ISÁBENA. SAN SALVADOR DE RODA

San Salvador de Roda

Al noroeste de Roda, a poniente de la Cogumella, por una amplia pista de unos dos kilómetros que sale de la carretera poco antes de llegar a Roda, junto al pilaret de San Juan Bautista. Al principio la pista coincide con el PR-HU 48, pero más adelante se desvía a la derecha y asciende hasta la ermita. Desde el pilaret de San Juan 1,7 Km. Sus coordenadas UTM son: 31 T 0295784 y 4686901.

Hasta hace unos años esta ermita se conservaba entera. Era de tradición románica, pero resultaba difícil notarlo pues había sido invertida su orientación y destruido el ábside. En el lugar del ábside desaparecido se abrió la nueva puerta de acceso.

Actualmente la iglesia ha sido reconstruida por completo, recobrando la orientación original.

La ermita está constituida ahora por una nave cubierta con una encaballada de madera y un ábside semicircular con bóveda de cuarto de esfera.

San Salvador desde el sudeste

La encaballada reposa sobre un arco fajón realizado en tosca. El ábside lo precede un amplio arco preabsidal que arranca de una rústica imposta. En el centro del ábside se abre una ventana de medio punto, de tosca.

Interior

Interior

Ábside

Ábside

En la base del ábside aún se reconocen las huellas del ábside primitivo.

Restos del ábside antiguo

Restos del ábside antiguo

Se accede a la nave desde poniente a través de un doble arco de medio punto. Sobre ambos arcos, en el centro, hay un antiguo sillar con una flecha grabada.

San Salvador 1

Tras la entrada, a ambos lados, hay sendos altares presididos por unas placas dedicadas a San Pedro y a San Jaime. Más adelante hay otras placas en el muro dedicadas a Santa María y San Juan, pero sin altar.

El aparejo es de sillares escodados y unidos con por una gruesa capa de cemento. Las cubiertas exteriores son de cemento.

San Salvador desde el sur

La ermita se levanta sobre una plazoleta que la rodea por todos sus lados. Tras la cabecera hay un bosquecillo de carrascas y sabinas.

Se celebra una romería el 6 de agosto.

Los escasos restos de la base del ábside certifican su origen románico, pero si quedaba algo más desapareció cuando se reinventó hace unos años al modo en que se nos presenta.

Bibliografía:

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 87.

IGLESIAS COSTA, Manuel: Arte Religioso del Alto Aragón Oriental, Arquitectura Románica, tomo III, Prames, Zaragoza, 2004, p. 304-305.

POR LOS ALREDEDORES DE RODA

1 de noviembre de 2012.

Esta mañana con un tiempo muy agradable hemos decidido andar un poco por las cercanías de Roda de Isábena.

Dejamos el coche junto al pilaret de San Juan.

Pilaret de San Juan Bautista

Desde allí nos hemos encaminado a la ermita de San Salvador, situada a 1000 metros de altitud. Las vistas por el camino hacia San Esteban del Mall y Coll de Vent, espléndidas.

Hacia el otro lado el Morrón de Gúel y la sierra de Esdolomada tampoco desmerecen.

La ermita es una reconstrucción imitando modelos ¿románicos? A veces no se acaba de entender porqué hay que deshacer lo que nos han legado nuestros antepasados para inventar algo intentando ser fiel a supuestos modelos que quizás sólo responden a una perspectiva muy particular.

San Salvador. Fachada oeste.

Si no fuese por el cemento de juntas y cubiertas tal vez a alguien le recordaría el románico.

San Salvador desde el sudeste

El interior también intenta tener aires de romanicidad.

San Salvador. Interior

La advocación a San Salvador, tan habitual en lugares tan elevados, me hace pensar en una cristianización de cultos más antiguos. El lugar también es totalmente adecuado para haber albergado alguna fortificación o torre de vigilancia.

Las vistas hacia el norte con el Valle de Carrasquero a los pies y el Turbón al fondo no son el atractivo menor del lugar.

Desde San Salvador hemos regresado hacia atrás en dirección sur hasta encontrar el PR HU 48 para volver a girar hacia el norte y seguirlo hasta donde se inicia el descenso hacia el valle. Justamente allí están los restos del pilaret de San Antonio, derribado hace algunos años.

Pilaret de San Antonio. Restos

De vuelta a donde hemos dejado el coche nos hemos dirigido al mas de Santa Creu, en proceso de rehabilitación, para visitar y fotografiar la capilla de San Mamés.

San Mamés

El atractivo principal de la capilla es el bonito pavimento de cantos rodados que conserva.

San Mamés. Pavimento

Para acabar de hacer tiempo (y hambre) para comer nos hemos trasladado hasta Pardinella donde, tras dejar el coche pasadas las últimas casas, hemos emprendido la subida hacia Nuestra Señora del Poial.

Esta pequeña ermita, románica para algunos (no en mi opinión), se halla situada en un bosquecillo de robles, que da al lugar un halo de misterio.

Nuestra Señora del Poial

Nuestra Señora del Poial. Cabecera

Aquí hemos dado por finalizado nuestro recorrido de hoy y nos hemos dirigido a Casa Peix de Serraduy a reponer fuerzas.