BENABARRE. SANTOS JUSTO Y PASTOR DE PURROY DE LA SOLANA

Santos Justo y Pastor de Purroy

En la parte más alta del pueblo, que hace años quedó deshabitada. Una pista conduce a ella desde el pueblo nuevo en menos de dos kilómetros. Las coordenadas de la iglesia son: 31 T 290055 y 4659554.

Es un edificio en estado de completa ruina, ya que el interior está lleno de los escombros procedentes de las bóvedas y el muro sur hundidos totalmente.

IP desde el sudoeste

Es de una nave con bóveda de cañón apuntada, se hundió a finales de los años setenta del siglo XX. Estaba sostenida por cuatro arcos fajones, que arrancaban de capiteles-ménsula empotrados en los muros, de los que se conservan el más cercano a los pies y el arranque del siguiente.

La cabecera es plana. Estaba cubierta con una cúpula, actualmente también en ruinas. Sólo se conserva la pechina del nordeste y un fragmento de cornisa.

Presbiterio

Presbiterio

En el muro norte hay una capilla, cubierta con bóveda de cañón, con espacios vaciados en sus muros este y oeste, con su altar y decorada con sencillas pinturas. Desde esta capilla parten las escaleras al púlpito desaparecido, situado a levante de ella.

Capilla en muro norte

Capilla en muro norte

Otro espacio a modo de arcosolio, de arco de medio punto, se abre también en el muro norte, más cercano al presbiterio. Entre este espacio y la capilla está el acceso a la sacristía.

Hornacina en muro norte

Hornacina en muro norte

La puerta era de arco de medio punto, situada en el muro sur, quedando sólo la abertura.

IP desde el sur

En la fachada occidental se conserva una ventana de arco de medio punto, de doble derrame, rehecha con ladrillos. Sobre ella se levantaba un campanario de espadaña de dos ojos, que hace unos años se desplomó, quedando las jambas del ojo sur.

A los pies estaba el coro, del que aún se conserva parte de la escalera de acceso y el arco de ladrillo que lo sostenía.

Restos del coro

Restos del coro

El aparejo de la parte primitiva es de sillares, bien cortados y pulidos, dispuestos muy ordenadamente, tanto en los muros como en el pequeño fragmento de bóveda conservado. Tiene un gran contrafuerte en talud añadido en el ángulo sudoeste.

Muro norte

Muro norte

Aunque de origen románico, fue muy modificada, sobre todo en el siglo XVIII, restauración en la que debió ser sustituido el primitivo ábside semicircular (si es que lo hubo) y se cubrió con cúpula la nueva cabecera. También se debió construir el coro y la sacristía, al tiempo que se decoraba la nave con yeserías y pinturas. La parte original debe ser del siglo XIII, incluyendo en ella la capilla norte, pues su aparejo muestra una total integración con el del resto de la nave.

A fines del siglo XVII la iglesia se incendió, pero el Santo Cristo, que presidía un retablo denominado del Santísimo Misterio, no sufrió daño alguno y desde entonces tuvo gran veneración en la zona. En 1720, siendo rector Francisco Cambray, acabaron las obras de restauración.

La iglesia debió formar parte del recinto del castillo, del cual quedan escasos restos en los alrededores. Arnau Mir de Tost fue su primer castellano.

Bibliografía:

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 327.

IGLESIAS COSTA, Manuel: Arte Religioso del Alto Aragón Oriental, Arquitectura Románica, tomo III, Prames, Zaragoza, 2004, p. 258-259.

TOLVA. SANTOS JUSTO Y PASTOR DE FALS

Santos Justo y Pastor de Fals

Debajo del castillo, al noroeste de éste. Las coordenadas UTM son 31 T 0298356 y 4663974.

CIMG8769

El estado de la iglesia es de completa ruina, con la bóveda hundida y casi todos sus sillares expoliados.

CIMG8802

Iglesia de una nave cubierta con bóveda de cañón, encabezada por un ábside circular del que sólo quedan restos. Hace unos años era algo más visible.

Ábside en 2003

El interior está lleno de derribos de las bóvedas hundidas y arbustos que han crecido entre ellos formando un auténtico bosque. Aunque parezca imposible la siguiente fotografía es del interior de la nave.

CIMG8793

En el muro oeste, el mejor conservado, la portada, ventana y resto de decoración fueron trasladadas a Tolva por el párroco el siglo XIX –ya Villanueva comenta esta intención-.

Muro oeste

Sólo queda en el lado sur una ménsula con el arranque de dos arcuaciones.

Ménsula

Se conservan la mayoría de los sillares exteriores, al interior sólo los más altos. En el ángulo noroeste hay un contrafuerte y restos de otro similar en el ángulo sudoeste.

En el muro sur  hay un nicho cuyo interior está formado con sillares cuadrados bien pulimentados.

Nicho en muro sur

Queda buena parte de los muros laterales norte y sur, si bien han desaparecido la mayoría de los sillares que los cubrían, tanto interior como exteriormente, quedando sólo los cascotes del relleno. Únicamente en el muro norte, hacia el frontis, quedan unas cuantas hiladas, con sillares más grandes hacia la base.

Quedan algunos agujeros de andamiaje en ambos muros laterales.

Lo poco que queda del aparejo original permite ver una estructura de  sillares bien escuadrados.

Por lo que queda de este edificio más los elementos trasladados a Tolva, puede fecharse ya avanzado el siglo XII, o quizás incluso ya en el XIII.

Madoz, a mediados del siglo XIX, aún la denomina “magnífica iglesia”. Por los comentarios de él y Villanueva aún debía tener la bóveda.

Los restos permiten ver que llegó a ser importante. Tuvo una comunidad de canónigos regulares regida por un abad, pero en 1161 quedó subordinada al prior de Roda. También perteneció a la Orden del Hospital.

Bibliografía:

ARAMENDÍA, José Luís: El Románico en Aragón, vol. I, Cuencas del Noguera Ribagorzana y del Isábena, Librería General S.A., 2001, p. 73-75.

Catalunya Romànica, vol. XVI, la Ribagorça, Barcelona, 1996, p. 488-492.

IGLESIAS COSTA, Manuel: Arte Religioso del Alto Aragón Oriental, Arquitectura Románica, tomo IV, Prames, Zaragoza, 2004, p. 215-218.

VILLANUEVA I ASTENGO, JAIME: Viaje literario a las iglesias de España, vol. XV, Madrid, 1851, p. 128-129.