Relatos de viajes, excursiones, románico y más.

Entradas etiquetadas como ‘Santa Ana de la Fabregada’

SANTA ANA DE LA FABREGADA. LA BARONÍA DE RIALB

Santa Anna de La Fabregada

Hay que seguir la pista que va hacia el norte desde la piscifactoría de Molí Nou siguiendo por la orilla derecha del Rialb hasta que se acaba el asfalto. Allí una pista en subida a la izquierda señalizada Edra  se aleja del río, siguiendo el barranco de La Fabregada, y en dos kilómetros de fuerte subida, difíciles para un automóvil normal, conduce  a la  capilla y algo más arriba a la casa de La Fabregada. Se puede llegar también por una mala pista que sale cerca del puerto de Comiols.

Pequeña capilla románica de época tardía.

El muro del evangelio y el frontis queden ocultos en su zona inferior por un campo, actualmente allanado a un nivel bastante más alto que la iglesia.

Es de una nave encabezada por un ábside semicircular.

La nave se cubre con bóveda de cañón, sostenida por dos arcos fajones, el más cercano a la cabecera algo apuntado. Los dos arrancan de pilastras sin base diferenciada. Un arco en gradación da paso al ábside. Hay un pequeño nicho cuadrangular en el muro de la epístola, cercano a los pies, y otro similar en el mismo muro en la pilastra del arco preabsidal.

El suelo está enlosado y todo el interior enyesado.

La puerta, en el muro de la epístola, es dovelada, sobre una sencilla imposta. Las dovelas quedan enmarcadas exteriormente por un semicírculo de pequeñas losas colocadas en vertical.

En el frontis hay una ventana en forma de cruz latina.

En el muro de la epístola otras dos ventanas, formada por pequeñas dovelas y tapiada la más cercana a los pies, y más rústica la próxima a la cabecera. Les ventanas abiertas permiten la entrada de golondrinas que anidan en el interior de la iglesia.

El fragmento de muro de la epístola entre el ábside y la puerta queda cerrado por una pared muy rústica, que forma un recinto cuadrado, accesible por una puerta a poniente, donde debió haber estado el cementerio. Actualmente todo este espacio está lleno de zarzas y maleza.

El aparejo es de sillares irregulares formando hiladas. Exteriormente está toda cubierta con losas.

En Catalunya Romànica la fechan en el siglo XI,  a pesar de no mostrar el más mínimo vestigio de decoración lombarda. El extraordinario parecido de esta iglesia con la cercana de Sant Ponç de Martimà, que sí muestra en el ábside restos de dicha decoración, podría inclinarnos hacia esa datación.

Algo más arriba de la capilla se halla el mas de La Fabregada, aún habitado en 1991 y ya abandonado en 1994. A pesar de eso, la iglesia se conserva en buen estado, adornada y arreglada.

 

Bibliografia:

BURON, Vicenç: Esglésies romàniques catalanes. Guia, Artestudi edicions, Barcelona, 1980 (1ª edición, Barcelona, 1977), p. 224.

Catalunya Romànica, vol. XVII, la Noguera, Barcelona, 1994, p. 300.

GAVÍN I BARCELÓ, Josep Maria: Inventari d’esglésies, vol. 12, Noguera, Arxiu Gavín, Valldoreix, 1982, p.135.

VIDAL-VILASECA: El romànic de la Noguera, Barcelona, 1984, p. 587-588.

A %d blogueros les gusta esto: