Relatos de viajes, excursiones, románico y más.

Entradas etiquetadas como ‘San Vicente’

ARÉN. SAN VICENTE DE TRESERRA

San Vicente de Treserra

Partiendo de Cajigar por la carretera de Castigaleu, pronto sale una pista a la izquierda que conduce a Treserra, Claravalls y finalmente llega a la carretera del Valle de Arán, algo al sur de Arén. A los 800 metros la pista se bifurca, hay que ir por la derecha. A los 3,6 Km hay otro cruce, señalizado, se ha de coger la pista de la izquierda. Recorridos 5’4 Km se pasa entre Casa Espuña y Casa Pere Roi, habitadas, donde hay un letrero que indica Treserra. La iglesia ya se ve hacia el sur. Hay que seguir todavía 500 metros más, dejar el coche y continuar a pie durante cinco minutos en dirección a la iglesia por un camino que bordea una plantación de pinos. Desde la carretera del Valle de Arán se llegaría, pasando por Claravalls en 7,5 Km. Las coordenadas UTM son 31 T  0306122 y 4680445.

Antigua iglesia parroquial, con la casa-abadía en ruinas adosada a poniente, del poblamiento disperso de Treserra, del que sólo quedan habitadas las casas citadas anteriormente.

Iglesia de una nave con bóveda de cañón y ábside semicircular, que se articula con la nave mediante un pequeño arco presbiterial. La bóveda del ábside es de cuarto de esfera y, al igual que la de la nave, arranca de una hilada de impostas que sigue nave y cabecera.

Interior de la nave

Al exterior el ábside tiene una cornisa biselada y una ventana monolítica de doble derrame. Se levanta sobre un zócalo de escasa altura.

Ábside

Hay sendas capillas en el muro del evangelio y en el de la epístola, justo antes del presbiterio, ambas cubiertas con bóveda de cañón algo apuntada, seguramente contemporáneas del resto de la iglesia, ya que el aparejo es el mismo y algún sillar es incluso común. Ambas capillas conservan sus altares.

Capilla sur

Capilla norte

La capilla norte ha sido modificada exteriormente para colocarle una cubierta a una sola vertiente, notándose perfectamente en el aparejo como había habido una cubierta original a dos aguas como la de la capilla sur.

Capilla norte

Portada al sur, de arco de medio punto formado con grandes dovelas con moldura interior. Quedan restos del encalado que cubría las jambas y dovelas. La portada por dentro es adintelada. La precede un amplio pórtico del que sólo queda alguna de las vigas que lo cubrían y un banco de piedra adosado al muro de la iglesia.

Portada

Sobre el muro de poniente, junto a la abadía adosada se levanta un campanario de espadaña de dos ojos.

Al sudeste, está la sacristía, obra muy posterior a la iglesia. Se accede a ella a través de un arco de medio punto abierto en el ábside. Se ilumina mediante una ventana que da al sur; al lado hay otra tapiada, irreconocible al interior. La cubierta exterior de la sacristía la sostiene una encaballada de madera, el cielo raso ha caído, quedando sólo algunas de las vigas. En la sacristía aún se conservan una cómoda, un confesionario y una cruz procesional de madera, todo ello sin el más mínimo valor artístico o histórico.

El interior está completamente enyesado. Donde ha caído se ven restos de pinturas anteriores.

El pavimento es de losas, excepto en el presbiterio que es de baldosas.

A los pies de la nave está el coro, al que se accede por una escalera adosada al muro oeste. Sobre el coro hay una hornacina en la pared.

Interior hacia los pies

Junto a la escalera que sube al coro hay una puerta rectangular que comunica con la casa-abadía.

Abadía y restos del pórtico

Al sur hay dos ventanas de medio punto monolíticas, una en la nave y otra en la capilla. La de la nave es cuadrada al interior y la de la capilla queda oculta por el revocado.

El aparejo es de grandes sillares bien escodados y pulimentados, formando hiladas, tanto interior como exteriormente. Es idéntico en nave y capillas, incluso el muro occidental, incluido dentro de la abadía lo tiene igual. En la sacristía es de mampostería con cantoneras. En los ojos de la espadaña es también de mampostería. La cubierta es de losas, colocada a dos vertientes, y la separa de los muros una cornisa biselada igual a la del ábside.

Quienes han estudiado esta iglesia la consideran obra del siglo XII avanzado. Yo creo que, dada la continuidad de modelos en el mundo rural y considerando las capillas contemporáneas del resto, podríamos fecharla en el siglo XIII. La portada sería del XVI o XVII, posiblemente sustituyendo la original situada en el mismo sitio, y la sacristía y el coro no irían más allá del siglo XVIII, contemporáneamente a la construcción de la casa-abadía.

El cementerio se extiende al sur.

De aquí procede un frontal de altar románico, del XIII, dedicado a San Vicente, que está en el Museo Diocesano de Lérida.

Aramendía señala que se conservan las campanas. En sus propias fotografías se ve que no es así y un señor ya mayor, nacido en la casa más cercana a la iglesia, y con el que coincidimos el día que visité hace años por primera vez la iglesia, me confesó que hacía muchos años que desaparecieron, pero si que recordaba que su sonido rompía todas las tormentas que traían granizo, previas a la cosecha.

La buena factura de esta construcción merecería una rápida rehabilitación antes de que las goteras, que ya empiezan a hacer su efecto, acaben con ella.

Como curiosidad es de destacar el gran número de murciélagos que tienen su aposento entre la iglesia y las ruinas de la casa-abadía.

Bibliografía:

ARAMENDÍA, José Luís: El Románico en Aragón, vol. I, Cuencas del Noguera Ribagorzana y del Isábena, Librería General S.A., 2001, p. 123-127.

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 310-312.

IGLESIAS COSTA, Manuel: Arte Religioso del Alto Aragón Oriental, Arquitectura Románica, tomo IV, Prames, Zaragoza, 2004, p. 240-245.

LASCUARRE. SAN VICENTE

San Vicente de Lascuarre

Al sudeste de Lascuarre, a poco más de dos kilómetros por la pista de Luzás, se ve a mano derecha a pocos metros de la pista. Sus coordenadas UTM son 31 T 0296160 y 4673324.

Pequeña ermita de una nave, que ha perdido por completo la bóveda.

Se conserva el ábside semicircular, que ha sido cerrado parcialmente con un muro y al que se le ha colocado una cubierta de uralita para usarlo como cabaña.

Tiene una ventana de medio punto con derrame hacia el interior. En su muro sur tiene un nicho cuadrangular. El ábside se levanta sobre un zócalo.

Ábside

El muro norte de la nave está completamente derruido, el muro oeste se conserva casi entero y el muro sur a medias. En este último debió estar la puerta en el lugar que actualmente está caído. También en el muro sur, sobre la parte conservada, se levanta un pilaret con la hornacina, vacía, en la cara oeste. En Catalunya Romànica consideran este pilaret parte de un campanario de espadaña desaparecido.

Pilaret sobre el muro sur

El aparejo es de sillarejo irregular con cantoneras, alguna punteada. En el muro norte hay hiladas de piedra tosca y algún fragmento con piedras colocadas en posición inclinada.

Resulta muy difícil fechar este edificio, pues situar su origen en época románica lo desmentiría su aparejo. Contra la opinión de quienes piensan dicho aparejo sería prueba de su antigüedad, yo creo más bien que estaríamos ante otro ejemplo de supervivencia de formas tradicionales en siglos posteriores, y lo dataría en época bajo-medieval.

Bibliografía:

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 371-372.

Guía de la Mancomunidad Valle del Isábena, Zaragoza, 2008, p.70-71.

IGLESIAS COSTA, Manuel: Arte Religioso del Alto Aragón Oriental, Arquitectura Románica, tomo III, Prames, Zaragoza, 2004, p. 23.

A %d blogueros les gusta esto: