Relatos de viajes, excursiones, románico y más.

Entradas etiquetadas como ‘San Miguel’

SAN MIGUEL DE BÁRCENA DEL MONASTERIO. TINEO

San Miguel de Bárcena del Monasterio

Muy cerca del monasterio de Obona está la pequeña localidad de Bárcena del Monasterio. La iglesia nos recibe a la entrada.

345. Bárcena del Monasterio

El monasterio fue fundado en el siglo X por una familia noble de la zona, que lo regentó en un principio. Fue luego sede de una comunidad monástica femenina para pasar al siglo XIII a la orden benedictina que lo remodeló y construyó la iglesia actual, cuando ya el monasterio dependía del de Corias.

Esta iglesia es lo único que se conserva.

Es de una sola nave con ábside semicircular orientado al este.

P1170846

Los canecillos del alero muestran nula o escasa decoración.

P1170851

La nave se cubre con techumbre de madera y el ábside con bóveda de cuarto de esfera.

Al sur del ábside hay un absidiolo y al norte la sacristía y una capilla.

346. Bárcena del Monasterio

En  el hastial por encima del ábside se conserva una ventana geminada procedente del monasterio primitivo.

P1170849

Para acceder al muro oeste donde se levanta una espadaña hay que pasar por el cementerio.

P1170842

En el interior hay una lápida sepulcral de la condesa  Arogontine, nieta de los fundadores, de 1006.

IBIECA. SAN MIGUEL DE FOCES

El miércoles trece de agosto nos dirigimos a Ibieca para visitar San Miguel de Foces, cuyo interior no conocíamos.

En Ibieca nos recibió la guía con la que nos dirigimos hacia Foces  por una buena pista de un par de kilómetros.

La visita con la entusiasta y conocedora guía para nosotros solos durante mucho rato y más tarde en compañía de otra familia, por más señas conocidos y vecinos (el mundo es muy pequeño), fue una auténtica delicia.

San Miguel de Foces es un edificio de transición románico-gótico, construido en la segunda mitad del siglo XIII, con la finalidad de ser panteón familiar de la familia Foces. Eximino de Foces, que fue quien ordenó la construcción, cedió el monasterio a la Orden de San Juan de Jerusalén.

San Miguel de Foces 5

Según la tradición, no suficientemente documentada, el monasterio fue asaltado y los monjes todos degollados la víspera de San Juan de 1309. Allí empezó la decadencia del lugar.

De lo que fue un gran monasterio con su claustro y sus dependencias auxiliares no queda nada excepto la iglesia, que fue declarado Monumento Nacional en 1916.

La iglesia tiene planta de cruz latina, con corta nave, amplísimo transepto y tres ábsides.

San Miguel de Foces 7

La portada principal de acceso está en el muro sur, casi a los pies. Es del estilo del denominado románico leridano, similar a la portada “Dels Fillols” en la Seo Antigua de Lérida. A este grupo pertenecen también entre otras, las portadas de Santa María de Cubells, de la iglesia parroquial de Gandesa y, más cercanas a Foces, la del santuario de Salas en Huesca o la de El Tormillo trasladada a Lérida. Pero con la que más se relaciona esta portada es con la del Palau de la catedral de Valencia, dado el traslado a esta ciudad de miembros relevantes de la familia Foces.

Consta de cuatro arcos de medio punto en profunda gradación, posible gracias al grosor del muro. Las arcuaciones muestran dientes de sierra, arcos recortados y puntas de diamante. Los capiteles, situados sobre columnas lisas, y la cornisa que sostienen están labrados con una rica decoración vegetal. El tímpano muestra en el borde también decoración vegetal, pero todo su interior es liso. Es de suponer que algo habría, pero resulta difícil saber qué.

Portada principal 2

Existe otra portada, que estaba cegada, en el muro de poniente. Mucho menos elaborada, las dovelas arrancan de una imposta muy sencilla y están enmarcadas por una arcuación decorada con puntas de diamante.

Portada oeste

En el muro norte se reconocen los arranques de los arcos que debieron sostener las bóvedas del claustro. También hay una puerta cegada que debía comunicar la iglesia con el claustro o alguna de sus dependencias.

Arcosolio y puerta cegada en muro norte

Los ábsides son poligonales con contrafuertes separando sus ventanas.

San Miguel de Foces 6

En cada brazo del crucero y a los pies se abren elegantes rosetones. Ventanas ojivales desde poniente acaban de dar luz al transepto.

Rosetón fachada norte

Rosetón del transepto norte

Sobre la nave al sudoeste estaba la torre, actualmente desmochada y transformada en campanario, que probablemente fue de vigilancia y defensa.

San Miguel de Foces. Desde el NW

En el muro sur hay un reloj canónico, cuyo gnomon ha desaparecido, que marca las horas para el rezo de los oficios: Prima, Tertia, Meridies (en este caso en lugar de Sexta), Nona y Vesperae. Sobre él hay grabado un escudo con la Cruz de Malta.

Reloj canónico 2

Muchos sillares muestran una grandísima cantidad de marcas de cantero. Los siguientes son sólo unos ejemplos.

marcas cantero 1

marcas cantero 2

marcas cantero 3

marcas cantero 4

Al sur de la iglesia hay un panel donde están dibujadas todas las marcas halladas.

P1160663

El interior es lo más interesante. Entrando sorprende ya su amplitud y luminosidad.

A la nave románica, pero ya cubierta con bóveda ojival sostenida por dos fajones que parten de ménsulas escalonadas, le sucede un transepto y ábsides plenamente góticos.

Nave central hacia los pies

Transepto y ábsides se cubren con bóvedas nervadas.

Nave central

Columnitas y capiteles muy elegantes sostienen los tres ventanales del ábside central y los dos de los ábsides laterales. En éstos la tercera ventana que exigiría la simetría no se abrió pues la taparía el ábside central.

Presbiterio

Ábside central

Ábside norte 2

Ábside norte

Ábside sur 1

Ábside sur

Las collarinos de la base de muchas columnas están trepanados.

Base de columna

Pese a la goticidad de la arquitectura de esta zona, los capiteles siguen siendo románicos. La mayoría muestran decoración vegetal, pero hay algunos figurativos.

Por ejemplo el que muestra dos pequeños leones enfrentados.

Capitel con leones enfrentados

O el de San Miguel alanceando al dragón, que tiene a ambos lados dos personajes demoníacos (tal vez sarracenos por sus facciones) que con palos o lanzas arrinconan a sendos humanos.

Capitel de San Miguel 1

U otro con el Cordero Místico con el nimbo crucífero, que pese a esto ha llegado a ser identificado hasta con un dinosaurio.

Capitel con Agnus Dei

Tres rostros humanos aparecen en otro capitel. Hay quienes ven en ellos una alegoría de la Trinidad, pero hay que pensar que el número se corresponde con las tres caras del capitel y podría ser cuestión de mera simetría o de tantas otras interpretaciones que el número tres ofrece.

Capitel con tres rostros

Hay uno en el que un hombre visible sólo de cintura hacia arriba parece ser mordido por unos animales con cabeza y patas que podrían ser de un canino y cuerpo y cola en que es difícil decidir si se quisieron representar plumas o escamas. La cara de satisfacción del personaje –que parece ir vestido- creo que desmiente la interpretación de que sea un pecador torturado por dos bestias malignas y los animales podrían estar lamiéndole y no mordiéndole. Además con sus manos parece acariciarlos o acompañarlos en su acción. En otro capitel presidido por el rostro de un demonio cornudo se ven unos animales similares que aquí muestran claramente su cuerpo y patas de ave. Estos animales ponen también sus hocicos en las orejas de unos rostros simiescos. Esta predilección por las orejas y el tipo de animales hace pensar que quizás los capiteles obedecían a un mismo programa iconográfico desconocido.

Capitel con hombre al que monstruos le muerden (o lamen) las orejas 2

Los capiteles con decoración vegetal muestran plantas del lugar: hojas de vid, de higuera, piñas y tijas que en algún caso parecen sarmientos sosteniendo racimos de uvas.

Capiteles decoración vegetal 2

Capitel 2 decoración vegetal en ábside central

Capitel 3 decoración vegetal ábside central

Lo más interesante de la iglesia son sus pinturas. En el extremo de cada transepto hay dos arcosolios apuntados que albergan sendos sepulcros de miembros de la familia Foces. El fondo de los arcosolios y el muro de encima están pintados en estilo gótico lineal. Las pinturas son de gran belleza y colorido.

Las del muro sur por lógicas razones de temperatura y humedad se conservan en mejores condiciones y no perdieron todo el color al quitar la capa de cal que las cubrío durante mucho tiempo. Las del lado norte se vieron mucho más afectadas.

Arcosolios y pinturas muro sur

Muro sur

Arcosolios y pinturas muro norte

Muro norte

En el arcosolio este del muro sur se representa un Calvario con el Crucificado ya plenamente gótico rodeado por la Virgen y San Juan.

Arcosolio este muro sur

Debajo el letrero donde consta que el sepulcro es el de Atho de Foces y 1302, fecha de su defunción. Más abajo dos ángeles elevan el alma del difunto mientras otros dos lanzan incienso. Ángeles y San Francisco ocupan el intradós del arco.

Arcosolio este muro sur. Detalle

Muro sur. Pinturas 9

El arcosolio adyacente corresponde al sepulcro de Eximino de Foces. Las pinturas representan en el registro superior Cristo en majestad rodeado por dos ángeles turiferarios. En el inferior el Crucificado entre los doce apóstoles, mayoritariamente identificados por sus nombres. En el intradós aparecen otros dos ángeles con sus incensarios, Santa Catalina de Alejandría, Santa Margarita (identificada con el nombre) y San Juan predicando.

Arcosolio oeste muro sur

Los arcos están decorados con blasones y sobre ellos se representan una serie de escenas no siempre identificables, pero mayoritariamente dedicadas a la vida y muerte de San Juan Bautista.

Muro sur. Pinturas 8

En el muro norte casi han desaparecido los colores. En el arcosolio situado al este se reconocen ángeles y personajes nimbados.

Muro norte. Pinturas 21

En el de más al oeste se ve bastante mejor un Pantocrátor rodeado por el Tetramorfos. Marcos y Lucas están bajo el Pantocrátor y Mateo y Juan en el intradós. La figura de San Mateo es para mí excepcional, sin que desmerezca en absoluto el águila que representa a San Juan.

Muro norte. Pinturas 17

Muro norte. Pinturas 18

Muro norte. Pinturas 19

Entre ambos arcosolios es reconocible una santa mártir (por la palma) en la que destacan las líneas rojizas que conforman su rostro pues ha desaparecido toda otra policromía.

Muro norte. Pinturas 13

Sobre los arcosolios se identifican diversas escenas: la Anunciación, la Visitación, el Nacimiento (con unos curioso buey y mula en el fondo) , el Anuncio a los pastores, los Magos contemplando la estrella, la visita de estos a Herodes, la matanza de los Inocentes y la huida a Egipto.

Muro norte. Pinturas 9

Nacimiento

Nacimiento

En el ángulo noroeste hay un arcosolio vacío, como todos reconocible exteriormente. Cerca está el acceso a la estrecha escalera de caracol que permite acceder a la cubierta y la puerta cegada que daba al claustro.

Nave central hacia los pies

Portada cegada en muro norte

Poco contenido mueble tiene la iglesia. Una antigua pila bautismal en el ángulo noroeste que nos indica como en alguna época debió hacer las funciones de parroquial, un depósito cilíndrico para diezmos y una extraña pila benditera formada por dos piezas de distinta procedencia.

Pila bautismal

Depósito diezmos

Pila benditera

Cerca del monasterio hubo un castillo desde época antigua pues cerca pasaba la vía romana de Huesca a Alquézar. Al resguardo de dicho castillo se debió desarrollar la población, que a raíz de las pestes del siglo XIV quedó definitivamente deshabitada. No quedan tampoco restos de ella al igual que del monasterio.

Como curiosidad una muestra de como las creencias y supersticiones populares suelen mezclarse con los lugares de culto religiosos: herraduras empotradas en el muro sur.

Herraduras en fachada sur

GRAUS. SAN MIGUEL DE LA UBAGA

San Miguel de la Ubaga (los Templarios)

A la derecha del barranco la Ubaga, al norte del tozal de Sobremón. Hay que ir por la pista que sube a Grustán y recorridos 2,4 Km se aparca, justo antes de empezar una curva a la derecha de 180º. Luego hay que bordear una pequeña viña, que queda a la izquierda, y continuar por un sendero en descenso, señalizado con pintura roja en algunos árboles, hasta atravesar un barranco por un pequeño puente de troncos. Unos metros más arriba nos cruzamos con una desviación del GR1, cuyas señales blancas y rojas veremos en los pinos, Hay que ir hacia la izquierda –por la derecha iríamos a cruzar el barranco aguas arriba y ascenderíamos hacia Grustán- y siguiendo las marcas se llega por entre el bosque de pinos a las ruinas de esta iglesia. Son unos diez minutos desde la pista. También puede irse por una desviación señalizada del GR desde más arriba de la pista. Se baja a cruzar el barranco y se continúa después en dirección este, aguas abajo por la orilla derecha, hasta que el sendero asciende en un corto tramo hasta las ruinas. En 2011 se abrió y señalizó el antiguo camino que conduce a la iglesia desde el barranco de San Miguel en Graus. Las coordenadas UTM de la iglesia son 31 T 0278647 y 4675642.

Ubicación

Ubicación

Impresionantes ruinas que sorprenden por el lugar donde se ubican. El recrecimiento del terreno a su alrededor hace que los muros sur y oeste se vean de escasa altura.

La iglesia es de una nave encabezada por un ábside semicircular. Las bóvedas se hundieron hace años y el interior está repleto de sus restos y de la vegetación que se ha apoderado de las ruinas. La parte central del ábside –donde probablemente hubo una ventana- ha caído también.

Interior

Interior

Interior

Interior. Cabecera

El ábside se levanta sobre un zócalo biselado, bien conservado en el lado norte.

Ábside desde el sudeste

Ábside desde el sudeste

Ábside. Zócalo

Ábside. Zócalo

Se accedía al ábside a través de un amplio tramo preabsidal, reconocible por el regruesamiento de los muros exteriores.

Se conservan los muros laterales hasta el nivel de una imposta biselada a partir de la cual arrancaba la bóveda.

Muro norte. Interior

Muro norte. Interior

Muro sur. Interior

Muro sur. Interior

El muro norte muestra también en su parte inferior un zócalo, doble en algún tramo, más sencillo que el del ábside. Posiblemente también tuviesen zócalo los restantes muros, pero su base está muy enterrada en el suelo.

Muro norte

Muro norte

La portada está al sur, es de arco de medio punto, dovelada, interior y exteriormente. Al exterior conserva aún los capiteles de donde arrancaban las dovelas.

Portada. Exterior

Portada. Exterior

Portada. Interior

Portada. Interior

En el mismo muro, hacia el presbiterio, hay una ventana de arco de medio punto, de doble derrame.

Ventana en muro sur. Exterior

Ventana en muro sur. Exterior

Ventana en muro sur. Interior

Ventana en muro sur. Interior

En todos los muros, incluido el ábside hay pequeños nichos cuadrangulares. En el muro norte y sur hay otras cavidades cerradas en arco por arriba y planas por abajo, dos a cada lado, cuya utilidad me es absolutamente desconocida. Si no fuera por su colocación simétrica simplemente parecerían agujeros producidos por sillares desprendidos.

TemplarioshornacinamuroN

Muro norte

El aparejo de grandes sillares bien escodados, de diferentes medidas, muchos de ellos trabajados con la bujarda con rayas y puntos, sobre todo en la parte superior de los muros. El grueso de los muros es de bastante más de un metro.

En el ángulo noroeste los sillares están colocados de manera muy peculiar, alguno en posición vertical. Quizás hubiese alguna dependencia añadida en este lugar, pues lo que no parece tener relación es un muro de vulgar mampostería que prolonga el muro norte y que debe ser de construcción mucho más tardía.

Ángulo noroeste

Ángulo noroeste

Esta iglesia debería fecharse en el siglo XII avanzado o quizás ya en el XIII, pero podría ser que la parte inferior de los muros fuese anterior.

Al sudeste de la iglesia hay un par de tumbas. En una de ellas el sarcófago, que tiene la tapa separada al lado, es antropomorfo. Al norte hay otra tumba y restos de piedras cuyas características no son de la zona.

Tumbas

Tumbas

Tumba antropomórfica

Tumba antropomórfica

Esta iglesia es conocida en la comarca con la denominación de “Los Templarios”, ignoro si con algún fundamento histórico o debido a la costumbre de atribuir a esta orden de monjes-soldados cualquier edificio sorprendente o misterioso.

Bibliografía:

BRAVO, Carlos y RUBIO, Francisco: “San Miguel o Los Templarios en la Ubaga de Grustán”, en Programa de Fiestas Graus 2003, Graus, 2003.

IGLESIAS COSTA, Manuel: Arte Religioso del Alto Aragón Oriental, Arquitectura Románica, tomo II, Prames, Zaragoza, 2003, p. 287-289.

ESTOPIÑÁN. SAN MIGUEL

San Miguel de Estopiñán

En un llano al nordeste del castillo, junto al cementerio. Coordenadas UTM: 31 T 0296720 y 4652812.

SMiguel1

Edificio de una nave, que se cubría con bóveda de cañón reforzada por dos arcos fajones, que arrancaban de pilastras. Las pilastras actualmente aparentan sostener la falsa bóveda, que es de cañizos revestida con yeso. Los arcos están enyesados imitando un arco de herradura.

Interior

Interior

El ábside es semicircular, orientado al este, sin decoración. Tiene en el centro una ventana aspillerada de arco de medio punto de doble derrame, con las dovelas exteriores realizadas en tosca. Se conservan, muy desgastados, los capiteles-ménsula del desaparecido arco de acceso.

SMiguelábside

Ábside

La portada, dovelada, se abre al oeste. La clave está decorada con una cruz.

Portada oeste

Portada oeste

Al sur está la puerta primitiva, más estrecha, también dovelada y actualmente acristalada por el interior. Se accede a ella tras subir tres peldaños.

Portada sur

Portada sur

En el muro norte hay un arcosolio de arco apuntado.

Arcosolio

Arcosolio

En el muro sur, a la altura del presbiterio, se levanta un campanario de espadaña de un ojo, más moderno que el resto del edificio, con su campana. También en el muro sur se abre una ventana de doble derrame con un gran dintel exterior muy alargado.

SMiguelcabecera

En el muro oeste hay también otra ventana adintelada, sobre la portada.

El aparejo es de sillares sin pulimentar de piedra calcárea en la parte baja de la nave y en todo el ábside y de piedra arenisca, mejor escodados y con fragmentos colocados a soga y tizón en la parte alta de los muros. En el centro del muro norte, en la parte correspondiente al arcosolio interior, el aparejo es más irregular, como si el muro hubiese sido rehecho en época incierta. El muro sur está reforzado por un contrafuerte en el ángulo de poniente. La cubierta es de tejas sobre entramado de madera.

Muro norte

Muro norte

Edificada a finales del XI o principios del XII, debió ser reformada en su parte superior ya bien entrado el siglo XII. La actual portada es de época moderna y la bóveda fruto de alguna reforma no muy lejana en el tiempo.

Probablemente fue antiguamente la capilla del castillo, habiendo estado dedicada a San Martín.

Al norte de la capilla se extiende el cementerio.

Bibliografía:

ARAMENDÍA, José Luís: El Románico en Aragón, vol. I, Cuencas del Noguera Ribagorzana y del Isábena, Librería General S.A., 2001, p. 38-41.

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 363-364.

IGLESIAS COSTA, Manuel: Arte Religioso del Alto Aragón Oriental, Arquitectura Románica, tomo II, Prames, Zaragoza, 2004, p. 212-217.

BENABARRE. SAN MIGUEL DE PILZÁN

San Miguel de Pilzán 

Iglesia parroquial situada al lado del castillo. Coordenadas UTM: 31 T 0292105 y 4658811.

San Miguel 1

Es de una nave dividida en tres tramos cubiertos por bóvedas estrelladas, separados por dos arcos fajones apuntados. Las claves de las bóvedas, de yeso, muestran rostros.

Interior

Interior

La nave fue sobrealzada en ladrillo, realizando un desván con cerámica vista.

El ábside es semicircular cubierto con bóveda de cuarto de esfera. Está precedido de un arco presbiterial. Una imposta ajedrezada recorre el ábside y el arco.

Presbiterio

Presbiterio

Bóveda del ábside

Bóveda del ábside

Exteriormente muestra dos arcuaciones sobre ménsulas y parte de otras dos, además de tres ménsulas más. El ábside se levanta sobre una base ataluzada, quee recuerda la de la torre del vecino castillo. Tiene en el centro una ventana de doble derrame. Un contrafuerte en talud lo sostiene por el lado norte.

Cabecera

Cabecera

Ábside. Detalle

Ábside. Detalle

Capillas a sur y norte. La del norte, de arco de medio punto, vaciada en el muro y con el interior del decorado con yeserías de estrellas.

Capilla norte

Capilla norte

La capilla sur tiene bóveda de cañón algo apuntada y deformada.

Capilla norte

Capilla sur

Al lado de esta última capilla se añadió una sacristía, accesible desde el presbiterio por una puerta adintelada. El conjunto formado por ambas tapa parte del muro sur y del ábside.

Capilla sur y sacristía. Exterior

Capilla sur y sacristía. Exterior

Exteriormente, el muro norte está decorado con una cornisa biselada sostenida por arcuaciones lombardas.

Muro norte. Detalle

Muro norte. Detalle

Portada al sur de arco de medio punto, de grandes dovelas con el interior moldurado, con el arco interior más elevado y con una viga como dintel. La puerta de madera lleva grabada la fecha de 1875.

Muro norte. Detalle

Portada

Encima de la portada luce un Crismón trinitario colocado en posición invertida, en un sillar roto y que se nota intentaron arrancarlo.

Crismón

Crismón

 A la derecha de la entrada hay la pila de agua bendita, gallonada, sobre una columna torneada, bastante deteriorada.

Pila benditera

Pila benditera

A los pies está el coro, accesible por una escalera adosada al muro sur.

Coro

Coro

El interior está en buena parte blanqueado y pintado. En una reciente restauración se ha repicado el ábside y parte de los muros laterales.

En el frontis hay una ventana monolítica de doble derrame, similar a la del ábside.

Ventana en el muro oeste

Ventana en el muro oeste

 El frontis lo corona un campanario de espadaña de dos ojos desiguales. El ojo norte, más alto, es el que ostenta la campana.

Toda la iglesia fue elevada en ladrillo, quedando la espadaña inserta en esta nueva construcción, que se usó como desván.

San Miguel 3

El aparejo es de distinto tipo según la fase constructiva. En el muro norte hay contrafuertes en talud, de mampostería, que refuerzan un muro de sillares bien escodados, sin pulir, que corresponden a una construcción que sigue los modelos lombardos. Los sillares del resto, incluido el ábside, están perfectamente tallados y pulidos, y en el ábside todavía conservan en parte los motivos decorativos lombardos. Las capillas laterales y la sacristía tienen el paramento algo más irregular, pero curiosamente muy parecido. Finalmente hay que resaltar el ya mencionado, sobrealzamiento en ladrillo. La cubierta actual es de tejas.

Citada el siglo XI, la construcción debió finalizar a finales del XII o principios del XIII. Fue reformada profundamente entre los siglos XVI y XVII, época a la que deben corresponder las bóvedas estrelladas -si no son más tardías- y posiblemente las capillas laterales. Más adelante, la parte de ladrillo y el coro debieron ser el remate final de estas reformas.

Bibliografía:

ARAMENDÍA, José Luís: El Románico en Aragón, vol. I, Cuencas del Noguera Ribagorzana y del Isábena, Librería General S.A., 2001, p. 55-56.

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 329-330.

IGLESIAS COSTA, Manuel: Arte Religioso del Alto Aragón Oriental, Arquitectura Románica, tomo III, Prames, Zaragoza, 2004, p. 232-235.

A %d blogueros les gusta esto: