Abundan los sillares de piedra tosca. En muchos lugares se habían hecho reformas con cemento, también con este material se había revocado todo el interior.

Hoy en día todo es difícil de apreciar. La siguiente fotografía, aunque parezca imposible, es del interior de la ermita.

Interior de la nave

Edificio de difícil datación como tantas otras muestras del románico popular.

La talla gótica en madera de la Virgen de Burás fue quemada durante la guerra civil. Hasta esa fecha se acudía en romería el 8 de setiembre para conmemorar el hallazgo de la imagen, sobre el cual había la correspondiente leyenda.

También había tenido la ermita un retablo con las armas de los Azcón.

Las fotos que publican Gavín, Iglesias, Aramendía y Catalunya Romànica aún muestran la estructura de la ermita. Actualmente la maleza y las zarzas la cubren de tal modo que si no se presta atención se puede estar a unos metros sin verla. Además grandes grietas en el ábside hacen temer su hundimiento completo en fecha no muy lejana.

Es una lástima que un edificio tan cercano al pueblo y de fácil acceso no haya sido objeto de algún trabajo como mínimo de limpieza y consolidación.

Bibliografía:

ARAMENDÍA, José Luís: El Románico en Aragón, vol. I, Cuencas del Noguera Ribagorzana y del Isábena, Librería General S.A., 2001, p. 192-193.

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 139.

IGLESIAS COSTA, Manuel: Arte Religioso del Alto Aragón Oriental, Arquitectura Románica, tomo II, Prames, Zaragoza, 2003, p. 42-43.

MONTANUY. NUESTRA SEÑORA DE VIGÜERRI

Nuestra Señora de Vigüerri

Se sale de Montanuy por la carretera que va a Escané. Apenas cien metros más allá del cementerio parte una pista a la derecha que hay que tomar. Al kilómetro y medio cruza la pista el barranco de Vigüerri o del Ramadé. Hay que dejar el coche y ascender por un sendero, que en algún tramo desaparece por las zarzas y árboles caídos, que en diez minutos deja frente a la ermita. Sus coordenadas UTM son: 31 T 0310248 y 4705480 y su altitud 1342 metros.

Se trata de uno de aquellos edificios que, dado su estado, el interés radica más en lo que aporta como testimonio histórico que en los posibles valores artísticos que pueda conservar, pero que, aunque sólo sea por el entorno en el que está, justifica sobradamente su visita.

De una nave con la bóveda hundida y cabecera plana.

Nuestra Señora de Vigüerri desde el sudoeste

El arranque de la bóveda, que debía ser de cañón, es visible aún en el muro sur, el mejor conservado.

Muro sur. Arranque de la bóveda

A poniente está la portada -casi impenetrable- de medio punto, dovelada. Las dovelas conservadas –alguna de tosca- muestran una doble moldura en el intradós. Por el interior es de arco rebajado.

Portada

Sobre la portada hay un óculo y, desplazado hacia el sur, corona la fachada un campanario de espadaña de dos ojos, muy deteriorado, que Gavín en 1977 aún fotografió entero.

Espadaña

 En el muro sur se abre una gran ventana rectangular, hacia los pies. Quizás era una puerta de comunicación con el edificio en ruinas que hay adosado a todo lo largo del muro sur y que es la parte visible desde la pista.

Muro sur

El aparejo es de sillarejo, mayoritariamente de gres rojo del país, colocado en hiladas.

Muro sur. Detalle del aparejo

El árbol que hay junto a la ermita (un acirón) se creía que fomentaba la maternidad y protegía a los recién nacidos.

Hasta 1936 esta ermita fue muy popular, con romería el 8 de mayo.

Muestra de la importancia de esta ermita en el pasado es la fundación en 1683 de una cofradía compuesta por 60 sacerdotes y las casas de más ilustre linaje de Ribagorza.

 Bibliografía:

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 137.

IGLESIAS COSTA, Manuel: Arte Religioso del Alto Aragón Oriental, Arquitectura Románica, tomo III, Prames, Zaragoza, 2004, p. 76-77.

MONTANUY. SANTANTÍS DE ANETO

Santantís (¿San Quintín?) de Aneto

Al norte de Aneto, a la izquierda de la carretera al valle de Arán. Poco más allá del cruce de Aneto y Senet cruza la carretera el barranco Corbedo, en el punto donde un letrero indica Vielha a 20 Km, allí se deja el coche y hay que subir durante 10 minutos campo traviesa, primero por la orilla izquierda del barranco y luego por los prados en dirección a las ruinas de la ermita, que son visibles desde la carretera. Sus coordenadas UTM: 31 T 0315276 y 4714952. Está a una altitud de 1354 metros.

Se trata de un interesante edificio, que hace unos años estaba en estado completamente ruinoso y tenía el interior inaccesible. Ha sido reforzada la cubierta del ábside para eliminar filtraciones y se ha restaurado y limpiado el muro sur, que era un montón de ruinas devoradas por la maleza.

Iglesia de una nave y un ábside semicircular. La bóveda de cañón que cubría la nave se hundió, pero queda en los muros laterales –mejor en el norte- el arranque de los dos arcos fajones que la sostenían.

Muro norte. Restos de las pilastras que sostenían los arcos fajones.

El ábside se conserva íntegro con su bóveda de cuarto de esfera y su arco de abertura realizado con dovelas de tosca. En la restauración es ahora visible una ventana rectangular con derrame al interior en su lado sur.

Ábside desde el sur

En el rehecho muro sur está la portada de arco de medio punto formado por dovelas de tosca. Dos escalones permiten salvar la notoria diferencia de nivel entre el exterior y el interior.

Portada

La base de una escalinata en el ángulo sudoeste y una rústica ménsula en cada muro lateral (en la fotografía se ve arriba a la izquierda la del muro sur) hacen suponer que pudo haber un coro a los pies.

Arranque escalinata

El aparejo es de mampostería muy irregular, con predominio de piedra granítica. Únicamente en las hiladas que forman la bóveda del ábside se aprecia un paramento más cuidado.

Bóveda del ábside

La sencillez y rusticidad de esta construcción le dan una apariencia muy primitiva, que induce a situarla en una fecha quizás incluso anterior al siglo XI o a principios de éste, dentro del primer románico.

Su tamaño, notable para una ermita, su antigüedad y su situación pueden llevar a pensar que fuese una capilla de algún castillo desaparecido, que muy bien pudo estar ubicado en el cerro rocoso situado algo más arriba.

Su situación a los pies del cerro

Antís no aparece en los santorales. Gavín e Iglesias, entre otros, la denominan San Quintín, suponiendo que Antís sea una derivación popular de Quintín, pero lo cierto es que los naturales de la zona únicamente la conocen como Santantís.

En mi última visita quedé gratamente sorprendido al encontrar los restos limpios y consolidados y sin exageradas desfiguraciones. No es que el cemento de la cubierta del ábside sea algo maravilloso de contemplar, pero ojalá iniciativas como ésta permitiesen salvar tantos edificios como tenemos en avanzado estado de ruina.

Estado de la ermita en 2003

Bibliografía:

ARAMENDÍA, José Luís: El Románico en Aragón, vol. I, Cuencas del Noguera Ribagorzana y del Isábena, Librería General S.A., 2001, p. 185-187.

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 143-144.

IGLESIAS COSTA, Manuel: Arte Religioso del Alto Aragón Oriental, Arquitectura Románica, tomo I, Prames, Zaragoza, 2003, p. 140-141.

MONTANUY. SAN CLEMENTE DE ANETO

San Clemente de Aneto

Doscientos metros antes de llegar a la población, en un montículo a la izquierda de la carretera de acceso, junto a unas construcciones usadas como albergue. Sus coordenadas UTM: 31 T 0315011 y 4714146.

Era la antigua iglesia parroquial de la localidad.

Iglesia de una nave cubierta con bóveda de cañón sobre dos arcos fajones, apoyados en pequeñas pilastras.

Interior

Está encabezada por un ábside semicircular precedido de un arco triunfal. El ábside fue rebajado, perdiendo las arcuaciones pero conserva las lesenas de piedra tosca. Muestra en el centro una ventana cuadrangular. También ha sido modificado totalmente en el interior, rehaciendo la bóveda.

Ábside

La nave tiene a ambos lados capillas añadidas, mayor la del muro norte, que al exterior no es visible pues el terreno ha sido levantado y rellenado casi hasta el nivel de la cubierta.

Capilla norte

La capilla del muro sur tiene una ventana al sur de doble derrame y otra más sencilla y pequeña al este.

Capilla sur

Portal con doble arquivolta, protegida por un guardapolvo, y grandes dovelas al sur, con las jambas y dovelas de tosca. La dovela que forma la clave no es la original sino una que no es de tosca con una cruz esculpida.

Portada

En el mismo muro sur hay dos ventanas también realizadas con tosca: una estrecha hacia los pies y otra abocinada de doble derrame entre la portada y los pies.

Ventana del muro sur

Sobre la capilla sur se aprecia un fragmento de muro rehecho que podía haber correspondido a una abertura o anexo desaparecido. En el mismo muro junto al ábside también hay un regruesamiento, indicio de alguna otra modificación.

Corona el muro de poniente un campanario de espadaña de un ojo con una  pequeña campana. Debajo del campanario hay una ventana cuadrada de construcción moderna.

Espadaña

En el aparejo alternan algunas hiladas de sillares, bastante cuidados en la base del muro occidental y en algún fragmento del muro norte, y mampostería. Las cubiertas son de losetas, fruto de la última restauración.

Los cambios en el aparejo, los diferentes estilos de las aberturas y los cambios en las bóvedas de la zona de la cabecera son muestra de las múltiples modificaciones en la estructura de esta iglesia, cuya parte original podría fecharse a caballo entre los siglos XI y XII, así como entre los siglos XVI y XVII la mayoría de las modificaciones: capillas laterales, portada y algunas ventanas (según Madoz en el umbral de la puerta se leía 1539, fecha a la que puede muy bien corresponder la portada). Probablemente más moderna sea todavía la reforma de las bóvedas.

Fue restaurada en 1979, lo que evitó su ruina y se mantiene cuidada y en buen estado.

El cementerio rodea la iglesia por el sur y el este, teniendo que cruzarlo para entrar.

Posiblemente proceda de aquí el frontal de altar, de la segunda mitad del XIII, con escenas de la vida de San Clemente, conservado en el Museo de Arte de Cataluña y considerado procedente de Estet cuya iglesia no está dedicada a San Clemente sino a San Pedro.

Bibliografía:

ARAMENDÍA, José Luís: El Románico en Aragón, vol. I, Cuencas del Noguera Ribagorzana y del Isábena, Librería General S.A., 2001, p. 183-185.

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 142-143.

IGLESIAS COSTA, Manuel: Arte Religioso del Alto Aragón Oriental, Arquitectura Románica, tomo I, Prames, Zaragoza, 2003, p.136-140.

MONTANUY. SAN ROMÁN DE BONO

San Román o Santa Leocadia  de Bono

Entre Bono y Aneto, a la derecha de la carretera, desde la que no es visible por estar a nivel inferior y cubierta de zarzas, justo al iniciarse el desvío a la central eléctrica de Senet. Un sendero escalonado desciende en unos metros desde la carretera, pero las zarzas y la maleza obligan a abrirse paso como en una selva virgen y teniendo en cuenta no poner los pies en algún hoyo de los muchos que se han ido formando bajo la hierba. Sus coordenadas UTM son: 31 T 0313767 y 4712891.

San Román desde la carretera

Edificio de una nave cubierta con bóveda de cañón, reforzada por un arco fajón que arranca de sencillos capiteles empotrados en los muros laterales. Bóveda y arco señalan un leve apuntamiento.

Interior

La orientación fue invertida, destruyendo el ábside y cerrando la nave al este con un muro donde se abre la puerta actual, de jambas y dovelas de tosca antiguas, que posiblemente fuesen las de la puerta original. La puerta es adintelada por el interior. A ambos lados de la puerta y encima hay rústicas ventanitas rectangulares.

San Román desde el sudeste

Interior hacia el este

Portada

La puerta original debía estar en el muro sur, cerca del muro oeste, en el lugar que ahora hay un amplio espacio vaciado en el muro en el que se abre una ventana rectangular con derrame al interior.

Posibles restos portada original

Hay otra ventana rectangular en el muro sur, cerca de la entrada actual.

Del ábside original queda el arranque en los dos ángulos.

Zona que ocupaba el antiguo ábside

Arranque norte del ábside desapoarecido

Adosados al muro oeste están los restos del altar. El ara yace por el suelo.

Ara del altar

El aparejo es de mampostería, muy rústico. Al interior no es demasiado visible por conservar los muros buena parte del revocado que los cubría, excepto en el arco fajón y en el de abertura al ábside donde se ve la piedra tosca. La cubierta es de losas.

El apuntamiento de la bóveda hace pensar en una construcción ya del siglo XIII.

En Gavín aparece una foto de 1962 en la que se ve esta iglesia en aceptable estado. Es de suponer que la construcción de la nueva carretera la dejó en una situación de más difícil acceso, lo que unido a su cercanía al río que la hace presa fácil de las riadas, ha ido provocando su progresiva situación de abandono. En la foto citada es visible un pequeño arco que hacía a manera de pórtico de la puerta y el campanario de espadaña sobre la fachada oeste que actualmente sólo asoma sus restos entre la vegetación (en la fotografía pueden verse a la izquierda bajo la hiedra).

San Román desde el sudoeste

Bibliografía:

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 142.

IGLESIAS COSTA, Manuel: Arte Religioso del Alto Aragón Oriental, Arquitectura Románica, tomo I, Prames, Zaragoza, 2003, p. 246-247.

A %d blogueros les gusta esto: